Archivo de la etiqueta: Joaquín Sabina

Micropost (3). Evolución en Ritmos de Series. Preparación San Silvestre Vallecana

Tras el periodo de recuperación después del Maratón de Berlín 2014 y el de preparación del fallido Maratón de Nueva York 2014, los pasados sábados 8 y 15 y el actual 22 de noviembre he recuperado la secuencia de entrenamiento de series en fin de semana, con los tradicionales 6×1000, más 4 – 5 kilómetros de calentamiento previo y recuperación posterior a un ritmo medio controlado. Las tres secuencias de series se han realizado en el Circuito de la Dehesa de la Villa.

A modo de referencia, para completar las métricas sobre recuperación de ritmos descritas en algunas anteriores entradas, comentar que en el primero de los entrenamientos dichas series se completaron a un ritmo medio de 03:46 minutos por km, en el segundo lo fueron a, exactamente, 03:43 minutos por km, y en el actual tercero de hoy lo han sido a prácticamente 03:40 minutos por km; es decir, una evolución con una mejora implícita de 3 segundos por km semanales. Por su parte, los ritmos controlados de recuperación han sido similares en los tres entrenamientos, en el entorno de los 04:11 – 04:13 minutos por km.

El dato de mejora en estos ritmos coincide con el de recuperación tras periodos de descanso o parada por lesiones descrito en esta entrada, estimado entre 3,5 y 3,7 segundos por km para ritmos iguales o superiores a 04:45 minutos por km (es decir, una mejora por semana de, aproximadamente, un 1,3%). En las próximas semanas, en teoría, se debería producir una mejora en torno a la mitad de la actual (o sea, 1,5 segundos por km) durante un mes, y, a su vez, de su mitad (entre 0,5 y 1,0 segundos por km) en las siguientes dos o tres semanas hasta alcanzar el tope máximo de mejora. Con esta secuencia, el objetivo, si la regularidad en los entrenamientos se mantienen y no se presentan problemas físicos, sería repetir la marca del 2013 en la San Silvestre Vallecana de este año (en torno a 36 minutos). Como “aperitivo”, la marca posible en la Carrera Ponle Freno del próximo domingo 30 de noviembre podría situarse entre 37:00 y 37:30, a pesar del importante descenso en los entrenamientos tras el cansancio de las preparaciones de los maratones de este otoño.

Asimismo, recordar que en los previos de entrenamiento del pasado Maratón de Berlín 2014, el ritmo medio en estas series era de 03:49 minutos por km, por lo que la menor carga de entrenamientos (los, aproximadamente, 60 km semanales actuales frente a los más de 80 km en dicha preparación, incluyendo un rodaje largo en el día previo a las repeticiones), también implica una mejora en ritmos que podría situarse, al menos, entre 3 y 4 minutos por km respecto al primero de los nuevos entrenamientos, en este caso derivadas del menor cansancio acumulado.

En la semana del 15º aniversario del fallecimiento de Enrique Urquijo, el poeta triste de la movida madrileña, dos de sus mejores canciones (la primera de ellas con letra de Quique González e inspiración en Luis García Montero; la segunda, original, e inspiración de otra gran letra de Joaquín Sabina):

[Originalmente publicado el 15/11/2014; actualizado el 22/11/2014]

Microposts (1). La Cualidad de lo Selectivo

Inicio de una serie de sensaciones, pensamientos y anécdotas frecuentes en un corredor popular veterano para los que 140 caracteres son pocos pero que solo justifican unas pocas líneas y algún adorno musical o literario.

Cada vez son más frecuentes las carreras populares a las que decido no acudir, incluso con la inscripción ya realizada y en un último momento. El caso del pasado domingo: el CSIC: una de mis favoritas (9 desde 2002). Por este orden, los motivos: elegir disfrutar la primera hora de la mañana del domingo con la familia, la ausencia de incentivos especiales tras más de 100 carreras, algunos otros (tenues) objetivos a proteger (#NYCMarathon2014), estos 47 años en el cuerpo y sus dolores asociados, la (absurda) masificación e incomodidad reciente de estas carreras en mi ciudad y, sí, el esnobismo (o cualidad) de ser cada vez más selectivo. “Tan Joven y Tan Viejo”. Antonio García de Diego.

Ruta para Correr 25 Kilómetros por el Río Manzanares a su paso por Madrid

En los rodajes largos de entrenamiento para el Maratón de Barcelona del próximo 16 de Marzo he practicado una nueva ruta de 25 kilómetros que combina, de forma eficiente, dos de las ya descritas en este blog (GR124-Anillo Verde-CdC, por un lado, y Madrid – Río, por otro). Y, sobre todo, proporciona un trayecto largo, de perfil razonable y en un entorno muy agradable para correr.

La ruta descrita ha sido realizada en dos ocasiones (los sábados 15 y 22 de Febrero), en las condiciones que se indican en el apartado de Ficha Técnica, más adelante, en el contexto de unos rodajes más largos, en los que se ha complementado el recorrido con un trayecto adicional por las inmediaciones de la colonia Puerta de Hierro, hasta completar, junto a los 25,0 kilómetros exactos descritos, un total de 28,1 y 29,7 kilómetros, respectivamente.

Destacar, como uno de los atractivos de este recorrido el hecho de que permite correr una distancia más que significativa, por una zona relativamente céntrica de Madrid, de norte a sur, viéndonos obligados a cruzar por un único semáforo (en el Puente de Segovia). Algo excepcional en esta ciudad.

El mapa de la ruta es el siguiente (recorrido de ida y vuelta):

Screen Shot 2014-02-23 at 14.26.31

Características Generales

  1. Distancia: 25 kilómetros (exactos).
  2. Configuración del recorrido: circular, en ida y vuelta.
  3. Punto de inicio y final: Puerta de entrada en el Instituto Oficial de RTVE de la Dehesa de la Villa (calle y carretera de Sinesio Delgado).
  4. Punto intermedio (final del recorrido de ida y comienzo del de vuelta): Puente o pasarela de la Princesa en la zona de Madrid Río justo al final del Matadero de Arganzuela.
  5. Perfil: generalmente llano, con ligeras pendientes, bien repartidas durante el recorrido, con la excepción del significativo desnivel de los dos primeros (favorable) y últimos (desfavorable) kilómetros.
  6. Grado de dificultad: medio – alto, especialmente como consecuencia del desnivel a superar en la parte final de la misma (ver más adelante).
  7. Entorno: excelente, especialmente en los kilómetros 2 a 5 y, posteriormente, 8 (aproximadamente) a 12,5, en ambos casos en paralelo y a la orilla del río Manzanares.

Descripción de la Ruta y Tramos

El recorrido lo he dividido en los siguientes tramos (entre paréntesis, el punto exacto que coincide con la medición kilométrica indicada):

  1. Kilómetros 0 a 2 (puente de San Fernando, justo a la altura del paso del río).
  2. Kilómetros 2 a 5 (puente sobre la Carretera de Castilla, justo en su punto intermedio, sobre la misma).
  3. Kilómetros 5 a 7 (confluencia de las carreteras de entrada a la Casa de Campo en el inicio del Lago).
  4. Kilómetros 7 a 10 (fondo sur del Estadio Vicente Calderón, a la altura del establecimiento Ahorramás en el lateral derecho de la calle contigua).
  5. Kilómetros 10 a 12,5 (el centro de la mencionada pasarela de la Princesa pasado el Matadero de Arganzuela).

A continuación se describen las principales características de estos cinco tramos y se van introduciendo algunos pasajes musicales, relacionados con el tema central (mis tres canciones preferidas sobre ríos) y con algunos de los lugares por los que transita (por ejemplo, el estadio Vicente Calderón, lugar de grandes conciertos).

