Steve Prefontaine

Leo en el magnífico blog de Ángel Cruz, “Carros de Fuego”, una interesante entrada acerca del mediofondista estadounidense Steve Prefontaine.

A los datos que aporta Ángel, me permito añadir algunos comentarios y vídeos sobre Prefontaine y su época, así como algunas anécdotas.

En primer lugar, destacar la importancia de este atleta en el desarrollo del running tal como hoy lo conocemos. Como bien apunta Ángel Cruz, Steve Prefontaine fue discípulo de una de las mayores leyendas del mundo del atletismo y, en especial, del running popular, el entrenador de Oregon Bill Bowerman, “padre” de las zapatillas Nike, originalmente denominadas “Blue Ribbon”, inspiradas en modelos japoneses (en mi opinión, los mejores fabricantes de zapatillas de running del mundo).

Más allá de esta herencia, y de las anécdotas que circulan acerca de la invención de las suelas de las zapatillas de running al vertir accidentalmente látex en una plancha de la ropa, Bowerman probablemente es el inventor del running popular.

Bowerman y Steve Prefontaine

En aquellos momentos, el atletismo era un deporte minoritario y absolutamente enfocado a la competición. No existía la costumbre de correr por diversión, salud o entretenimiento como hoy la conocemos.

A finales de los 70, Bowerman viajó por motivos profesionales a Nueva Zelanda, donde descubrió en un parque de Aukland denominado Cornwall Park un grupo de personas, muchas ellas de edad avanzada, que hacían ejercicio (paseos, trote aeróbico) para mejorar su salud. Algunos de ellos eran, incluso, personas con problemas cardíacos. Era una práctica impulsada por un entrenador de élite neozelandés llamado Arthur Lydiard (amigo de Bowerman) y un médico, y antiguo deportista, llamado Colin Kay.

Cornwall Park en Aukland, Nueva Zelanda. Aquí parece que surgió la inspiración por la que nació el Jogging

Bowerman, al ver que aquella gente, mayor y con problemas de corazón, tenía incluso una mejor forma física que la suya, empezó a pensar en ese ejercicio aeróbico como forma de potenciar el estado físico (y psicológico). De vuelta a Estados Unidos difundió las bondades de la carrera a pie y así se inventó el “jogging”. Correr para estar en buena forma y como entretenimiento se fue extendiendo en Estados Unidos en los años 70, hasta alcanzar su apogeo en los primeros 80, con la aportación clave de expertos y doctores, como, por ejemplo, Kenneth Cooper (el creador del famoso test) que recomendaban la práctica del “jogging” para la salud.

Y en ese contexto, el papel de Steve Prefontaine, como un ejemplo e ídolo de toda esta gente que empezaba a adoptar la práctica de la carrera popular, fue fundamental. Como bien dice Ángel, a la altura de un “James Dean” del atletismo popular. Una especie de herramienta de marketing para el despegue de esta disciplina.

Desgraciadamente, el prometedor atleta estadounidense murió de forma prematura en un accidente de coche, sin las medallas olímpicas a las que estaba destinado, con tan solo 24 años. Poco antes de que el Boss editara esta maravillosa canción, con el mejor saxo de la historia del también triste y recientemente desaparecido Clarence Clemons.

A continuación, un pequeño recuerdo en vídeo a la que es una de las carreras más importantes de Steve Prefontaine, la final olímpica de 1972 de los 5.000. Es superado casi en la línea de meta por el británico Steward, y lejos del ganador, el finlandés Lasse Virén, heredero del dominio en el fondo de las estrellas finlandesas de los 30, encabezadas por el “Finlandés Volador” Paavo Nurmi. Virén fue uno de los atletas más importantes de los años 70, aunque sospechoso de prácticas dopantes (autotransfusiones). Esta carrera de 5.000 de los Juegos de Munich es considerada una de las mejores de todos los tiempos.

Por último, otra pequeña anécdota adicional a la que apunta Ángel acerca del papel de Donald Sutherland en “Sin Límites” como Bowerman. En el caso de la película “Prefontaine” de 1997 (en la que, por cierto, la caracterización del atleta por Jaret Leto me parece excelente), el papel de Bowerman lo interpreta el actor Ronald Lee Hermey que interpretó al irrepetible Sargento Hartman de “La Chaqueta Metálica”, de de Stanley Kubrik.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s