Consejos para el Maratón de Madrid MAPOMA 2014

Introducción

El próximo domingo 27 de abril se celebra una nueva edición del Maratón de Madrid (MAPOMA). Tras participar en once ocasiones, todas desde 2001 excepto las de los años 2010 y 2011, este año no podré disfrutar de esta carrera como consecuencia de la lesión sufrida en el pasado Maratón de Barcelona, aún en fase de recuperación.

En este blog existen unas cuantas entradas en las que se describen las características de esta carrera y que, quizá, puedan servir de ayuda a los participantes que debutan en esta edición de 2014. Por ejemplo:

  1. Esta descripción detallada del recorrido y esta otra con las opiniones acerca de los cambios al mismo efectuados para la presente edición.
  2. También se incluye algún artículo en el que se relatan experiencias y sensaciones de carácter personal, como ésta.
  3. De forma indirecta, se menciona esta carrera en algunas otras entradas como, por ejemplo, las relativas a las estadísticas en la participación en maratones en España o las de las calles de Madrid más transitadas por carreras populares, que también podrían ser de interés.
  4. Y, asimismo, se apuntaron en su momento sugerencias acerca de cambios en su recorrido, a raíz de una solicitud pública efectuada con motivo de la candidatura de Madrid para las Olimpiadas de 2020.

A título de resumen, en este post resumo algunas de las descripciones, datos y opiniones más relevantes de las entradas antes descritas, con el objetivo de servir de ayuda a los nuevos corredores de esta prueba.

Su estructura es como sigue:

  1. Unos comentarios sobre el recorrido, junto con unas opiniones sobre los cambios introducidos en ésta.
  2. Unas referencias generales de planes de entrenamiento y tiempos de paso para la planificación de la carrera, basadas en mi experiencia.
  3. Unos comentarios sobre la logística de la carrera y su organización.
  4. Un resumen de la evolución de la participación de corredores en este maratón en comparación con otros nacionales.

Consejos Generales

Antes de todo ello, un resumen de sugerencias generales a la hora de afrontar este maratón:

  1. Estimar un tiempo, al menos, entre tres y cinco minutos superior al previsto. Es una carrera dura por la orografía de Madrid, la altura a la que se corre (más de seiscientos metros) y el habitual clima de Madrid en esta época del año.
  2. Correr la primera parte y, en especial, los seis o siete primeros kilómetros de manera conservadora. Habitualmente realizo esa primera parte (en subida) a ritmos de cinco a diez segundos por kilómetro más lentos que la media estimada para el total de la carrera.
  3. Considerar que es probable que en la segunda media se pierdan entre dos y tres minutos respecto del tiempo de la primera media, aun en condiciones favorables.
  4. No olvidar que los diez últimos kilómetros, aproximadamente, son en subida. Una táctica que suelo emplear y que describo más adelante, en la narración del recorrido, es calcular “en inverso” de forma conservadora los ritmos y tiempos de este final.
  5. Acudir a la salida con tiempo de sobra, más que el habitual. No solo para calentar y estirar en buenas condiciones, sino, también, para prever las deficiencias de la organización que pueden trastocar los planes: problemas con el guardarropas, ausencia de control en la entrada de los cajones de salida, disparatada combinación de carreras de media maratón y de diez mil metros junto con el maratón, etc.
  6. Y, sobre todo, disfrutar de la carrera. Es un placer correr por las calles de Madrid durante cuarenta y dos kilómetros y pico en una mañana de domingo.

Planificación de la Carrera

A título de referencia, a continuación adjunto un breve resumen del plan de entrenamientos de mi última participación en 2013, junto con los tiempos de paso por los principales intervalos de la misma. En los artículos correspondientes se ofrece información más detallada (entrenamientos por semanas y ritmos de paso por cada kilómetro, respectivamente).

Para contextualizar dichos datos y extrapolarlos, al alza o la baja, a otros objetivos de tiempo final y de ritmos de carrera, comentar que:

  1. La horquilla de tiempos en mis once participaciones ha sido de 02:59:14 (edición de 2013) a 03:39:00 (edición de 2001, primera de todas).
  2. El tiempo medio ha sido de 03:14:44 para el total de las once participaciones y de 03:10:44 para las nueva últimas, excluyendo las dos primeras, de debut en la carrera y más lentas. Como indicación de la dureza de este maratón, comentar que mi tiempo medio es de 03:11:08 en el total de los veinte maratones que he corrido (además de Madrid, Barcelona, Berlín, Londres y Nueva York) y de 03:07:25 en los diecisiete últimos, excluyendo los tres primeros más lentos. Es decir, en ambos casos, más de tres minutos más rápidos que en MAPOMA.
  3. Mi mejor tiempo en maratón es de 02:57:22 en Londres, unos dos minutos inferior a la mejor marca en MAPOMA. No obstante, estimo que el handicap de tiempo en este maratón es de, aproximadamente, cinco o seis minutos respecto al de Berlín, tres o cuatro respecto al de Londres y dos o tres respecto a Barcelona.