Un mapa general de la zona de Madrid – Río es el siguiente:

Plano_Madrid_Río

Tramo 1

El inicio se encuentra en la puerta del Instituto de RTVE de la Dehesa de la Villa.

Instituto_RTVE

Los primeros metros de la ruta transitan por el tramo de la GR124 cercano a la Tapia del Pardo (actual Club de Campo). dos “toboganes” cortos de bajada y subida al principio del recorrido para, a continuación, descender por un significativo desnivel. Se toma la dirección derecha en el sentido de la marcha (la opuesta a la ruta de la GR124 que se dirige a Príncipe Pío).

En la siguiente imagen se muestra una ampliación de esta zona. El punto rojo señala el cambio de dirección de esta ruta (hacia la derecha) respecto al camino principal de la GR124 (hacia la izquierda, cruzando por la pasarela) sobre el eje de Sinesio Delgado.

20140223-214456.jpg

Se recorre el frontal del Club de Campo paralelo a la M-30 por el Anillo Verde Ciclista, que incluye ligeras subidas y bajadas. El desnivel más importante es el previo al puente sobre la M-30, unos 300 metros después de pasar por la entrada del Club de Campo.

Tras el paso por el puente, con un zigzag que disminuye el ritmo y una pendiente importante en su parte central, se gira en 360 grados para, siguiendo el trazado del Anillo, cruzar por el puente empedrado de San Fernando, en el que se encuentra el kilómetro 2 de la ruta (justo en la perpendicular sobre la paso del río Manzanares).

Puente_San_Fernando

Si bien en el inicio de la ruta el desnivel neto es favorable, hay que recordar que este tramo de 2 kilómetros supone, en la configuración descrita, también el tramo del kilómetro 23 al 25, de excepcional dureza (especialmente tras la curva a izquierdas por la tapia del Club de Campo y el inicio de la subida de Sinesio Delgado). Es una buena prueba de resistencia, solo asumible en buenas condiciones físicas.

En este tramo hay zonas estrechas en las que es precisa atención para evitar bicicletas (especialmente tras la bifurcación de abandono de la GR124).

También es recomendable precaución en la zona final de bajada por el paralelo de Sinesio Delgado, con suelo de arena irregular, numerosas grietas por las bajadas de agua y, sobre todo, la presencia de numerosas piedras sueltas. En el trayecto de vuelta es fácil que, incluso, nos resbalemos y no consigamos un “agarre” razonable, dificultando aún más la subida.

Tramo 2

Discurre por el Anillo Verde Ciclista, con un primer esfuerzo importante en la subida del largo puente sobre la Carretera de la Coruña. Una vez al otro lado de dicha vía, el perfil se suaviza, con ligeras subidas y bajadas, no demasiado exigentes.

Es un tramo amplio en el que el tránsito de bicicletas no es un problema. Las vistas del río son, en general, sensacionales.

La superficie del Anillo Verde es de cemento, no demasiado duro para correr. Existe, habilitada por una marca de línea blanca, una zona para peatones, por la que usualmente corro. Algunas veces, las bicicletas también la utilizan.

Hacia el final de este tramo se encuentra el puente sobre la Carretera de Castilla, cuyo punto central más elevado constituye el kilómetro 5 de la ruta.

Puente_Coruña

Es el previo a este punto la parte más dura de este tramo. En este punto, destacar el fuerte olor que desprenden los establos de la zona de caballos del Club de Campo colindante. La bajada hacia la Casa de Campo sirve de recuperación, aunque no hay que olvidar que en el trayecto de vuelta esta parte se recorre en las inmediaciones del kilómetro 20 de rodaje.

Asimismo recordar, hacia la parte final, a menos de 500 metros del inicio del citado puente, la existencia de la “Pasarela de la Muerte”, punto de defensa – ataque de la posición de Madrid en la Guerra Civil. Cuando se corre por esta parte, se aprecia perfectamente el posicionamiento estratégico de esta zona defendida desde el “anfiteatro” de la Ciudad Universitaria por el ejército republicano de Madrid.

Tramo 3

En el que se abandona la orilla del río y se corre por el interior de la Casa de Campo, a través de la carretera principal, en línea recta. Se transita primero debajo del puente del ferrocarril, a continuación delante de la pasarela de entrada desde el Polideportivo Cagigal y se prolonga por el lateral de la Casa de Campo paralelo a la M-30 hasta llegar al lago.

Es una parte por lo general llana, con la excepción de los últimos cientos de metros anteriores a la llegada al kilómetro 7, confluencia con el lago, de subida permanente y relativamente empinada.

La superficie es de asfalto (la carretera), aunque se puede correr, fácilmente, por la arena de los arcenes. En épocas de lluvia, como en las que se han efectuado estos rodajes de entrenamiento, suele embarrarse de forma importante.

El tramo final en pendiente se corre por el carril bici o por el arcen de arena, en paralelo a tráfico rodado (uno de los escaso puntos de la ruta en que esto sucede).

En esta zona la confluencia de deportistas, corredores y ciclistas, suele ser la más significativa del recorrido en términos absolutos.

Tramo 4

Se inicia tras la confluencia con el Lago, con una bajada compensación del tramo de subida anterior. Es el punto más incómodo de la ruta, al coincidir con numerosos ciclistas, corredores y, sobre todo, tráfico rodado, en una zona en la que no existe la separación del carril bici o arcén en buenas condiciones. La recomendación es discurrir por el sendero de arena paralelo a la carretera en el lado izquierdo según el sentido de ida. Una vez tomada la curva a izquierdas para la salida hacia el Puente del Rey, el tráfico de automóviles desaparece y la comodidad para correr es total. Este corto tramo, en ligero descenso, constituye una buena recuperación en el recorrido de ida, pero a la vuelta, hacia el kilómetro 17 se convierte en un paso duro.

Una vez superada la entrada del citado Puente del Rey, se corre por el carril dedicado a bicicletas y paseo de Madrid – Río, paralelo al Manzanares.

La superficie es de cemento y está claramente señalizado. Es relativamente ancho, aunque no lo suficiente, en mi opinión, para dar cabida a tanto “tráfico” (bicicletas, corredores y paseantes, por este orden). En algunas zonas es casi imprescindible salir del sendero y correr por el lateral o fuera del circuito, especialmente en caso de ritmos rápidos. En el primero de los rodajes, hacia las 10:00 de la mañana y en día de lluvia, se corría cómodamente. En el segundo, algo más tarde y en un día soleado, la afluencia de público era muy numerosa. Si se corre deprisa, es recomendable situarse en uno de los laterales para salir del circuito en caso de confluencia con ciclistas o gente paseando (yo utilizo el de la izquierda en el sentido de ida y, el mismo, a la derecha, en el sentido de vuelta).

En este tramo se produce el único “parón” de esta ruta de 25 kilómetros, en el semáforo de cruce por el Puente de Segovia. Una circunstancia excepcional, si consideramos la gran longitud de la ruta y la configuración de Madrid.

Se recorren las nuevas e interesantes instalaciones de Madrid – Río. Numerosas zonas de entretenimiento para niños y de ejercicios para mayores. Y una arquitectura de puentes y pasarelas cruzando el río realmente llamativa. Se aprecian, corriendo por allí, las excepcionales dimensiones de esta obra. Positivas en cuánto se confirma la certeza de que la ciudad “ha ganado” el río para su uso.

Vista_aerea_estadio_Vicente_Calderon

Un tramo monumental también en la confluencia con el Estadio Vicente Calderón. Una sensacional panorámica en curva mientras se corre (sobre todo, en el trayecto de ida).

