Carrera Liberty 2012

El próximo 20 de Mayo se celebra la Carrera Liberty 2012, que es una de las mejores carreras de 10.000 metros de Madrid en los meses previos al verano, junto con el Trofeo San Lorenzo de las fiestas de Lavapiés.

Esta es una buena oportunidad para hacer una buena marca, aprovechando el fondo adquirido en los entrenamientos para los maratones de la primavera. Aunque este año la proximidad (el pasado Mapoma del 22 de Abril, por ejemplo) juega en contra. Se ha adelantado una semana. Las dos últimas ediciones se celebraron el último domingo de Mayo.

Quedan solo tres semanas. Por cierto, con buenos eventos musicales en Madrid.

Aunque algo desapercibida, una de las escasas visitas de James Taylor a Madrid. El próximo día 7 en La Riviera. Un clásico. Como curiosidad, una canción de las menos conocida de su repertorio. Homenaje a esta carrera:

Y al segundo mejor western de la historia del cine. Ese era mi filete, Valance…

Y unos días más tarde, en Universimad, la presentación en Madrid de Atlántico, el último disco del gallego – argentino Xoel López. Uno de los mejores músicos españoles en la actualidad. Un adelanto.

También una obra maestra, su dúo con IF.

Organización de la carrera

Buena organización. Una muestra, el número de corredores: 7.100 en meta en las dos últimas ediciones.

Se encargan, de manera solvente, el Comité Paralímpico Español y Sportlife. El lema de la carrera es el apoyo a los atletas paralímpicos, algunos de los cuales participan en la carrera (salen unos minutos antes). Y cuenta con la colaboración de patrocinadores relevantes, como El Corte Inglés y la RFEA, entre otros.

Los aspectos logísticos están bien cuidados: fácil inscripción, recogida rápida y cómoda de dorsales (en ECI de Nuevos Ministerios), buena camiseta técnica, etc. Y un cuidado corte de calles, céntricas, el día de la carrera, a diferencia del lamentable espectáculo de este año en el Mapoma, con los coches circulando a escasos centímetros de los corredores en tramos tan “desahogados” como los del kilómetro 39 al final.

Se celebra una carrera de niños simultánea. Recomendable apuntarlos, aunque luego no la corran: reciben una camiseta técnica idéntica, y un dorsal.

Y en las últimas ediciones, la presencia y apoyo (y victoria) del gran atleta madrileño Chema Martínez. Al que se le envían ánimos tras las decepción, de la que se recuperará pronto, en su participación en el Maratón de Hamburgo, tras la que ha perdido las opciones de acudir a los Juegos de Londres. En cualquier caso, grande Chema, deportiva y (me dicen) personalmente. Un auténtico símbolo del atletismo madrileño y volcado con las carreras populares.

Recorrido

El recorrido es, en mi opinión, rápido. Paso a describirlo en detalle, como de costumbre adornado con música y literatura.

Como introducción, comentar que su trazado es similar al del CSIC. No obstante, hay matices que le hacen más cómodo. Especialmente la ausencia de un par de toboganes duros de esta última (Serrano / María de Molina al inicio y Príncipe con Serrano al final).

Como referencia, marqué 36’13” en 2011 (me suena que con un buen puesto en general y en veteranos), mientras que en el CSIC 2010 previo fueron 36’40”. Momentos distintos de forma, aunque en ambos casos tras Maratones (Londres 2011 y Berlín 2010) con marcas similares (2.57 – 2.58).

La carrera empieza en la calle Goya a la altura de El Corte Inglés. Punto también de final de carrera. Salida ancha y cómoda. No hay cajones, por lo que es recomendable colocarse con tiempo. El año pasado me despisté y me tuve que “colar” (una de las escasas veces en que lo he hecho).

El primer tramo, por Goya – Alcalá, hasta la Plaza de la Independencia, es cómodo, en bajada. Al ser un diezmil sugiero que, si se va en buen estado de forma, no se reserven fuerzas, salvo en el arranque. A partir del Teatro Nuevo Alcalá ya se puede empezar a correr a buen ritmo.

Por esta zona se pasa en primer lugar por una de los mejores bares de Madrid, Santa Bárbara. Dicen que es donde mejor se tira la cerveza en Madrid. En cualquier caso, lugares clásicos en Madrid cualquiera de sus sucursales. Cerveza, gambas y patatas fritas. En un edificio representativo y original.

