Archivo de la etiqueta: Los Soprano

Entrenamientos de Mantenimiento Previos al Inicio de la Preparación del Maratón de Nueva York (Abril – Junio 2014)

Esta semana ha concluido el periodo intermedio de entrenamientos entre la recuperación de la lesión producida en el Maratón de Barcelona del pasado mes de Marzo y el comienzo del periodo de dieciséis semanas de preparación previo al Maratón de Nueva York del próximo mes de Noviembre.

En este artículo se resumen los principales datos y sensaciones de dicho período de doce semanas. Al igual que con la preparación de los (fallidos) maratones de Barcelona y Boston de esta primavera, trataré de describir en este blog, con una periodicidad mensual, el avance de los entrenamientos para el maratón de Noviembre de este año y su comparación con la preparación del Maratón de Nueva York del pasado 2013, cuya experiencia se resume en este artículo.

Resumen de Datos de los Entrenamientos de Mayo y Junio

  1. Periodo: las 12 semanas entre el 14 de Abril y el 6 de Julio de 2014.
  2. Número de días de entrenamiento: 78 (de un total de 84; un 93%).
  3. Total entrenamientos: 1.007 kilómetros.
  4. Media por semana: 83,9 kilómetros.
  5. Media diaria del periodo: 13,0 kilómetros para un total de 78 días.
  6. Semana de mayor entrenamiento: 90,3 kilómetros.
  7. Semana de menor entrenamiento: 80,1 kilómetros.
  8. Ritmo medio ponderado: 04:47 minutos por kilómetro.
  9. Ritmo medio semanal más rápido: 04:38 minutos por kilómetro.
  10. Ritmo medio semana más lento: 04:57 minutos por kilómetro.
  11. Peso medio tras rodaje largo: 62,1 kilogramos.

Curvas de Evolución

Kilómetros semanales (barras azules) y Ritmos Medios en Segundos por Kilómetro (puntos de la línea roja)

KM

Peso (semanas 2 a 12)

Curva_Kg

Comparaciones con Períodos Anteriores

Comparación con las Mismas Fechas del Año Pasado

  1. Entrenamiento medio por semana: +5,4 kilómetros medios semanales (+7%).
  2. Ritmo medio ponderado: +3,0 segundos por kilómetro más lento (+1%).

Comparación con la Preparación para el Maratón de Nueva York de 2013 (ver datos más adelante)

  1. Entrenamiento medio por semana: +1,4 kilómetros medios semanales (+2%).
  2. Ritmo medio ponderado: +2,0 segundos por kilómetro más lento (+1%).

Comentarios

Las sensaciones tras la recuperación, en un mes, de la lesión producida en el Maratón de Barcelona (rotura de fibras en el gemelo derecho), han sido positivas.

La media de kilómetros por semana ha sido alta, manteniéndose en todo el periodo por encima de los 80 kilómetros semanales. Creo que es la primera vez que efectúo una serie tan prolongada por encima de ese nivel.

La curva de mejora de ritmos semanales ha ido mejorando de forma razonable durante las 10 primeras semanas. La dos últimas semanas se han visto afectadas por molestias físicas (gripe, dolores de ciática). No obstante, dicha última semana número 12 ha vuelto a, aproximadamente, los niveles medios del periodo.

La curva de mejora en los ritmos mencionada en el párrafo anterior se encuentra en consonancia con la mejora media analizada en anteriores artículos de este blog tras periodos de lesiones, de tal forma que las conclusiones allí arrojadas se confirman de nuevo:

  1. Promedio semanal de mejora en las primeras 5 semanas: 3,6 segundos por kilómetro.
  2. Promedio semanal de mejora entre el segundo periodo de 5 semanas (se excluyen la 11 y la 12 por las molestias físicas) y las primeras 5 semanas: 0,9 segundos por kilómetro, hasta alcanzar, prácticamente, los ritmos previos a la lesión.

La curva de mejora en el peso ha sido paralela a la de los ritmos, acompañados de un mantenimiento estable del número de kilómetros semanales. Así, el peso ha descendido en 2 kilogramos en el periodo y la diferencia entre el promedio de la primera parte y la segunda es de una bajada de 1,2 kilogramos, aproximadamente el mismo porcentaje que el de la mejora de ritmos descrita en los puntos anteriores.

La inmensa mayoría de los entrenamientos se ha realizado en el Circuito de Running de la Dehesa de la Villa, junto con algún rodaje puntual por el Anillo Verde y Casa de Campo, incluyendo una subida al cerro de Garabitas. Con motivo de un desplazamiento a Amsterdam, tuve la ocasión de efectuar un rodaje de 11 kilómetros por uno de los parques cercanos al centro de la ciudad, que se describe en este otro artículo. Espero repetir esta ruta, con una mayor amplitud, en una próxima visita en el mes de Septiembre.

El clima ha sido, por lo general, caluroso, aunque no extremo. Como excepción, comentar la fuerte granizada sobre Madrid el pasado 4 de julio, pocos minutos después de un rodaje por la Dehesa de la Villa.

Granizada

En la casi totalidad de los entrenamientos se ha utilizado el modelo Mizuno Wave Precision (mixtas), que aparece (las de color blanco, segundas en la fila superior) en el muestrario de la fotografía previa a la limpieza de zapatillas que efectúe hace poco. El rodaje en el Westerpark de Amsterdam se hizo (por comodidad a la hora de incustrarlas en la maleta) con las rápidas (Mizuno Wave Ronin) que aparecen en color amarillo en la primera posición a la izquierda de la fila inferior de la fotografía. También, en alguna ocasión, se han utilizado las clásicas Wave Rider amortiguadas (fila superior, extremo derecho) en rodajes lentos, especialmente en los días iniciales de rodajes tras la recuperación de la lesión.

la foto-2

Asimismo, dadas las temperaturas (y mis gustos), también una amplia mayoría de los rodajes se han realizado al amanecer o primeras horas de la mañana. Hace poco, pesqué por Facebook este interesante escrito, que comparto:

la foto

Plan de Entrenamiento para el Maratón de Nueva York de Noviembre 2014

Se abrirá un conjunto de artículos mensuales que describirán los pasos y sensaciones en la preparación.

Asimismo, “amenazo” con (intentar a) comenzar a incluir vídeos, con la ayuda de este artilugio que acabo de adquirir.

la foto

El periodo de 16 semanas previo al Maratón de Nueva York de 2013 que servirá de comparación se resume como sigue:

  1. Total entrenamientos: 1.319 kilómetros.
  2. Media por semana: 82,5 kilómetros.
  3. Semana de mayor entrenamiento: 92,4 kilómetros.
  4. Semana de menor entrenamiento: 64,9 kilómetros.
  5. Ritmo medio: 04:45 minutos por kilómetro.
  6. Ritmo medio semanal más rápido: 04:30 minutos por kilómetro.
  7. Ritmo medio semana más lento: 05:13 minutos por kilómetro (rodajes en playa).

La marca en aquel maratón fue de 03:03:00, tras un último mes de molestias físicas (ciática) y unas duras condiciones de la prueba, que se describen aquí.

Como en todos los casos, a priori, el entrenamiento de las próximas semanas se intentará realizar para mejorar el yo de ayer. Otra cosa distinta es que se consiga.

Los entrenamientos descritos del periodo de 12 semanas previas son positivos para el comienzo de esta preparación. No obstante, las molestias físicas de las dos últimas semanas introducen un factor de incertidumbre y (por que no decirlo) preocupación. Especialmente los signos de reaparición de los periódicos dolores en el nervio ciático derivados de la hernia fiscal diagnosticada hace un par de años, en estas mismas fechas de Julio.

A pesar de las dificultades, entrenaré para acudir a esta experiencia única para un corredor popular. Este año, con un reconocimiento especial y, en mi opinión, merecido.

PANY

Los Principios de Incertidumbre del Runner

A raíz de estas recientes molestias, que introducen una cierta duda en el inicio de la preparación, a partir de mañana siete de julio (por cierto, fecha en que cumplo, de nuevo, años), y para que los principiantes no se desanimen ante las dificultades prácticas del entrenamiento, paso a resumir una serie de principios o circunstancias que se producen con normalidad y que es necesario asumir cuando se entrena de una manera regular:

  1. Justo en el momento en que mejor parece que te encuentras, comienzan las lesiones, resfriados y demás molestias físicas.
  2. Ese momento, suele coincidir con las partes clave del plan de entrenamiento: al comienzo y, sobre todo, al final a pocas semanas o días de la carrera planificada.
  3. En los días planificados para los rodajes largos, las piernas están agarrotadas y cansadas; suelen coincidir con los momentos de mayor trabajo o stress.
  4. Cuando hace más calor, organizarte con las obligaciones familiares o laborales se traduce, generalmente, en entrenar a las horas centrales del día cuando la temperatura es más alta. A la inversa, también sucede que cuando el clima es frío solemos disponer de más tiempo al amanecer (o antes).
  5. Es invariable el principio de que a más tiempo que necesitas para correr (rodajes largos, días de estiramientos, etc.) tu mujer o pareja o hijos tienen preparada cualquier historia que te obliga a dedicar la mitad del tiempo que pensabas.
  6. Cuando te dicen que tienes toda la mañana para correr, es el día en que tenías pensado descansar, o estar rodando solo un ratito.
  7. Si un día de rodaje largo o de trote suave te apetece correr con colegas, ese día no aparecen. O, lo habitual, es que aparezcan cuando te vas o hayan acabado justo en el momento en que empiezas.
  8. A la inversa, un día en que deseas hacer series por tu cuenta o correr solo para despejar la mente, es habitual que lo hagas en compañía.
  9. Si esperas encontrarte con alguien para contarle algo, entregarle alguna cosa, pedirle o preguntarle algo, está claro que ese día no aparece. Por supuesto, el día que le encuentras, se te ha olvidado lo que querías contar o no llevas lo que querías darle.
  10. Si un día que te apetece correr solo para despejar la mente lo haces, es casi seguro que todo el rodaje lo hagas dando vueltas a cualquier cosa; a la inversa, si quieres poner en orden alguna idea o relación, la mente se dispersa hacia los árboles, el viento, los pájaros y la gente que pasa.
  11. Los días de series rápida son, normalmente, aquellos en que mayor número de personas están paseando a pie o en bicicleta por el circuito que empleas. Por supuesto, con todo tipo de mascotas a su alrededor.
  12. Es habitual que esas concentraciones de gente se produzcan en los puntos más estrechos del circuito de entrenamiento. En los anchos, no suele haber nadie.
  13. Los días en que te apetece la compañía de gente paseando alrededor (mal tiempo, amaneceres, anocheceres, etc.), nadie se ha dignado a acercarse a esa zona.
  14. A mi siempre me sucede que cuando tengo dudas sobre la ropa de correr a utilizar elijo la peor opción. Si ves que puede llover y llevas corta-vientos, por supuesto que no llueve y la humedad te hace sudar como un pollo. Y cuando no lo llevas, llueve, aunque no hayas visto una nube en toda la ciudad cuando has salido a correr. Los guantes, siempre o sobran o faltan, no hay término medio. Las zapatillas nuevas, casi siempre se estrenan un día en que el circuito esta embarrado. Y etcétera.
  15. Las escasas ocasiones en que no puedes aguantar y necesitas parar a mear, la zona por la que entrenas parece tan transitada como la Gran Vía.
  16. Y así, sucesivamente; si os (y se os) ocurren más cosas de este tipo, las podéis anotar en los comentarios de esta entrada del blog.