Precisamente, al final de esa curva, en paralelo al fondo sur del estadio y a la altura, para disponer de referencia, del establecimiento Ahorramás de la calle lateral derecha, se sitúa el kilómetro 10 de esta ruta.

Tramo 5

El final del recorrido por Madrid – Río, también espectacular, sigue transitando por pasarelas, puentes y por una zona, en general, con menor intensidad de público.

20130203 Matadero de Madrid 109

A la izquierda, en el sentido de ida, se van dejando la “playa” de Madrid, el invernadero de Arganzuela y, finalmente, el excepcional complejo cultural del Matadero de Madrid (una joya, en mi opinión, de la ciudad de Madrid, quizá infra – utilizada y no demasiado conocida).

En esta parte se puede optar por recorrer ambos márgenes del río. El de la derecha, en sentido de ida, incluye muchas curvas y entrantes hacia la ciudad. Se hace un poco más complicado si se pretenden mantener buenos ritmos. Transita por zonas de deportes, pistas de patinaje, grandes zonas de entretenimiento para niños, bares – restaurante, etc. Recomiendo utilizar el ramal de la derecha (sentido ida) durante todo el recorrido y, a lo sumo, cruzar por el punto final de la pasarela de la Princesa en el kilómetro 12,5 (punto central de la misma) para regresar unos cientos de metros por el ramal opuesto volver a cruzar al principal a través de los puentes o pasarelas del Invernadero o del Matadero.

Pasarela_Princesa

Valoración Resumen de la Ruta

Puntos Fuertes y Atractivos

  1. Posibilidad de recorrer una larga distancia por una zona céntrica de Madrid sin necesidad de detenerse en más que un semáforo.
  2. Sensacional entorno, protagonizado por el río Manzanares, apreciándose la dimensión de la obra Madrid – Río.
  3. Perfil muy eficiente para la preparación de maratones y medias maratones, combinando un buen porcentaje de recorrido llano o con ligeros desniveles con partes de dureza más significativa (al principio y al final, en los puentes, etc.) donde regular esfuerzos y adquirir fondo.

Puntos Débiles

  1. Escaso espacio para la excesiva concentración de usuarios en algunas zonas (especialmente, en el carril de Madrid – Río).
  2. Olores y zonas menos agradecidas en determinados puntos del río (depuradoras, inmediaciones de los establos del Club de Campo, etc.).
  3. Superficies relativamente incómodas en varios puntos (bajada – subida de Sinesio delgado) y predominancia del cemento y asfalto.

Ficha Técnica de los Rodajes de Reconocimiento Realizados

  1. Fechas: 15 y 22 de Febrero de 2014.
  2. Momento: mañanas (aproximadamente 10:00 – 12:00).
  3. Climatología: lluvia ligera en el primer caso y sol en el segundo, con temperaturas entre 5 y 10 grados, aproximadamente.
  4. Ritmos aproximados: en el entorno de los 5:00 minutos por kilómetro en el primer caso (saliendo de una gripe y con alergia muy intensa) y de los 4:45 en el segundo caso (previa de una prueba de series, el día siguiente, a 3:45 el kilómetro).

Otros

A título de sugerencia complementaria, comentar que los rodajes han coincidido con la fase final de la lectura de una extraordinaria novela, “Canadá”, de Richard Ford.

Una auténtica obra maestra y, probablemente, con el tiempo, una de las más grandes novelas de los principios de este siglo. Se convertirá en un clásico. Llena de sensibilidad e inteligencia y maravillosamente escrita. Con numerosas enseñanzas sobre el tema central (el paso de la adolescencia a la madurez del protagonista) y la vida en general.

“Asegurarse de tener siempre algo que no importe perder y centrarse en el presente”; de esto trata esta obra.

la foto-3

Y en un post con esta ambientación musical, también destacar que la música que más ha sonado estos días en el reproductor del coche ha sido el sensacional directo 1975 – 1985 de Bruce Springsteen y la E – Street Band.

Media Maratón de Fuencarral – El Pardo 2014. La Carrera Número 100

Esta mañana se ha celebrado la trigésima edición de la Media Maratón de Fuencarral – El Pardo. Es esta una de las carreras populares con mayor tradición en Madrid.

He tenido la suerte de participar, con esta de 2014, en doce ediciones, todas desde 2002, excepto la correspondiente al año 2010.

la foto-2

La Media Maratón de Fuencarral – El Pardo es mi carrera popular favorita, por dos motivos: 1) Su trazado, aunque de los de mayor dureza de las carreras de Madrid, es de una excepcional belleza; se encuentra descrito, en detalle, en algunas otras entradas de este blog; 2) Transita por zonas, calles, carreteras y ambientes que me son muy cercanas; cada vez que corro esta prueba, aparecen bellos recuerdos que abarcan desde mi infancia a la actualidad. Si tuviera que elegir, esta sería la carrera popular a la que no me gustaría faltar nunca, estar en ella todos los años en la brecha.

En esta ocasión, además, con un aliciente adicional, al tratarse de la carrera popular número 100 en que he participado (20 Maratones, 27 Medias Maratones y 53 carreras de 10.000 metros). A continuación adjunto un cuadro con el detalle de esas 100 carreras, ordenado cronológicamente.

Untitled

Las líneas rellenas en rojo representan las mejores marcas en cada una de las tres distancias (Maratón, Media y 10.000). Las líneas con texto en rojo, son el resto de las mejores marcas en cada una de las diferentes carreras populares. El orden cronológico indica que a medida transcurren los años los tiempos no empeoran demasiado.

Paso a comentar algunos detalles de la participación en esta carrera de 2014.

Como en el resto de las entradas del blog, se añaden algunas muestras musicales. En este caso, he decidido compartir las canciones que han ido sonando esta misma mañana en el dial de la radio del coche, a la ida y la vuelta de la carrera. Todas ellas, sintonizadas a través de la renovada Melodía FM. Una buena parte de ellas recrean lugares comunes en los gustos musicales de estas páginas. Una sorpresa la afinidad con mis gustos. Empezando por la primera canción que sonó, justo al arrancar el coche antes de las 08:00 de esta fría mañana de invierno en Madrid.

Organización

Desde 2002 esta carrera ha mejorado y crecido. Desde la asunción por parte, entre otros, de la dirección técnica por AD Marathon, la calidad de la organización es equiparable a las mejores pruebas de la capital.

Entre los aspecto destacados, positivos y de mejora respecto a ediciones anteriores:

  1. La información de la carrera en Internet y en redes sociales. De hecho, esta semana recordé la cita gracias a los mensajes a través de correo electrónico e Internet (tenía en mente que se disputaba la próxima semana). La página web oficial de la carrera es completa y muy actualizada. Y la información de los resultados oficiales, rápida (antes de las 15 horas del mismo día de la carrera) y muy clara.
  2. La inscripción fue muy bien comunicada y, además, inteligentemente empaquetada con la correspondiente a la Media Maratón Villa de Madrid, que comparte organizadores.
  3. La recogida de dorsales, el mismo día de la carrera, evitando las incomodidades de algunas antiguas ediciones, con recogida previa en las instalaciones de los organismos públicos del barrio. Y cómoda, muy bien sementada en mesas y con una amable atención, también a diferencia de algunas antiguas ediciones, en que la no disposición del documento acreditativo de la identidad (DNI, Pasaporte, permiso de conducir, etc.), implicaba la no entrega del dorsal.
  4. Una excelente bolsa del corredor, con una camiseta técnica sencilla, abundante provisión de bebidas (agua, isotópicas, etc.) y, como no, el clásico caldo Aneto de las carreras madrileñas.

En el camino hacia la salida, esta canción, de bonito título.

