Ruta para Correr por el Anillo Verde Ciclista de Madrid. Puerta de Hierro – Casa de Campo

Partiendo desde la zona de Puerta de Hiero – Dehesa de la Villa, la combinación de parte del recorrido de la Senda Real GR-124, el Anillo Verde Ciclista y caminos en el entorno de Garabitas en la Casa de Campo componen una excelente ruta para correr, de largo recorrido y dureza.

Es apropiada para preparaciones de Maratones, al alcanzar, como mínimo, 22 kilómetros y combinar tramos llanos y cuestas, así como pavimento de cemento, asfalto, tierra y, en algunas zonas puntuales, hierba. Y permite disfrutar de algunas de las mejores vistas de Madrid.

El recorrido, circular de ida y vuelta, es el siguiente, marcando los hitos kilométricos desde el origen en la colonia de Puerta de Hierro.

Kilómetro 1: Cruce de la Avenida de Miraflores con Isla de Oza. Callejeando por la colonia Puerta de Hierro se alcanza este primer punto kilométrico, al final de la larga cuesta de la mencionada Avenida, calle central del barrio. Un primer tramo en subida, que se hace, como calentamiento, a uno 30″ por encima del ritmo medio por kilómetro al que se prevé recorrer el total de la ruta.

Kilómetro 2: Parada de Autobús en Sinesio Delgado, tras la entrada del Club de Campo. Hay que cruzar con precaución dicha entrada, dado el trasiego de automóviles que entran o salen de dicho Club. Es una zona de ligera bajada en la que se puede empezar a aumentar el ritmo.

Kilómetro 3: GR-124 a la altura del puente sobre Sinesio Delgado. La ruta se incorpora a la Senda Real a través de las escaleras de madera a continuación de la entrada del Instituto de RadioTelevisión Española. Zona de subidas y bajadas muy pronunciadas, que hay que correr con cuidado si el suelo está mojado o húmedo (un barrizal, resbaladizo). Durante un tramo, generalmente en bajada, se corre en paralelo a la antigua tapia, ahora colindante con el Campo de Golf de Puerta de Hierro.

Kilómetro 4: Puente sobre la M30. Tras una bajada larga y pronunciada, aún por la GR124, se gira a la derecha, siguiendo la tapia del Campo de Golf. En esta zona hay que prestar atención a las piedras sueltas en la ruta, así como a las numerosas irregularidades del terreno. Es un tramo estrecho, en el que se cruzan ciclistas de la Ruta que van o vienen al Anillo Verde. También hay que tener cuidado al cruzar la entrada del Campo de Golf de la vía de servicio de la M30, paralela a la ruta en este tramo. En este kilómetro se deja a la izquierda, ahora casi abandonada como una isla en el centro de la vía, la Puerta de Hierro de Madrid, que da nombre al barrio. El muro de piedras rosadas que se percibe en la parte inferior derecha de la fotografía es junto al que discurre la ruta por esta zona.

Kilómetro 5: Unos metros antes de la primera zona de descanso del Anillo Verde (Km. 48,360). Tras subir y bajar el empinado puente sobre la M30, se enlaza con el Anillo Verde a través del puente de piedra de San Fernando, sobre el Manzanares, y el largo puente sobre la carretera de La Coruña. El kilómetro 5 de esta ruta se encuentra casi al principio del tramo del Anillo Verde ciclista que llega a la Casa de Campo en paralelo al río. Empiezan dos kilómetros, aproximadamente, por la vía ciclista, con ligeras subidas y bajadas. Recorrido agradable, junto al río, con zonas de vegetación y sombra, buena afluencia de ciclistas, runners y paseantes, y no excesivamente duro.

Kilómetro 6: Inicio del claro derecho (troncos) tras caseta pintada con imágenes de Los Pitufos. Aproximadamente hacia la mitad de este tramo paralelo al río. A la derecha, el Club de Campo. A la derecha, el Manzanares, con zonas, especialmente hacia el final de este kilómetro, de vegetación, aguas razonablemente limpias y abundante presencia de patos.

Kilómetro 7: Barreras de madera anteriores al inicio del Puente sobre la Carretera de Castilla, unos metros después de la Pasarela de la Muerte. Hacia el final, llegando a la Casa de Campo, se encuentra, a la derecha, la apertura en el muro a través del que las tropas nacionales intentaron, sin éxito, entrar en Madrid durante la Guerra Civil. Un cartel señala el entrante en el muro.

Kilómetro 8: Inicio de la cuesta hacia Garabitas. Entre el kilómetro 7 y el 8 se recorre el puente sobre la carretera de Castilla, muy empinado en su inicio, con el fuerte olor de las caballerizas del Club de Campo colindante, y la parte de entrada en la Casa de Campo, dejando a la izquierda el puente que la une con el Polideportivo Cagigal. El kilómetro 8 se encuentra en las primeras rampas de la carretera de subida a Garabitas, de dos kilómetros de longitud. En ese punto es habitual encontrar un par de grupos de corredores, de cierto nivel, entrenando en la parte del bosque interior paralelo a la subida.

Kilómetro 9: Mitad de la cuesta de Garabitas, tras la desviación hacia la derecha y pasado un pequeño muro de piedra a la derecha. Cuesta de dos kilómetros, que tiene una pendiente prácticamente uniforme, sin descansos. Si se está en un buen momento de forma, y con ganas, se puede practicar un test en esta subida, a ritmo. Cercana a la Media de Fuencarral, a un ritmo controlado, el 4’15” por kilómetro es un buen indicador.

Kilómetro 10: Cartel con mapa en el Cerro de Garabitas. Tras la dura subida, cuyo tramo final, con el giro a la izquierda para llegar a El Bosque, es la parte más empinada. Una vez en este punto, hay varias alternativas: 1) continuar hacia la bajada del Teleférico (ruta descrita a continuación); 2) vuelta al origen por el mismo recorrido (rodaje de 20 kilómetros exactos); 3) entrada en el circuito de El Bosque (para completar un rodaje, al menos, un par de kilómetros más largo del descrito a continuación si se opta por una vuelta completa al perímetro, enlazando con la citada bajada del Teleférico).

Kilómetro 11: Curva hacia la izquierda (carretera de bajada por el Teleférico) al final de la cuesta. Tras la dura subida de dos kilómetros, una bajada inicial de recuperación para luego volver a subir, unos 600 metros para girar a la izquierda y empezar la bajada hacia las pistas de tenis cercanas al Lago.

Kilómetro 12: Unos 100 metros pasado el aparcamiento del Teleférico. El kilómetro 12,5 está en la zona de merenderos, a continuación del aparcamiento. En este tramo se aprecian algunas de las mejores vistas de Madrid. La panorámica, de izquierda a derecha, abarca El Pardo, Puerta de Hierro y Dehesa de la Villa, Ciudad Universitaria, Argüelles – Moncloa, Paseo de Rosales, Bailén, Palacio de Oriente, Catedral de la Almudena, etc. En los días claros, sin contaminación, es, sin duda, una de las más espectaculares panorámicas de la ciudad. Por supuesto, tras las duras subidas, esta bajada sirve para recuperar fuerzas y se debe correr con comodidad.

Kilómetro 13: Aparcamiento de las pistas de tenis. Final de la cuesta, aunque aún con otro tramo en ligera bajada hacia la glorieta de entrada y salida de vehículos desde y a la M30 a la Casa de Campo. Zona de la ruta con mayor concurrencia de corredores y ciclistas.

Kilómetro 14: Carretera hacia el puente, antes del inicio de la cuesta de Garabitas (kilómetro 8) y unos 500 metros antes del puente sobre M30 al Cagigal. Aunque existe la posibilidad de correr por el lateral, de tierra, es preferible agarrarse al cemento de la carretera, con precauciones dada la importante cantidad de ciclistas por la zona. Tanto en esta zona como, por supuesto, en el recorrido de subida y bajada a Garabitas, es frecuente cruzarse con corredores de nivel y algunos profesionales.

Kilómetro 15: Primera curva hacia la izquierda en la subida del puente sobre la Carretera de Castilla. Empieza el camino de vuelta, con una subida por el lateral del puente sobre la carretera que, tras los kilómetros recorridos, se hace duro de correr. Se compensa por la bajada simétrica en el enlace del puente con el Anillo Verde, ya en paralelo al río. Con otras vistas espectaculares de la zona de Ciudad Universitaria, Hospital Clínico, Museo del Traje, edificio Corona de Espinas de Moneo, etc.

Kilómetro 16: Primera exclusa en el camino de vuelta del Anillo Verde. Parte del recorrido que se puede realizar a un ritmo más intenso, superando las pequeñas bajadas y subidas antes citadas, que no suponen un especial esfuerzo. Precaución en días de viento a favor en la ida y en contra en esta vuelta. Los ritmos pueden engañar.

Kilómetro 17: Zona de chabolas derruidas a la otra orilla del río. Fácil de identificar este kilómetro, con las marcas en el circuito (15M Puerta de Hierro) que recuerdan el desmantelamiento de esas construcciones pegadas al río, al lado de los depósitos y depuradoras del Ayuntamiento. Zona, como la mayor parte del paralelo al río, en que, en ocasiones, se soportan algunos malos olores por los vertidos al río.

Kilómetro 18: Curva de bajada a la izquierda en el puente sobre la Carretera de la Coruña. Como todos los puentes en el recorrido, dura subida y bajada de recuperación. En este punto se encuentra, en la Carretera de la Coruña, la entrada al tradicional Parque Sindical. Se vuelve a coger el puente de piedra y se enlaza con la GR124 cruzando, de nuevo, el corto pero empinado paso sobre la M30. Hay que estar atento a las bicicletas en la subida y bajada, con giros de 180 grados de este puente.

Kilómetro 19: Curva a la izquierda al final del camino paralelo a la M30 por la tapia del Campo de Golf, inicio de la subida hacia la GR-124. Tramo inverso al antes descrito, previo a los kilómetros más duros del recorrido de vuelta. En este kilómetro se sube la cuesta de arena y piedras sueltas paralela a la carretera de Sinesio Delgado, una auténtica pared. Sin duda, el momento más complicado. Es fácil que, aunque vayamos con fuerzas, el ritmo aquí sea 30 – 40″ el kilómetro superior al marcado en los 10 últimos kilómetros. Los toboganes del final complican aún más esta zona.

Kilómetro 20: De nuevo, escaleras de inicio de la Gr-124 en Sinesio Delgado a la altura de las instalaciones de RTVE de la Dehesa de la Villa. Para enlazar con el tramo en acera paralelo a Sinesio Delgado. También en subida, paralelo al tráfico en esa vía.

Kilómetro 21: Parte final de la finca de la residencia de la Embajada de Grecia en la acera izquierda, camino de la marcha, en la Avenida de Miraflores. Entrada de nuevo a la colonia de Puerta de Hierro, con una primera subida, en la zona de dicha residencia, muy dura. La culminación, en el cruce con la calle Isla de Oza es el último esfuerzo significativo del recorrido, la parte final es en bajada.

Kilómetro 22: Parte final de la finca de la residencia de la Embajada de Rumanía en la parte baja de la Avenida de Miraflores, prácticamente en la vía de servicio de la M30 de entrada a la colonia de Puerta de Hierro.

En resumen, una excelente ruta de larga distancia, para preparar Maratones y Medias Maratones. Y que, con la variante del recorrido por el circuito de El Bosque, en el cerro de Garabitas, puede ampliarse a entre 24 y 30 kilómetros.

Como referencia, en las fases iniciales de preparación de un Maratón, tras salir de una lesión (importante), el ritmo medio aproximado en la ruta era de 4’50” por kilómetro para ir bajando paulatinamente hasta un ritmo medio ligeramente por debajo de 4’30” el kilómetro. En ambos casos, ritmo medio controlado.

La referencia en la subida de Garabitas, de dos kilómetros, es de unos 10 minutos a ritmo cómodo y de 8’30” a ritmo controlado medio. Los kilómetros de bajada más pronunciada se hacen fácilmente, y sin forzar, a ritmos entre 4’00” y 4’15”.

La parte más dura, con diferencia, es la cuesta paralela a Sinesio Delgado desde el giro a la izquierda por la tapia del Campo de Golf hasta el punto de la GR124 más cercano a la tapia, antes de llegar a los toboganes de acceso a las escaleras de entrada. El ritmo en esta zona difícilmente baja de 5’00” el kilómetro, incluso en momentos de buena forma.

Para un rodaje largo, lo ideal es empezar despacio la subida inicial y las bajadas hasta el puente sobre la M30 (kilómetro 4) y empezar a aumentar el ritmo en el Anillo Verde. Una vez en la Casa de Campo, salvo que sirva para un test, la subida a Garabitas se debe hacer a ritmo sostenido no excesivamente exigente. La bajada por el Teleférico es recomendarla hacerla en recuperación, disfrutando de las vistas. Con esto, la vuelta, especialmente los dos kilómetros del Anillo Verde paralelos al río y la entrada por el puente sobre la Carretera de Castilla y el de San Fernando, se corren fácilmente a un ritmo de 15 – 20″ el kilómetro por debajo de la media final y permiten reservar fuerzas para el duro kilómetro 20 y la subida final de entrada a la Avenida de Miraflores.

En una siguiente entrada, más adelante, describiré la ruta por el Anillo Verde en sentido opuesto (carretera de Fuencarral). De aproximadamente 18 kilómetros, ida y vuelta. En esta ruta se atraviesan Herrera Oria, zona baja de Mirasierra y Lacoma y Montecarmelo. Aunque es menos dura e incluye algunos tramos atractivos (porción del Anillo Verde tras Montecarmelo, paralelo a la M-40, y bifurcación hacia el carril bici de la carretera de Fuencarral), es una ruta menos interesante y más incómoda (se atraviesan multitud de semáforos y pasos de cebra).

[Ruta incluida en la entrada “Recopilación de Rutas para Correr. Agosto 2013“]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s