Libros

Las sugerencias del periodo se han ido incorporando en las anteriores entradas del blog. Como resumen, las principales recomendaciones han sido, por este orden de calidad, en mi opinión, las siguientes:

  1. Filosofía para la Felicidad“, VVAA sobre Epicuro (Errata Naturae).
  2. Una Singularidad Desnuda“, de Sergio de la Pava (Pálido Fuego).
  3. La Rubia de los Ojos Negros“, de Benjamin Black (Alfaguara).
  4. Los Extraños“, de Vicente Valero (Periférica).

En estos momentos, estoy inmerso en la parte final de una obra maestra, considerada como una de las novelas del 2013 en castellano, “En la Orilla“, de Rafael Chirbes. Haciendo uso de una cita de un amigo, es posible que este escritor sea recordado como el Galdós de esta época de crisis. Su escritura es realmente excepcional, de un nivel máximo.

Enlaorilla

Para las próximas semanas y el transcurso del verano, en que, afortunadamente, uno se puede poner al día al disponer de más tiempo, aquí esta la selección de “tochos”, todos ellos con buenas perspectivas dadas las críticas y recomendaciones recibidas:

Ha sido este un periodo de menos lectura de lo habitual y de menor número de actualizaciones del blog, como se puede comprobar, como consecuencia de algunos asuntos personales y del tiempo de los fines de semana dedicado a la preparación de la parte Digital del Master de Gestión de Empresas Audiovisuales de la EAE para mis compañeros de Atresmedia.

EAE

Han sido unas cuantas horas de preparación, de las más productivas, dado que disfruté durante las clases impartidas y, asimismo, la recompensa de haber recibido los buenos comentarios y agradecimientos de los compañeros me ha emocionado.

Algunos de los vídeos que he incluido, todos ellos con un significado empresarial, organizativo, digital, docente, etc., a la par que pequeños lugares comunes de mis gustos, aficiones y neuras:

De momento somos pequeños

The Boss

Love

Fucking Internet

No es posible predecir nada con exactitud

Si alguno de los alumnos cae por aquí y se anima a reconocer a qué enseñanzas corresponden estos vídeos, puede comentarlo en la sección de participación.

Para acabar, como de costumbre, proporcionaos la posibilidad de comentar y criticar si lo estimáis oportuno. Se agradecen los comentarios.

Las Calles de Madrid en las Carreras Populares

A punto de cumplir cien participaciones en carreras populares, la mayoría de ellas en Madrid, desde hacía tiempo tenía curiosidad por conocer cuáles son las calles de esta ciudad por las que he transitado en mayor número de ocasiones en dichos eventos. En algunos casos, da la sensación de repetirse la experiencia como en una especie de “día de la Marmota” y se repiten las sensaciones al cruzar esas calles. Aprovechando la (lejana) excusa que hoy, dos de febrero, se celebra el “Groudhog Day” en Punxsutawney, he decidido calcularlo y escribir acerca de ello.

Es esta una de mis películas favoritas. En esa categoría, por una vía correrían “Goodfellas”, “El Padrino II” y “Los Soprano” (sí, una película de ochenta horas, como leí a un joven actor español el otro día); por otra calle circularían “Casablanca”, “Vértigo” y “Centauros del Desierto”; y por un tercer carril, “El Día de la Marmota” y “El Guateque”.

Este artículo también puede ser un complemento a otro de este blog, más elaborado, en el que se resumen, al menos en mi opinión, cuáles son las mejores carreras populares de Madrid. También, en la descripción específica de la mayoría de las carreras populares que aparecen en estas páginas digitales, se suelen incluir comentarios acerca de los recorridos.

Metodología

He tomado una muestra significativa y variada:

  1. Ochenta y dos participaciones, incorporando casi 1.500 kilómetros recorridos.
  2. Catorce distintas carreras populares.
  3. Abarcando un periodo de trece años de experiencia en este tipo de competiciones populares.

Puede ser representativa de los lugares de Madrid por los que habitualmente se celebran más eventos de este tipo.

En la muestra no se incluyen los lugares de entrenamiento. En ese ámbito, no hay dudas sobre cuál sería, con diferencia, el lugar más recurrente: el circuito de running de la Dehesa de la Villa, en el que el número de días en que he entrenado se acerca a los cuatro mil y la cifra de kilómetros recorridos a los casi cuarenta mil.

Resumen

A continuación se enumeran los cinco tramos de las calles de Madrid por los que he transitado en más carreras populares, ordenados de mayor a menor recurrencia:

  1. Paseo de la Castellana entre la Plaza de Colón y la Glorieta de Emilio Castelar (1.300 metros): 25 veces.
  2. Paseo del Prado entre la Plaza de Cibeles y la Glorieta de Atocha (1.200 metros): 23 veces.
  3. Calle de Bravo Murillo entre Cuatro Caminos y la Plaza de Castilla (2.700 metros): 21 veces.
  4. Calle de Serrano entre el Polideportivo Magariños y la Plaza de la Independencia (2.400 metros): 20 veces.
  5. Calle de Concha Espina entre la Glorieta de los Sagrados Corazones y la Calle Serraalle de Serrano entre el Polideportivo Magariños y la Plaza de la Independencia (2.400 metros): 20 veces.

Descripción Gráfica

Su ubicación en el mapa de Madrid es la siguiente:

20140202-161249.jpg

Leyenda de colores:

  1. Paseo de la Castellana: Azul.
  2. Paseo del Prado: Burdeos.
  3. Calle de Bravo Murillo: Verde.
  4. Calle de Serrano: Marrón.
  5. Calle de Concha Espina: Negro.

Descripción Detallada

A continuación se describen en cinco apartados, de forma más detallada, las distancias, perfiles, carreras en que se transitan y algunas informaciones complementarias y anotaciones particulares acerca de estos tramos de las calles de Madrid.

http://www.youtube.com/watch?v=s_fgBSpBAVw

Paseo de la Castellana entre la Plaza de Colón y la Glorieta de Emilio Castelar

Número de veces: 25.

Distancia: 1.300 metros.

Perfil: es un fragmento del Paseo de la Castellana en ligera pendiente en la dirección indicada, ancho y agradable para correr en las mañanas de domingo madrileñas.

Carreras en que se transita:

  1. Los primeros metros del Maratón de Madrid MAPOMA. A ritmo de calentamiento y con la emoción de esos momentos tras semanas de entrenamiento. Se corre por el centro del Paseo de la Castellana, entre miles de corredores.
  2. Pasado el kilómetro cuatro de la Carrera del CSIC. A ritmo muy intenso tras la bajada previa por las calles de Serrano y Recoletos. Es el inicio de la cuesta que lleva hasta la Plaza de Cuzco y todavía las fuerzas están intactas. En este caso se corre por la calle lateral derecha de subida.
  3. Constituye, aproximadamente, los kilómetros seis y siete de la Carrera Ponle Freno, primero en subida (por el lado izquierdo de la subida central del Paseo) y luego en bajada (por el opuesto). Se cruzan los corredores que suben con los que bajan. Ambos tramos se corren con intensidad.
  4. También se corre ida y vuelta en un kilometraje similar (pasada la mitad de la carrera) en la Carrera de las Empresas. También con intensidad, incrementada por el hecho de que, en este caso, a diferencia de la Carrera Ponle Freno, el primer tramo es en bajada y el segundo en subida.

En el principio de este tramo se encuentra el Centro Cultural de la Villa de Madrid, con el acertadamente re-denominado Teatro Fernando Fernán Gómez. Quizá el mejor actor de cine de la historia de este país y, especialmente recordado por mi parte en función de la relación profesional de algunos de mis familiares con él.

Por esta zona, también recordar la existencia de Pasajes y Antonio Machado, dos de las mejores librerías de Madrid. Siempre merece la pena una visita, tan solo sea para hacer un repaso de las recomendaciones y destacados de los libreros.

Por último, también un mención a un hecho particular que tuvo lugar, precisamente, en esta Plaza de Colón: la celebración de la Eurocopa 2008 obtenida por la selección española de fútbol. En concreto, para que sirva como un pequeño homenaje a la figura de uno de los hombres clave en la historia del fútbol español, responsable de dicho éxito; el madrileño, Luis Aragonés.

Tramo de la Calle Alcalá entre la Plaza de la Independencia y la Plaza de Cibeles

Número de veces: 23.

Distancia: 1.200 metros.

Perfil: descenso relativamente pronunciado en la dirección desde la Plaza de la Independencia a Cibeles. En una calzada muy ancha, dividida en calzada de bajada y de subida.

Carreras en que se transita:

  1. San Silvestre Vallecana (Internacional), entre los kilómetros cuatro y seis, en el perfil de descenso desde Cibeles a Atocha. Probablemente el momento más rápido de toda esta carrera.
  2. Carrera de Lavapiés, en su parte final hacia el kilómetro ocho. En el mismo sentido y también propicio para un ritmo rápido, aunque, en este caso, matizado por la dureza de los kilómetros anteriores.
  3. Final del antiguo recorrido del Maratón Popular de Madrid, en la dirección ascendente desde Atocha hasta poco antes de alcanzar Cibeles. Unos últimos metros de este maratón más favorables, en mi opinión, que el actual trazado que culmina en El Retiro.

Tramo monumental que incluye una de las mayores concentraciones de tesoros artísticos en el mundo, al final del mismo se encuentra la estación de Atocha.

En una de las calles paralelas, a la espalda del Congreso de los Diputados, se encuentra uno de los mejores restaurantes tradicionales de Madrid, Edelweiss.

Calle Bravo Murillo desde la Glorieta de Cuatro Caminos hasta la Plaza de Castilla

Número de veces: 21.

Distancia: 2.700 metros.

Perfil: En subida casi permanente desde la Glorieta hasta la Plaza de Castilla, con  un par de zonas más empinadas en Estrecho (antes del cruce con la calle Lope de Haro) y Valdeacederas (tras la confluencia con la calle Sor Ángela de la Cruz).