Para las siguientes ediciones, animo a los amigos de AD Marathon y al resto de organizadores a solucionar dos aspectos:

  1. El primero, sencillo: ordenar la entrada de los corredores en la salida de una forma más razonable. El recinto del arco de salida no es cómodo y, por su logística, implica la entrada habitual de corredores en dirección frontal hacia las primeras líneas de salida, provocando: a) un incómodo rodeo para incorporarse a posiciones retrasadas; y b) la ubicación directa en las primeras líneas de salida de algunos corredores más lentos (como referencia, tras situarme, unos quince minutos antes de la salida, en una razonable -para mi marca- segunda o tercera fila de corredores, en el momento del pistoletazo me encontraba entre una octava y décima fila, aproximadamente). Perjudica la salida y genera un peligro de caídas, tropezones y avalanchas.
  2. El segundo, más complicado, pero importante: cortar completamente al tráfico de automóviles y motocicletas el recorrido; o, al menos, el arco desde el kilómetro ocho del comienzo de la carretera de El Pardo a Somontes hasta el kilómetro dieciocho de la entrada al barrio de Montecarmelo. No es presentable, en mi opinión, el tránsito de vehículos pegados a los corredores por las rampas de la antigua carretera de El Pardo. Por cierto, espero que las fuerzas del orden hayan tomado buena nota del coche de color blanco que discurría a una más que excesiva velocidad en la bajada por la que ascendíamos los corredores.

Climatología

Tradicionalmente, las temperaturas son bajas. En las últimas ediciones hemos “disfrutado” de mañanas con termómetros varios grados bajo cero, especialmente en el entorno del río. Este año, si bien la temperatura media de la carrera no ha sido tan extrema, si se han producido dos hechos negativos que me hacen calificarla de la peor edición desde, al menos, la de 2008:

  1. No ha salido el sol en ningún momento y la temperatura no ha subido durante la carrera. De hecho, al final de la misma, el termómetro marcaba unos 3 grados sque, creo, eran los mismos que en el momento de la salida, más de hora y media antes. Además, poco después de la llegada, justo en el momento de alcanzar el coche para cambiar a ropa seca, ha comenzado a llover, incluso aguanieve y granizo. He tenido la sensación de que esta ha sido una de las escasas carreras de invierno en que la temperatura tras la carrera era, incluso, más baja que antes de la misma. Una sensación muy desagradable que me ha impedido permanecer unos minutos adicionales en la zona de llegada para saludar a algunos colegas runners (@pradogr, @rincon_grafista, @manumarlasca, entre otros) que conozco, personal o virtualmente, que estaban allí y con los que me hacía ilusión compartir unos momentos.
  2. Al igual que en  estas últimas semanas, tal como se indica en el diario del plan de entrenamiento de los maratones de esta primavera, la concentración de polen en el ambiente era muy alta. He sentido (al igual, supongo, que muchos compañeros) unas significativas molestias de rinitis en ojos y nariz y, especialmente, de ahogo respiratorio, sobre todo en los duros tramos de cuestas de los kilómetros 13 a 16 y en los repechos del final en Montecarmelo y en la entrada a Fuencarral. Pienso que este efecto ha supuesto, al menos, un retraso de un minuto en la marca final. Y, especialmente, una sensación negativa durante buena parte de la carrera. Como dato positivo, el haber mejorado significativamente la marca (01:26:01 en 2008) de la anterior ocasión en que recuerdo efectos de la alergia tan importantes como en este caso.

Ambiente

Excepcional, como de costumbre. Principalmente entre los corredores, muy motivados en esta carrera y con una numerosa participación de conocidos de los barrios y distritos limítrofes.

Cada año es más abundante el número de corredores (2.679 este año, frente a los 2.128 del 2013 y los 1.866 del 2011) e, incluso, se empiezan a organizar atascos incluso una hora antes del comienzo. Buena señal. Una buena sensación, justo cuando sonaba esta canción.

Y, también como de costumbre, decepcionante la animación por parte del público. Las pocas personas que acuden a animar merecen una cariñosa mención, por lo temprano de la hora y las inclemencias del tiempo. A título particular, me ha alegrado la presencia del colega del circuito de la Dehesa Miguel Ángel, con su bebe en el colgador, animando a su mujer, así como los vecinos de Herrera Oria a la altura del kilómetro 6, con la megafonía aplicada al “Carros de Fuego”.

Pero creo que si la afición al running está aumentando de una forma tan significativa como comentábamos en otro artículo de este blog, y se está convirtiendo en una moda social, se echa de menos algo más de solidaridad y apoyo. Puede entenderse la ausencia de público en los momentos iniciales (demasiado pronto, las nueve de la mañana, un domingo) y en los tramos de El Pardo (de difícil acceso y en una mañana fría), pero no así en núcleos de urbanización masiva como Herrera Oria y, más tarde, Montecarmelo, en que el público animando en los márgenes de la carrera, en sus momentos finales, de cuestas y más duros, era casi inexistente. Creo que una buena forma de aficionar a los niños es mostrarles ese esfuerzo e ilusión de miles de personas normales de toda edad y condición.

Resultados

Se trataba de mi duodécima participación en esta carrera (todas desde 2002, excepto la correspondiente a 2010). Con un tiempo de 01:23:34 he registrado mi quinta mejor marca (cuarta si consideramos la posición relativa en la clasificación) de todas las ediciones, bastante cerca de tres de las cuatro anteriores (en la horquilla entre 01:22:13 y 01:22:59, lejos de la mejor marca de 01:19:59 -con dudas acerca de la correcta medición de la carrera-). El puesto ha sido el 56 de 2.679 “finishers”, y el 12 de la categoría.

Prometo que esta es la maravillosa canción que sonó cuando encendí el coche para volver después de la carrera.

Respecto a las previsiones, se han cumplido las expectativas. Manejaba una marca objetivo entre 01:23:30 – 01:23:45, dados los efectos de la alergia y el reducido trabajo de series y repeticiones en las semanas previas por el mismo motivo, tal como se describe en el diario de entrenamientos antes citado.

Las sensaciones han sido malas en la zona dura de cuestas, más por la alergia que por resistencia muscular. El frío también ha impactado. Entre los kilómetros 8 y 13 he corrido con las piernas agarrotadas, a pesar de un razonable calentamiento y estiramiento previo.

A continuación, un gráfico que demuestra la (positiva) evolución de las marcas (medidas en ritmo de carrera) desde la primera participación en 2002.

Untitled

Otros Comentarios

Tal como he indicado, esta ha sido la carrera popular número 100 en que he participado, desde la primera, el 1 de Abril de 2001. Tras muchos años, la ilusión sigue siendo la misma. Ha sido simbólico que esta efemérides coincidiera con esta carrera de Fuencarral – El Pardo, mi favorita.

Como también esta canción, que, casualmente, también ha sonado en el trayecto de vuelta, bajo el granizo.

Desde el principio hasta el final me trae recuerdos de mi infancia y evoca actuales sensaciones.

Desde los comienzos de los años 70 en que con mis padres y abuelos pasábamos los domingos en ese bosque de El Pardo por el que ahora termina esa cuesta del kilómetro 16 hasta los buenos recuerdos actuales.

En el kilómetro 2 se pasa por delante de la antigua Clesa, donde a punto estuve de empezar a trabajar en la auditoría interna (que diferente hubiera sido todo).

Desde la cuesta abajo del kilómetro 6 se ve, a la izquierda, una magnífica perspectiva de mi actual domicilio, en Puerta de Hierro. También desde ese punto, hace años, se veía la columna de humo del incendiado Windsor, donde trabajé 15 años, la noche anterior a esa carrera.

