Los Indios Tarahumaras

Se ha publicado en España el libro “Nacidos para Correr”, de Christopher Mc Dougall, tras su éxito en Estados Unidos. Una recomendación de Ángel Cruz, desde su blog “Carros de Fuego”.

El autor es redactor de la revista Men’s Health y, a pesar de que, lógicamente, el estilo literario no es el de DFW o Franzen, se trata de una obra interesante, amena, original, divertida y con un cierto tono cinematográfico. En mi opinión, una posible base para un gran guión sobre el running, hasta ahora poco llevado al cine o la televisión.

Es un relato basado en hechos reales que gira alrededor de los Indios Tarahumaras, que viven en la zona conocida como Barrancas del Cobre, en el Estado de Chihuahua en la zona norte de México. El nombre original de la tribu, Rarámuri, significa “Pie Corredor”. Viven cerca de la frontera con los Estados Unidos y del paso de Ciudad Juárez, probablemente la ciudad más peligrosa del mundo.

Se trata de una tribu de super – corredores, probablemente los más resistentes del planeta. Han desarrollado, con el paso de los siglos, una técnica especial de carrera que les permite recorren grandes distancias con una gran economía de esfuerzo. Se habla de rodajes diarios de casi 100 kilómetros en el caso de los hombres y de aproximadamente la mitad en el caso de las mujeres (¡!), en una zona montañosa de grandes desniveles y barrancos y con estaciones de calor extremo.

Una zona montañosa, calurosa, peligrosa y muy atractiva, que bien podría tener esta excelente banda sonora del grupo californiano Calexico.

Por cierto, esta canción cierra uno de los mejores episodios (“Kennedy and Heidi”, en el que Tony mata a su sobrino Moltisanti) de la mejor serie de la historia de la televisión. Un corto promocional de Los Soprano, con música de este mismo grupo.

La primera parte del libro se centra en la descripción de los Indios Tarahumaras, su entorno y costumbres. Y especialmente su técnica y resistencia en la carrera de fondo. Además de las grandes distancias diarias que recorren resultan llamativos algunos otros hechos como, por ejemplo, el calzado con el que corren (suelas de caucho atadas con cordeles), su dieta habitual (ratones a la parrilla y cerveza) y su afición a fumar (no se especifica que fuman, creo que con cierta corrección política).

El arranque y primera parte del libro trata de cómo aficionados al running norteamericanos se internan en este territorio para tratar de descubrir los secretos de esta tribu y, principalmente, convencer a algunos de los Indios para participar en ultramaratones en Estados Unidos.

Respecto a la incursión en la zona, quizá en algún momento de forma exagerada, el autor describe los peligros de la zona, representados, fundamentalmente, por la orografía (barrancos, desfiladeros, etc.), la fauna (serpientes venenosas, fieras, etc.), las condiciones climatológicas (lluvias, inundaciones, calor extremo, etc.) y, finalmente, las bandas de narcotraficantes mexicanos que, aparentemente, tienen cercada la zona y la utilizan para ocultar secuestros. Un lugar que bien podría ser uno de los escenarios de la novela de Don Winslow “El Poder del Perro” o, por supuesto, del apocalíptico “2666” de Roberto Bolaño. Muy recomendables si se quiere profundizar sobre el entorno de la violencia del narcotráfico en la frontera mexicana con los US y la violencia irracional en Ciudad Juárez.

Tras diversas incidencias, una selección de Tarahumaras acepta el reto de participar en una de las pruebas de fondo más duras del mundo, las 100 Millas de Leadville, en Colorado. Es decir, el equivalente a casi 4 maratones seguidos. Además, a una altitud media de más de 3.000 metros, subiendo y bajando montañas y con temperaturas bajo cero. Una dureza extrema.

Por supuesto, en esta carrera los Indios dan una exhibición, uno de ellos gana la carrera y el resto queda entre los primeros. Parte muy entretenida del libro, en la que se describen anécdotas como la perplejidad del resto de participantes ante el atuendo y perfil de los corredores (uno de ellos, de 53 años de edad y otro de más de 40, todos ellos, por supuesto, morenos y bajitos) y su curiosa forma de preparar los minutos previos a la carrera (yendo a un vertedero para hacerse unas sandalias para la carrera y fumando en los minutos previos a la salida).

Uno de los mensajes importantes en esta primera parte es el contraste entre la filosofía del correr de los Tarahumaras (puro entretenimiento y diversión) y la de los americanos (competitividad y dolor). Una interesante conclusión, la de la importancia de ser felices corriendo como elemento indispensable para afrontar este tipo de carreras. El autor habla de cómo los Tarahumaras permanentemente enfocan la carrera a pie como pura diversión, corren felices y, sobre todo, colaboran entre ellos sin ningún espíritu competitivo.

La segunda parte del libro se centra en el camino inverso. Una vez que los Tarahumaras han demostrado su resistencia y arte, pierden todo aliciente por la participación en estos ultramaratones americanos (su única retribución eran, en algunos casos, sacos de maíz) y vuelven a sus Barrancas. También interviene en esta decisión el enfoque comercial de las carreras, con una acertada crítica del autor al excesivo mercantilismo que rodea a algunas de estas pruebas (principalmente por parte de los patrocinadores del sector del calzado deportivo y algunos medios).