Carreras en que se transita:

  1. Media Maratón Villa de Madrid. Actualmente, en subida desde Cuatro Caminos en dirección hacia la Plaza de Castilla, en que se alcanza aproximadamente el kilómetro nueve. En el recorrido antiguo de esta carrera, que concluía en el Estadio Vallehermoso, también se volvía a recorrer en sentido inverso, hacia la parte final de la misma.
  2. Carrera de Tetuán. En este caso, en dos partes: primero, en bajada desde el Triángulo del Oro en Valdeacederas hacia Cuatro Caminos (inicio de la carrera); y segundo, desde la Plaza de Castilla hasta la altura de La Remonta (final de la carrera). En ambos casos, en bajada. Son dos parciales de la carrera que se realizan siempre a ritmos altos.
  3. Dentro de los primeros diez kilómetros del trazado de algunas antiguas ediciones del Maratón Popular de Madrid Mapoma, en sentido descendente desde la Plaza de Castilla hacia la Glorieta, para girar, a continuación, hacia Raimundo Fernández Villaverde.

Es mi parte favorita de las carreras madrileñas, dado que esta calle transcurre por el centro del Distrito de Tetuán, donde se encuentra el barrio (Almenara – Ventilla) donde he pasado los treinta primeros años de mi vida.

Son barrios los de Tetuán surgidos en 1860 con el acampamiento de las tropas que regresaban de la guerra de Marruecos (de ahí su nombre) al amparo de las primeras canalizaciones de agua de la villa de Madrid, traídas desde el Lozoya por el alcalde Bravo Murillo, que da nombre a la calle. Algunas de estas construcciones aún se mantienen, siendo la más relevante el acueducto de más de cien metros de longitud y diez de altura que se conserva a la vista en la calle Pablo Iglesias. Muy cerca del lugar de entrenamientos de la Dehesa de la Villa.

En la calle Bravo Murillo se concentraba una gran proliferación de salas de cines. De arriba a abajo, por orden, Versalles, Tetuán, Chamartín, Tetuán, Condado, Carolina, Lido y Cristal. Ninguno de ellos se conserva.

Como curiosidad, hacia la mitad de la calle, en la confluencia con la calle Francos Rodríguez, se encuentra la iglesia (los Salesianos de Estrecho) con la segunda cúpula más grande de Madrid (tras la de San Francisco el Grande). Lugar en el que en el transcurso de la Guerra Civil se encontraba el Quinto Regimiento, con integrantes como Miguel Hernández o Rafael Alberti. Esta fue una de las zonas clave, junto con los cercanos frentes de la Ciudad Universitaria y la Dehesa de la Villa, en la defensa de Madrid.

Estas y otras muchas historias del distrito y de sus barrios se encuentran en el excelente y recién publicado trabajo de recopilación y divulgación de BeaBurgos, “Tetuán”, editado por Temporae. Muy recomendable. Y evocador para los que somos de allí.

20140202-173031.jpg

Tramo de la calle de Serrano entre el Polideportivo Magariños / CSIC hasta la Plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá)

Número de veces: 20.

Distancia: 2.400 metros.

Perfil: Ligera bajada permanente, salvo en la parte inicial entre el CSIC y la confluencia con la calle María de Molina (descenso muy acusado) y el siguiente tramo desde ese punto hasta la confluencia con Diego de León y la Embajada Americana (única subida, con mucha pendiente).

Carreras en que se transita:

  1. Kilómetros iniciales de la Carrera del CSIC, que se realizan con gran intensidad, en casi permanente descenso. A veces he marcado ritmos medios por debajo de los tres minutos y medio por kilómetro.
  2. Tramo entre los kilómetros dos y cuatro de la San Silvestre Vallecana, también, habitualmente, a un ritmo muy alto. En esta carrera, es en esta zona donde se empieza a despejar la aglomeración inicial de corredores y se comienza a circular con mayor comodidad.

El arranque de este recorrido parcial coincide con el Instituto Ramiro de Maeztu, centro de creación y divulgación de interesantes expresiones artísticas. Aquí nació el grupo “Canción del Pueblo”, con Hilario Camacho.

Calle Concha Espina desde la Glorieta de los Sagrados Corazones hasta la confluencia con la calle de Serrano

Número de veces: 18.

Distancia: 450 metros.

Perfil: subida de pendiente considerable en la dirección indicada.

Carreras en que se transita:

  1. Inicio de la San Silvestre Vallecana (Internacional), realizado, generalmente, a ritmo lento de entrada en carrera y con un cierto embotellamiento de corredores.
  2. Kilómetro nueve del antiguo trazado de la Media Maratón Villa de Madrid, que se solía realizar a un ritmo muy intenso tras la anterior bajada por la calle Padre Damián. No obstante, la cuesta es significativa y en los últimos metros las piernas se agarrotan y falta aire en los pulmones si se corre a un ritmo excesivamente fuerte.

Su comienzo coincide con uno de los lugares más emblemáticos y turísticos de la ciudad, el Estado Santiago Bernabéu. También lugar de grandes conciertos en directo.

En los alrededores se pueden encontrar los mejores pinchos (“José Luis”) y los mejores helados (“La Romana”) de Madrid.

Otros Tramos

A continuación se adjunta la tabla resumen que incluye los cinco anteriores tramos junto con los siguientes en la lista de recurrencias elaborada.

20140202-172931.jpg

Sugerencias

Para concluir, un breve repaso a los libros de este mes Enero, con dos grandes sorpresas.

20140202-172904.jpg

Por una parte, una excelente novela negra mexicana, “El Complot Mongol”, que inauguró el género en ese país. Además de una trama entretenida y adictiva, presenta uno de los mejores personajes que he leído últimamente, Filiberto Garcia. Un excepcional y dulce retrato de un violento policía, perdedor y romántico, “ético a golpes de ternura”.

Por otra, la recién editada “La Sed de Sal”, de Gonzalo Hidalgo Bayal. Un  ejercicio de virtuosismo literario en el marco de una historia de suspense en la que se van repasando las grandes cuestiones, el destino, el amor, el crimen, la duda, etc. Una novela también triste, y realista (“Todos bebemos agua sucia y no sabemos quién la enturbia”). Excepcional novela.

Las siguientes en la lista de lecturas pendientes son “Canadá”, de Richard Ford, y “Resident Gardens”, de Jonathan Letthem.

Y, por último, repasando en las listas, un cierre con la (en mi opinión) mejor canción con la palabra “calle” en el título:

Ruta para Correr por París

Hace un par de semanas tuve la ocasión de correr por primera vez por las calles de París.

No conozco bien la ciudad. He viajado allí en varias ocasiones, pero siempre por motivos de trabajo y breves espacios de tiempo. En esta ocasión, encontré un hueco de una hora para hacer un recorrido por los alrededores del hotel Meliá Alexander, ubicado en la Avenida Victor Hugo (por cierto, absolutamente decepcionante).

Coincide esta crónica con la noticia del fallecimiento del actor James Galdolfini, el intérprete del inolvidable Tony Soprano.

En mi opinión, Los Soprano es la mejor serie de la historia de la televisión y uno de los grandes hitos de la cultura contemporánea.Y su personaje central, alma de la serie, se ha convertido en un auténtico icono. Tras el fallecimiento del actor muchos diarios digitales, y la mayoría de los espectadores de la serie, hablábamos de la muerte de Tony Soprano.

En este Blog, en que se combinan rutas, carreras populares y anécdotas del mundo del running, con citas musicales, literarias y, en ocasiones, cinematográficas y televisivas, no podía faltar un pequeño homenaje al actor, el personaje y la serie. Al final del post se incluyen las que son, en mi opinión, algunas de las mejores frases y escenas de Tony Soprano, junto con momentos musicales que han caracterizado a la serie.

Pero, para arrancar, “buceando” entre las secuencias de Los Soprano, aquí está uno de los escasos momentos de “running” del jefe de la mafia de New Jersey, en una de sus visitas a su enemigo de Nueva York, Jonnhy Sacrimonti “Sacks”.

Genial la cara de Tony cuando ve a lo lejos a los agentes del FBI y sale disparado sin decir una palabra a Sacks.

Volveremos más tarde a Los Soprano. Ahora, un pequeño repaso a la ruta por París.

Una carrera de aproximadamente 9 kilómetros, entre las 19.30 – 20.30 de una tarde nublada, calurosa, con elevada humedad en el ambiente y algo de lluvia en los últimos minutos.

20130623-224607.jpg

Ante la otra alternativa que se planteaba, dada la ubicación del hotel, el Bois du Bologne, escogí la opción de la ribera del Sena, más corta (para adaptarse al escaso tiempo disponible) y con más “glamour” (y atractivo turístico, dado que prácticamente no conozco la ciudad).

Era una buena ocasión, además, para acercarme a lugares como la Torre Eiffiel o el mismo río de la ciudad. París es, junto con Roma, una de las pocas ciudades europeas o norteamericanas importantes que no conozco.

Tras la salida del hotel, a mitad de la Avenida Víctor Hugo, la ruta se encamina, por esta misma calle, hasta el Arco del Triunfo.

Un tramo por aceras relativamente anchas, aunque con un par de parones para atravesar grandes glorietas. La calzada llena de terrazas de restaurantes y brasseries. Los semáforos, de duración interminable para los peatones.

En general, una excelente zona para pasear, no tan bulliciosa como las otras grandes avenidas de París y con un número considerable de interesantes comercios. Destacan por esta zona un par de pastelerías excelentes. Y una gran brasserie, xxxxxx, donde la especialidad son unas magníficas manitas de cerdo empanadas.

20130623-205709.jpg

Una vez en la glorieta del Arco del Triunfo, un giro a la derecha y, atravesando tres calles (de nuevo, semáforos de duración interminable), se llega a los Campos Elíseos.

Una de las calles más conocidas, bellas y comerciales de Europa (es llamativa y absurda la cola de compradores o curiosos en las puertas de Louis Vuitton). Y, en el momento de la carrera, de las más transitadas. En algunos momentos, fue necesario salir de la acera y la calzada para sortear público y las numerosas terrazas de esta calle.

En la parte final de los Campos Elíseos, llegando al Obelisco, a ambos lados de la calle hay espacio de jardín, con senderos de tierra y árboles. No son excesivamente grandes (ni atractivos), pero sí proporcionan un descanso ante la muchedumbre y agobio del tramo precedente.

20130623-221611.jpg

Llegando a esta zona, un giro a la derecha a la altura del Sena para correr en paralelo al río.

Primero por la margen derecha, según dirección de la marcha, para cruzar, a la altura del Pont de L’Alma a la ribera izquierda hacia el Quay d’Orsay.

Esta es una zona más agradable, con un paseo de tierra bien habilitado para correr. Se coincide con un número considerable de corredores por esta parte de la ruta. Los cruces por los puentes son más cómodos, se puede coordinar mejor la marcha con los semáforos, que se ven desde bastante lejos.

20130623-212659.jpg

El final de este tramo es la Torre Eiffiel, imponente. Después, giro a la derecha para atravesar el puente hacia el Campo de Marte, corriendo en zigzag entre los vendedores de souvenirs.

Antes de llegar al Campo de Marte, giro a la izquierda para recorrer, en sentido inverso, la ribera opuesta del río. Un tramo cómodo, sin cruces de calles, escasos paseantes y espacio suficiente para correr.