Kilómetros y ritmos de entrenamiento en las últimas 14 semanas de preparación para MAPOMA 2013

  1. Total entrenamiento 14 semanas: 996 kilómetros.
  2. Promedio: 71,1 kilómetros por semana.
  3. Semana de máximo entrenamiento: 11ª (85 kilómetros).
  4. Semana de mínimo entrenamiento: 7ª (27 kilómetros, por gripe).
  5. Entrenamiento semana del maratón: aproximadamente 25 kilómetros.
  6. Ritmo medio: 04:46 minutos por kilómetro.
  7. Marca final: 02:59:14.

Referencias en carreras previas

  1. Maratón de Barcelona (7 semanas antes): 03:02:59.
  2. Media Villa de Madrid (3 semanas antes): 01:20:46

Ritmos en minutos por kilómetro en MAPOMA 2013 (anterior recorrido)

  1. Sector 1 (km 01 – 07): 04:18 minutos por km. Conservador.
  2. Sector 2 (km 08 – 24): 04:03 minutos por km. Agresivo.
  3. Sector 3 (km 25 – 31): 04:12 minutos por km. Agresivo.
  4. Sector 4 (km 32 – 42): 04:23 minutos por km. Final.

Recorrido

El mapa del recorrido de esta nueva edición es el siguiente:

recorrido_madrid_2014_completo7

Fuente: Página web del Maratón de Madrid (http://es.competitor.com/madrid/)

Divido, a continuación, la descripción del recorrido en las cuatro partes en que, habitualmente, suelo planificar la carrera:

  1. La primera de ellas, con un enfoque de ritmos conservador.
  2. La segunda de entrada en carrera a ritmos más altos.
  3. La tercera a completar con la mayor intensidad posible.
  4. La cuarta, final, de resistencia en función de las fuerzas disponibles.

Primera Parte

Los primeros siete kilómetros son en subida, no demasiado pronunciada, pero prácticamente constante, salvándose un desnivel de casi 100 metros.

Conviene ir a un ritmo muy tranquilo, al menos, de cinco a diez segundos el kilómetro por encima del ritmo medio previsto. Las fuerzas que se ahorran en esta parte se necesitan en el final. En cambio, una salida demasiado rápida puede cargar mucho las piernas.

La mayor parte de este arranque transcurre por el amplio Paseo de la Castellana. Es una de los tramos de las calles de Madrid más transitado por carreras populares, como comentaba en este artículo anterior.

En la nueva configuración se evita el desvío por el lateral norte del Bernabeu para subir un tramo por Padre Damián, lo cual es, en mi opinión, beneficioso al evitar cambios de ritmo, curvas y un pequeño tramo de mayor pendiente que el habitual en el Paseo de la Castellana.

En el tramo previo a los Nuevos Ministerios, a la altura, aproximadamente, del Museo de Ciencias Naturales, es recomendable empezar a colocarse bien para evitar aglomeraciones. También es preciso prestar cierta atención a los setos y bordillos en las glorietas para no tropezar, dada la cantidad de corredores en este punto.

La parte entre el Bernabéu y la plaza de Cuzco es la más dura de esta subida, tanto por su mayor inclinación como por la tendencia a apretar el ritmo una vez pasados los primeros kilómetros de calentamiento.

En comparación con las anteriores ediciones, la prolongación de la subida más allá de la Plaza de Castilla hacia las cuatro torres de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid es beneficiosa en cuánto a la orografía de la carrera. Se eliminan las subidas y bajadas con cambios de ritmo complicados que existían en la zona de Duque de Pastrana y prolegómenos de la Avenida de Pío XII. A cambio, el panorama y entorno de la carrera empeora; esta zona superior de La Castellana no es atractiva.

