Carrera Ponle Freno 2012

El domingo 25 de Noviembre se celebrará en Madrid la cuarta edición de la Carrera Ponle Freno, organizada por Antena 3.

Las tres ediciones anteriores resultaron un éxito. En su objetivo de constituir una cita anual con la Seguridad Vial y concienciar a los conductores y peatones. Y en su capacidad de convocatoria, récord para una prueba tan joven: 5.162 “finishers” de la carrera de 10 kilómetros en 2010, 5.559 en 2011 y 7.792 en 2012. De las cerca de 50 carreras de esta distancia en que he participado, solo superan esta cifra los 10.500 de la San Silvestre Popular del 2002 y queda por encima de los 7.100 de las Liberty Seguros de estos últimos años y de los 5.000 – 6.000 de populares tradicionales de Madrid como la Carrera del CSIC o la José Cano de Canillejas.

Desde el punto de vista deportivo es un carrera popular muy atractiva, con un recorrido céntrico, salida y final en El Retiro, y acompañada de la habitual dureza de las cuestas del centro de Madrid, suavizada en la edición del 2011 y en la presente.

El nivel medio de las marcas de los participantes suele ser inferior al de otras populares importantes, como lo demuestra el hecho de que con marcas en torno a 36’30”, en las tres ediciones he terminado aproximadamente entre los 20 primeros.

Recorrido

La salida se realiza en el Paseo de Coches del Retiro, a la altura del Florida Park. Dado el numeroso grupo de corredores, es recomendable situarse pronto en la salida si se intentan buenas marcas. No obstante, la calzada es ancha.

Los primeros metros, hasta la salida de El Retiro, se corren en “zigzag” y en superficie prácticamente llana. Los que corremos Mapoma conocemos que ese tramo tiene una imperceptible bajada, que favorece el final en el Maratón de Madrid. En este caso, no se aprecia y este inicio sirve para colocarse en carrera. Una vez se sale de El Retiro, la entrada en carrera es sencilla, girando a la derecha por la amplia O’Donnell. Aquí, si se corre rápido, pero se pierde un poco el ritmo con los escalones de la acera y el giro de noventa grados.

Este Paseo de Coches de El Retiro es, habitualmente, escenario de la Feria del Libro de Madrid. Además de las recomendaciones recurrentes en este blog, para la siguiente Feria, la mejor sugerencia: “La Liebre con Ojos de Ámbar”, de Edmund de Waal. Probablemente, la novela del año, a la espera de leer “Nostalgia”, de Mircea Cartarescu, también con buenas críticas.

Ya en O’Donnell, otro giro a la derecha y se entra en Menéndez Pelayo, que se recorre íntegramente hasta la Plaza Mariano de Cavia, Ciudad de Barcelona e Infanta Isabel. Consta de dos partes.

Una primera, el lateral de El Retiro. Llana, con una ligera bajada al irse acercando al Hospital del Niño Jesús.

La segunda, en bajada más pronunciada, a partir de la curva a la derecha que se dirige a Mariano de Cavia hasta llegar a Infanta Isabel y la estación de trenes de Atocha, ya hacia el kilómetro 3.

Es recomendable reservar fuerzas para atacar las 3 subidas que se recorren a continuación, hasta el kilómetro 7.

Primera, Alfonso XII hasta la puerta de entrada a El Retiro por el Ángel Caído. Corta, pero muy empinada. La ventaja, ser al inicio y llegar “frescos” de la bajada hasta Atocha. Esta misma cuesta está en el kilómetro 20 de la Media Villa de Madrid y en el 40 del Maratón de Madrid Mapoma, entre otros. En ellas es un muro que hay que salvar. En este caso, la sugerencia es que se empiece a correr a tope, para ir entrando en calor.

Segunda, Alfonso XII a partir de la citada puerta y hasta la Plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá). Aunque es tendida, es larga, y en ella hay que llevar ya el ritmo fuerte de carrera. Aquí es donde hay que buscar un buen grupo para correr acompañado el resto de la carrera. La anterior cuesta habrá seleccionado ya y los primeros irán desahogados.

Tercera, Paseo de Recoletos y Castellana. Desde Cibeles, en subida permanente. Larga (un par de kilómetros hasta aproximadamente el 7) y tendida. Se suele hacer muy pesada, sobre todo en el tramo final, cerca de Emilio Castelar. Aquí la sugerencia sigue siendo correr al máximo, ya que los siguientes 2 kilómetros son en bajada. Es llamativo el cruce de subida y bajada de corredores en este tramo, parecido al de Arcentales en Canillejas o Viaducto en Lavapiés.

Entre la segunda y tercera subidas, hay un tramo de recuperación, que se hace rápido, por Alcalá, desde la Puerta hasta Cibeles. Uno de los puntos espectaculares de las carreras populares madrileñas. No tiene, en este caso, la emoción de la bajada en el kilómetro 4 de la San Silvestre, pero las vistas y la probable animación de espectadores merecen la pena. Una bajada de vértigo.