20130623-205954.jpg

A la altura del Pont de L’Alma, cruce por la Glorieta para subir por la segunda calle, la avenida George V. Un tramo, en contraste con el resto, llano, en ligera subida, por el que se transita por delante de algunos de los hoteles más lujosos de París.

20130623-221311.jpg

Al final de esta calle, de nuevo los Campos Elíseos. Aunque para evitar la muchedumbre, opté por las calles paralelas, más pequeñas pero menos transitadas. Para, finalmente, volver a salir a la glorieta del Arco del Triunfo y seguir exactamente el mismo recorrido de vuelta por la Avenida Victor Hugo.

Un total de unos 9 kilómetros, a un ritmo, lento, de aproximadamente 5 minutos el kilómetro, lastrado por los cruces de calles y el tránsito de peatones.

Incómodo y algo decepcionante, dado el intenso tráfico, contaminación y humedad calurosa de la tarde. Influido también por el cansancio del día, incluido madrugón, cuatro horas de retraso en Barajas por la huelga de controladores aéreos franceses (compensada por la lectura de la maravillosa “El Olvido que Seremos”, de Héctor Abad), la intensidad de la jornada de trabajo y la premura de tiempo disponible.

Para una siguiente visita, un recorrido por el Bois du Bologne.

Para cerrar, el citado comentario sobre Tony Soprano.

Un personaje que enamora por su debilidad y humanidad, en contraste con su papel violento como jefe de una pequeña familia de la Mafia de New Jersey.

Como he leído esta semana a Toni García en El País, “un tipo al que su vida le viene grande, dotado de un delirante sentido de la responsabilidad y capaz de cualquier cosa con tal de mantener su reino, uno de esos castillos de cartas al alcance de cualquier estornudo furtivo”.

Efectivamente, más allá de las intensas escenas y situaciones de violencia, la gestión de los negocios, los enfrentamientos con las otras familias, la persecución del FBI, etc., lo que engancha del personaje son sus situaciones familiares, la dificultad de gestionar a unos lugartenientes fieles pero, en muchas ocasiones, torpes y, sobre todo, gestionar la responsabilidad de jefe de ambas familias en tal embrollo. Un personaje a la vez casado con la extraordinaria Carmela – Edie Falco y liado con, ente otras, Julianna Margulies o Anabella Sciorra, pero enamorado platónicamente de la sensacional psiquiatra Dra. Melfi – Lorraine Bracco.

Soy un fan incondicional de la serie. la he visto completa dos veces y decenas de veces algunas de sus mejores escenas. La considero una obra maestra y es imposible escoger tres o diez de sus mejores momentos o frases. Lo evidente es que el personaje central interpretado por James Galdolfini es el corazón de la serie. Entre sus innumerables mejores escenas, recuerdo especialmente, entre otras, las siguientes:

“Are you in the Mafia?”. Los apuros de Tony Soprano para equilibrar su faceta “profesional” con su responsabilidad como padre de familia y amor por sus hijos, en esta ocasión con la adorable Meadow.

“Chrisptopher Moltisanti Dies”. Cómo la responsabilidad de mantener a salvo sus negocios, ante una posible traición, supera los estrechos vínculos con su sobrino. Con el fondo musical de Van Morrison.

“Tony’s Angry Speech”. Por supuesto, una de sus motivacionales broncas a unos lugartenientes que dejan mucho que desear.

De las frases del personaje en la serie, algunas de las mejores, aplicables en muchas situaciones:

– “Those who want respect, give respect”.

– “I’m running a business, not a fucking popularaty contest”.

– “I’m like King Midas in reverse. Everything I touch turns to shit”.

– “A wrong decision is better than indecision”.

– “If you can quote the rules, then you can obey them”.

Y para concluir, en una serie con una banda sonora excepcional, tres de las canciones más representativas.

“Wake Up this Morning”, Alabama 3. Opening Credits.

“Don’t Stop Believing”, Journey. Final Scene. Final controvertido. En mi opinión, magistral. Con reminiscencias de física cuántica, incluso.

“Cuore Ingrato”, Uncle Junior. Bella canción e interpretación. Bonita despedida.

Un trago en el Bada Bing! en homenaje a Galdolfini. El fin de semana con mi camiseta favorita.

20130623-224742.jpg

Y un bonus, con el jefe del Bada, Silvio “Little Stevie” Dante, en uno de los mejores directos de la historia.

[Ruta incluida en la entrada “Recopilación de Rutas para Correr. Agosto 2013“]

Maratón de Boston 2013. Marathoners are the Wrong Target

Al llegar marzo, la dura nieve por fin se derrite, se secan también los molestos barrizales causados por el deshielo, la gente se quita los gruesos abrigos y, para cuando vuelven a acudir a las orillas del Charles, vuelve también el Maratón de Boston, con esa sensación de que todo está listo.

Uno de los mejores artículos relacionados con el trágico atentado al Maratón de Boston de esta semana ha sido el recogido en el Blog de Nicholas Thompson en The New Yorker. No tanto en su dimensión informativa, sino en el reflejo del sentimiento de los corredores.

Además de recordar el especial carácter de la inscripción en la prueba (… the race is iconic because you have to qualify; a Boston Marathon shirt means they’ve run fast), ofrece la clave de lo que muchos corredores populares han sentido durante la semana: an attack on a marathon is devastating; you’re hittin somethin special but also something very quotidian.

No he participado en el Maratón de Boston, ni conozco la ciudad. En mis planes, antes de la lesión del pasado verano, figuraba la inscripción en esta carrera para seguir completando el circuito de los Majors, tras Londres y Berlín en dos ocasiones y la inscripción para este otoño en Nueva York.

Uno de los primeros pensamientos tras los atentados del pasado lunes fue el de la inscripción para la edición de 2014. Me temo que habrá afluencia masiva de solicitudes (ya hay movimientos en redes) y que las solicitudes serán masivas. Será preciso esforzarse por acreditar una buena marca que ofrezca algunas garantías para una inscripción asegurada.

Aunque en los artículos de La República del Running se incluyen, casi exclusivamente, reportajes sobre carreras populares en que he participado o rutas para correr que frecuento, en esta entrada se describen solo sensaciones a través de las noticias más simbólicas sobre el acontecimiento. Ello debido a que en el transcurso de esta semana, además del impacto personal por el atentado, he recibido similares comentarios acerca de las sensaciones por parte de un grupo importante de compañeros y conocidos que también corren.

No puedo ofrecer más información sobre la configuración de la carrera, de la que solo conozco, por referencias, la dureza de la cuesta de la parte final (Heartbreak Hill) y el recorrido lineal desde el interior hacia la costa, que ha provocado, en ocasiones, la imposibilidad de certificar récords como consecuencia del viento a favor, algo llamativo en una carrera de esta longitud.

Las palabras del artículo de The New Yorker constituyen un buen resumen de esas sensaciones. En mi opinión, en un momento en que los ciudadanos están perdiendo la confianza en instituciones, políticos, sistema financiero, religión, etc., la práctica del deporte, en general, y de las carreras populares en particular, proporciona una alternativa para la vertebración social entre los ciudadanos, al margen de un vínculo emocional y práctico entre las propias ciudades y países. Se trata de un entorno de libertad que ha sufrido un ataque sin precedentes y que cualquiera de los cientos de miles de corredores de todo el mundo que participan en carreras populares podría haber sufrido. Un acto el de correr, tan cotidiano, normal y libre, que ha sido profanado de manera asombrosa.

Correr nos hace dueños de las calles por unos minutos. Proporcionan una emoción especial al permitir transitar libremente, sin tráfico, por lugares emblemáticos. Tanto en el silencio y vacío de las zonas poco transitadas a primeras horas de la mañana en carreras de barrio como en los pasos multitudinarios del centro de las ciudades en carreras importantes. Desde las cuestas de El Pardo en las mañanas frías de febrero hasta el Unter den Linden de Berlín a finales de septiembre, pasando por Sol, el Paseo de Gracia, London Bridge o el Puente del Milenio. Por unos momentos, son lugares que pertenecen a los corredores populares y que, en ocasiones, transmiten emoción.

El running une y vertebra personas de toda condición y clase social. Tanto corredores expertos, casi profesionales, hasta veteranos o principiantes cuya ilusión es completar una pequeña carrera popular de barrio. En estos tiempos de crisis, además, constituyen una herramienta de unión, ánimo y apoyo. La heterogénea condición laboral del núcleo de amigos y conocidos que entrenan en nuestro grupo de la Dehesa de la Villa nos está mostrando, por ejemplo, las devastadoras consecuencias del desempleo. Al menos, la unión en los momentos de entrenamiento pueden servir de desahogo para amigos que no lo están pasando bien.

Con este atentado, esto se pone en cuestión. ¿No vamos a disponer de estos escasos momentos de dominio en la ciudad, de libertad individual y colectiva y de unión?. Es de lo poco que queda, junto a la familia, en estos momento de deterioro institucional y económico. Necesitamos creer, al menos, en esta posibilidad, en esta válvula que suponen las carreras populares.

No son de extrañar, por tanto, y al margen de las habituales muestras de patriotismo del país, las celebraciones de los habitantes de Boston y Watertown tras la identificación y detención de los responsables del atentado. Como dijo Dennis Lehane en su artículo de The New York Times, no sabían con que ciudad se habían metido.

Aunque, en este caso, de mayor carga simbólica es esta frase, que ha venido circulando por las redes durante la semana y que refleja el sentimiento de los maratonianos, the wrong group target.

En los momentos posteriores al atentado, algunos de los principales Maratones del mundo reaccionaron rápidamente, empezando por el de Londres, que se ha celebrado este mismo fin de semana. Por supuesto, con apoyos a Boston y homenajes a las víctimas. Y la confirmación del mantenimiento de las pruebas; no puede ser de otra forma. Especialmente emocionante la inmediata reacción del Maratón de Nueva York con su comunicado en Facebook en el que precisamente recuerda que marathons bring out the best of the human spirit and unite our cities and towns.

De entre las imágenes de los acontecimientos, una de las más destacadas fue la distribuida por Associated Press y portada en diversos medios de todo el mundo, de Bill Iffrig, el corredor de 78 años, caído a pocos metros de la meta, tras unas cuatro horas de carrera, auxiliado por algunos de los oficiales de la policía de Boston que primero reaccionan a las explosiones. Una imagen que se ha convertido en un icono, tanto por la oportunidad del momento como por las características de este corredor popular.

Fotografía tomada de abcnews.com a titulo ilustrativo sin ánimo de lucro.

También fueron emotivas algunas de las noticias reportadas por algunos otros medios internacionales sobre corredores que tras cruzar la línea de meta y conocer la tragedia acudieron corriendo al Mass General Hospital para donar sangre a las víctimas.

Todas estas imágenes y sensaciones han sido universales y compartidas con especial sentimiento por los corredores populares de todo el mundo. Un atentado de este tipo sensibiliza a toda la sociedad. Pero creo que en este caso existe un añadido sentimental para los que compartimos esta afición. Seguro que miles de corredores populares de todo el mundo pensaron que su rodaje matinal del día siguiente era un buen homenaje a las víctimas.