En este punto, surge la iniciativa opuesta. Bajo el liderazgo del autor y un corredor americano que desde hace años reside en las Barrancas (aka “Caballo Blanco”*), se selecciona un reducido grupo de ultramaratonianos americanos de élite.

* Micah True, uno de los ultramaratonianos más famosos del mundo, y leyenda para los amantes de este deporte. Tristemente fallecido, semanas después de la publicación original de este post: http://www.huffingtonpost.com/2012/04/01/micah-true-dead-ultrarunner-search-new-mexico_n_1394305.html)

Todos ellos son personajes reales, participantes de carreras extremas, como las 100 Millas de Leadville, ya comentadas, o la que dicen el ultra-maratón más duro del mundo, la Badwater Race, 135 Millas (5 Maratones y medio seguidos!) en el Valle de la Muerte (entre Las Vegas y Los Ángeles), a temperaturas medias superiores a 40º C y salvando un considerable desnivel entre la salida (por debajo del nivel del mar) y la meta en una montaña. En una zona en la que, de repente, puede aparecer gente como esta:

En esta segunda parte del libro el autor se detiene en el perfil de algunos de estos ultramaratonianos, por lo general jóvenes y con una filosofía lúdica de la carrera de fondo. Gente más o menos competitiva, pero con el denominador común del placer por correr. Algunos de ellos se convierten, en la descripción de Christopher Mc Dougall, en verdaderos iconos, como es el caso de Scott Jurek o de la atractiva Jenn Shelton.

Dado que la historia tiene un perfil muy cinematográfico o televisivo, quizá podría ser un ejercicio interesante opinar sobre posibles actores para interpretar los principales papeles (los Tarahumaras, los ultramaratonianos americanos, etc.). Se admiten sugerencias.

En esta parte del libro destaca el tratamiento del autor a la ciencia y tecnología relacionada con el running. Se centra, especialmente, en estudios científicos de las mejores Universidades americanas (por cierto, muy bien documentados y completos) acerca de la técnica de carrera, lesiones y calzado deportivo. Una interesante (y convincente) conclusión es la de las ventajas de la carrera con el pie descalzo en contraposición con las zapatillas deportivas y como estas, a más amortiguación (y más precio) producen más lesiones. Un ataque bastante centrado a las marcas de calzado deportivo, especialmente a Nike, que no sale muy bien parada en estos capítulos.

También en esta segunda parte el autor cita algunas de las referencias históricas más conocidas de la carrera de fondo y grandes distancias, como el origen del running en Nueva Zelanda, las tradiciones de los Monjes de Hiei en Japón o la de los corredores de larga distancia europeos en los siglos XVIII y XIX, que recorrían distancias tales como la ruta París – Moscú en unos cuántos días consecutivos. Algunas de estas referencias parece sacadas del excelente libro de Thor Gotaas, “Running, a Global Story”, también muy recomendable.

Tras la llegada a los poblados Tarahumaras de los corredores americanos, el libro describe el choque de culturas y de formas de entender la carrera a pie, confluyendo finalmente en el entendimiento pleno de ambos. El climax final del libro es una carrera a través de las montañas de las Barrancas en las que compiten unos y otros. El final, no se desvela.

Para acabar el post, sin embargo, un par de pequeños homenajes a los Tarahumaras, con músicas de paisanos suyos. Dos conocidos artistas nacidos en el Estado de Chihuahua.

Anthony Quinn, protagonista de numerosas películas (la mejor, “Viento en las Velas“, de Alexander MacKendrick), que aquí, además, fusiona su origen mexicano con el espíritu de otra nación emblemática en el running:

Y, por último, el cantante Juan Gabriel. Sin ser muy aficionado a este tipo de música, reconozco que esta canción es una auténtica obra maestra:

Anuncios

4 pensamientos en “Los Indios Tarahumaras

  1. Sebas Guim

    Desde que empecé la lectura del libro tuve claro que podía ser una gran historia para ser llevada al cine.
    El debaet sobre el freerun está abierto.

    Responder
  2. José Manuel González Pacheco Autor de la entrada

    La historia tiene un cierto tono de guión para una película o TV Movie. Parece que en US se están moviendo ya con guionistas, aunque imagino dificultades para encontrar actores que encajen. En cualquier caso, creo que la carrera de larga distancia, los Maratones, los Ultra y, en general, el deporte popular están en un claro auge y poco a poco se irá reflejando en los medios.

    Responder
  3. Raul

    No pude dejar de leer el libro hasta terminar, un gran guion para cine con personajes bien definidos hasta la chica guapa de Jenn (podria ser angelina jolie? o ya es muy vieja para el papel?)

    Responder
  4. Angelica Leon

    Me facino el libro. No pense que estubiera en español pero apenas me di cuenta lo ordene para tenerlo en los dos idiomas. Este libro fue mi inspiracion cuando corri mi primer marathon. Ellos son mis heroes. Una pelicula seria algo expectacular.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s