Una vez en Emilio Castelar, el giro de 180 grados y bajada, de nuevo, por Castellana y Recoletos. Al principio, recuperación del esfuerzo de la subida y, ya desde el Puente de Eduardo Dato, a tope para intentar controlar la marca.

Hay que ir pensando en que el último kilómetro y medio de subida por Alcalá y O’Donnell penalizará el ritmo medio por kilómetro en, aproximadamente, un 7 – 8%.

Esa última subida se corre con las fuerzas que queden en el depósito. Se hace dura, tanto en el tramo inicial de Alcalá (más empinado) como en el de O’Donnell desde la Puerta de Alcalá hasta la puerta de entrada, de nuevo, en El Retiro. Este último, traicionero. Más difícil de lo que parece. Sobre todo en la zona entre las confluencias de Claudio Coello y Velázquez.

En la entrada y recorrido final por El Retiro hasta la meta sí se notara la ligera inclinación en bajada del Paseo de Coches. Y con la animación del público, familia y amigos, se corre rápido. No hay que confiarse al ver de lejos los arcos de meta, porque siempre se encuentran más lejos de lo que parece. Y esperar que este año se ahorre el “postre” de 250 metros adicionales del final de la edición del 2011.

Referencias para Marcas

En las 3 ediciones mi tiempo fue de, aproximadamente, un minuto superior al de la San Silvestre Internacional. En el caso de 2012, ponderando el citado error en la medición, y en el caso de 2010, considerado el intenso frío, lluvia torrencial y granizo (la carrera más dura, en climatología, de las cerca de 100 en que he participado).

Quizá un handicap de tiempo más razonable respecto a la San Silvestre sería de 30 – 45 segundos. Es una carrera de un nivel de dificultad similar, en mi opinión, a la Carrera del CSIC, con la que comparte zonas del recorrido (Recoletos y Castellana).

Y, repasando ritmos de entrenamiento, comentar que el 36’28” del año pasado (que podría equivaler a un 35’45”, aproximadamente) se produjo tras un par de semanas con series de 1.000 a 3’20” – 3’25”.

Este año, dudando participar, tras la demasiado reciente salida de la (aún presente) lesión de hernia discal.

Logística

Como en todas las carreras con inicio o final en El Retiro, ventajas e inconvenientes.

Excelente lugar para correr, cuya presencia como punto de salida o llegada de carreras populares parece que el Ayuntamiento quiere limitar en el futuro. Óptimo para acompañantes y público en general. Es evidente que se consigue un mejor entorno y animación para las carreras populares en El Retiro que en cualquier otro punto de Madrid. Y un lugar que trae recuerdos a los populares más veteranos: llegadas de Mapoma, Media Villa de Madrid, etc.

Algunos pequeños inconvenientes, desde la perspectiva de corredor popular (y de las manías): Calles adyacentes incómodas para aparcar, distancia desde el coche a las entradas del Parque y desde las mismas hasta el punto de recogida de bolsas y salida; transeúntes que acuden a pasear a El Retiro e ignoran la carrera y a los populares; la contaminación del centro de Madrid (reivindicación: el Retiro no es comparable, en mi opinión, a la Dehesa de la Villa, no un parque, sino un bosque urbano), etc.

En resumen, correr en El Retiro siempre es un pequeño lío, pero merece la pena.

Sugerencias

– Acudir pronto, con mucha antelación, para poder aparcar en condiciones y relativamente cerca.

– Dependiendo desde donde se acuda, la zona de aparcamiento adecuada puede ser una u otra. Yo, viniendo de la zona Norte de Madrid, procuro dejar el coche en Lagasca o Claudio Coello, entre Goya y Alcalá.

– Ir muy abrigados y dejar la mochila en el guardarropas. Ojalá el tiempo sea más agradable que en otras ocasiones, con diluvios y granizo incluidos, y deje disfrutar del cielo de Madrid.

– Estirar y calentar muy bien, durante media hora, en las zonas cercanas a la salida.

– Utilizar la excelente camiseta de material técnico oficial de la carrera. Si hace mucho frío, quizá camiseta de correr de tirantes por debajo, pero no imprescindible. Por supuesto, pantalón corto. En la carrera sobra todo lo demás, excepto unos guantes.

– Situarse con bastante tiempo (al menos 20 minutos) en la zona de salida.

– No hace falta tomar avituallamientos.

– Ir controlando los kilómetros y tiempos de paso.

– Correr en grupos hasta donde se aguanten los mismos ritmos.

– Buscar en la subida y bajada de Recoletos y Castellana colegas y conocidos.

Anuncios

2 pensamientos en “Carrera Ponle Freno 2012

  1. Perk

    Muchas gracias José Manuel, tomo nota de todo, hasta del libro. Aunque yo con bajar de la hora me conformo. ¡Que bonita la Dehesa de la Villa!, su cerro de los locos, sus trincheras de la guerra, la fuente de la Tomasa y la de los taxistas, …

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s