Para concluir de manera ligera este apartado de menciones a la repercusión en prensa, una mención al curioso comunicado del embajador de la República Checa en Estados Unidos, aclarando que ese país no tiene nada que ver con Chechenia, origen de los autores del atentado. Una comunicación que recuerda a una de las mejores escenas de The Sopranos.

Para terminar, en línea con el resto de entradas del Blog, unas cuantas sugerencias, o pequeños homenajes, musicales y literarios a la ciudad de Boston.

Comenzando con James Taylor, uno de los cantantes de Boston más conocidos, con una de sus más emblemáticas piezas, en una excelente versión, en las que hace referencia a esta ciudad.

Otro de los importantes cantantes de Boston, Jonathan Ritchman, con una de sus mejores canciones, titulada, precisamente, “Roadrunner”.

Y una de las mejores bandas de Boston, The Cars, con una de sus piezas más reproducidas.

El escritor con el que mejor se identifica a la ciudad en la actualidad es, probablemente, Dennis Lehane, cuyo artículo de esta semana en The New York Times se ha comentado y enlazado anteriormente. No he leído aún ninguna novela de este autor, aunque he disfrutado con alguna de sus adaptaciones al cine. Especialmente con la obra maestra “Mystic River”, dirigida por Clint Eastwood, que ambienta su sobrecogedora historia en esta ciudad.

Aunque japonés, otro de los grandes escritores vinculados con esta ciudad, en la que reside e imparte clases, es Haruki Murakami. Además, gran maratoniano. El párrafo que abre este artículo pertenece a su conocido ensayo “De que hablo cuando hablo de correr”, posiblemente el libro que mejor refleja la esencia y sentimientos de los corredores populares.

IMG_2850

También un Boston imaginario es el escenario de la más relevante obra de David Foster Wallace, “Infinity Jest”. Esta web recrea un curioso e imaginario tour del libro por la ciudad.

También varias series de televisión se han inspirado y localizado en Boston, siendo las más conocidas Cheers y Ally McBeal. La entrada y títulos de crédito de la primera constituyen una especie de clásico de la televisión.

Cómo otro clásico, que en la juventud nos acercó a la afición al baloncesto, a través de una NBA distinta a la actual: los Boston Celtics clásicos, con Larry Bird a la cabeza.

Muchos motivos para intentar correr el Maratón de Boston 2014. Animo a amigos, compañeros, conocidos.

NYC Marathon – 5 Burroughs and 42 Pieces

A couple of rules of this blog are broken in this post:

1.- In the previous posts I’ve just written about popular races in which I’ve run. However, after 16 completed Marathons, including Madrid, Barcelona, Berlin and London, I haven’t run the NYC Marathon yet (I hope do it soon!).

2.- This is the first post in English in this blog. I apologise the (probably) many mistakes, since I’m not pefectly English fluent. Don’t worry, my Spanish writting is not Bolaño’s one, neither; you don’t miss any literary master piece!.

Reason: I love running and I love NY. And NYC Marathon is one of the best (or the best) popular race in the world. I have been in NY several times, but even before going there, I “knew” the city.

In this blog you can read a post about the wonderful Central Park running I’ve done several times. One of the best places in the world to run, join to Dehesa de la Villa forest in Madrid, my usual tracking rute, and Barrosa Beach in Cádiz, on hollidays. You’re all welcome to both of them when come to Spain.

I hope to run 2012 NYC Marathon. I have my confirmed entry (by qualifying time), and will have to manage some “logistic” matters. Namely, I’m married and have four little children, some of them to be “endorsed” to family if we want to go there.

In any event, I’m so excited to run this race that I’m going to write this piece in advance. If I finally run this Marathon, I’ll work a better issue about it, I promise.

If you see other post of La República del Running, you’ll notice its difference: running, places to run, popular races in Spain and abroad, etc., bundled with my favourite songs, books, movies, TV series, etc. Pieces ever related to the running subject. In this post, I’ll simply include eight “artistic” pieces for each NY burrough of the course, plus dos “bonuses”. To get some “pace”, those eight pieces are distributed 2 x 4, being the four subjects music, books, movies and other artistic issues.

All of them, related to the Burroughs. I appologise for the possible mistakes, in advance. And also I’d like to mention that these are my personal preferences. I’m sure all the native (and not native) people reading this post will have better choices. In fact, I’d appreciate very much if you comment on them, so that we could make a better article!.

In any event, you’ll find here The Sopranos, Jonathan Lethem, Woody Allen, Goodfellas, Breakfast in Tiffanys, Lou Reed, Ramones, The Godfather, Paul Auster and many other NY subjects.

The course starts.

STATEN ISLAND

Unfortunately, I’ve never been there. But in movies we’re all be in this place. And in music two references.

1.- One of the best folksingers of all time, Joan Baez, born in Staten Island in 1941. Here, singing in Paris with other genius, Bob Dylan. It’s not a great recording, but being one of the few Baez and Dylan recorded joint performances, I think it’s valuable.

2.- Even if not Staten Island native, this guy Keith Richards have frequentily lived there, and his wife is born in this state. One of the best Rolling Stones songs. And Murakami’s favourite to run!.

Regarding to literary aspects, far from other relevant Staten Island celebrities, as Ralph Waldo Emerson (later, of course in Brooklyn, we’ll go to one of its followers, Jonathan Lettem), two related quotes:

3.- Staten Island as the new fashionable area of the post apocalyptic futuristic New York of Gary Shteyngart’s Super Sad True Love Story, one of the best recent novels.

4.- This burrough was hollidays place of one of the most famous New Yorker writers, Henry James. And of course, here’s one of his best knowns novels, The Turn of the Screw, a favourite.

The movies. Here’s easy. As for the rest of New York burroughs.

5.- Staten Island was the main set of most of  the locations of one of the best movie sagas, The Godfather. For instance, the famous wedding which starts the film was shot there:

6.- And one of the most famous Staten Island natives, the great Paul Newman. A tribute, with some of its best performances, The Sting, Cool Hand Luke, Butch Cassidy and the Sundance Kid, The Hustler (unforgettable Eddie Felson), etc.

And from Staten Island, two clasic subjects in the miscellanea side.

7.- Home of the invention of the chiclets, by Thomas Adams. Mexican inspiration.

8.- One of the most famous sightings of New York, from the Staten Island Ferry. A turistic “must”. Location of a lot of films, too.

BROOKLYN

Wonderful burrough. Next time in New York, I’ll try to spend more time there.

The music. Some geniouses.

9.- South in Brooklyn, Coney Island, … Baby, a masterpiece. Great Lou Reed, born in Freeport, Long Island.

10.- Going to jazz. Excellent piece, The Brooklyn Boogie by Louis Prima. New Orleans meets New York.

Of course, talking about books it’s talking about,

11.- The Brooklyn cronist, one of the best contemporary writters, Johnatan Lethem. Brooklyn is the main character of his great books, Motherless Brooklyn and, above all, The Fortress of Solitude. Probably the course run for these streets where Dylan Ebdus and Mingus Rude discover the music and themselves.

12.- And easy. A recent novel, excellent, by the Irish Colm Toibin. Brooklyn, a Novel. A recomendation.

In the movies, it’s compulsory: the Brooklyn Bridge.

13.- I love this one, from the best TV Series of all time, Los Soprano. The River Cafe, the favourite of Johnny Sacks. In this case, with the wonderful Paulie Walnuts.

In my last visit to NY I was lucky to have a dinner in this restaurant, one of the best in town. Of course, the sightings are spectacular.

14.- Of course, the shop in the corner. From the movie Smoke. 16th Street with Prospect Park, in Brooklyn. The great Paul Auster (from Brooklyn, too) at the screenplay, Wayne Wang shooting and Harvey Keitel performing, and taking photos of the shop in the corner.

The bonus miscellanea for Brooklyn. Two sport stars born in this area.

15.- The best chess player of history, Bobby Fisher. Remembering Fisher, Searching for Bobby Fisher, an excellent movie about this sport, which must be compulsory in schools.

16.- And Michael Jordan. Yes, he’s not from Chicago. The best basketball player of all time.

QUEENS

North of Brooklyn. Music, books and films, too.

17.- One of the “local” bands, Ramones. A song dedicated to the Queen’s beach of Rockaway.

18.- And other of the local singers, Tonny Bennet. With a song which starts a “local” movie, too. Later it’ll appear, of course.

Not many famous international writers from Queens, as far as I know (please, report any mistake here). However, two interesting related people.

19.- Jack Kerouac, father of the Beat Generation, lived 6 years in Ozone Park, Queens. There’s some footsteps there of the On the Road’s author (BTW, suitable title for this post subject!).

20.- And the 1972 Nobel Prize of Economics Kenneth Arrow, graduated in Queens University. One of the fathers of the collective decision-making, general equilibrium theory and environment and growth in Economics. Far related to the theories of the well – known John Nash (A Beatiful Mind, shooted in Staten Island, BTW).

Queens is a usual location for movies. A couple of examples.

21.- The “local” movie afforementioned. One of the best films of all time. Martin Scorsese, Robert de Niro, Ray Liotta, Lorraine Bracco and some of the crew which later appears in The Sopranos. Most of its locations in Queens, the neibourhood of Henry Hill character.

I’m sorry, but rights limitations don’t allow to embed here some of its famous scenes, like Funny How?, the Helicopter scene and, my favourite, the Copacabana One Shot (BTW, last one not in Queens but at 10 East 60th Street, Manhattan). You can see them embebed in the original linked source.

22.- Of course, the Queensboro Bridge. In this case, from Manhattan, the movie. And phisically shoted from there. One of the clasic Woody Allen (a NYC icon) scenes.

And to end with Queens a couple of miscellanea issues.

23.- Flushing Meadows in Queens is since 1978 the place of the US Open, one of the Grand Slam of Tennis. Manuel Orantes in 1975 and, of course, great Rafa Nadal in 2010 are the two Spanish winners. Far (by the moment in the case of Nadal) of Federer, Sampras and Connors`5 and McEnroe’s 4.

24.- And from Queens is the actor Hank Azaria. Well – known not only for his films, but for being the voice of some of the characters of one of the best TV series of all time, The Simpsons. Moe, Apu, el jefe Wigum and others.

BRONX

A lot of pieces from the Bronx. I’ve never been there in my previous NY trips. As for Queens, other burrough to be explored.

In music, a couple of famous neighbours.

25.- First,  a great performer, Billy Joel, with a classic song.

26.- And then, a classic singer, Bobby Darin, with a great performance.

From the literature, other couple of well – known references of this burrough.

27.- A famous novel set in Bronx, from Tom Wolfe, The Bonfire of Vanities. Also adapted as a movie by Brian de Palma, with Tom Hanks, Bruce Willis and Melanie Griffith.

28.- A classic reference, Edgar Allan Poe, which lived in Bronx some seasons. From him, any of his amazing tales.