La larga recta desde el kilómetro 8 al 12 transcurre por lugares habituales de nuestro (de mi familia, la mía) ocio con los niños (Somontes, la Federación de Hockey, el río, los merenderos de El Pardo y de Mingorrubio, etc.).

Esos montes de El Pardo son mi infancia, con mis padres y mis abuelos (no puedo dejar de pensar en ello).

Las bajadas de Mirasierra, al inicio, y a Montecarmelo, al final, recuerdos de buenos amigos.

El restaurante Filandón, en el kilómetro 19, donde hace casi 40 años estaba Casa Jaime, y (parece que fue ayer) esperaba la peseta para jugar a esta máquina:

393sl

Y sin embargo. También en esta fría mañana, en las ondas de Melodía FM. La mejor canción de Sabina, la letra es un poema. Esta versión en directo, única. De verdad, merece la pena cerrar con esto.

Las Calles de Madrid en las Carreras Populares

A punto de cumplir cien participaciones en carreras populares, la mayoría de ellas en Madrid, desde hacía tiempo tenía curiosidad por conocer cuáles son las calles de esta ciudad por las que he transitado en mayor número de ocasiones en dichos eventos. En algunos casos, da la sensación de repetirse la experiencia como en una especie de “día de la Marmota” y se repiten las sensaciones al cruzar esas calles. Aprovechando la (lejana) excusa que hoy, dos de febrero, se celebra el “Groudhog Day” en Punxsutawney, he decidido calcularlo y escribir acerca de ello.

Es esta una de mis películas favoritas. En esa categoría, por una vía correrían “Goodfellas”, “El Padrino II” y “Los Soprano” (sí, una película de ochenta horas, como leí a un joven actor español el otro día); por otra calle circularían “Casablanca”, “Vértigo” y “Centauros del Desierto”; y por un tercer carril, “El Día de la Marmota” y “El Guateque”.

Este artículo también puede ser un complemento a otro de este blog, más elaborado, en el que se resumen, al menos en mi opinión, cuáles son las mejores carreras populares de Madrid. También, en la descripción específica de la mayoría de las carreras populares que aparecen en estas páginas digitales, se suelen incluir comentarios acerca de los recorridos.

Metodología

He tomado una muestra significativa y variada:

  1. Ochenta y dos participaciones, incorporando casi 1.500 kilómetros recorridos.
  2. Catorce distintas carreras populares.
  3. Abarcando un periodo de trece años de experiencia en este tipo de competiciones populares.

Puede ser representativa de los lugares de Madrid por los que habitualmente se celebran más eventos de este tipo.

En la muestra no se incluyen los lugares de entrenamiento. En ese ámbito, no hay dudas sobre cuál sería, con diferencia, el lugar más recurrente: el circuito de running de la Dehesa de la Villa, en el que el número de días en que he entrenado se acerca a los cuatro mil y la cifra de kilómetros recorridos a los casi cuarenta mil.

Resumen

A continuación se enumeran los cinco tramos de las calles de Madrid por los que he transitado en más carreras populares, ordenados de mayor a menor recurrencia:

  1. Paseo de la Castellana entre la Plaza de Colón y la Glorieta de Emilio Castelar (1.300 metros): 25 veces.
  2. Paseo del Prado entre la Plaza de Cibeles y la Glorieta de Atocha (1.200 metros): 23 veces.
  3. Calle de Bravo Murillo entre Cuatro Caminos y la Plaza de Castilla (2.700 metros): 21 veces.
  4. Calle de Serrano entre el Polideportivo Magariños y la Plaza de la Independencia (2.400 metros): 20 veces.
  5. Calle de Concha Espina entre la Glorieta de los Sagrados Corazones y la Calle Serraalle de Serrano entre el Polideportivo Magariños y la Plaza de la Independencia (2.400 metros): 20 veces.

Descripción Gráfica

Su ubicación en el mapa de Madrid es la siguiente:

20140202-161249.jpg

Leyenda de colores:

  1. Paseo de la Castellana: Azul.
  2. Paseo del Prado: Burdeos.
  3. Calle de Bravo Murillo: Verde.
  4. Calle de Serrano: Marrón.
  5. Calle de Concha Espina: Negro.

Descripción Detallada

A continuación se describen en cinco apartados, de forma más detallada, las distancias, perfiles, carreras en que se transitan y algunas informaciones complementarias y anotaciones particulares acerca de estos tramos de las calles de Madrid.

http://www.youtube.com/watch?v=s_fgBSpBAVw

Paseo de la Castellana entre la Plaza de Colón y la Glorieta de Emilio Castelar

Número de veces: 25.

Distancia: 1.300 metros.

Perfil: es un fragmento del Paseo de la Castellana en ligera pendiente en la dirección indicada, ancho y agradable para correr en las mañanas de domingo madrileñas.

Carreras en que se transita:

  1. Los primeros metros del Maratón de Madrid MAPOMA. A ritmo de calentamiento y con la emoción de esos momentos tras semanas de entrenamiento. Se corre por el centro del Paseo de la Castellana, entre miles de corredores.
  2. Pasado el kilómetro cuatro de la Carrera del CSIC. A ritmo muy intenso tras la bajada previa por las calles de Serrano y Recoletos. Es el inicio de la cuesta que lleva hasta la Plaza de Cuzco y todavía las fuerzas están intactas. En este caso se corre por la calle lateral derecha de subida.
  3. Constituye, aproximadamente, los kilómetros seis y siete de la Carrera Ponle Freno, primero en subida (por el lado izquierdo de la subida central del Paseo) y luego en bajada (por el opuesto). Se cruzan los corredores que suben con los que bajan. Ambos tramos se corren con intensidad.
  4. También se corre ida y vuelta en un kilometraje similar (pasada la mitad de la carrera) en la Carrera de las Empresas. También con intensidad, incrementada por el hecho de que, en este caso, a diferencia de la Carrera Ponle Freno, el primer tramo es en bajada y el segundo en subida.

En el principio de este tramo se encuentra el Centro Cultural de la Villa de Madrid, con el acertadamente re-denominado Teatro Fernando Fernán Gómez. Quizá el mejor actor de cine de la historia de este país y, especialmente recordado por mi parte en función de la relación profesional de algunos de mis familiares con él.

Por esta zona, también recordar la existencia de Pasajes y Antonio Machado, dos de las mejores librerías de Madrid. Siempre merece la pena una visita, tan solo sea para hacer un repaso de las recomendaciones y destacados de los libreros.

Por último, también un mención a un hecho particular que tuvo lugar, precisamente, en esta Plaza de Colón: la celebración de la Eurocopa 2008 obtenida por la selección española de fútbol. En concreto, para que sirva como un pequeño homenaje a la figura de uno de los hombres clave en la historia del fútbol español, responsable de dicho éxito; el madrileño, Luis Aragonés.

Tramo de la Calle Alcalá entre la Plaza de la Independencia y la Plaza de Cibeles

Número de veces: 23.

Distancia: 1.200 metros.

Perfil: descenso relativamente pronunciado en la dirección desde la Plaza de la Independencia a Cibeles. En una calzada muy ancha, dividida en calzada de bajada y de subida.

Carreras en que se transita:

  1. San Silvestre Vallecana (Internacional), entre los kilómetros cuatro y seis, en el perfil de descenso desde Cibeles a Atocha. Probablemente el momento más rápido de toda esta carrera.
  2. Carrera de Lavapiés, en su parte final hacia el kilómetro ocho. En el mismo sentido y también propicio para un ritmo rápido, aunque, en este caso, matizado por la dureza de los kilómetros anteriores.
  3. Final del antiguo recorrido del Maratón Popular de Madrid, en la dirección ascendente desde Atocha hasta poco antes de alcanzar Cibeles. Unos últimos metros de este maratón más favorables, en mi opinión, que el actual trazado que culmina en El Retiro.