La bajada por Bravo Murillo, recuperada en la nueva configuración, es sustancialmente mejor que la anterior por Príncipe de Vergara y aledaños. Un cómodo descenso frente a subidas y bajadas. El mayor acierto del nuevo recorrido, en mi opinión. Pero, por el contrario, se pierde el magnífico giro y vistas, mejorado por la dirección de la luz del día a esa hora, de Joaquín Costa a Raimundo Fernández Villaverde. Ahora, se hace en dirección inversa, menos atractiva.

Es este de Bravo Murillo otro de los tramos de las calles de Madrid en que las carreras populares tradicionales se concentran de forma relevante.

Segunda Parte

En el nuevo diseño se pierde una zona interesante de recuperación, como es la bajada por Guzmán el Bueno. El nuevo callejeo por las calles de Serrano y Santa Engracia, en el barrio de Chamberí es más atractivo y con, probablemente, mayor animación de público, pero con demasiadas “trampas” en forma de subidas cortas explosivas. A prestar atención y regular fuerzas, sobre todo en el inicio de la calle de Santa Engracia desde Alonso Martínez, que es muy duro.

A continuación, la bajada por la calle de San Bernardo hacia la Gran Vía es, en mi opinión, uno de los errores del nuevo recorrido. Aunque la configuración ortográfica no cambia demasiado, se pierde la emblemática bajada por la calle de Fuencarral.

Al final de la calle de San Bernardo se gira a la izquierda para coger la Gran Vía hasta la Plaza de Callao. Es un tramo monumental, con una ancha avenida. En ligera subida en su primera parte para luego descender por el inicio de Preciados, entre la Fnac y El Corte Inglés.

En esta zona hay que atender al, especialmente si llueve. Se pasa del relativamente cómodo asfalto a baldosas de piedra, duras y potencialmente resbaladizas. No obstante, es una zona de mucho atractivo y con presumible presencia de público animando.

Tras la Puerta del Sol, aproximadamente un kilómetro por la calle Mayor, dejando a la izquierda la Plaza Mayor y el Mercado de San Miguel. La parte inicial de la calle Mayor es llana, con algunos incómodos badenes (de nuevo, atención a ellos si llueve) y una segunda parte, pasada la Plaza de la Villa, en descenso.

En ese punto se gira a la derecha por la calle de Bailén, dejando a la izquierda el Viaducto. El tramo delante del Palacio Real y del Teatro Real es espectacular. De nuevo, con una probable asistencia masiva de público. En este punto, la superficie también es de piedra, más dura que el asfalto anterior de la bajada por la calle Mayor.

Tercera Parte

Aquí comienza la dura segunda parte de la carrera. Para empezar, el kilómetro veinte hasta la Media Maratón transcurre por la calle Ferraz, con una fuerte subida en sus inicios.

Al final de esta calle se encuentra el paso por la media que, razonablemente, se debe hacer en un tiempo entre dos y tres minutos inferior al previsto para la segunda parte de la carrera.

Nada más superar la media maratón se gira hacia la izquierda y se serpentea por el Parque del Oeste, en el que se baja la última gran cuesta de la carrera. A partir de aquí, prácticamente todo el recorrido es llano o en subida. No olvidar este detalle, y recuperar fuerzas en la bajada, aunque el tiempo de la media no haya sido el previsto.

A continuación se gira a la izquierda para comenzar el paso por la Avenida de Valladolid, por delante de la Clínica Moncloa y de Casa Mingo.

Este tramo es una parte del Ramal de la Senda Real GR-124 que une la Dehesa de la Villa con la Estación de Príncipe Pío. Excelente ruta para correr, que puede unirse en su parte final con la Casa de Campo.

Esta zona es igual en el nuevo recorrido que en el tradicional. Creo que se pierde una oportunidad de introducir cambios para poner en valor la obra y entorno de Madrid Río, convirtiendo el paso de la media maratón en un evento (ahora bastante difuminado en la solitaria calle de Ferraz), evitar la dura bajada del Parque del Oeste y recuperar las tradicionales cacerolas de animación en la ribera del río cerca del Puente de los Franceses.

A continuación, la entrada en la Casa de Campo, lugar de cita de los corredores (populares y profesionales) madrileños y pulmón verde de la ciudad. Pero un auténtico “martirio” en el Maratón de Madrid que une su dureza intrínseca a la habitual ausencia de público.

En mi opinión, aquí se juega la marca. La primera parte hasta el final del Paseo de los Castaños es dura al ser en ligera subida. En la segunda se puede aprovechar la bajada para recuperar algo de fuerzas, mermadas dada la gran cantidad de kilómetros ya recorridos.

El final en las inmediaciones de la estación de Metro de Lago suele encontrarse muy concurrido de público, lo cual es de agradecer dado que el giro a la derecha de salida hacia el Paseo de Extremadura arranca con una cuesta, corta pero muy empinada.

En el nuevo trazado parece que se recorta este tramo de la Casa de Campo en un par de kilómetros. Para mi, no es una mejora significativa ya que lo peor se encuentra después, en el paso por la Ermita del Santo y en los giros hacia la calle de Segovia y sus primeras cuestas.

Cuarta Parte

Una vez en el Paseo de Extremadura, una pequeña bajada para llegar al Paseo de la Ermita del Santo, paralelo al Río Manzanares. De nuevo es una zona con poca presencia de público. Se corre por delante del Centro Comercial de la Ermita del Santo, con su peculiar estilo Art – Decó.

Al final del Paseo de la Ermita, a diez de la meta, se gira a la izquierda para coger el Puente, al lado del Calderón. La paliza en las piernas llegados a este punto es importante y es probable que vayamos un poco aislados en carrera. Y, por supuesto, con poco público en esta parte del recorrido.

Llegados a este punto, desde hace varios años no se sube por el Paseo de los Pontones, sino que se gira a la izquierda para callejear hacia la calle Segovia.

Es un tramo poco atractivo, con calles pequeñas y, una vez más, sin mucho público. Hay que tener paciencia y, de nuevo, no malgastar fuerzas, incluso si vamos mal de tiempo, dado que el giro a la derecha en la mencionada calle Segovia lleva a una muy dura cuesta. Corta, en paralelo al Parque de Atenas, y vislumbrando a lo lejos, el Viaducto.

Estamos llegando al kilómetro treinta y cuatro. Aquí, dada la dureza, y teniendo en cuenta lo que queda de carrera, es recomendable empezar a pensar “en inverso”. Es decir, contar con que nos quedan unos ocho kilómetros y, mentalmente, ir descontándolos, estimando un ritmo por kilómetro, al menos, treinta o cuarenta segundos más lento que la media prevista para la carrera. Como referencia, calculo ritmos de cinco minutos el kilómetro cuando las medias finales suelen situarse entre cuatro – quince y cuatro – viente y tantos. Probablemente consigamos correr estos primeros kilómetros del final más rápido, lo que aumentará la moral y fuerzas en estos últimos kilómetros.

En esos kilómetros, en subida permanente, se corre a través del Paseo Imperial, en subida ligera pero constante, dejando a la derecha los solares de la antigua fábrica de cervezas Mahou.

A continuación, cogiendo algún tramo por el Pasillo Verde llano o, incluso, en ligera bajada, falsos llanos. Pero volviendo a subir de forma constante por las amplias calles del Paseo de las Acacias y la Ronda de Valencia. Se trata rectas largas en las que se va apreciando la perspectiva de los cientos de metros que quedan por delante.

Hay que reservar bastante al principio para poder acometer este tramo en buenas condiciones. La ventaja es que aquí hay mucha más afluencia de público. Por contra, en esta parte se corre junto a los coches y autobuses, a escasos metros, en un manifiesto error de organización. El paisaje y edificios no son atractivos, salvo por el último tramo, llegando a Atocha, dejando a ambos lados de la calle el Circo Price y la Casa Encendida.

En cuanto al final, una vez pasada la Glorieta de Atocha, me parece un error endurecer en el nuevo recorrido el tramo Recoletos – Goya – Velazquez para evitar la subida del kilómetro cuarenta por la calle de Alfonso XII.

Creo que el nuevo tramo se va a hacer “largo”. En el kilómetro cuarenta del anterior recorrido nos encontrábamos, una vez superada la cuesta de Alfonso XII, cerca de la llegada y ya en el lateral de El Retiro. Ahora, la subida del final, aunque con menos pendiente, es más larga e incluye desniveles nada despreciables, sobre todo en la entrada a la calle de Goya, en el giro por la calle de Velázquez (ojo con esta parte) y en los metros finales de la calle Príncipe de Vergara antes de entrar a El Retiro.

Al fin y al cabo, el final sigue estando más alto que la salida e intuyo que esa última parte se hará igual de dura (o más) que la de estos últimos años a través del lateral de Alfonso XII. En cambio, probablemente la afluencia de público por Recoletos, Goya, Velázquez, etc., será algo mayor y compensará un poco más el esfuerzo en estos últimos kilómetros.

Creo que lo más sencillo hubiera sido volver a la situación de la meta entre Neptuno y Cibeles de hace años.

Logística y Organización

Aspectos Positivos

A destacar los siguientes:

  1. El tránsito por zonas céntricas de la ciudad. Se recorre el centro de Madrid en barrios y calles de atractivo turístico. Aunque una parte transita por zonas periféricas, el porcentaje de tramos de interés es elevado.
  2. Las bandas de música. Modernas y con buen nivel. Una mejora introducida en estos últimos años, con los nuevos organizadores.
  3. El trabajo de los voluntarios. En avituallamientos y meta. Su trabajo es excepcional y, en mi opinión, uno de los principales activos de esta carrera.
  4. El ambiente de la carrera. Aunque no con tanta participación como otros maratones en ciudades equivalentes, MAPOMA dispone de una gran tradición entre los corredores populares madrileños que se plasma en el entorno de la carrera, tanto en los participantes como en el público que anima en las calles.

A pesar de las habituales críticas a la organización (que comparto) y de la muy desfavorable comparación de este maratón respecto a los de otras ciudades importantes, la magia de MAPOMA, el maratón de nuestra ciudad, hace que los corredores populares de Madrid deseemos participar en él.

En mi caso, este año lamento la imposibilidad de participar hasta tal punto que, incluso cuatro semanas después de la rotura de fibras en el gemelo en Barcelona, he tenido la tentación (finalmente abandonada, por fortuna) de buscar un dorsal de última hora.

Aspectos Negativos

Con ánimo de sugerir para mejorar y para que los nuevos corredores de MAPOMA tengan en cuenta algunas de las situaciones que pueden encontrar:

  1. Ausencia de cortes de algunas calles. Especialmente grave el mantenimiento del (abundante) tráfico en un sentido en la Ronda de Atocha. No se corta totalmente una calle durante el transcurso de la carrera; por ejemplo, se abre La Castellana cuando ha transcurrido una hora escasa de la carrera.
  2. Cruce de viandantes en semáforos, a veces a pesar de la presencia de la policía municipal. En algunos casos (Ronda de Atocha), en masa y en  zonas donde no es fácil esquivar a los peatones, dado el alto número de kilómetros recorridos. En algunos casos, se producen escenas de colisiones entre corredores y viandantes.
  3. Número de corredores que completan la prueba. Ha mejorado en los últimos años, pero no tanto como era de esperar. El Maratón de Barcelona ha superado ampliamente estas cifras, lo hará Valencia y, por supuesto, la participación se encuentra muy lejana de la de maratones como los de Londres, Berlín, París, etc. El Medio Maratón Villa de Madrid o la San Silvestre Vallecana demuestran que hay recorrido de mejora aquí.
  4. Apoyo popular. Excelente ambiente en puntos clave: Cuatro Caminos, la entrada en Alberto Aguilera, parte de Fuencarral, por supuesto Gran Vía y Sol, y el final en las Rondas y Retiro (a pesar de los coches). Pero otras partes están casi absolutamente vacías: La Castellana, Avenida de Valladolid, Casa de Campo, Ermita del Santo, etc. Creo que hay que comunicar, publicitar mucho más la carrera.
  5. Simultaneidad de las carreras de diez kilómetros y  media maratón con el Maratón. Sirve para mejorar estadísticas, ficticias, y, por supuesto, para dar razonable cabida a corredores que no están aún en condiciones de participar en el Maratón. Pero, en mi opinión, carece de sentido mezclar las participaciones en las tres carreras. Produce masificación, confunde el ritmo, genera problemas en la salida, etc. La alternativa es plantear estas otras carreras, y quizás otras (de niños, de patinaje sobre ruedas, etc.), el sábado por la mañana o por la tarde. El fin de semana como evento de deporte popular.
  6. Cajones de la salida sin control de entrada. En otras pruebas en Madrid (la Media Villa de Madrid, por ejemplo) sí que se controla de manera eficiente.

Estadísticas de Participación

En una reciente entrada expuse una estadística de la evolución de la participación de corredores en los maratones españoles entre 2008 y 2013, en la que la principal conclusión era que el número total se había duplicado en ese periodo para el conjunto del territorio nacional.

No obstante, como se aprecia en el cuadro siguiente, el crecimiento venía derivado de la expansión de pruebas como Barcelona, Valencia y Sevilla, y la inauguración de nuevos maratones populares en otras ciudades.

Cuadro_Maratones_EspañaEn el caso de Madrid, el crecimiento, aproximadamente del 40%, ha quedado muy lejos del medio en España y demuestra, quizá, una cierta falta de empuje de MAPOMA en comparación con los maratones que se están organizando en otras ciudades.

Por los datos de participación general y de crecimiento de la afición a este deporte popular en nuestro país, se debería plantear, a corto plazo, un Maratón Popular de Madrid en que finalizaran, al menos, unas quince mil personas (casi cinco mil más que en la edición de 2013). E incrementar, en consonancia con otras pruebas, como Barcelona, la participación femenina a porcentajes cercanos al quince por ciento (más de mil que en la edición de 2013, como mínimo).

Encuesta

Para concluir, desearía solicitar la opinión a los corredores, preferiblemente tras su participación, acerca de los cambios en esta edición y otros aspectos relacionados con la prueba.

 

Por último, y por supuesto, desear suerte a todos los participantes en esta carrera. Espero que parte del contenido de este post pueda ser de utilidad.

Anuncios

7 pensamientos en “Consejos para el Maratón de Madrid MAPOMA 2014

  1. Jesusito1975

    Fantástico tu blog, el contenido y la forma de presentarlo. Totalmente de acuerdo con tus reflexiones. El recorrido no ha mejorado, incluso creo que es mas duro y el tramo final por calle Goya y Velazquez te machaca psicologicamente, es mejor la cuesta de Alfonso XII.El maratón debiera empezar en el norte de la ciudad y acabar en el sur, todos estos parches son ridículos.Os aporto datos objetivos donde podéis valorar que la carrera no es mas suave ni mas rápida que la del año pasado:1. Maratón año 2013: Mediana de tiempo: 3:51:26; Tiempo medio: 3:53:39; Terminados: 10461. Corredores logran bajar de 3h: 268.2. Maratón año 2014: Mediada de tiempo: 3:56:44; Tiempo medio: 3:59:05; Terminados: 11364 ( y eso que había casi 4000 mas inscritos). Corredores logran baja de 3h: 216.Creo que los datos hablan por si solos.Saludos y felicidades otra vez por tu blog, es insuperable.

    Responder
  2. gerardo pazo

    Hola, increible trabajo de campo y documentacion que nos ofreces. Me gustaria que me ayudasesen la decision.
    Soy un atleta popular gallego que estoy barajando la opcion de participar este año en la maraton de Madrid.
    Tenia como objetivo bajar de 3 h en la maraton de Coruña de esta edicion, pero el cosquilleo de probar Madrid me hace plantearme el correrla. Vengo de hacer la media de Coruña hace quince dias con un tiempo de 1:22:45, el año pasado en Coruña fue mi primera maraton con un tiempo de 3h:10mints, este año me encuentro mas fuerte.
    Viendo que eres todo un experto en el tema me gustaria pedirte tu opinion sobre la posibilidad de bajar de 3 h en Madrid??
    Por lo que comentas, ufffffff,, tambien he hablado con Lolo Penas, somo vecinos en Galicia, y con Pedro Nimo, ellos me dicen que comparandola con Coruña, la de Galicia es muy suave!!! y claro, no se muy bien que hacer.
    Estoy entrenando muy bien, pero de participar en Madrid igual tengo que dejar de lado el objetivo de bajar de las 3horas,???
    Gracias, un saludo

    Responder
    1. José Manuel González Pacheco Autor de la entrada

      Hola Gerardo.
      Gracias por leer el blog y por tus comentarios tan amables.
      Respecto a lo que preguntas, como madrileño te diría que te animaras a correr por esta maravillosa ciudad; como corredor, te digo que mi experiencia es la de hacer un 3.10 en la 4ª participación en Madrid y no poder bajar de 3.00 hasta la 12ª. Es una carrera muy dura, por las cuestas y la altura de Madrid sobre el mar (600 m), que en A Coruña no se produce. Para bajar de 3 horas, con tu marca, te recomiendo Barcelona, en España, y Berlín, en Europa. Y para Madrid, las Medias Villa de Madrid y Fuencarral, y los 10 km de la San Silvestre y CSIC. Pero, si te animas, me comentas y allí estaré en Mapoma animando! Un abrazo.

      Responder
      1. gerardo pazo del nozal

        Hola José Manuel, gracias por contestar tan pronto.
        Después de darle unas vueltecillas al tema, decidido!!!, me voy a Madrid, igual tengo que olvidarme de bajar de las 3h, pero me pueden mas las ganas de correr una de las grandes en España. Que por cierto ya te pediremos consejo, a cerca de enlaces,…, para participar en la de New York, un compañero de la época de INEF y yo queremos correrla.
        Con respecto a Madrid, voy a intentar seguir el plan que describes arriba, en lo referente a ritmos agresivos, conservadores,… me parece genial la estrategia!!!!!
        Ahora a entrenar duro para recordar a Filípides!!!!
        Un abrazo, seguimos en contacto.
        Gerardo Pazo del Nozal.

  3. ibligah

    Hola buenas! He entrado para ver tu post del Mapoma, y ya me he enganchado a leer otros de tus post. Total que tienes tal trabajazo y está todo tan bien detallado que me estaba pareciendo ilógico no agradecértelo. Así que muchas gracias por el trabajo que le dedicas, y que otros lo podamos aprovechar para hacer maratones.
    Ya que escribo te pregunto también, por si te apetece aconsejarme y tienes tiempo. He corrido 5 maratones, 1 en parís, y 4 en sevilla. Hace 3 en Sevilla me quedé en 3h00, el año pasado 3h07 (pinchazo psicológico) y hace un mes 3h04, salía de una lesión de 2 meses y estuve entrenando 2 meses, tenía intención de bajar de 3h00 en Madrid, aunque lo veo un poco justo, pero estoy haciendo buena preparación y tiempos. La última de Sevilla fui muy bien porque salí con el globo de las 3horas y no me preocupé del ritmo hasta que la falta de kilómetros de entrenamiento tocó a retreta y tuve que bajar el ritmo en el muro del final. ¿En Madrid hay globos? y de haberlos… ¿cómo hacen la carrera? ¿tienen en cuenta los diferentes ritmos que planteas tu (con buen criterio) para bajar de 3 horas?
    Muchas gracias de antemano, y mi nombre es Rubén García.

    Responder
    1. José Manuel González Pacheco Autor de la entrada

      Buenas tardes, Rubén.

      Muchas gracias por leer el blog y por estos comentarios tan amables; me alegra que algunos de estos datos y contenidos te puedan ser de utilidad.

      En cuánto a tus consultas sobre los globos de 3 horas en Mapoma, te comento que, generalmente, llevan un ritmo muy regular durante los 42 km, de tal forma que, para mi forma de correr, van demasiado rápido en la primera parte de la carrera (bastante dura). Cuando he estado cerca de las 3 horas (03:00:39 en 2012 y 02:59:15 en 2013) lo que he hecho ha sido “dejarlos ir” un buen espacio (300 – 500 metros) en las primeras cuestas de La Castellana y después, poco a poco, ir recortando hasta alcanzarlos y pasarlos una vez cumplida la Media Maratón de la Puerta del Sol (un año les adelante en la bajada de la calle Mayor, llegando a Bailén, y el siguiente, un poco más lejos, ya llegando a las primeras rampas en la calle Ferraz); a partir de ahí, ritmo más rápido y pequeño “colchón” respecto al globo, para intentar mantener hasta el final, dependiendo de las fuerzas.

      Otro tema que debes tener en cuenta aquí es que, habitualmente, en Madrid se forman buenas aglomeraciones en torno a los globos y que en algunos tramos estrechos (hay muchos en el recorrido) es incómodo correr cerca (te obliga a cambiar el ritmo, a ir más lento o más rápido de lo preciso, chocas con otros, etc.).

      Suerte con tu intento (por las referencias, tienes la marca ahí cerca), y espero que nos veamos por allí (en principio, yo intentaré también correr y estar cerca de las 3 horas).

      Un abrazo,

      José Manuel

      Responder
      1. ibligah

        Muchas gracias José Manuel por los consejos.
        Creo entonces que intentaré seguirlos e ir un poco más lento en el inicio, ya que los desniveles que hay me parece que son bastante duros, aunque me gustaría mantener la referencia visual con ellos, ya que me ayudó bastante a olvidarme del ritmo y el reloj y dedicarme a mover las piernas y a respirar en la última carrera de Sevilla.
        Espero que nos veamos por allí, y sobre todo a la entrada en 02:59:59 ;).
        Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s