A lot of films have been located in Bronx. Also, some cinema stars born there. A couple of favourites.

29.- The excellent Finding Forrester, set in the burrough. Wonderful Sean Connery. And great end, with one of the most beautiful songs ever, the mix “What a Wonderful World” / “Over the Rainbow” by the sadly dead Israel Iz Kamakawiwo’ole.

30.- And Tony Curtis, born in the Bronx, in his best performance as Joe / Josephine, in Some Like it Hot, one of the best movies of the best film comedy director ever, Billy Wilder.

Finally, the Bronx was the birth place of two legendary american sport stars.

31.- The boxer Jack LaMotta, the Bronx Bull, whose life was filmed in the masterpiece Raging Bull. Other famous NY icon, Robert de Niro, performed LaMotta.

32.- The baseball player Lou Gehring. His life and tragedy was also filmed, by Sam Wood, and his role performed by the movie star Gary Cooper.

MANHATTAN

A lot of references and possible choices. Eight pieces between a hundred of possibilities.

In music, a couple of songs, by foreigners.

33.- A reference to Harlem, near the last miles of the course. Irish U2’s Angel of Harlem, wonderful song.

34.- A favourite. From Canada, one of the best songs ever. The poet Leonard Cohen.

As curiosity, a cover by the Spanish genius Enrique Morente, join to Lagartija Nick.

Books. Hundreds. A choice from two recent novels I liked very much.

35.- Again Lethem. In this case, moving from Brooklyn to Manhattan. The excellent Chronic City. A must to understand a different New York and, of course, a good chance to enjoy this excellent writer.

36.- Let the Great World Spin. Beautiful novel based in a real issue. The Twin Towers and the famous tightrope walker (also filmed in a documentary movie) as a central part of the plot.

Difficult to remember movies NOT in Manhattan!. Go to Central Park, end of the Marathon.

37.- A Central Park presence in the movies: When Harry met Sally, Die Hard, BReakfast at Tiffany’s, On the Town, Hair, etc. Excellent compilation. 9 minutes, but it’s worth to watch it.

38.- And a classic. Central Park in the movies = Woody Allen. Some in the previous compilation. But a chance for the best Woody Allen film, Hannah and her Sisters (Nobody, not even the rain, has such a small hands).

A caprice, a frivolity (are these expression right?). Some Manhattan restaurants. A recomendation (after the race!)

39.- An excellent burger, near Central Park. In J.G. Melon. Informal, not reservations.

40.- And some more formal dinner. You could chose Balthazar in Soho (also suitable for lunch) and Nobu in Soho o 57th Street (more expensive). Two of the best restaurants in the city.

BONUS

To end the 42 kilometres, two classic NY images.

41- Of course, this is NY. For things like this we love NY. Near Central Park, 5th Avenue with 57th Street. For the Red Days.

42.- And, of course. The best NY soundtrack ever. From Manhattan, Woody Allen and Gerswhin.

I hope you understand some mistakes and the not – perfect English wording. It wants to be a little tribute to NY from the Madrid running world.

Ruta de Running por la Senda Real (GR124)

El pasado sábado 17 de Marzo hice por vez primera un rodaje, a ritmo cómodo, por el tramo de la GR124 que enlaza la Dehesa de la Villa con la Casa de Campo de Madrid. Una ruta francamente buena que merece un post rápido.

Como preámbulo, recordar que el 17 de Marzo se celebra la festividad de San Patricio, patrón de Irlanda. Un buen homenaje es el del blog “Acústicamente” con su referencia a The Dubliners y un enlace a un acertado recopilatorio de las mejores canciones de bar irlandesas. Y otro desde aquí, con una de las mejores canciones de The Pogues, recomendada en dicha selección.

Un buen día para recordar también Dublín, una de las ciudades más interesantes de Europa. Quizá la mejor guía turística de esta ciudad es el paseo de Ulises Bloom en la que es, en mi opinión, una de las mejores obras literarias de todos los tiempos. Merece una nueva lectura cada cierto tiempo, va siendo hora otra vez.

Por cierto, también el actual poseedor del récord del mundo de Maratón, Patrick Makau, celebra su onomástica. Así que un buen día para escribir sobre running.

La ruta GR124, también denominada Senda Real, une Madrid, desde la Estación de Príncipe Pío, con Manzanares el Real, con una distancia de aproximadamente 47 kilómetros. Este post se centra en un pequeño tramo de la ruta entre la Dehesa de la Villa y la Estación de Príncipe Pío, de aproximadamente 7 kilómetros, y de su enlace con la Casa de Campo, con la descripción de otra ruta por el interior de la misma. Para más detalle sobre la GR124 es recomendable el artículo de la Wikipedia, así como la numerosa información y mapas en Internet y redes sociales.

El ramal de la Senda Real de la Dehesa de la Villa sale del Centro de Interpretación situado en la calle Francos Rodríguez y transita, en sus primeros kilómetros, por el interior del parque, cruzando el Circuito de Running de la Dehesa de la Villa por la curva de los 400 metros a la altura de la Fuente de la Tomasa, para bajar en diagonal hacia Sinesio Delgado, cruzando la antigua carretera (hoy peatonal) de la Dehesa de la Villa. No tiene pérdida, está perfectamente señalada e, incluso, hay un claro panel indicador al lado del Centro de Interpretación.

La ruta se puede empezar fácilmente desde ese punto. En mi caso, sin embargo, salí desde la zona baja de Puerta de Hierro cercana a la M30 (donde vivo), subiendo íntegramente la Avenida de Miraflores hasta Sinesio Delgado, pasando por delante de una de las puertas de entrada del campo de golf de Puerta de Hierro y llegando a la altura del Instituto de RTVE y Filmoteca en aproximadamente 12 minutos. Al ritmo cómodo que llevaba, estimo que este primer tramo mide unos 2,5 kilómetros.

El tramo de Miraflores, la mayor parte en subida, se hace largo. Se pasa por delante de algunas de las embajadas de la zona, empezando por la de Polonia y terminando, ya cerca de Sinesio Delgado, en una parte de bajada, por la de Grecia. Por el camino, entre otras, las de India, Reino Unido y la nueva y espectacular sede de la embajada de Argelia.

Tras el Instituto de RTVE se coge la Senda, perfectamente señalizada, por una pequeña escalinata sobre la tierra, que conduce a un tramo de toboganes muy pronunciados.

Especialmente importante es la bajada de arranque, en la que hay que frenar para evitar caerse. Y recordar que en el camino de vuelta, con muchos kilómetros en las piernas, toca subir esa cuesta.

El paso por delante del Instituto trae a la mente una parte importante de la creación audiovisual española del siglo XX, con programas y momentos inolvidables. Como este, también homenaje al recientemente desaparecido Enrique Sierra (que obra maestra es esta canción!).

Un poco más adelante, yendo paralelos a la antigua Tapia de El Pardo, se baja cómodamente hacia el puente sobre Sinesio Delgado, que también tiene un arco de subida y bajada considerable. Y unas espectaculares vistas desde allí, especialmente de la zona de Aravaca y Casa de Campo. Este tramo sinuoso y duro entre el Instituto y el puente no llega a 1 kilómetro.

Una vez en el otro lado de Sinesio Delgado la Gr124 se dirige, de nuevo bien señalizada, hacia las instalaciones colaterales de la Facultad de Veterinaria de la Complutense. Se pasa por debajo de uno de los puentes que une el tráfico de la M30 con la Carretera de la Coruña. Aquí la Senda está acondicionada en forma de pista relativamente ancha y es cómoda, generalmente lisa y con superficie de tierra, no demasiado dura.

En las instalaciones colindantes a la Facultad de Veterinaria se albergan diversos tipos de animales, que a veces, desde el puente elevado de la M30 se ven en sus establos. Hay varios establos con caballos y una zona destinada como centro canino.

Una vez se deja atrás esta parte se llega inmediatamente a la zona de atrás del Palacio de la Moncloa. Lógicamente, protegida con cámaras de seguridad y fuerzas de seguridad. The Police, y el ritmo aeróbico, cada aliento que se toma.

Por cierto, excepcional mix de esta canción con el “Peter Gunn” de Henry Mancini en el arranque de la Temporada 3 de (como no) la gran serie “Los Soprano” (minutos 5’57” a 7’40”, original mix, merece la pena).

Al lado derecho tenemos la M30, aunque relativamente lejos y bien separada por vallas y setos. La presencia de tráfico no es excesivamente agobiante (como sí lo es en, por ejemplo, el tramo del carril bici paralelo a dicha vía a la altura del antiguo Parque Sindical, otra ruta de running).

Tras dejar el Palacio de la Moncloa se llega, pasando por delante de algunas otras instalaciones de la Complutense y de la UNED, hasta la zona del Puente de los Franceses. Hasta ese punto, aproximadamente a 3 kilómetros desde el puente sobre Sinesio Delgado, el recorrido es cómodo, llano y sobre una superficie agradable.

El Puente de los Franceses no motiva homenajes artísticos (esos guiñoles!!!), pero si la estatua del chileno Bernardo O’Higgins, uno de los Libertadores de América, al comienzo de la Avenida de Valladolid.

Los mejores libros de los mejores escritores chilenos, realmente grandes Neruda y Bolaño.

Aunque cualquiera de sus otras grandes obras (“Confieso que he Vivido”, “Los Detectives Salvajes”, etc.) también merecen la pena.

El siguiente tramo por la Avenida de Valladolid hasta la Estación de Príncipe Pío transita por la acera izquierda en el sentido de la marcha. Las indicaciones de la Senda Real se pueden ver marcadas en las farolas.

El primer tramo, frente a la Clínica Moncloa y la parte inferior del Parque del Oeste es en ligera subida, casi inapreciable. Viene bien para ir memorizando lo que nos encontraremos en el Rock’n’Roll Maratón de Madrid, que recorre esta parte algo después de la Media Maratón.

Por aquí se pasa también por delante de las cocheras o garajes de la Policía Municipal de Madrid.

Y se llega a un punto espectacular, la Ermita de San Antonio de la Florida y Casa Mingo, en sucesión. Dos de los clásicos de Madrid, cada uno a su estilo.

Uno, con frescos de uno de los pintores más importantes de la Historia del Arte, Francisco de Goya.

Otro, legendarios pollos asados y sidra.

Tras Casa Mingo, el siguiente tramo hasta Príncipe Pío no es atractivo. Se corre por la acera, en este caso más transitada, y por una zona de comercios y restaurantes. Por ejemplo, uno (que yo desconocía) denominado “Coren Gourmet”. Y siendo Coren la Coperativa ORENsana y siendo San Patricio, una buena combinación Miño – Liffey:

Es el único punto del recorrido que pierde atractivo. Esto sigue siendo la Avenida de Valladolid y, para alegrarnos, recordar que por esta zona en ligera subida ya no pasa el Maratón de Madrid (como en años anteriores, tramo especialmente duro, hacia el kilómetro 30) y traer a la memoria el magnífico grupo de Pucela, “Celtas Cortos”.