Tramo monumental que incluye una de las mayores concentraciones de tesoros artísticos en el mundo, al final del mismo se encuentra la estación de Atocha.

En una de las calles paralelas, a la espalda del Congreso de los Diputados, se encuentra uno de los mejores restaurantes tradicionales de Madrid, Edelweiss.

Calle Bravo Murillo desde la Glorieta de Cuatro Caminos hasta la Plaza de Castilla

Número de veces: 21.

Distancia: 2.700 metros.

Perfil: En subida casi permanente desde la Glorieta hasta la Plaza de Castilla, con  un par de zonas más empinadas en Estrecho (antes del cruce con la calle Lope de Haro) y Valdeacederas (tras la confluencia con la calle Sor Ángela de la Cruz).

Carreras en que se transita:

  1. Media Maratón Villa de Madrid. Actualmente, en subida desde Cuatro Caminos en dirección hacia la Plaza de Castilla, en que se alcanza aproximadamente el kilómetro nueve. En el recorrido antiguo de esta carrera, que concluía en el Estadio Vallehermoso, también se volvía a recorrer en sentido inverso, hacia la parte final de la misma.
  2. Carrera de Tetuán. En este caso, en dos partes: primero, en bajada desde el Triángulo del Oro en Valdeacederas hacia Cuatro Caminos (inicio de la carrera); y segundo, desde la Plaza de Castilla hasta la altura de La Remonta (final de la carrera). En ambos casos, en bajada. Son dos parciales de la carrera que se realizan siempre a ritmos altos.
  3. Dentro de los primeros diez kilómetros del trazado de algunas antiguas ediciones del Maratón Popular de Madrid Mapoma, en sentido descendente desde la Plaza de Castilla hacia la Glorieta, para girar, a continuación, hacia Raimundo Fernández Villaverde.

Es mi parte favorita de las carreras madrileñas, dado que esta calle transcurre por el centro del Distrito de Tetuán, donde se encuentra el barrio (Almenara – Ventilla) donde he pasado los treinta primeros años de mi vida.

Son barrios los de Tetuán surgidos en 1860 con el acampamiento de las tropas que regresaban de la guerra de Marruecos (de ahí su nombre) al amparo de las primeras canalizaciones de agua de la villa de Madrid, traídas desde el Lozoya por el alcalde Bravo Murillo, que da nombre a la calle. Algunas de estas construcciones aún se mantienen, siendo la más relevante el acueducto de más de cien metros de longitud y diez de altura que se conserva a la vista en la calle Pablo Iglesias. Muy cerca del lugar de entrenamientos de la Dehesa de la Villa.

En la calle Bravo Murillo se concentraba una gran proliferación de salas de cines. De arriba a abajo, por orden, Versalles, Tetuán, Chamartín, Tetuán, Condado, Carolina, Lido y Cristal. Ninguno de ellos se conserva.

Como curiosidad, hacia la mitad de la calle, en la confluencia con la calle Francos Rodríguez, se encuentra la iglesia (los Salesianos de Estrecho) con la segunda cúpula más grande de Madrid (tras la de San Francisco el Grande). Lugar en el que en el transcurso de la Guerra Civil se encontraba el Quinto Regimiento, con integrantes como Miguel Hernández o Rafael Alberti. Esta fue una de las zonas clave, junto con los cercanos frentes de la Ciudad Universitaria y la Dehesa de la Villa, en la defensa de Madrid.

Estas y otras muchas historias del distrito y de sus barrios se encuentran en el excelente y recién publicado trabajo de recopilación y divulgación de BeaBurgos, “Tetuán”, editado por Temporae. Muy recomendable. Y evocador para los que somos de allí.

20140202-173031.jpg

Tramo de la calle de Serrano entre el Polideportivo Magariños / CSIC hasta la Plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá)

Número de veces: 20.

Distancia: 2.400 metros.

Perfil: Ligera bajada permanente, salvo en la parte inicial entre el CSIC y la confluencia con la calle María de Molina (descenso muy acusado) y el siguiente tramo desde ese punto hasta la confluencia con Diego de León y la Embajada Americana (única subida, con mucha pendiente).

Carreras en que se transita:

  1. Kilómetros iniciales de la Carrera del CSIC, que se realizan con gran intensidad, en casi permanente descenso. A veces he marcado ritmos medios por debajo de los tres minutos y medio por kilómetro.
  2. Tramo entre los kilómetros dos y cuatro de la San Silvestre Vallecana, también, habitualmente, a un ritmo muy alto. En esta carrera, es en esta zona donde se empieza a despejar la aglomeración inicial de corredores y se comienza a circular con mayor comodidad.

El arranque de este recorrido parcial coincide con el Instituto Ramiro de Maeztu, centro de creación y divulgación de interesantes expresiones artísticas. Aquí nació el grupo “Canción del Pueblo”, con Hilario Camacho.

Calle Concha Espina desde la Glorieta de los Sagrados Corazones hasta la confluencia con la calle de Serrano

Número de veces: 18.

Distancia: 450 metros.

Perfil: subida de pendiente considerable en la dirección indicada.

Carreras en que se transita:

  1. Inicio de la San Silvestre Vallecana (Internacional), realizado, generalmente, a ritmo lento de entrada en carrera y con un cierto embotellamiento de corredores.
  2. Kilómetro nueve del antiguo trazado de la Media Maratón Villa de Madrid, que se solía realizar a un ritmo muy intenso tras la anterior bajada por la calle Padre Damián. No obstante, la cuesta es significativa y en los últimos metros las piernas se agarrotan y falta aire en los pulmones si se corre a un ritmo excesivamente fuerte.

Su comienzo coincide con uno de los lugares más emblemáticos y turísticos de la ciudad, el Estado Santiago Bernabéu. También lugar de grandes conciertos en directo.

En los alrededores se pueden encontrar los mejores pinchos (“José Luis”) y los mejores helados (“La Romana”) de Madrid.

Otros Tramos

A continuación se adjunta la tabla resumen que incluye los cinco anteriores tramos junto con los siguientes en la lista de recurrencias elaborada.

20140202-172931.jpg

Sugerencias

Para concluir, un breve repaso a los libros de este mes Enero, con dos grandes sorpresas.

20140202-172904.jpg

Por una parte, una excelente novela negra mexicana, “El Complot Mongol”, que inauguró el género en ese país. Además de una trama entretenida y adictiva, presenta uno de los mejores personajes que he leído últimamente, Filiberto Garcia. Un excepcional y dulce retrato de un violento policía, perdedor y romántico, “ético a golpes de ternura”.

Por otra, la recién editada “La Sed de Sal”, de Gonzalo Hidalgo Bayal. Un  ejercicio de virtuosismo literario en el marco de una historia de suspense en la que se van repasando las grandes cuestiones, el destino, el amor, el crimen, la duda, etc. Una novela también triste, y realista (“Todos bebemos agua sucia y no sabemos quién la enturbia”). Excepcional novela.

Las siguientes en la lista de lecturas pendientes son “Canadá”, de Richard Ford, y “Resident Gardens”, de Jonathan Letthem.

Y, por último, repasando en las listas, un cierre con la (en mi opinión) mejor canción con la palabra “calle” en el título:

Trofeo San Lorenzo de Lavapiés

Trofeo San Lorenzo Lavapiés (10.800 metros)

Una carrera modesta, de barrio, con una distancia no homologada, y muy dura, como se aprecia en el perfil del recorrido.