Lo siguiente es el citado Teatro Nuevo Alcalá, en una calle ancha y cómoda. Un escenario histórico de la capital, en el que tras su nueva apertura hace unos años, la obra de referencia, ha sido Cabaret.

También recordar, no muchos lo saben, que en este tramo, antes de Príncipe de Vergara, se encuentra la mejor horchata de Madrid, en Alboraya. No soy fan de esta bebida, pero es una forma de recordar esta fusión musical Madrid – Valencia (aunque Soledad Jiménez es murciana). Una de las mejores canciones dedicadas a una ciudad. Valencia. Avenidas de gigantes.

Tras el paso por las Antiguas Escuelas Aguirre el subterráneo, donde hay que frenar un poco en la bajada para acelerar en la subida que lleva a la Puerta de Alcalá.

En ese paso por el lateral de El Retiro, un par de menciones, a tono con el nombre de la carrera.

La muy buena, aunque quizá algo sobrevalorada, Freedom de Jonathan Franzen. En este tramo se encuentra la sede en Madrid del Club de Roma, parte relevante en la trama de la novela.

Y la excelente, no sobrevalorada, Chimes of Freedom, homenaje a las campanas de una de las más famosas Iglesias de Madrid, San Manuel y San Benito. Que marca el kilómetro 1 de esta carrera.

Tras el paso por la Puerta de Alcalá, una pronunciada bajada hasta Cibeles – Recoletos. De nuevo zona cómoda y ancha. Cerca, en Salustiano Olózaga, se encuentra una de las mejores librerías de Madrid, Hiperión. Poesía.

Último libro comprado allí, Ecuador, del poeta madrileño Benjamín Prado. Recopilación para tener una visión general de la obra del autor a lo largo de varios años.

Poeta que también ha escrito estupendas canciones. Colaboraciones con algunos de los mejores cantantes y grupos madrileños. Como las siguientes, con Sabina. Esta Noche Contigo (resolución mala pero merece la pena) y Tiramisú de Limón (Oficial, y con los Pereza, que parecen talmente hermanos de Sabina). Versos.

Y bajando, a la derecha, el Pub James Joyce. Cita obvia, quizá la mejor obra del siglo XX, Ulises. Leopoldo Bloom, otro que “pateaba” bien Dublín. Dentro de poco se rememora esta cita anual, el 15 de Junio. Hablando de dublineses:

A partir de aquí, cuatro kilómetros de subida hasta la Plaza de Lima.

Muy conocidos, tramo común con Mapoma, CSIC, Ponle Freno, etc. No hay zonas excesivamente empinadas, pero si una subida constante que se suele hacer “larga”. Mejor ir de menos a más. Las piernas se cargan, especialmente en el tramo entre el Paseo de la Habana y el Santiago Bernabeu, llegando al kilómetro 5. Ahí hay que llegar con fuerzas para apretar hasta la Plaza de Lima.

En esta zona se pasa por una zona de edificios clásicos, sede de bancos y de grandes empresas. Al comienzo, a la derecha, se encuentra la sede en Madrid del Grupo Planeta. Estos días de actualidad, tras la entrada en Tusquets. Sello de grandes autores y catálogo. El runner Haruki Murakami, Almudena Grandes, Carlos Marzal, Javier Cercas, etc.

A la izquierda, la Fundación Mapfre, lugar de magníficas exposiciones (ahora, Odilon Redón). Y un poco más adelante, el Hard Rock Café de Madrid.  Entre su memorabilia, destacar una chaqueta de Little Richard. Quizá el objeto de más valor. El R&R nació con esta canción.

Siguiendo por La Castellana, de nuevo ancha y elegante para correr, paso por zonas de interés arquitectónico, llegando al Puente de Eduardo Dato. Lo más destacado, en mi opinión, el edificio de Bankinter, de Moneo, en el número 29.

Y un poco más adelante, el museo de arte contemporáneo al aire libre, debajo del Puente de Eduardo Dato. Obras, entre otros, de Chillida.

Y donde comienzan los atropellados percances de Emilio Mostaza, en la novela Sed de Champán, de Montero Glez. Un reciente descubrimiento. Estupenda, muy recomendable. Primera novela del autor, hay que ir buscando las siguientes (alguna no es fácil de encontrar). Como dice la crítica, mezcla de Valle Inclán, Lorca, Tarantino. Excelente.

Tras el puente, el trazado sigue subiendo, cruzando la Plaza de Emilio Castelar y dirigiéndose a Nuevos Ministerios. Aquí se obtiene una de las mejores perspectivas de la carrera. La Castellana hacia la Plaza de Castilla, rascacielos de Azca a la izquierda, esa torre del BBVA de Saénz de Oiza (el mejor edificio de Madrid, es posible que de España).

Y zona de embajadas. Por aquí se dejan, a la derecha, y casi colindantes con la de US, las de Irlanda y Portugal.

La zona de Madrid con mejores restaurantes por metro cuadrado: Zalacaín, El Bodegón, Santceloni.

El trayecto entre los kilómetros 3 y 4 (lateral de los Nuevos Ministerios hasta el Bernabeu) se hace duro. Hay que intentar mantener el ritmo constante. Juega a favor la comodidad de la calzada, ancha, bien asfaltada. Y con buenas perspectivas visuales. Tramo muy comentado en este blog, algunas referencias.

Pasado el kilómetro 4 se llega a la Plaza de Lima y se gira a la derecha, para entrar en Concha Espina, en paralelo al fondo sur del Bernabeu. Primera parte, para arrancar en el cruce con el Paseo de la Habana la última cuesta significativa de la carrera. De lo más duro del recorrido, otro clásico de las populares madrileñas (salida de la San Silvestre, por ejemplo). Aunque mi percepción es que se afronta bien, no demasiado larga. Quizá sea subjetivo. Y, sobre todo, con un falso llano (o ligera bajada) hacia el final, una vez pasado el Hospital de San Rafael, en el kilómetro 6, y dejando a la derecha las grandes instalaciones del Colegio Alemán.

Grandes músicos los alemanes. Los clásicos, por supuesto. Gran interpretación.

Y, salvando las distancias, los contemporáneos. Otra dimensión, repetir: salvando las distancias. Pero buenos músicos algunos de ellos, también. Bandas sonoras de nuestras vidas.

A continuación, el giro a la derecha para entrar en Príncipe de Vergara, que lleva recto al final en Goya. Algunos detalles. Por ejemplo, recordar a los runners que justo en ese giro se encuentra la mejor floristería de Madrid, Bourguignon. Con otro establecimiento en la calle Almagro. Por si acaso es necesario comprar flores, plantas.

La primera parte de Príncipe de Vergara entre los kilómetros 7 y 8 es muy favorable. Especialmente el tramo pasado la Plaza de Cataluña (y La Ancha ;-), por delante del Auditorio Nacional. En bajada.

Estos días el ciclo musical del Auditorio representa clásicos de la zarzuela y la canción popular. No domino el tema. Pero veo que en el repertorio se encuentra la siguiente canción. No interpretada por ellos, claro. Pero merece la pena. El primero, una sorprendente curiosidad. El segundo, un genio.

Al final de la bajada de la zona del auditorio, hay que fijarse en un curioso edificio a la derecha. Los lápices – columnas de Vitruvio Leo Burnett. Agencia con creatividades originales. Y valientes, como esta, de hace unos años.

Del kilómetro 8 al 9,5 en Goya hay ligeros toboganes, aunque, en general, en bajada. Especialmente el tramo tras la Plaza del Marqués de Salamanca. Es una zona muy propicia para apretar en busca de una buena marca. Nos ahorramos la subida de la Media Villa de Madrid hacia El Retiro, aunque hay que recordar que el giro a la izquierda por Goya se inicia con una subida para afrontar los últimos 500 metros.

Zona dura. Ir a tope el resto de la carrera significa sufrir aquí. La subida es de unos 200 – 300 metros y acaba, ya en el cruce con Narváez en otro similar en ligera bajada hacia la meta, en el lateral de ECI.

Aquí es donde vemos las “Liberty Heights”. En la banda sonora de la película del mismo nombre. Otro genio, Tom Waits.

Y para terminar, un par de recomendaciones para los que se queden por la zona después de la carrera.

Gastronómicas, al margen del aperitivo en Santa Barbara. Dos clásicos de Madrid. El Buey de General Diez Porlier. El mejor de la cadena, en ubicación y en servicio.

Y, por supuesto, El Barril (el tradicional mejor que el nuevo), a unos escasos metros de la meta.

Y musicales. Por supuesto, apuntarse la cita del 5 de Octubre en el Palacio de los Deportes, también a dos pasos de la meta. Sin falta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s