El tramo entre el Puente de los Franceses y la Estación de Príncipe Pío tiene aproximadamente 2 kilómetros, en (muy) ligera subida. Por tanto, el recorrido desde el inicio en el final de la Avenida de Miraflores y la Estación es de un poco más de 8 kilómetros.

La Estación de Príncipe Pío merece un vistazo, por su belleza arquitectónica (que no por el Centro Comercial que ahora alberga). Nos quedamos con una imagen clásica.

Un enclave espectacular y clásico de la ciudad de Madrid. Lugares especiales las estaciones de tren en las ciudades.

En este punto concluye (o más bien, para ser rigurosos, se inicia) la GR124. Pero el rodaje siguió hacia la Casa de Campo. Cruzando la Avenida de Valladolid se llega inmediatamente a la explanada del Puente del Rey y la entrada a la Casa de Campo, ahora peatonal.

Zona ganada por Madrid Río, buen lugar con otras rutas para correr.

Y zona que nos trae a la memoria uno de los momentos más importantes del deporte español. No ha cambiado nuestras vidas, siempre tendremos el fallo de Cardeñosa, la cantada de Arconada, el gol fantasma de Michel, el codazo de Tassoti, etc.. Pero probablemente sí las ha cambiado para una generación de niños que no ha conocido esos fiascos y lo primero que ha visto de la selección ha sido a gente como Xavi e Iniesta, jugando como los ángeles, o al mejor portero del mundo ganando un Mundial en un momento de inspiración.

Y en este punto, la inmensa tristeza de ver el Río Manzanares prácticamente seco.

En un momento en que la contaminación agrede Madrid hasta límites insospechados y que la gestión del agua de Madrid (el mejor de España, dicen) se piensa privatizar, es necesario concienciarse y poner todos nuestro grano de arena para solucionar este inmenso problema.

Volviendo a la ruta, tras la entrada por la puerta de la Casa del Campo de la Explanada del Puente del Rey, subida hacia el lago, bordeando en un tramo que recuerda el final del Millenium Maratón de Madrid, homenaje a los dos grandes maratonianos españoles de la historia, Antón y Fiz, en el momento de su retirada.

Esa curva del lago, pasado el kilómetro 40 de un Maratón es traicionera (menudo tirón en los gemelos!). En este rodaje, sin embargo, se lleva bien y se accede en diagonal a la carretera de subida hacia el Teleférico y Garabitas. Primero se pasa por las pistas de tenis. Tras las pistas, una subida durísima, muy empinada, hacia las instalaciones del Teleférico, cuya explanada frontal donde estacionan los coches es el punto final de la ida del trayecto.

Unos 53 minutos para, estimo, unos 11,5 kilómetros a ritmo cómodo.

Desde ahí, vuelta por exactamente el mismo camino. Ya descrita la ruta, solo citar, por supuesto, las espectaculares vista del skyline de Madrid desde la cuesta abajo de la carretera del Teleférico (un espectáculo,… a pesar de la “boina”!) y, como no, los tremendos esfuerzos en el último tramo de la GR124 cercano al Instituto de RTVE (un auténtico rompepiernas).

En total, 1.45′ para aproximadamente 23 kilómetros. Un buen rodaje largo. Y una buena Guinness, para celebrar San Patricio.

[Ruta incluida en la entrada “Recopilación de Rutas para Correr. Agosto 2013“]

Medio Maratón Villa de Madrid 2012

El próximo 1 de Abril se celebrará la 12ª edición de esta carrera popular, organizada como en los últimos años por el club AD Marathon. Excelente test para la preparación del Maratón de Madrid, este año con la nueva organización y formato “Rock’n’Roll Madrid Maratón“.

He corrido esta prueba en 11 ocasiones. Todas desde que se desarrolla con el actual formato (anteriormente, Madrid tenía un Medio Maratón semi – oficial con una prueba de 20 kilómetros patrocinada por Adidas). Tiene un significado especial, dado que su 1ª edición del 1 de Abril de 2001 fue la primera carrera popular en la que participé, acabándola en un tiempo de 1.35’37”, tras una corta preparación (desde inicio de Febrero de ese año).

Mi mejor marca en esta carrera es 1.19’18” en la edición del año pasado, que es, asimismo, mi mejor en Media. También he logrado en esta carrera mi segunda marca en Media (1.19.25 en 2009), un par de participaciones en torno a 1.20 y otro par alrededor de 1.22. La media de la marca de las 11 participaciones es de 1.23’26”.

Un poco de Historia

Esa 1ª edición de 2001 se celebró días después de los Oscars de ese año, el de Gladiator y Erin Brockovich. En música, el Oscar a la mejor canción recayó en un clásico, Bob Dylan.

Otra de las nominadas fue la estupenda Bjork. Era también el año de Dancing in the Dark, de Lars Von Trier.

Año en el que en España la mejor canción del pop fue esta obra maestra de Los Planetas:

Y en el que en televisión, TVE estrenaba “Cuéntame” y en Canal+ se emitía por vez primera una serie estrenada en Estados Unidos hacía dos años, la mejor de la historia: Los Soprano.

Buen homenaje para un clásico que este año cumple su 40 aniversario:

Pero si por algo recordamos aquella mañana de la primera Media Villa de Madrid es por el minuto de silencio guardado en memoria del maratoniano Diego García, fallecido de forma repentina el día anterior. Aquí está en aquel memorable Maratón del Campeonato de Europa de Atletismo de Helsinki en 1994, saltando (!) a los brazos de Martín Fiz tras cruzar la meta segundo, medalla de plata.

Referencia para el Maratón de Madrid

Como referencia para el Maratón de Madrid, decir que en los años en que he corrido ambas, la marca de Mapoma ha sido, en término medio, el resultado de multiplicar la de la Media Villa de Madrid por 2 y sumarle un 18%.

En cambio, los dos años en que ha coincidido con la preparación de mis participaciones en el Maratón de Londres (2010 y 2011), la marca en este Maratón ha sido la resultante del Villa de Madrid por 2 y sumarle un 10%, algo más razonable. Y también una muestra de la dureza de Mapoma (ahora Madrid Rock’n’Roll Maratón) en comparación con Londres.

También comentar que en las 9 ocasiones en que he corrido en el mismo año esta Media y la Media de Fuencarral – El Pardo, el tiempo en el Villa de Madrid ha sido, de media, 3’45” menos que en esta segunda. Prueba de la dureza de las cuestas de El Pardo y, en parte, del momento prematuro de preparación con el que se llega a esta Media de Fuencarral.

Plan de Entrenamiento

Sin ánimo de ser muy exhaustivo, comentar que en mi última participación el año pasado (marca final 1.19’18”), el entrenamiento durante el mes de Marzo previo a la carrera se resume como sigue:

– Aproximadamente 360 kilómetros en 4 semanas.

– Aproximadamente 55 – 60% de los kilómetros a ritmos cómodos (en torno a 4’20” – 4’25”).

– Aproximadamente 30% a ritmos medios controlados (4’00” – 4’05”).

– Resto series, siendo las más representativas las de 6/8 x 800 a medias de 2’40” – 2’45” cada una y de 2/3 x 3000 a medias de 3’35” el kilómetro.

Ritmos altos, que este año no estoy consiguiendo, básicamente por el efecto de la alergia a arizónicas y la contaminación de Madrid. Este año, si las cosas se dan “medio bien”, iré a por un 1.20′ – 21′. Entrenamientos de este fin de semana, como referencia: sábado 24 kilómetros a 4’16” de media; domingo 5×1000 a 3’33” de media + 1 k ritmo cómodo a 3’51” + 5 k de trote de recuperación.

Organización

La organización de la carrera es bastante buena. Si es verdad que hay detalles algo mejorables, como cierto descontrol en la salida por cajones (aunque, para ser justos, más achacables a los propios corredores que a la organización), los principales aspectos logísticos están bastante bien resueltos. Sobre todo si se considera la gran afluencia de corredores, ya que esta es una de las pruebas más multitudinarias de la capital (12.261 “finishers” el año pasado).

La recogida de dorsales es cómoda y bien organizada. En los últimos años, en el Centro Comercial Art Decó de la Ermita del Santo. Lugar en el que se produjo la única actuación en nuestro país, hace muchos años, de uno de los más importantes cantautores norteamericanos, el gran James Taylor.

La anterior recogida en el Polideportivo de Antonio Machado me resultaba más cómoda, aunque, lógicamente, la infraestructura y espacio quizá se quedaba justo para tanto corredor.

Todos los aspectos relacionados con el corte de calles, vallas y, por supuesto, avituallamientos están perfectamente resueltos. También la comunicación de la carrera es adecuada, y este año veo buenos perfiles en Twitter (@media_madrid) y Facebook, con 1.000 y 3.000 seguidores, respectivamente, así como una buena web. Quizá un paso más sería el de un “trackeo” de tiempos y corredores durante la carrera, vía web o SMS.

La logística de guardarropas y aseos portátiles en la salida ha mejorado significativamente en los últimos años, con el único inconveniente de la quizá excesiva lejanía de la entrega y recogida de bolsas respecto a la salida (motivada principalmente por las dimensiones del Paseo de Coches y, por supuesto, el elevado número de corredores).

Es de destacar, en estos últimos años, la excelente camiseta técnica de Asics, uno de los patrocinadores de la carrera. Un ejemplo de hace unos años:

Por cierto, como remate, merece la pena repasar uno de los excelentes (y emotivos) spots de la última campaña (“Made of Sport”) de esta marca:

Recorrido

Céntrico y algo duro, aunque no tanto como el perfil de Mapoma y, por supuesto, más favorable para una buena marca que el de otras Medias madrileñas como la de Fuencarral – El Pardo antes comentada, o la de Ciudad Universitaria.

Antes de su descripción, comentar que el recorrido original de los primeros años, con salida en Canal y llegada al interior del Estadio Vallehermoso era mucho más atractivo y algo más cómodo. Esperemos que tras la remodelación de dicho Estadio actualmente en curso la carrera vuelva a este recorrido. La entrada era una experiencia sensacional. Y lugar legendario en el atletismo por haber supuesto la primera derrota de Edwin Moses (al parecer, con gripe) tras una racha de victorias extraordinaria durante 10 años consecutivos.

El recorrido actual tiene salida y llegada en El Retiro, con los pros (entorno) y contras (logística y polución) que conlleva.

Los dos primeros kilómetros, tras la salida desde el Paseo de Coches de El Retiro, son en ligera subida por la calle Príncipe de Vergara. Especialmente en ascenso el tramo entre el cruce con la calle Goya y la Plaza del Marqués de Salamanca.

Escasos metros más abajo del cruce de Príncipe de Vergara con la calle Hermosilla se encuentra uno de los mejores bares de tapas de Madrid, Estay. Recomendable para unos pinchos después de la carrera si hemos dejado el coche cerca de allí.

Pasado el kilómetro 2 se gira a la izquierda por la calle Diego de León, por la que se baja en un descenso para recuperar fuerzas hacia Serrano, a la altura de la Embajada Americana, por la que se transitan unos escasos metros para girar a la derecha en el Puente de Eduardo Dato (excelentes vistas de La Castellana) y dirigirse, ya en ligera subida hacia la calle Almagro, que se toma hasta Alonso Martínez, aproximadamente en el kilómetro 4.

Dada la dureza de los 5 siguientes kilómetros, este arranque hasta Alonso Martínez debe afrontarse con calma, sin forzar mucho, especialmente en las subidas y bajadas. Hay que correrlo a un ritmo bastante más lento al medio que queremos conseguir al final de la carrera.

El tramo entre los kilómetros 4 y 9 es uno de mis preferidos en las carreras populares de Madrid.

Desde la citada plaza de Alonso Martínez hasta la Plaza de Castilla en permanente subida por Santa Engracia, primero, y Bravo Murillo, después. La recomendación es que, si se han conservado fuerzas en los 4 primeros kilómetros, en estos 5 en subida se corra al máximo de fuerzas. Una vez alcanzado el 9 vuelven tramos favorables y en esta subida se juegan buena parte de las opciones de una buena marca.

En el primer tramo entre Alonso Martínez y la Plaza de Chamberí se corre por Santa Engrancia, en paralelo a la calle Covarrubias, donde se encuentra uno de los bares clásicos de Madrid, sede de excelentes conciertos. Se cumplen precisamente ahora 10 años de uno de los más recordados, el de la grabación del disco en directo en el que colaboraron muchos de los habituales del garito, entre ellos, por supuesto, los hermanos Urquijo, muy vinculados al local.

El siguiente tramo entre Iglesia y Cuatro Caminos sigue siendo en ligera subida. En este nos empezamos a encontrar con las primeras aglomeraciones de público animando, especialmente en la confluencia con Ríos Rosas. Parte de la carrera especialmente atractiva, con el paso por las instalaciones del Canal, con su estético depósito (ahora sala de exposiciones) y, un poco más adelante, por el Parque de Bomberos, con los coches fuera con sus sirenas sonando. Un clásico en esta carrera.

También se transita, cerca del cruce con José Abascal, con la nueva sede de “Booksellers“, una de las mejores librerías inglesas de Madrid.

Una de mis últimas adquisiciones en su local de Fernández de la Hoz fue la recomendable “The Unnamed”, de Joshua Ferris, autor de la también excelente y divertida “Then We Came to the End”.

Buen lugar para intentar conseguir en formato papel una de las mejores obras especializadas que se publicaron el año pasado. Aclamada por la prensa en Estados Unidos, “The Master Switch” de Tim Wu es un excelente recorrido por las dinámicas de creación y destrucción de los monopolios de la comunicación, dando un repaso a la historia durante todo el siglo XX y los inicios del actual de los principales players norteamericanos: ATT en las telecomunicaciones, NBC y RCA en la radio, las Networks y CNN en la televisión, el sistema de Estudios en el cine, Google y Apple en Internet, etc.

Como curiosidad, en la parte cercana a la glorieta de Cuatro Caminos (una zona más llevadera, con menos pendiente) se pasa delante de la mejor heladería de Madrid, “La Romana”. Helados naturales, sin productos artificiales. Los mejores: pistacho, avellana y marscarpone en otoño – invierno; sandía, limón y manzana verde en primavera – verano.

Entre el kilómetro 6 y pico y el 9 la carrera transcurre por la popular calle de Bravo Murillo, con 4 tramos bien diferenciados por sus estaciones de Metro: Alvarado, Estrecho, Tetúan y Valdeazederas.

Todo en subida, con algunos tramos especialmente duros, como, por ejemplo, el previo al cruce con Lope de Haro en la zona de Estrecho y el inmediatamente anterior al metro de Valdeazederas, tras el cruce con Sor Ángela de la Cruz, en lo que era la antigua zona de los cines de esta calle (Versalles, Murillo, etc.), de los que actualmente solo quedan los Lido, convertidos en multisalas, unos metros más abajo. Una curiosa foto, para nostálgicos de la zona (esto es ahora, desgraciadamente, una especie de bingo):

Unos cines, como el Versalles de la imagen, en los que, hace muchos años, algunos hemos presenciado estrenos de películas como “Star Wars”, y que hoy merece un pequeño recuerdo por el fallecimiento del uno de los creadores de este universo de George Lucas y de sus muñecos y robots, Ralph McQuarrie:

Aunque es un barrio de clase media, señalar que en la zona derecha de Bravo Murillo a la altura de Tetuán y Valdeazederas se encuentran quizá la mayor y mejor concentración de restaurantes de calidad de Madrid.

Desde los tradicionales El Asador Donostiarra (buey a la piedra), Txistu (carne y pescados), La Dorada (pescados y frituras), La Máquina (mariscos y pescados), La Penela (tortillas de Betanzos), La Albufera (arroces), etc., a los nuevos restaurantes de alta cocina creativa, de los que quizá el mejor representante es Diverxo, de David Muñoz, en la calle Pensamiento. Es complicado reservar mesa.

Zona también con gran afluencia de público. Y entendido, familiar, dada la proximidad con la Dehesa de la Villa, lugar de entreno de numerosos runners de Madrid. Uno de los mejores lugares para correr en Madrid, su circuito del “canalillo”. Su curva de los 200, el auténtico “rompeolas” de esta ciudad.

Una vez alcanzada la Plaza de Castilla en el kilómetro 9, se gira a la derecha para afrontar un tramo sencillo por la calle Mateo Inurria, que desemboca en la cuesta abajo de Caídos de la División Azul en la que se encuentra el kilómetro 10, donde se toma tiempo parcial.

Se pasa por delante de otro de los bonitos depósitos del Canal de Isabel II (ahora con amenazas de privatización).

Momento para recordar que Madrid tiene, probablemente, el mejor agua de España (esperemos que siga siendo así). Y para recomendar una cerveza, recientemente lanzada al mercado, elaborada aquí, con agua pura de Madrid, realmente excepcional: La Cibeles. Suave y deliciosa. Especialmente recomendable la negra o morena.

Esta es una zona, especialmente en esos metros previos al kilómetro 10, para recuperar. Es interesante tomar la referencia el ese paso intermedio para ya tener la sensación de ritmo y marca final. Si se pasa en el ritmo medio previsto o ligeramente por debajo, es probable que se consiga la marca estimada.

Tras la cuesta abajo, giro a la derecha por la Avenida de Pío XII, en la que primero nos encontramos, justo enfrente de El Chaflán (uno de los mejores restaurantes de Madrid), una subida significativa. Por eso es recomendable reservar en la bajada previa al kilómetro 10. Pero una vez superado este primer tramo, el resto de la calle Príncipe de Vergara, hasta el kilómetro 11,5 en que gira hacia Serrano, es cómodo, incluida una bajada pasada la plaza de la República Dominicana. Por aquí hay que intentar ir a tope.

Como se ha dicho, en el 11,5 se gira a la derecha para subir por Serrano hacia el Hospital de San Rafael y luego bajar por El Viso. Desde ese punto hasta el kilómetro 14, enfrente a la Embajada de Estados Unidos en Serrano, se repite el itinerario del final e inicio del CSIC (una de las mejores carreras populares de Madrid), con el mencionado paso por El Viso, la fuente de los Delfines, Magariños, CSIC, Instituto de Empresa (cuesta abajo muy pronunciada) y cruce de María de Molina hasta Eduardo Dato (subida intensa). Dado el punto de la carrera, cercano al 14, hay que intentar ir a tope, aunque la llegada a la zona de la Embajada USA se hace dura.

El giro a la izquierda se hace duro, con una subida de unos 800 metros no demasiado inclinada pero si constante por Diego de León hasta coger de nuevo Príncipe de Vergara.

Desde aquí hasta el esquinazo de El Retiro con O’Donnell se repite el tramo inicial de la carrera en sentido inverso. En esta ocasión, la sensación es más favorable y se perciben con más claridad las bajadas, especialmente la que se recorre entre la Plaza del Marqués de Salamanca y la calle Goya. Ojo, al final de esta bajada hay que subir unos 200 – 300 metros hasta O’Donnell, ya a la altura del kilómetro 16, que se hacen duros.

Los 5 últimos kilómetros repiten, más o menos, la fisonomía de muchas de las carreras que terminan en El Retiro. Es muy similar, por ejemplo, al recorrido de la Carrera Ponle Freno que organiza el Grupo Antena 3. Primero un tramo favorable por el lateral de Menéndez Pelayo, probablemente con mucha animación, en el que se pasa por delante de una de las mejores tabernas de Madrid, Arzabal.

A continuación, una bajada “a tumba abierta” por la plaza de Mariano de Cavia y la calle Reina Cristina. Esta bajada se agradece y es muy recomendable aflojar el ritmo y recuperar para afrontar con garantías los 2 duros kilómetros que vienen a continuación del paso por delante de Atocha.

En efecto, hay una subida muy dura por Alfonso XII que consta de dos tramos diferenciados. Los primeros metros, entre el 18,5 y el 19, aproximadamente, son extraordinariamente duros, con una pendiente muy pronunciada. Aquí hay que esforzarse y pensar que es el último tramo exigente. Una vez que se supera la entrada al Parque por la puerta que dirige al Ángel Caído, la subida hacia la Puerta de Alcalá es menos empinada y se puede coger un mejor ritmo. Por este tramo se pasa delante del Casón del Buen Retiro.

Este año parece que cambia el recorrido en relación a las ediciones anteriores, en la que se entraba a El Retiro por la mencionada puerta del Ángel Caído. Dos ventajas, en mi opinión: 1.- se evita la dureza de la cuesta inicial de entrada al Parque y se sustituye por una más tendida hacia O’Donnell; y 2.- se evita el “callejeo” en la parte interior de El Retiro, con curvas frecuentes y muy giradas, que hace disminuir el ritmo final.

Y una tercera: este es el trazado final del Maratón de Madrid, por lo que uno se puede familiarizar y prever el esfuerzo y estrategia en esta parte final de cara a la carrera del 22 de Abril.

Una vez que se alcanza la Puerta de Alcalá en el kilómetro 20, la carrera ya esta hecha. Hay que sufrir un poco por el lateral de O’Donnell hasta la entrada a El Retiro, uno tramo de unos 500 metros en ligera subida. Pero ya pensando en que el recorrido final dentro del parque, de unos 500 metros, se hace por la calzada del Paseo de Coches por la que se salió, ancha, en ligero descenso y con mucha animación.

Por supuesto, en esta parte hay que apretar para intentar rematar la marca. Suele ser un tramo favorable y agradable, aunque siempre se tiene la sensación de que nunca llega la pancarta de meta con el cronómetro. Pero aquí, la alegría de terminar nos lleva con “happy feet” hasta el final.

Buena suerte a todos en esta carrera.