Es una de mis carreras populares preferidas. Se celebra habitualmente el último domingo de Julio, habitualmente con mucho calor. La salida tiene lugar en la Ronda de Atocha, después del lateral del Reina Sofía.

Se baja, muy rápido, hacia la Puerta de Toledo, con El Rastro muy transitado y animado.

Tras girar por la Puerta de Toledo se baja en una pendiente muy pronunciada por la calle Segovia hacia el Parque de Atenas y la Avenida de Valladolid en dirección a Príncipe Pío. Estos 3 primeros kilómetros son, junto al tramo de Serrano en el CSIC y San Silvestre, de los más rápidos de las carreras madrileñas.

Hay que controlar la bajada, porque en Príncipe Pío se sube la Cuesta de San Vicente íntegra, inacabable. Los tramos finales son muy empinados. El giro hacia la derecha, una vez llegados a Plaza de España, y los últimos metros de cuesta para empezar Bailén y el Palacio de Oriente son caso equiparables a las cuestas cercanas al 15 de la Media de Fuencarral. A ello contribuye, lógicamente, que esta carrera es un diez mil y que este comienzo, por lo general, se corre a tope de fuerzas.

Una vez en Bailén, un bello recorrido delante del Palacio, por encima del Viaducto y delante de la Iglesia de San Francisco El Grande para llegar, de nuevo, a la Puerta de Toledo y subir la calle de Toledo hasta La Latina, la segunda gran cuesta.

De nuevo El Rastro, la Cava Baja y la animación de la gente, espectacular.

Se vuelve a bajar hacia San Francisco El Grande para girar en sentido contrario al anterior la calle Bailén. Aquí se cruzan los que van rápido con la masa de corredores, a la altura del Viaducto. Otro momento para recordar.

En el kilómetro 7 se gira la esquina de Bailén con Mayor y se sube toda esta calle, tercera gran cuesta, hasta la Puerta del Sol, tras pasar por delante de la Plaza de la Villa.

Una vez en Sol, se gira hacia Alcalá por la Carrera de San Jerónimo y se baja rápido a Cibeles, donde la carrera se dirige hacia la derecha para seguir bajando, levemente, por el Paseo del Prado hacia Atocha.

Aquí se puede correr a tope, ya que pasado Atocha se gira el lateral del Reina Sofía, desde donde se salió, para subir una última cuesta, empinada pero corta, y entrar en los últimos metros en la calle Argumosa, en fiestas y con las terrazas llenas de gente.

He corrido esta carrera 7 veces, con marcas entre 39:30 y 42:00 minutos (su distancia suele oscilar entre 10.600 y 10.800 metros). En algunos casos, creo recordar, con clasificación entre los 5 primeros de la categoría. Siempre con mucho calor.

Atractivos:

– Recorrido excepcional desde el punto de vista turístico, quizá el mejor de Madrid (se transita por las principales zonas del Centro).

– Animación, con mucho público, a pesar de lo temprano de la hora de inicio.

– Ambiente. La gente que participa, habituales de las carreras y fieles a esta dura prueba como fin de temporada y despedida antes de las vacaciones.

– Entrañable organización, con sorteo de jamones, camisetas patrocinadas por comercios chinos, atención excelente de los voluntarios y, hasta hace poco, recorrida física de dorsales en bar Revuelta, entre platos de berenjenas en vinagre.

Inconvenientes:

– El calor y la dureza del recorrido. Pero merece la pena “sufrirlo”.

– Algunas pequeñas dificultades para aparcar cerca de la salida.

– Los pequeños problemas marginales derivados de la modestia de la organización (por ejemplo, las salidas caóticas), pero absolutamente disculpables.

Esta carrera se celebra durante las Fiestas de Lavapiés y sale y llega a este castizo barrio, donde vive uno de nuestros mejores cantantes y poetas, Joaquín Sabina. En este caso, en esta preciosa canción, escrita en colaboración con otro magnífico poeta madrileño, Benjamín Prado, del que recomiendo su recopilación “Ecuador“.

Carrera del CSIC 2012

La Carrera del CSIC, o Carrera de la Ciencia, es una de las populares de Madrid con más tradición.. Se suele celebrar a mediados de Octubre y es uno de los primeros diezmiles importantes del calendario de la ciudad. Este año cumple su trigésimo segunda edición.

He participado en nueve ediciones. Todas desde 2002, con la excepción del año 2009. Tampoco correré, por lesión, esta del 2012. Marcas comprendidas entre 36’18” (2011) y 37’38” (2002 y 2003). Es uno de mis 10K preferidos, junto con la San Silvestre Vallecana y el Trofeo San Lorenzo.

Sus principales atractivos son el recorrido y el ambiente. Se ha ido convirtiendo en una de las principales carreras populares de la capital. La participación de corredores ha ido creciendo de forma significativa, desde los 3.547 que terminaron en la edición de 2009 hasta los 6.169 en la del 2010.

Es preciso destacar su dureza. Como se comenta a continuación, subidas y bajadas, cortas y prolongadas. A lo que añadir su celebración en el arranque de la temporada habitual. Como referencia, en los últimos tres años en que participé en CSIC y en San Silvestre fueron en esta última de entre 1 y 1,5 minutos inferiores.

A continuación, comentarios sobre el Recorrido, la logística de la carrera, opiniones musicales. Y un par de alusiones musicales y varias recomendaciones literarias, alrededor de la Ciencia.

Recorrido

La salida tiene lugar en la calle Serrano a la altura del CSIC, unos metros por delante del Polideportivo Magariños. Es una calzada ancha, por la que se corre con comodidad. Especialmente desde la renovación del asfalto de esta calle hace un par de años.

Los primeros metros de la carrera son complicados, con una bajada muy pronunciada hasta el cruce con la calle María de Molina y una subida, con la misma inclinación, hasta la Embajada Americana y el Puente de Eduardo Dato.

Es recomendable empezar de forma conservadora, tanto la bajada (dejándose llevar), como la subida (sin esforzarse al máximo). Dada la aglomeración de corredores en la salida y la ausencia, al menos hasta el momento, de segmentación por cajones, la bajada suele ser lenta y la subida se aprovecha para ir mejorando, por pura inercia, posiciones.

Pasado el Puente, los tres primeros kilómetros son muy rápidos. Es un tramo similar al recorrido entre los kilómetros 2 y 5 de la San Silvestre. La calle Serrano, ancha, bien asfaltada y con una relativa afluencia de público, a pesar de la hora. Es un recorrido llano y con ligeras bajadas. Si se pretende conseguir una buena marca, la sugerencia es correr al máximo entre el ABC de Serrano y la calle Goya, aprovechando la bajada permanente.

Es un tramo en que he marcado, en ocasiones, medias de 3’20” el kilómetro. Y con una costumbre, hacerlo en la parte derecha, pegado a la separación del carril bus. Al no circular casi ningún corredor por dicho carril, se hace más fácil incorporarse al mismo para adelantar.

Un intervalo musical. Otro Serrano, Ismael. Y un principio de la ciencia. El de indeterminación de Heseinberg, formulado en 1927. No es posible predecir nada con certeza, exactitud. El observador, por el mero hecho de ser testigo, altera la realidad. Introduce una incertidumbre. Principio de Incertidumbre, Ismael Serrano.

Ya en el kilómetro 3 se gira a la derecha por la calle Recoletos, anterior a Salustiano Olózaga y Alcalá. Justo enfrente del establecimiento Mallorca de la calle Serrano.

Es un tramo delicado, dado que esta calle Recoletos está adoquinada (ojo si el suelo está mojado o húmedo) y es mucho más estrecha que Serrano. Hay que llegar desahogado y sin muchos corredores alrededor, para evitar el riesgo de “tapón”. También es recomendable bajar estos metros de calle de forma relajada, dejándose llevar, para afrontar mejor la larga subida por Recoletos – Castellana.

En dicha subida, desde, aproximadamente, el kilómetro 3,5 hasta el 7, está la clave de la carrera. Es una cuesta tendida y permanente que se hace muy larga. Mi táctica suele ser ir de menos a más.

Empezar relativamente cómodo en el primer tramo, Biblioteca Nacional, Plaza de Colón, Hotel Villamagna.

Y empezar a apretar fuerte a partir del ABC de Serrano. El tramo comprendido entre dicho Centro Comercial y el Puente de Ramundo Fernández Villaverde, pasado el kilómetro 5, suele hacerse con fuerza. Entre otros, pasamos por debajo del Puente de Eduardo Dato.

Un poco más adelante, pasado el cruce con el Paseo de la Habana y, especialmente, en el lateral previo y pasado el estadio Bernabeu y, enfrente, el Palacio de Congresos, es el tramo más duro. Ligeramente más inclinado que la subida hasta entonces. Y, por supuesto, con 6 kilómetros en las piernas.

Quince años se han cumplido desde que asistí a este concierto, en el Palacio de los Deportes, del que pasa la carrera. Ahí sentado, detrás de Manolo García.

Hacia el kilómetro 7, a la altura de Cuzco, se gira a la derecha por Alberto Alcocer, pasado el Ministerio de Industria.

Tras la dureza del último kilómetro, el inicio de esta calle, primero en llano y luego en una ligera bajada, sirve para recuperar fuerzas. Aunque estemos bien de forma, la sugerencia es reservar fuerzas para la dura subida hasta la Plaza de la República Dominicana desde el cruce con Padre Damián. El último tramo, llegando a la confluencia, de nuevo, con el Paseo de la Habana es especialmente duro.

Como referencia, en este tramo es donde, tradicionalmente, he notado la ventaja de correr esta prueba con zapatillas mixtas o, incluso, rápidas. He llegado a correr con las Ronin.

Tras pasar por delante del establecimiento Mallorca de esta calle, se gira a la derecha por Príncipe de Vergara para luego girar, en el cruce, hacia Serrano. Estos dos últimos kilómetros hasta la meta son un cúmulo de sensaciones que hay que controlar.

Primero, una dura subida por Príncipe de Vergara hasta el Hospital de San Rafael. Especialmente “traidora” la inclinación en la curva a la derecha en el giro hacia Serrano.

Luego, una bajada pronunciada, para recuperar, entre el citado Hospital y los inicios de la Colonia del Viso. Si se va bien, apretar. En caso contrario, reservar para hacer un buen llano hasta la siguiente bajada. En los últimos metros de Serrano en el barrio de El Viso, antes de la Plaza de los Delfines, en un fuerte descenso, la sugerencia es apurar al máximo las fuerzas que queden. Desde la Plaza hasta la meta, en las instalaciones, del CSIC, ya no es necesario reservar fuerzas.

En estos últimos metros, un par de consideraciones.

Primero, la relativa dureza del primer tramo hasta el Magariños. En una casi imperceptible subida. Pero con bastante público animando, se lleva relativamente bien.

Y, finalmente, una pequeña bajada desde el Polideportivo hasta la entrada en el CSIC, con un giro a la derecha de noventa grados, en el que hay que tener cuidado para no “pasarse de frenada”. El recorrido final en el interior del Centro, agradable, con mucha gente animando, la meta en perspectiva. Y un poco más largo que lo que, en principio, parece. Se “van” unos cuántos segundos, si vamos fijándonos en la marca.

La carrera acaba, para el grueso de los participantes, entre las 9.30 y las 10.00.

Para acabar el recorrido, de otro álbum con título relacionado con la Ciencia, de Joaquín Sabina, “Física o Química”, la variación sobre el Ojos de Gata de Los Secretos, “Y nos Dieron las Diez”:

Valoración de la Carrera

En general, muy positiva. Como se comenta al inicio, una de las mejores populares de Madrid.

Numerosos puntos fuertes:

1. Recorrido. Aunque duro, muy atractivo y céntrico.

2. Organización. Mejorando en el transcurso de los años. Hubo un momento en que parecía que la afluencia de corredores sobrepasaba las capacidades, pero en las dos últimas ediciones se ha gestionado muy bien. Este año, además, una excelente web de información e inscripción.

3. Bolsa del Corredor. Desde los primeros años de mis participaciones, básicamente floja, hasta unos materiales y avituallamientos muy buenos en los últimos años. Se cuida mucho al corredor, a pesar de las evidentes limitaciones.

4. Ambiente. Sensacional. Llena de populares tradicionales. Y, al ser recorrido céntrico, puntos con buena afluencia de público.

Como aspectos a mejorar, en parte basados en opiniones estrictamente personales:

1. La inexistencia de cajones de salida. Con volúmenes de unos 6.000 finishers, parecen necesarios.

2. Pequeños “flecos” organizativos. Un fotógrafo quieto en la salida al que se llevan por delante los corredores, “despistados” vecinos saliendo en coche de sus garajes al paso de la carrera por La Castellana, etc.

3.- Más de promoción. La carrera lo merece. Creo que falta presencia en medios, apoyo institucional.

Sugerencias

Basadas en los nueve años en que he participado.

1. Ir pronto. Aparcar, ir hasta la zona de los dorsales, volver al coche, estar pronto antes de la salida para situarse bien, etc. Suelo dejar el coche en la zona de El Viso. Más cerca, se complica, muchas vueltas.

2. Evitar “novatadas”. Como dejar el coche aparcado en la misma calle Serrano, a la altura de El Viso, y tener que esperar a que pasen los 6.000 finishers para poder arrancar.

3. Abrigarse. Muy pronto, de las primeras del otoño – invierno en Madrid. Yo suelo pasar mucho frío. Y, por supuesto, calentar y estirar bien, antes y después.

Libros

Unas sugerencias ad-hoc. Los mejores libros de Ciencia (o “aledaños”) que he leído en los últimos meses:

1. “Cómo Vivimos, Por Qué Morimos”, de Lewis Wolpert. Subtitulado, “La Vida Secreta de las Células”. Un entretenido y muy inteligible relato de cómo funcionan nuestras células y su influencia en los principales momentos de la vida. Crecimiento, reproducción, muerte. Bien explicados. Por uno de los principales biólogos del mundo.

2. “La Realidad Oculta”, de Brian Greene. Una de las eminencias en el campo de estudio de los Universos Paralelos. Apasionante, inquietante, leer acerca del Universo Infinito en continua expansión y la posibilidad, probada, de la existencia de mundos idénticos al nuestro. Al principio, lectura fácil. A medida avanza la obra, complejidad creciente. No podría ser de otra forma.

3.- “Hot, Flat and Crowded”, de Thomas Friedman. Por supuesto, conciencia sobre los impactos de la civilización y las políticas de los Gobiernos en el cambio climático. Una realidad. Tan inquietante como los multiversos.

4.- “Blink”, de Malcolm Gladwell. Sensacional obra sobre los impulsos e intuiciones. Como se construyen, a qué se deben. Y por qué suelen ser acertados. Reflexiones, enseñanzas, “compradas” al cien por cien. Muy recomendable.

5.- “Los Mi5terios de los Númer6s”, de Marcus du Sautoy. Así, con números en el título. De cómo las matemáticas encierran enseñanzas para la vida cotidiana. Para los locos de las matemáticas (como es mi caso), una manera excelente de unir ciencias y letras. Best Seller en el Reino Unido. Aquí, en edición muy cuidada de Acantilado.

Y, para terminar, guiño a una de las mejores películas sobre la Ciencia. Por supuesto: