Archivo de la etiqueta: Restaurantes

Resumen del Blog en 2014

Al igual que en el año pasado, por estas mismas fechas, a continuación se resumen algunos de los temas tratados en el blog durante el año, junto con un resumen de los principales datos estadísticos del mismo y una recopilación de las fotografías más significativas y algunos de los mejores vídeos.

Datos del Blog

Las principales estadísticas del Blog durante el 2014, a falta de unos días para su conclusión, se resumen en los siguientes puntos:

  1. Audiencia anual estimada de 53.000 visitas (+34% en comparación con 2013). El crecimiento de usuarios respecto al año pasado ha sido especialmente significativo en el segundo semestre del año, en el que el promedio de 107 visitas diarias en 2013 ha crecido un +50% para situarse en 160 visitas diarias de media en estos 6 últimos meses de 2014.
  2. Publicación de 33 entradas (en comparación con las 20 de 2013) de las que las más vistas han sido la recopilación de rutas para correr por Madrid de abril, la descripción de la ruta de 25 kilómetros por el río Manzanares a su paso por Madrid y las estadísticas de la participación en maratones en España entre 2008 y 2013. Como en años anteriores, la entrada más vista ha sido la original de descripción del Circuito de la Dehesa de la Villa publicada en julio de 2011.
  3. Las temáticas más tratadas en los nuevos artículos del Blog en 2014 han sido la descripción de planes de entrenamiento (10 entradas), la incorporación de nuevos lugares y rutas para correr (7 entradas) y la narración de experiencias en maratones y otras carreras populares (6 entradas).
  4. Principal referencia de tráfico, lógicamente, buscadores (fundamentalmente, Google), que han aportado algo más del 60% de las visitas, seguidos por Twitter (2%). La palabra más repetida en las búsquedas que han llevado al blog sigue siendo “Vitoria”, seguida por el nombre propio del blog y la expresión “Rutas Running Madrid”. Entre los referers procedentes de otras páginas han destacado los procedentes de labolsadelcorredor.com, amigosdeladehesa.blogspot.com y blogmaldito.com, a los que agradezco los espacios en sus páginas.
  5. Se han realizado 35 comentarios y 10 marcas como favoritos en las 33 entradas del año.
  6. Aparte de los enlaces internos entre artículos y el Gravatar, entre los links más “clickados” por los usuarios destacan los varios enlaces a webs de medios de comunicación y, en especial, el muy recomendable artículo de Carlos Cordente en su blog “Los Pies de Bikila” en elpais.com.

Sensaciones en Carreras

Las mejores y peores sensaciones en las 6 carreras en que he participado en este año (maratones de Barcelona, Berlín y Nueva York, medias maratones de Fuencarral – El Pardo y Valladolid y carrera Ponle Freno de 10.000 metros) han sido las siguientes:

Mejores

  1. La sensación en la práctica totalidad del Maratón de Berlín de septiembre, con una inesperada mejor marca personal final (02:55:56) y, especialmente, el ritmo redondo y cómodo desde la desaparición de unas ligeras molestias pasado el kilómetro 24 hasta la meta en el Tiergarten. En general, este fin de semana en Berlín ha sido uno de los mejores momentos personales del año; especialmente, siendo la primera vez en que mis dos hijos mayores me acompañaban a una carrera fuera de España (previamente sí habían acudido a Barcelona).
  2. La regularidad en la dura Media Maratón de Fuencarral – El Pardo de febrero (01:23:34); en este año, sobre todo, en su primera parte. Con el factor añadido de constituir, en ese momento, la carrera popular número 100 en que participaba, siendo, probablemente, mi preferida de todo el calendario de pruebas a las que suelo acudir.
  3. La comodidad en la Media Maratón de Valladolid de septiembre (01:22:40), como preparación, sin forzar, para el citado Maratón de Berlín; además, en un ambiente muy agradable.

Maratón de Berlín 2014

IMG_4280

Berlin_Marca

 

Berlin_Muro

 

Berlin_Brandenburgo

Media Maratón de Fuencarral – El Pardo 2014: La Carrera Número 100.

la foto-2

Untitled

Media Maratón de Valladolid 2014

IMG_4150

Peores

  1. El frío previo y las molestias físicas durante los 28 kilómetros del Maratón de Nueva York de noviembre hasta el momento del abandono.
  2. La rotura fibrilar en el gemelo derecho en el kilómetro 21,9 del Maratón de Barcelona de marzo, con un tiempo de carrera hasta ese punto de 01:30:56; primer abandono en una carrera popular entre las 101 en que había participado hasta la fecha; y con la doble decepción de la desilusión a la familia que me acompañó y el fastidio a la marca de mi amigo David.
  3. A pesar de la marca más que digna (37:59), la imposibilidad de mejorar ese registro (tercera peor marca en 10.000 entre las 44 carreras de esa distancia en que tomado parte) en la Carrera Ponle Freno de este mes de diciembre, debido al flojo estado de forma tras el cansancio acumulado en la preparación de los dos maratones del otoño.

Los 28 kilómetros en el Maratón de Nueva York 2014 hasta el abandono

Screen Shot 2014-11-09 at 12.42.43

Condiciones climatológicas extremas en el Maratón de Nueva York 2014

IMG_4439

2 Abandonos en los 3 Maratones del Año, un #Bury (@BMedinaLayuno)

IMG_4644

Entrenamientos y Lugares donde Correr

Entre las entradas del blog en este año, las nuevas rutas descritas en las que más he disfrutado entrenando han sido las siguientes:

  1. La espectacular Carretera des Aigües en el cómodo rodaje de la mañana posterior a la ceremonia de los Premios Planeta del pasado mes de octubre.
  2. Los tranquilos rodajes por la preciosa Amsterdam y su extenso Westerpark, plagado de flores, en los meses de junio y octubre previos a compromisos profesionales en esa ciudad.
  3. Las nuevas rutas a la ribera de el río Manzanares a su paso por Madrid.

En cuanto a las rutas habituales en este blog a las que se ha vuelto a dedicar espacio en este año, destacaría, sobre todo, las excelentes sensaciones durante todo el año en el Circuito de la Dehesa de la Villa, los incomparables rodajes por la playa de La Barrosa en el mes de agosto y la sucesión de rutas de gran recorrido en los entornos del Manzanares, tanto hacia el sur como en la zona de su Corredor Ambiental en El Pardo.

En el mes de abril, el blog incluyó una entrada resumen y valoración de rutas para correr por Madrid (eran los días de vacaciones de pascua), que tuvo muy buena acogida y que, además, circularicé para su aprovechamiento entre amigas no corredoras como lugares para practicar senderismo con la familia. La clasificación de las rutas se actualizó, incluyendo algunas nuevas, en el mes de junio.

Recopilación_Resumen

En la segunda mitad del año, y a partir de la disposición del nuevo modelo de reloj Garmin, se han comenzado a incluir en el Blog descripciones gráficas más detalladas de las rutas, incluyendo mapas y altimetrías elaboradas por tecnología GPS.

Entrada al Westerpark de Amsterdam

4Mirakelburg

Ruta para Correr por Amsterdam

Screen Shot 2014-06-07 at 17.30.26

Carretera des Aigües

Screen Shot 2014-10-19 at 20.05.04

Corredor Ambiental del Manzanares

Screen Shot 2014-10-12 at 17.47.15

Puerta de Hierro – La Tapia – GR124

Screen Shot 2014-12-06 at 13.50.02

Circuito de la Dehesa de la Villa

Screen Shot 2014-05-15 at 00.58.38

Ruta Alternativa por la Dehesa de la Villa

Screen Shot 2014-08-24 at 13.00.42

Asimismo, tras la adquisición de una cámara de la marca “Go Pro”, se embebieron en el blog algunos vídeos de rutas descritas, como, por ejemplo, las de la Playa de La Barrosa:

Otras Experiencias y Sensaciones Relacionados

Además de destacar, principalmente, el hecho de que, con la excepción puntual de la lesión en el gemelo en el Maratón de Barcelona, durante la mayor parte del año las lesiones recurrentes (en especial, las molestias de ciática y la hernia discal) me han respetado razonablemente, a continuación se enumeran algunas otras experiencias y sensaciones, buenas y malas, relacionadas con la práctica de la carrera y el contenido de este Blog.

Buenas

  1. De nuevo, la excelente acogida de la mayoría de artículos del Blog, manifestada en comentarios en este entorno y otros muchos personales. De las entradas del año, la de mayor repercusión ha sido la recopilación de datos estadísticos sobre la participación en maratones en España en los últimos años, que, además de los citados comentarios, tuvo menciones en medios, como las que, amablemente, dedicaron Luis Arribas (@_spanjaard) en el artículo recogido en portada de elmundo.es en los primeros días de noviembre, Luis Blanco de @aturitmofm en sus programas de radio y los redactores de la revista Corricolari en su número de octubre dedicado al maratón.
  2. La influencia, aunque supongo que mínima, que las entradas de comienzos de este año dedicadas a los planes de entrenamiento para empezar a correr o participar en carreras populares haya podido tener en algunos lectores animándoles a participar. Algunos compañeros de trabajo han tenido acceso a extensiones de los planes descritos que desearían hayan impactado, aunque sea mínimamente, en su “enganche” durante el año, que ha desembocado, incluso, en un premio colectivo en la Carrera Ponle Freno.
  3. Asimismo, algunos colegas corredores han apreciado los diarios de entrenamientos que se han empezado a colgar en el Blog durante este año (orientados a las participaciones en los maratones previstos). Aunque, a veces, son excesivamente detallados y, por supuesto, descriptivos de sensaciones personales, no siempre extrapolables, parece que a algunos lectores le han servido de referencia.
  4. Entre las utilidades que ha tenido el Blog durante el 2014 me consta, felizmente, el aprovechamiento, como motivación, de la entrada relativa a los consejos para Mapoma, por parte de mi amigo y compañero Fernando para su primera participación en una carrera de esta distancia.
  5. A título personal, destacar también la regularidad en los planes de entrenamiento (como se puede apreciar en las sucesivas entradas) y la sorprendente exactitud de ciertas métricas analizadas durante el año, como la mejora semanal en los ritmos de entrenamientos después de períodos de inactividad o lesiones y la reflejada en secuencias semanales regulares de series.
  6. Desde el punto de vista de equipamiento, no siendo una de las temáticas habituales en el Blog (ni una de mis prioridades personales), también es preciso mencionar el descubrimiento del nuevo modelo mixto “Sayonara” de Mizuno, que me está proporcionando unos excelentes resultados por el momento. Tres pares más a añadir a la colección de zapatillas (ver foto).
  7. Y, como compensación de la decepción por el abandono en el Maratón de Nueva York, un gran paseo por Manhattan en una preciosa mañana siguiente.

Premio Reto Atresmedia Carrera Ponle Freno 2014.

FullSizeRender

Tabla Resumen de la Estadística de Participación en Maratones en España entre 2008 y 2013.

Cuadro_Maratones_España

Tabla de Entrenamientos del Maratones de Berlín 2014 y Gráficos Comparativos con Maratones Previas

NY_Plan

NY_Gráficos

Colección de Zapatillas

la foto-2

Ruta por Manhattan

Screen Shot 2014-11-09 at 20.40.05

Malas

  1. No solo este ha sido el primer año, de los quince que llevo practicando carreras populares, en el que me he visto obligado a abandonar en el transcurso de una prueba (primero, el Maratón de Barcelona y, después, el Maratón de Nueva York) sino que, además, he renunciado a participar en varias carreras en las que disponía de inscripción: el Maratón de Boston y la Media Maratón Villa de Madrid (como consecuencia de la lesión del mes anterior en Barcelona) y las carreras del CSIC, Tetuán y Cross de Invierno de los Poetas (por cansancio).
  2. A pesar de que el tiempo del maratón terminado en 2014 (Berlín) ha sido excelente (02:55:56, mejor marca personal de los 21 maratones en que he participado), los registros en el resto de carreras de menor distancia no han estado entre los mejores de mi historial: el 01:23:24 de la Media de Fuencarral – El Pardo es el 5º tiempo de las 12 participaciones en ella, pero el peor de los 5 últimos años; el 01:22:40 de la Media de Valladolid es el 15º de las 28 medias maratones; y el 37:59 de la Carrera Ponle Freno es 39º de las 44 carreras de 10.000 metros. A pesar de los efectos de las lesiones, planificaciones, etc., se aprecian los efectos del ligero cambio de composición de los entrenamientos (con mayores distancias a ritmos aeróbicos) y, probablemente, los derivados de la edad.

Otros Aspectos

Libros

La lista de los 10 mejores libros leídos en el 2014 es la siguiente:

IMG_4648

Algunos de los mejores párrafos del año:

De “El Mundo Deslumbrante”, de Siri Hustvedt: “La tristeza es producto de la codicia”.

01EMDParrafo

“En la Orilla”, de Rafael Chirbes: “Conseguir que te llegue a querer alguien que te desprecia”.

Enlaorilla

“La Rubia de los Ojos Negros”, de Benjamin Black: “Por alto que seas, algunas mujeres te hacen sentir más bajo que ellas”.

01EMDParrafo

“El Complot Mongol”, de Rafael Bernal. El “Pinche” Filiberto.

image

Para concluir este apartado, una de las mejores frases del año, en Berlín, junto al Spree: “Yo no busco, encuentro” (Pablo Picasso).

Berlin_Picasso

Otros

Generalmente, los artículos incorporan algunas canciones, en su mayoría antiguos clásicos del rock y pop, y algunos spots publicitarios. De entre las novedades de (o piezas descubiertas en) 2014 destacaría las siguientes:

“Es Mejor Sentir”, Manolo García.

“Han Llovido 15 Años”, disco homenaje a Enrique Urquijo.

“Tan Joven y Tan Viejo”, en versión de Antonio García de Diego.

“Driven to Tears”, de Sting, con Robert Downey Jr.

“The Man who Walked around the World”, de Johnnie Walker, con Robert Carlyle.

Otro par de momentos emocionantes del año, al margen de algunos ya descritos anteriormente, fueron la madrileña final de la Champions League y la agradable preparación e impartición de la parte digital del Master de Gestión de Empresas Audiovisuales de la EAE en los meses de junio y septiembre – octubre.

20140502-192218.jpg

Screen Shot 2014-09-20 at 14.59.26

Por último, el “restaurante – descubrimiento” del año ha sido, sin duda, “Can Ravell”, de Barcelona.

Restaurante-Can-Ravell-2

Can_Ravell

 

Anuncios

Ruta para Correr por Barcelona – Carretera des Aigües

Esta que termina ha sido la penúltima semana del plan de preparación de 16 que se está describiendo en este blog. Al finalizar la próxima, se incluirá un resumen del periodo aún no descrito y que, básicamente, corresponde a las semanas posteriores a la participación en el Maratón de Berlín 2014, narrado en esta entrada.

Como anticipo resumen, comentar que en las tres semanas posteriores a dicha carrera la distancia de entrenamientos ha sido de 207 km, a un promedio de 69 km por semana (afectado por los solo 39 km de la semana posterior al citado Maratón), y el ritmo medio de 04:51 minutos por kilómetro (afectado por los cerca de 05:00 de las dos semanas siguientes a dicha carrera). Estos datos suponen, respectivamente, 14 km por semana menos y 8 segundos por kilómetro más que los correspondientes a las mismas semanas de la preparación del Maratón de Nueva York del año pasado. Lógicamente, influidos por el esfuerzo de Berlín.

Entre los entrenamientos de estas últimas semanas ha destacado el de la ruta que describo en este post: el rodaje del pasado 16 de octubre por la Carretera des Aigües, en Barcelona. Ruta muy conocida, pero por la que no había tenido aún la oportunidad de rodar.

De antemano, pido disculpas a los lectores, ya que la descripción es mucho más superficial que la de otras rutas por las que he corrido en más ocasiones; y, además, se trata de una de las rutas para correr más conocidas, no solo en esa ciudad, sino en toda España. El rodaje descrito en la misma tampoco es completo, dada la limitación de tiempo. Sin embargo, se dedica esta breve entrada para reflejar una de las, en mi opinión, más espectaculares rutas de running he conocido. Y que se incluirá, en breve, en el inventario evaluado que recoge este blog.

De hecho, agradecería a corredores de Barcelona que tengan la amabilidad de caer por este artículo que complementen la escasa y, posiblemente en algunos casos, incorrecta información que incluyo, a través de comentarios o enlaces a sus páginas.

Recorrido y Perfil

El siguiente mapa recoge tanto la trayectoria del recorrido como el perfil de altimetría del mismo. La salida y llegada se producen en el Hotel Princesa Sofía, en la Avenida Diagonal. El rodaje se realizó entre las 8 y las 9 de la mañana, aproximadamente.

Screen Shot 2014-10-19 at 20.05.04

Parte de la Ciudad

El camino de ida por la ciudad escogido es el que aprecié, dado mi escaso conocimiento de la zona, como más directo, a través de la Avenida de Pedralbes, Carrer de Montevideo, Ronda de Dalt y Carrer Major de Can Caralleu. Esta subida recorre, aproximadamente, 3 kilómetros y supera un desnivel de entre 210 y 220 metros (desde los poco más de 80 en la salida a los casi 300 en el acceso a la Carretera).

Ese desnivel que en el promedio de los 3 kilómetros es de entre el 7% y el 8%, en los últimos tramos es verdaderamente exigente, tal como se aprecia en la gráfica de color verde de la imagen anterior. A pesar de encontrarme en un buen momento de forma y haber afrontado el rodaje a un ritmo de “paseo” (como se aprecia, también, en la imagen), en algunos tramos finales de la subida me era casi imposible ascender, con una sensación de falta de fuerza en las piernas. Asimismo, la bajada por esos tramos es complicada y debe realizarse, en algunos puntos, a un “trote” muy lento.

La primera parte de la subida por la Avenida de Pedralbes se realiza por aceras anchas y sin demasiado tránsito. La zona final de Carrer de Montevideo de acceso a la glorieta que cruza la Ronda de Dalt incorpora aceras más estrechas y la incomodidad del abundante tráfico (atascado) a esas horas del rodaje. Los últimos tramos de subida, por Carrer Major de Can Caralleu y calles finales cercanas a la Carretera (la zona más empinada), presenta poco tránsito de coches y peatones.

La bajada se realizó, para aumentar la distancia del rodaje, rodeando por Carrer de Bosch i Gimpera y de Eduardo Conde, algo menos cómodas que la Avenida de Pedralbes, a la que acabe, finalmente, accediendo en los últimos metros.

Parte de la Carretera des Aigües

Fue un recorrido de ida inicial en la dirección norte (orientación Torre de Colserolla) de casi 1 km y vuelta por la Carretera en dirección contraria algo más de 2,5 km y vuelta, de nuevo, hacia el punto de entrada en la misma (algo más de 1,5 km adicionales). Es decir, un recorrido por la Carretera de entre 5 y 5,5 km (5,3 km, para ser exactos, según las métricas del Garmin 620).

Sin duda, un recorrido corto en relación con las posibilidades que ofrece esta ruta, pero suficiente para descubrir su máximo atractivo. Impresionantes y emocionantes vistas de Barcelona y el Mediterráneo (al amanecer). Contexto tranquilo y cercano al bosque. Tránsito de un considerable número de corredores, ciclistas y senderistas, aunque sin suponer agobio. Es una de las mejores rutas para correr en este país, sin duda. La belleza de esta maravillosa ciudad a los pies hace que merezca la pena acercarse aquí aunque se disponga de poco tiempo.

En una próxima ocasión, intentaré dedicar más tiempo al rodaje y explorar una mayor longitud de la Carretera.

La superficie de la Carretera des Aigües es de tierra, de tacto agradable, salvo en algunos tramos con numerosas piedras (tuve que detenerme en un par de ocasiones para despejar las incrustadas en la suela de “herradura” de las Mizuno Sayonara -por cierto, empleadas las mismas del Maratón de Berlín-). El sendero es bastante ancho en prácticamente todo el recorrido efectuado.

Otros

Como en algunos otros post de este blog, cada vez que aparece Barcelona en las rutas para correr o carreras populares, no se puede dejar de mencionar excelencias gastronómicas. Esta entrada de la Carretera des Aigües es una excusa, de nuevo, para citar el maravilloso Can Ravell (del que ya se ha hablado en alguna otra entrada) y el descubrimiento, por mi parte, de Can Vallés. Dos pequeñas casas de comidas de una calidad (y encanto) máximos y totalmente recomendables.

Restaurante-Can-Ravell-2

CanValles

Y para concluir, el comentario sobre la última novela, concluida en este viaje de vuelta de Barcelona: “Así Empieza lo Malo”, la última de Javier Marías, en Alfaguara.

portada-asi-empieza-malo_grande

En mi opinión, una muy buena novela, aunque algo inferior a la previa “Los Enamoramientos”. Las 100 y pico páginas de inicio y final, respectivamente, son extraordinarias, pero el bloque central de unas 300 páginas es, creo, de menor altura.

No obstante, Marías es, probablemente, el mejor escritor europeo contemporáneo y esa “menor altura” es incluso, como de costumbre, una escritura virtuosa y superior a la media de la literatura actual. Evidentemente, merece la pena y se disfruta de esta novela. Adjunto algunas de las frases de esta obra que he ido anotando:

“La verdad es una categoría que se suspende mientras se vive”.

“Nunca se sabe quién va a ser recordado, en este mundo mío y en todos; no ya dentro de una década o un lustro, sino pasado mañana o mañana mismo”.

“Lo más fácil del mundo es destruir y hacer daño, para ello no se necesitan sagacidad y agudeza ni menos aún inteligencia, un tonto siempre puede hacer trizas a un listo”.

“Cuánto nos hunde la denegación, y cuánto poder acumula aquél al que se lo hemos dado”.

“¿Por qué habría de querernos el que señalamos nosotros con tembloroso dedo?”.

“A veces las sensaciones hacen desistir, a veces dan ánimos para volverlo a intentar”.

“Era alguien que conocía ya la renuncia, o que estaba al tanto de que el amor siempre llega a destiempo a su cita con las personas”.

“Uno se permite la arbitrariedad más absoluta con quienes sólo se cruzan”.

“A la vida de las personas siempre llegamos tarde”.

“En Madrid se ha dormido siempre lo mínimo”.

“Cuando uno renuncia a saber lo que no se puede saber, quizá entonces empieza lo malo, pero a cambio lo peor queda atrás”.

“Hice bien en esperar a quererla, a que me señalara con su tembloroso dedo y yo estuviera en condiciones de verlo”.

 

Maratón de Berlín 2014

El pasado domingo 28 de septiembre participé por tercera vez en el Maratón de Berlín, completándolo con un tiempo de 02:55:56.

IMG_4280

Es la mejor marca de los 21 maratones en que he participado, reduciendo en casi 1 minuto y medio el anterior mejor registro de 02:57:22 del Maratón de Londres de 2011.

Con esta marca, la media de los 6 últimos maratones que he terminado se sitúa en un tiempo de 02:59:32, con tres casos por debajo de las 3 horas, uno en ese tiempo exacto y dos en 3 horas y 3 minutos. El único borrón es el abandono, por lesión, en el Maratón de Barcelona de este año.

Asimismo, es también el 6º de los World Majors Marathons en que participo (3 en Berlín, 2 en Londres y 1 en Nueva York), con el resultado de 3 marcas por debajo de las 3 horas y otras 3 en el intervalo entre 3 y 9 minutos por encima de dicho hito.

Asimismo, este cronómetro mejoró en 8 minutos y medio la previsión previa a la carrera en función de los ritmos de entrenamiento previos y el enfoque planificado.

En este artículo describiré algunos datos y sensaciones de esta carrera, junto con un breve análisis del porqué de la importante (y positiva) desviación respecto a la estimación previa.

Tiempos Parciales

Berlin_MarcaLos ritmos por kilómetro medios en los sucesivos bloques de 5 kilómetros del recorrido fueron los siguientes:

  1. Kilómetros 00 a 05: 04’07”.
  2. Kilómetros 05 a 10: 04’11”.
  3. Kilómetros 10 a 15: 04’03”.
  4. Kilómetros 15 a 20: 04’06”.
  5. Kilómetros 20 a 25: 04’07”.
  6. Kilómetros 25 a 30: 04’09”.
  7. Kilómetros 30 a 35: 04’16”.
  8. Kilómetros 35 a 40: 04’21”.
  9. Kilómetros 40 a 42,195: 04’18”.

El paso por la media maratón fue de 01:26:38, completando la segunda parte del maratón en 01:29:16.

Los ritmos representan:

  1. Una salida muy rápida, aprovechando el desnivel favorable de los primeros kilómetros de salida del Tiergarten.
  2. Un tramo más conservador a partir del kilómetro 5, en el que también tiene efecto una de las únicas cuestas del recorrido (entre los kilómetros 6 y 7, paralelos al Spree y a la altura, aproximadamente, del Reichstag).
  3. Una parte central de la carrera, entre los kilómetros 10 y 27, a tope y con una gran regularidad de ritmos muy cercanos a los 4 minutos el kilómetro, con cierta comodidad.
  4. Un momento de bajada voluntaria del ritmo, a partir del kilómetro 28, a un entorno de entre 04’15 y 04’20” por kilómetro, coincidiendo con la aparición, en ese momento, de unas ligeras molestias o pinchazos en el gemelo lesionado en Barcelona, que prácticamente desaparecieron a partir del kilómetro 30.
  5. El mantenimiento de ese entorno de ritmos, sin excesivos sufrimientos, hasta la meta en la Avenida 17 de Junio.

Motivos de la Mejora de la Marca

Se pueden resumir en los siguientes puntos, que se describen en los apartados que se detallan a continuación:

  1. Una previsión excesivamente conservadora de la marca estimada, debido a la comparación con pruebas de recorridos más duros y la materialización de un enfoque de carrera más conservador que el que se llevó a cabo.
  2. Unas excelentes sensaciones físicas, sin las molestias habituales (ciática, dolor de fibras en el gemelo, molestias estomacales, etc.).
  3. Un recorrido, logística y condiciones climatológicas de la carrera muy favorables.
  4. Una buena motivación derivada de diversos factores.

Considero que la mitad de la mejora respecto a la previsión se debe a lo indicado en el punto 1. y la otra mitad al conjunto de los puntos 2., 3. y 4., junto con algunos otros aspectos adicionales.

Previsión Conservadora

El tiempo previsto (03:04:30) se estimó comparando los ritmos y distancias de entrenamiento con los previos en los maratones de Madrid y Nueva York 2013 y Barcelona 2014 (no concluido). El cuadro de ritmos y distancias recorridas comparativas empleado respecto al Maratón de Nueva York fue el siguiente:

BCN

En el caso de los dos primeros, el perfil es significativamente más duro que el de Berlín. Estimo que el handicap puede situarse, en este nivel de marcas, entre los 3 y 5 minutos, dependiendo de las condiciones climatológicas.

En el caso de la comparación con el Maratón de Barcelona 2014, tomé como referencia el tiempo previamente previsto (03:02:30) que, previsiblemente, se podría haber mejorado en el caso de no haber sufrido la lesión.

También consideré la referencia del tiempo en la Media Maratón de Valladolid del 15 de septiembre (01:22:40), multiplicada por 2 e incrementada en un 11% (media de las últimas referencias similares). La realidad fue de un tiempo multiplicado por 2 e incrementado solo en un 6,5%, muy por debajo de lo habitual y razonable. Es posible que el enfoque en Valladolid fuera demasiado conservador, de cara a evitar posibles esfuerzos excesivos o lesiones. Lógicamente, el perfil del Maratón de Berlín también influye en esta extrapolación, aún no siendo el de la Media Maratón de Valladolid excesivamente duro (sí con algunas curvas y reiteraciones de tramos).

Ese margen de mejora lo mantuve como colchón de cara a un enfoque conservador en la carrera, que, tras las buenas sensaciones de la primera parte del maratón, descarté (salvo el tramo con molestias entre los kilómetros 28 y 30), afrontando la segunda parte de la carrera de manera más agresiva al apreciar posibilidades de mejora de marca.

En concreto, tras el paso de la media maratón, manejaba un objetivo de bajada de las 3 horas, hacia el kilómetro 32 el de mejora de la mejor marca anterior en Berlín (02:58:49) y, ya en los 3 – 4 últimos kilómetros, la posible mejora del mejor tiempo anterior de Londres 2011 (02:57:22).

Sensaciones Físicas

Fueron excelentes.

Con toda probabilidad influyó el descanso de la noche anterior, en el que (creo que por vez primera antes de un maratón y, con seguridad, en muchos meses) dormí más de 9 horas seguidas.

Una recuperación lógica, tras el cansancio de la semana, con un viaje a París de dos días para acudir a un evento organizado por Google, y dos jornadas “maratonianas” impartiendo un Master en la EAE en Madrid.

Berlin_Eiffiel

Screen Shot 2014-09-20 at 14.59.26

El cansancio del viaje del viernes por la tarde de Madrid a Berlín, junto con la gran jornada de turismo familiar (con mi mujer y mis dos hijos mayores) del sábado también influyeron en el descanso de la noche del sábado al domingo, que considero clave en la consecución de la buena marca.

También fue muy positiva la sensación de piernas, sin molestias (salvo las indicadas) y la ausencia de dolores de ciática y hernia de disco. Tampoco influyeron excesivamente el resfriado y dolor de garganta de días previos. Paradójicamente, el único inconveniente fue inesperado: la aparición de una ligera afección alérgica (desconozco en relación a que tipo de plantas) a partir del kilómetro 30.

Con estas sensaciones positivas, no fue complicado mantener los ritmos citados en el apartado anterior.

Asimismo, considero que influyó en la mejora el estado de peso óptimo tras las últimas semanas de entrenamientos (casi 2 kilogramos menos, de media, respecto a las semanas previas a los recientes maratones).

Como otro de los factores positivos, creo que el uso del nuevo modelo de zapatilla Mizuno Sayonara, muy ligeras, influyó en la marca final. No obstante, reconocer el error de estrenar el par con el que hice la carrera, dado que el habitual de entrenamientos se encontraba ya muy deteriorado.

El único aspecto negativo, al margen de los ligeros pinchazos en el gemelo en el tramo del 28 al 30 y la alergia indicada en el párrafo anterior, fue una cierta sensación de sed en los últimos kilómetros. Al margen del calor en esos momentos (en torno a 20 grados centígrados), creo que no me hidraté de forma óptima durante la carrera, debido a la precaución habitual para evitar molestias estomacales y a la dificultad en los avituallamientos: pequeños vasos de plástico, de los que en movimiento se vertía la mayor parte del agua.

Logística, Condiciones y Organización de la Carrera

Una cómoda logística es un factor que favorece la marca y que no siempre se tiene en cuenta. Poder acudir a la salida del maratón caminando unos cientos de metros, calentar en condiciones y entrar en los cajones de salida tan solo 15 minutos antes de la salida, para llegar a tiempo de escuchar desde los cajones el emocionante “welcome speech” en numerosos idiomas sobre los sones del Bolero de Ravel, es un lujo en comparación con las 3 horas y media de espera previas en el Maratón de Nueva York o los muchos minutos antes que uno debe situarse en la caótica salida del Maratón de Madrid.

Desde el lugar del hotel (HN  Friedrischtrasse) hasta el punto de la salida en el Tiergarten la distancia no llega a los 1.000 metros y se realiza caminando cómodamente.

Berlin_Estacion

Otros de los aspectos organizativos están también bien resueltos, como, por ejemplo, la rápida entrega y recogida de las bolsas en el guardarropa y la cómoda recogida de dorsales en el pintoresco y atractivo aeropuerto abandonado de Templehof.

Berlin_Templehof

Berlin_Dorsal

En general, la información relacionada con la carrera en las redes sociales e Internet es excelente, incluyendo algunas interesantes iniciativas como el #MyBMJourney de envío de fotografía del Blue Line durante viernes y sábado. En la fotografía adjunta, la línea azul del trayecto en la curva de entrada en Friedischtrasse del kilómetro 8,

Berlin_BlueLine

El recorrido transita por calles y avenidas anchas en las que no se producen aglomeraciones. Tras los primeros 500 metros de salida desde el Tiergarten (prácticamente desde la rotonda que rodea la estatua), se corre al ritmo deseado con mucha facilidad.

Aunque en este post se describe con detalle el recorrido de este Maratón de Berlín, relaciono a continuación los tramos más llamativos de esta muy agradable carrera:

  1. La salida en ligero descenso, con miles de corredores alrededor, en la Avenida 17 de Junio en el interior del Tiergarten.
  2. El tramo entre los kilómetros 5 y 8 paralelo al Spree, por la parte superior, de modernos edificios gubernamentales y oficinas, extraordinariamente animados por el público en esa zona céntrica.
  3. La curva del kilómetro 8 en que se entra en la calle Friedrischtrasse, una de las principales de la ciudad, también abarrotada de público animando.
  4. Los kilómetros por la zona de Alexanderplatz, dejando a la derecha la torre de telecomunicaciones, con el contraste de edificios y con unas avenidas muy anchas.
  5. El paso por el extraordinariamente animado barrio turco, con multitud de restaurantes y comercios con un elegante toque kitsch.
  6. Todo el tramo previo a la media maratón, por una larga y cómoda avenida arbolada y con numerosas sombras (necesarias en el soleado día de la carrera).
  7. La comodidad de los llanos kilómetros entre la media maratón y la zona del kilómetro 30, que permiten mantener un alto ritmo sin excesivos esfuerzos.
  8. La favorable bajada entre el kilómetro 31 y el 32, óptima en un momento complicado de todo maratón.
  9. El regreso al centro de la ciudad a través de las bellas edificaciones y comercios de los alrededores de la Postdamer Platz y el, por supuesto, muy animado Mitte.
  10. Los sucesivos pasos por tramos adoquinados recuerdo del Muro de Berlín, algunos de ellos claramente apreciables en esa parte final del recorrido.
  11. Y, claro, los cientos de metros finales por el Unter den Linden, con la Puerta de Brandenburgo al fundo y el paso por sus arcos. Sin duda, uno de los más emotivos momentos que se pueden disfrutar no ya en un maratón, sino en cualquier carrera.

Berlin_Brandenburgo

Berlin_Muro

El ritmo de los corredores en este maratón, de gran nivel medio, ayuda también a mantener una secuencia muy estable y rápida, por encima de lo previsto.

En los aspectos logísticos, el único inconveniente lo supone el método de avituallamiento (los pequeños vasos de plástico citados) y el comportamiento de algunos corredores: muchos de los participantes se cruzaban o, incluso, detenían en los avituallamientos. Extraño comportamiento, sobre todo en un contexto de corredores de marcas en el entorno de las 3 horas. Creo que la dificultad derivada de los vasos de plástico y el calor hacia la segunda parte de la carrera influían en este comportamiento.

Por supuesto, la climatología del día favoreció la marca. Con una temperatura de unos 10 grados en la salida, ambiente seco y ausencia de viento. En los kilómetros finales el termómetro subió hasta casi los 20 grados, pero, en general, la climatología fue excelente para las buenas marcas.

Después de la carrera, el soleado domingo en Berlín permitía disfrutar de una excelente tarde en las terrazas de los bares de la ribera del Spree.

Berlin_Spree

Motivación

Como he indicado anteriormente, las buenas sensaciones físicas y los tiempos de paso retro – alimentaron los buenos ritmos de carrera.

Asimismo, otros factores clave en la mejora del tiempo fueron los ánimos de mi mujer y dos hijos mayores, acompañantes durante un excelente fin de semana de turismo y presentes en los kilómetros 8, 20 y 32, así como en el final de la carrera.

Berlin_NotaAlmu

También fueron clave los mensajes de ánimo y apoyo de amigos, en especial los del grupo de la Media de Valladolid y Boston 2015, con motivadoras y emotivas palabras durante la tarde del viernes del sábado, así como los de David de la Dehesa, con quien compartí el fallido intento en Barcelona el pasado mes de marzo. También, muy agradable fue volver a compartir momentos de Maratón, al igual que en Nueva York el pasado noviembre, con mi compañero y amigo David, que completó, también, una excelente carrera en Berlín.

En esta misma motivación, existía también una sensación adicional de “desquite” en relación con los acontecimientos vividos en los recientes maratones: abandono en Barcelona, cancelación de la participación en Boston y muy malos últimos kilómetros en Nueva York.

Entrenamientos de la Semana Anterior y Posterior al Maratón

Para completar el registro de entrenamientos previos descrito en el anterior post relacionado con este Maratón, comentar que durante la semana de la carrera entrené el lunes, miércoles y jueves un total de unos 20 kilómetros, a un ritmo medio de 04’38” por kilómetro. Un registro por debajo de lo habitual, como consecuencia del viaje a París antes citado. No obstante, las sensaciones de los 3 días fueron buenas; en especial las del jueves previo, con unos ritmos de 04’06” el kilómetro con relativa comodidad.

Durante la semana presente posterior al maratón, los entrenamientos han sido también limitados como consecuencia de un nuevo desplazamiento laboral (en este caso, a Bruselas) y, de nuevo, dos sesiones del antes mencionado Master de la EAE. En total, 38,5 kilómetros recorridos, a una media de 04’58”, lejos de lo deseable. No obstante, considero que el descanso puede ser positivo de cara a las próximas semanas de preparación previa al Maratón de Nueva York.

Otros Comentarios

Al igual que en las anteriores ocasiones, y tal como se indicaba en el anterior post al respecto de este Maratón de Berlín, es preciso destacar las excelentes condiciones de la ciudad en cuánto a logística y restauración. Frecuentado el excelente restaurante Nolle, enfrente de nuestro hotel (NH Friedichstrasse, “tomado” por corredores holandeses).

Berlin_Nolle

Xxxx

Berlin_NotaPumu

Las referencias literarias de este viaje se resumen en dos.

Por una parte, el abandono, hacia la mitad, de la novela fantástica de Álvaro Cortina, “Deshielo y Ascensión”, a la que, tras paseos por Amsterdam, París y Berlín sin avanzar significativamente, he decidido apartarla para una nueva oportunidad.

Por otra, el inicio de la nueva novela de Javier Marías, “Así Empieza lo Malo”. Cada novela de este escritor es un acontecimiento; más aún tras la excepcional “Los Enamoramientos”, sin duda una de las mejores novelas de los últimos dos años. A mitad de lectura, comentar que las 150 primeras páginas de esta nueva obra son excelentes, a la altura de los mejores libros de Marías. La crítica se divide en torno a la continuación de la novela, entre la decepción y la consideración de obra maestra. Opinaré en futuros posts.

Berlin_MariasY para concluir, destacar algo que se me pasó desapercibido en otras anteriores visitas a Berlín: los rótulos de frases famosas en los pilares de las tuberías exteriores de la zona de Kupfergraben, a las orillas del Spree. Entre ellas, Proust, Woody Allen y otros muchos pensadores. Pero me pareció apropiada la de la siguiente fotografía: “Ich Suche Nicht, Ich Finde” (“No Busco, Encuentro), de Pablo Picasso. Una pequeña referencia a cómo, en este caso, sin buscar un objetivo concreto en esta carrera, conseguí completar el mejor maratón de los 21 en que he participado y, probablemente, una de las 3 mejores carreras de las 102 populares que se acumulan ya en mis piernas.

Berlin_Picasso

 

Media Maratón de Fuencarral – El Pardo 2014. La Carrera Número 100

Esta mañana se ha celebrado la trigésima edición de la Media Maratón de Fuencarral – El Pardo. Es esta una de las carreras populares con mayor tradición en Madrid.

He tenido la suerte de participar, con esta de 2014, en doce ediciones, todas desde 2002, excepto la correspondiente al año 2010.

la foto-2

La Media Maratón de Fuencarral – El Pardo es mi carrera popular favorita, por dos motivos: 1) Su trazado, aunque de los de mayor dureza de las carreras de Madrid, es de una excepcional belleza; se encuentra descrito, en detalle, en algunas otras entradas de este blog; 2) Transita por zonas, calles, carreteras y ambientes que me son muy cercanas; cada vez que corro esta prueba, aparecen bellos recuerdos que abarcan desde mi infancia a la actualidad. Si tuviera que elegir, esta sería la carrera popular a la que no me gustaría faltar nunca, estar en ella todos los años en la brecha.

En esta ocasión, además, con un aliciente adicional, al tratarse de la carrera popular número 100 en que he participado (20 Maratones, 27 Medias Maratones y 53 carreras de 10.000 metros). A continuación adjunto un cuadro con el detalle de esas 100 carreras, ordenado cronológicamente.

Untitled

Las líneas rellenas en rojo representan las mejores marcas en cada una de las tres distancias (Maratón, Media y 10.000). Las líneas con texto en rojo, son el resto de las mejores marcas en cada una de las diferentes carreras populares. El orden cronológico indica que a medida transcurren los años los tiempos no empeoran demasiado.

Paso a comentar algunos detalles de la participación en esta carrera de 2014.

Como en el resto de las entradas del blog, se añaden algunas muestras musicales. En este caso, he decidido compartir las canciones que han ido sonando esta misma mañana en el dial de la radio del coche, a la ida y la vuelta de la carrera. Todas ellas, sintonizadas a través de la renovada Melodía FM. Una buena parte de ellas recrean lugares comunes en los gustos musicales de estas páginas. Una sorpresa la afinidad con mis gustos. Empezando por la primera canción que sonó, justo al arrancar el coche antes de las 08:00 de esta fría mañana de invierno en Madrid.

Organización

Desde 2002 esta carrera ha mejorado y crecido. Desde la asunción por parte, entre otros, de la dirección técnica por AD Marathon, la calidad de la organización es equiparable a las mejores pruebas de la capital.

Entre los aspecto destacados, positivos y de mejora respecto a ediciones anteriores:

  1. La información de la carrera en Internet y en redes sociales. De hecho, esta semana recordé la cita gracias a los mensajes a través de correo electrónico e Internet (tenía en mente que se disputaba la próxima semana). La página web oficial de la carrera es completa y muy actualizada. Y la información de los resultados oficiales, rápida (antes de las 15 horas del mismo día de la carrera) y muy clara.
  2. La inscripción fue muy bien comunicada y, además, inteligentemente empaquetada con la correspondiente a la Media Maratón Villa de Madrid, que comparte organizadores.
  3. La recogida de dorsales, el mismo día de la carrera, evitando las incomodidades de algunas antiguas ediciones, con recogida previa en las instalaciones de los organismos públicos del barrio. Y cómoda, muy bien sementada en mesas y con una amable atención, también a diferencia de algunas antiguas ediciones, en que la no disposición del documento acreditativo de la identidad (DNI, Pasaporte, permiso de conducir, etc.), implicaba la no entrega del dorsal.
  4. Una excelente bolsa del corredor, con una camiseta técnica sencilla, abundante provisión de bebidas (agua, isotópicas, etc.) y, como no, el clásico caldo Aneto de las carreras madrileñas.

En el camino hacia la salida, esta canción, de bonito título.

Para las siguientes ediciones, animo a los amigos de AD Marathon y al resto de organizadores a solucionar dos aspectos:

  1. El primero, sencillo: ordenar la entrada de los corredores en la salida de una forma más razonable. El recinto del arco de salida no es cómodo y, por su logística, implica la entrada habitual de corredores en dirección frontal hacia las primeras líneas de salida, provocando: a) un incómodo rodeo para incorporarse a posiciones retrasadas; y b) la ubicación directa en las primeras líneas de salida de algunos corredores más lentos (como referencia, tras situarme, unos quince minutos antes de la salida, en una razonable -para mi marca- segunda o tercera fila de corredores, en el momento del pistoletazo me encontraba entre una octava y décima fila, aproximadamente). Perjudica la salida y genera un peligro de caídas, tropezones y avalanchas.
  2. El segundo, más complicado, pero importante: cortar completamente al tráfico de automóviles y motocicletas el recorrido; o, al menos, el arco desde el kilómetro ocho del comienzo de la carretera de El Pardo a Somontes hasta el kilómetro dieciocho de la entrada al barrio de Montecarmelo. No es presentable, en mi opinión, el tránsito de vehículos pegados a los corredores por las rampas de la antigua carretera de El Pardo. Por cierto, espero que las fuerzas del orden hayan tomado buena nota del coche de color blanco que discurría a una más que excesiva velocidad en la bajada por la que ascendíamos los corredores.

Climatología

Tradicionalmente, las temperaturas son bajas. En las últimas ediciones hemos “disfrutado” de mañanas con termómetros varios grados bajo cero, especialmente en el entorno del río. Este año, si bien la temperatura media de la carrera no ha sido tan extrema, si se han producido dos hechos negativos que me hacen calificarla de la peor edición desde, al menos, la de 2008:

  1. No ha salido el sol en ningún momento y la temperatura no ha subido durante la carrera. De hecho, al final de la misma, el termómetro marcaba unos 3 grados sque, creo, eran los mismos que en el momento de la salida, más de hora y media antes. Además, poco después de la llegada, justo en el momento de alcanzar el coche para cambiar a ropa seca, ha comenzado a llover, incluso aguanieve y granizo. He tenido la sensación de que esta ha sido una de las escasas carreras de invierno en que la temperatura tras la carrera era, incluso, más baja que antes de la misma. Una sensación muy desagradable que me ha impedido permanecer unos minutos adicionales en la zona de llegada para saludar a algunos colegas runners (@pradogr, @rincon_grafista, @manumarlasca, entre otros) que conozco, personal o virtualmente, que estaban allí y con los que me hacía ilusión compartir unos momentos.
  2. Al igual que en  estas últimas semanas, tal como se indica en el diario del plan de entrenamiento de los maratones de esta primavera, la concentración de polen en el ambiente era muy alta. He sentido (al igual, supongo, que muchos compañeros) unas significativas molestias de rinitis en ojos y nariz y, especialmente, de ahogo respiratorio, sobre todo en los duros tramos de cuestas de los kilómetros 13 a 16 y en los repechos del final en Montecarmelo y en la entrada a Fuencarral. Pienso que este efecto ha supuesto, al menos, un retraso de un minuto en la marca final. Y, especialmente, una sensación negativa durante buena parte de la carrera. Como dato positivo, el haber mejorado significativamente la marca (01:26:01 en 2008) de la anterior ocasión en que recuerdo efectos de la alergia tan importantes como en este caso.

Ambiente

Excepcional, como de costumbre. Principalmente entre los corredores, muy motivados en esta carrera y con una numerosa participación de conocidos de los barrios y distritos limítrofes.

Cada año es más abundante el número de corredores (2.679 este año, frente a los 2.128 del 2013 y los 1.866 del 2011) e, incluso, se empiezan a organizar atascos incluso una hora antes del comienzo. Buena señal. Una buena sensación, justo cuando sonaba esta canción.

Y, también como de costumbre, decepcionante la animación por parte del público. Las pocas personas que acuden a animar merecen una cariñosa mención, por lo temprano de la hora y las inclemencias del tiempo. A título particular, me ha alegrado la presencia del colega del circuito de la Dehesa Miguel Ángel, con su bebe en el colgador, animando a su mujer, así como los vecinos de Herrera Oria a la altura del kilómetro 6, con la megafonía aplicada al “Carros de Fuego”.

Pero creo que si la afición al running está aumentando de una forma tan significativa como comentábamos en otro artículo de este blog, y se está convirtiendo en una moda social, se echa de menos algo más de solidaridad y apoyo. Puede entenderse la ausencia de público en los momentos iniciales (demasiado pronto, las nueve de la mañana, un domingo) y en los tramos de El Pardo (de difícil acceso y en una mañana fría), pero no así en núcleos de urbanización masiva como Herrera Oria y, más tarde, Montecarmelo, en que el público animando en los márgenes de la carrera, en sus momentos finales, de cuestas y más duros, era casi inexistente. Creo que una buena forma de aficionar a los niños es mostrarles ese esfuerzo e ilusión de miles de personas normales de toda edad y condición.

Resultados

Se trataba de mi duodécima participación en esta carrera (todas desde 2002, excepto la correspondiente a 2010). Con un tiempo de 01:23:34 he registrado mi quinta mejor marca (cuarta si consideramos la posición relativa en la clasificación) de todas las ediciones, bastante cerca de tres de las cuatro anteriores (en la horquilla entre 01:22:13 y 01:22:59, lejos de la mejor marca de 01:19:59 -con dudas acerca de la correcta medición de la carrera-). El puesto ha sido el 56 de 2.679 “finishers”, y el 12 de la categoría.

Prometo que esta es la maravillosa canción que sonó cuando encendí el coche para volver después de la carrera.

Respecto a las previsiones, se han cumplido las expectativas. Manejaba una marca objetivo entre 01:23:30 – 01:23:45, dados los efectos de la alergia y el reducido trabajo de series y repeticiones en las semanas previas por el mismo motivo, tal como se describe en el diario de entrenamientos antes citado.

Las sensaciones han sido malas en la zona dura de cuestas, más por la alergia que por resistencia muscular. El frío también ha impactado. Entre los kilómetros 8 y 13 he corrido con las piernas agarrotadas, a pesar de un razonable calentamiento y estiramiento previo.

A continuación, un gráfico que demuestra la (positiva) evolución de las marcas (medidas en ritmo de carrera) desde la primera participación en 2002.

Untitled

Otros Comentarios

Tal como he indicado, esta ha sido la carrera popular número 100 en que he participado, desde la primera, el 1 de Abril de 2001. Tras muchos años, la ilusión sigue siendo la misma. Ha sido simbólico que esta efemérides coincidiera con esta carrera de Fuencarral – El Pardo, mi favorita.

Como también esta canción, que, casualmente, también ha sonado en el trayecto de vuelta, bajo el granizo.

Desde el principio hasta el final me trae recuerdos de mi infancia y evoca actuales sensaciones.

Desde los comienzos de los años 70 en que con mis padres y abuelos pasábamos los domingos en ese bosque de El Pardo por el que ahora termina esa cuesta del kilómetro 16 hasta los buenos recuerdos actuales.

En el kilómetro 2 se pasa por delante de la antigua Clesa, donde a punto estuve de empezar a trabajar en la auditoría interna (que diferente hubiera sido todo).

Desde la cuesta abajo del kilómetro 6 se ve, a la izquierda, una magnífica perspectiva de mi actual domicilio, en Puerta de Hierro. También desde ese punto, hace años, se veía la columna de humo del incendiado Windsor, donde trabajé 15 años, la noche anterior a esa carrera.

La larga recta desde el kilómetro 8 al 12 transcurre por lugares habituales de nuestro (de mi familia, la mía) ocio con los niños (Somontes, la Federación de Hockey, el río, los merenderos de El Pardo y de Mingorrubio, etc.).

Esos montes de El Pardo son mi infancia, con mis padres y mis abuelos (no puedo dejar de pensar en ello).

Las bajadas de Mirasierra, al inicio, y a Montecarmelo, al final, recuerdos de buenos amigos.

El restaurante Filandón, en el kilómetro 19, donde hace casi 40 años estaba Casa Jaime, y (parece que fue ayer) esperaba la peseta para jugar a esta máquina:

393sl

Y sin embargo. También en esta fría mañana, en las ondas de Melodía FM. La mejor canción de Sabina, la letra es un poema. Esta versión en directo, única. De verdad, merece la pena cerrar con esto.

Maratón de Nueva York 2013

El pasado domingo tres de Noviembre se celebró una nueva edición del Maratón de Nueva York, tras la cancelación de la de 2012. Tomaron la salida 50.740 corredores y terminaron la carrera 50.304 (un 99%).

El resumen de mis sensaciones como participante se encuentra en el tuit que escribí a primera hora de la tarde, tras la carrera: “Con el primer #INGNYCM, ya son veinte. Pero este es EL Maratón. Espectacular”.

20131109-205911.jpg

Tras correr varios maratones en Madrid, Barcelona, Londres y Berlín, mi impresión es que el de Nueva York es especial, y su calidad y atractivo muy superiores. Objetivamente es mejor en muchos aspectos (ambiente y organización, principalmente), y también complicado en otros (recorrido y logística). Pero, en su conjunto, implica una experiencia superior a la de cualquier otra carrera de las noventa y siete en que he participado.

La ciudad se vuelca con su Maratón y ofrece espectaculares sensaciones e imágenes antes, durante y después de la carrera. Hasta el Empire State homenajea al Maratón la noche anterior, con sus colores.

20131109-210048.jpg

En este post describiré las principales características del recorrido, el ambiente, la organización y logística de la carrera y otros aspectos relacionados con este Maratón en su edición de 2013. Se incluyen unas cuántas fotografías que, salvo mención en contrario, son producto de elaboración propia.

Recorrido

El perfil de la carrera es complicado en comparación con, por ejemplo, los maratones de Berlín y Londres. Entre los que puedo comparar es también más difícil que el de Barcelona y se encuentra cerca de la dureza del Maratón de Madrid.

20131110-113748.jpg

Comienza con casi cuatro kilómetros en el Puente de Verrazano, en Staten Island (la zona más afectada en 2012 por el huracán Sandy), de los que la primera mitad es una subida bastante pronunciada. Con la emoción de los largos momentos previos, el fondo físico de los muchos kilómetros entrenados y el ambiente alrededor (corredores, panorámica del skyline de Nueva York a la izquierda, helicópteros, barcos, etc.) se tiende a correr rápido. No estando acostumbrados a este tipo de puentes, de gran longitud y pendientes, creo que se puede no valorar adecuadamente su dureza. Estimo que del recorrido total, casi un veinte por ciento transcurre por puentes y similares.

20131110-111155.jpg

Fotografía de @NYonAir

Hasta casi la mitad del Maratón, la carrera discurre por el barrio de Brooklyn. Se caracteriza por sus largas rectas (sobre todo, Bay Ridge Avenue), con ligeras pendientes de subida y bajada y bonitas perspectivas. Un tramo más empinado se encuentra a partir del kilómetro doce, transcurriendo por la animada Lafayette Avenue.

Fotografía de http://www.nyrr.org

En esta parte del recorrido prácticamente no hay giros, siendo el más relevante el que lleva de la citada Lafayette a la larguísima Bedford Avenue.

Fotografía de http://www.nyrr.org

La milla trece se encuentra casi en la frontera entre este barrio y el de Queens, por el que discurre una pequeña parte de la carrera.

Es una parte del recorrido sin demasiadas cuestas hasta la llegada, aproximadamente en el kilómetro veinticuatro, del puente de Queensboro sobre el East River, que marca el paso desde este barrio a Manhattan. Es uno de los puntos de más dureza de la carrera, dado que nos volvemos a encontrar con un largo puente y, de nuevo, una considerable pendiente, tanto de entrada desde Queens, como de salida, en una cuesta abajo importante, hasta enlazar con First Avenue, ya en Manhattan. Este es el puente de una de las escenas más conocidas de la película “Manhattan”, de Woody Allen.

El siguiente tramo, por dicha Primera Avenida, es una larga recta que atraviesa todo el barrio de Manhattan hasta el Bronx. Combina fragmentos llanos con subidas tendidas y alguna ligera bajada, que sirve de recuperación. Es una parte de la carrera que se hace dura, dada la acumulación de kilómetros en las piernas. Se compensa por el fenomenal ambiente en las calles, que, como en otros tramos, anima a intentar correr a ritmos rápidos.

La parte final de la avenida, y enlace con el quinto barrio, el Bronx, es un corto pero muy empinado puente (Willis Bridge). El recorrido por el Bronx es reducido, se callejea un poco y no incorpora subidas y bajadas importantes.

Fotografía de http://www.nyrr.org

Por último, en la vuelta a Manhattan por Fifth Avenue aparecen unas inesperadas cuestas de “última hora”. Especialmente una larga recta de más de un kilómetro previa a la entrada a Central Park. A su vez, el final en el parque, junto con el tramo por 59th Street previo a los últimos quinientos metros, es una sucesión de subidas y bajadas que confieren al recorrido un grado adicional de dificultad.

Fotografía de http://www.nyrr.org

La referencia de mis tiempos de paso de cada parte es de poco más de 1.27 en la primera media y casi 1.36 en la segunda, con unos cinco últimos kilómetros en ritmos de casi cinco minutos el kilómetro, muy por encima de la media de cuatro minutos y veinte segundos cada kilómetro del total del Maratón. Es un ritmo no habitual. Al no estar seguro de poder terminar la carrera debido a la lesión, corrí más rápido de lo razonable la primera parte, para disfrutar ante un posible abandono (el punto seleccionado para ello, afortunadamente no utilizado, era la entrada a Manhattan por First Avenue en, aproximadamente, el kilómetro veintiséis).

Para un mejor balance, es conveniente reservar fuerzas en la primera mitad. En el entorno de la marca en tres horas, pienso que lo razonable es atravesar la media, como mucho, entre 1.28 y 1.29 para reservar fuerzas e intentar una segunda media entre 1.31 y 1.32. Los tramos en que creo que corrí más rápido de lo aconsejable fueron el puente de Verrazano, Lafayette Avenue, la primera parte del puente de Queensboro y el tramo intermedio de First Avenue.

Como resumen de los puntos fuertes del recorrido, los siguientes:

  1. Anchas avenidas.
  2. Escasas curvas (la más pronunciada, la de entrada desde Queensboro Bridge a First Avenue).
  3. Buen porcentaje de tramos llanos largos (Queens, Bronx, parte de First Avenue, etc.).
  4. Gran visibilidad de perspectivas de kilómetros de carrera (Bay Ridge Avenue, First Avenue, etc.).
  5. Pavimento en, relativamente, buen estado, aunque con las lógicas inclinaciones en los lados de las aceras. Unos días después del Maratón coincidí con el gran atleta Chema Martínez, que, en la agradable conversación que mantuvimos, me comentó sus percepciones acerca de la diferencia de tacto de pisada del asfalto de Nueva York en comparación con el de otras ciudades.
  6. Presencia de numerosa animación de público en las zonas más duras (con excepción de los puentes).

Y la relación de sus principales dificultades:

  1. Largos puentes con pronunciadas pendientes (Verrazano y Queensboro, principalmente).
  2. Duras cuestas en tramos clave de la carrera: entrada en Queens (media maratón), entrada en el Bronx (cerca del kilómetro treinta) y, sobre todo, en el tramo final de Fifth Avenue antes de la entrada en Central Park, interior de este y fragmento previo al final por 59th Street.
  3. Alguna bajada muy pronunciada, con impacto muscular (salida del puente de Queensboro y algún tramo en Central Park).
  4. Los (inevitables) charcos de agua y bebidas isotónicas en los avituallamientos.

Ambiente

Es el principal activo de este maratón. Extraordinario e impactante; a veces, emotivo. Prácticamente todo el recorrido está repleto de gente animando en las aceras. En algunos tramos de Brooklyn y, sobre todo, en First Avenue y Central Park en Manhattan, pude contar cuatro y cinco filas de público animando en un mismo espacio tras las vallas. Sin comparación con otros maratones.

Las zonas en las que percibí una mayor animación de público fueron, por este orden, las siguientes:

  1. Entrada en Manhattan desde Queensboro Bridge y primeros tramos de First Avenue. En esta zona, desde la rampa de salida del puente ya se combina el ruido de las zapatillas de los corredores, amplificadas por la acústica de la construcción (se corre por el carril inferior), junto con el de la muchedumbre que ya está animando en Manhattan.
  2. Lafayette Avenue, en Brooklyn. Precioso barrio, con muchos de sus residentes animando. Allí se encontraba, en manos de una joven, la mejor pancarta del recorrido: “Pain is Temporary, Pride is Forever”. Y fue curioso el contraste con la entrada en Bedford Avenue y el recorrido por el barrio judío de Brooklyn.
  3. Central Park y último tramo de Fifth Avenue. Por la dureza de la carrera, no se llega a disfrutar pero, sin duda, es un importante apoyo final.
  4. Bay Ridge Avenue y algunos otros tramos de Brooklyn. Es el barrio en que más kilómetros se corre y, en general, la presencia de público es abrumadora.

Por su parte, las zonas con menor afluencia relativa de público fueron la mayor parte de los barrios de Queens y el Bronx. Asimismo, es llamativa la obligada ausencia de público en los puentes, dada la afluencia en el resto del recorrido.

Numerosas pancartas durante el recorrido. Además de la ya citada, algunas otras originales:

(Fuente: http://www.buzzfeed.com/mrloganrhoades/the-35-best-signs-from-the-nyc-marathon?s=mobile)

20131113-080816.jpg

20131113-081524.jpg

20131113-081331.jpg

20131113-081841.jpg

20131113-082029.jpg

Junto con la animación del público, la de las bandas de música. Por una parte, las oficiales, aproximadamente cada cinco kilómetros, patrocinadas por United Airlines. Todas excelentes.

Y, algunas aún mejores, las espontáneas de aficionados en muchas partes del recorrido. Especialmente importantes, de nuevo, en Brooklyn. De todo tipo de géneros: rock, heavy, rap, salsa, latinas, irlandesas, militares, coros militares y civiles, jazz, etc. No recuerdo muchas de las canciones que sonaron en el recorrido, pero incluyo una pequeña selección de las que me llamaron la atención.

“New York, New York”, de Frank Sinatra. En la salida, en el Puente de Verrazano. Momento espectacular y muy emotivo.

“Eye of the Tiger”, Survivor. Una de las muchas canciones motivadoras en Brooklyn.

“One”, de U2. En el inicio de First Avenue. Una de las varias excelentes canciones de este grupo que amenizaron el recorrido.

“Don’t Stop Believing”, de Journey. En la frontera entre Manhattan y el Bronx, ya que no se corre por New Jersey.

“Can’t Hold Us”, de Macklemore y Ryan Lewis. En el Bronx. Una de las mejores canciones de este año 2013 y perfecta para animar esos duros kilómetros.

Y, claro, la que no puede faltar. Sonó “Born to Run”, de Springsteen.

Fuera del perfil musical de este blog quedan canciones latinas, coros, bandas de música irlandesa, etc., que aportaron mucho colorido y animación. Y, sobre todo, con unos niveles de ejecución excepcional por parte de grupos e interpretes aficionados.

Como curiosidad, un vídeo del artista local y “Youtuber” @caseyneistat recogiendo escenas de la carrera y del evento musical Youtube Music Awards, que se celebraba también en Nueva York ese mismo día. Casualidad que el tiempo de este corredor coincide casi con el mío y que aparezco entrando en meta en el minuto 02:35 del clip.

Otra mención a otro de los grandes activos del ambiente de este Maratón: las vistas y panorámicas durante la carrera. Las más espectaculares, son, en mi opinión, las siguientes:

  1. El skyline de la zona baja de Manhattan a la izquierda desde el puente de Queensboro.
  2. La vista lateral de dicho puente desde First Avenue tras el giro a su salida.
  3. El río y el skyline a la izquierda desde los primeros kilómetros del puente de Verrazano, con el espectáculo de helicópteros (policía, televisión, etc.) y barcos alrededor.
  4. La perspectiva, durante varios kilómetros de subida, del Williamsburgh Savings Bank Building en Boerum Hill, al final de la larga cuesta de Bay Ridge de Brooklyn..
  5. Las casas bajas de todo el trayecto por Lafayette Street, con tanto público animando, casi salidos de las novelas de Jonathan Lethem.
  6. La larga perspectiva de First Avenue desde sus primeros metros.
  7. El lateral de Fifth Avenue, entrada e interior de Central Park (a pesar de los “agónicos” últimos kilómetros).
  8. En general, las perspectivas de corredores delante y detrás en las largas rectas del recorrido y en sus dos principales puentes.

Organización y Logística

La organización de la carrera es otra de las grandes diferencias de este Maratón.

Tras el gran nivel de los organizadores de los maratones de Londres y Berlín (e, incluso, Barcelona), el listón es alto. Pero, comparativamente, el Maratón de Nueva York se encuentra también en un estadio superior en este aspecto. Las excelencias de la organización son muchas:

  1. Magnífica feria del corredor, con una recogida de dorsales rápida y eficaz, a pesar de las lógicas medidas de seguridad (reforzadas tras los desgraciados acontecimientos del Maratón de Boston de este año).
  2. Muy buena bolsa del corredor, con una excelente y bonita camiseta técnica conmemorativa.
  3. Instrucciones claras y precisas sobre todos los aspectos logísticos (recogida en autobuses, zonas de salida, horarios, etc.). Solo faltan algunos planos más detallados del recorrido en papel (con kilometraje, en lugar de millas, y altimetría) que, entiendo, no están disponibles principalmente por motivos de seguridad.
  4. Eficiente trasporte desde la ciudad a Staten Island la mañana (madrugada) del Maratón. Con una flota casi infinita de autobuses.
  5. Rápidas medidas de seguridad en la entrada en Staten Island (inspección de bolsas y cacheos). Y gran amabilidad de las fuerzas de seguridad (otro de los denominadores comunes de todo el desarrollo de este Maratón).
  6. Clara indicación de las entradas y horarios de los numerosos corrales de salida y olas.
  7. Interesante ceremonia de apertura y pistoletazo de salida, con la presencia de la directora del Maratón, el alcalde de Nueva York y algunas otras autoridades. Junto a una banda militar, que interpreta el himno nacional, y una retransmisión notable de la entrada de los corredores de élite, a algunos de los cuales se entrevista en directo.
  8. Abrumadora cantidad de urinarios portátiles, bien equipados (como anécdota, se recuerda periódicamente por megafonía el derecho de la organización a descalificar a los corredores que orinen fuera de dichas instalaciones).
  9. Megafonía casi permanente, en varios idiomas (entre ellos, el castellano), en la zona de salida en los momentos previos.
  10. Abundante catering previo a la salida: café, té, leche caliente, agua, bollos, frutos secos, bagels (excelentes), rosquillas, etc. Un único inconveniente, la mala calidad del café.
  11. Perfecta indicación de los puntos de paso (kilómetros y, sobre todo, millas).
  12. Adecuado control del público durante el recorrido, en las zonas habilitadas (facilitado por el respeto general de los espectadores hacia los corredores y una clara urbanidad).
  13. Avituallamientos abundantes y bien organizados. Sucesivamente, bebidas isotónicas y agua mineral (en vasos de cartón).
  14. Tal como se ha indicado, excelente animación musical oficial.
  15. Protección de todo el recorrido: ni un solo espectador se cruzó en el camino, no se vislumbró ni de lejos ningún vehículo no oficial de la organización.
  16. Perfectas indicaciones tras la llegada, con un abundante número de personas repartiendo bolsas, medallas y prestando atención a los corredores. La mayoría, repartiendo felicitaciones a todos los corredores, en algunos casos en sus idiomas.
  17. Buena bolsa de avituallamiento posterior, junto con una perfecta atención post-carrera: plástico en los primeros metros tras la llegada y un magnífico poncho forrado (re-utilizable) en los últimos metros de la salida.
  18. Listado de resultados rápido, detallado y claro, accesible por Internet de forma inmediata y con información relevante (tiempos de paso, filtro por nacionalidades, etc.).

El único aspecto notable pero mejorable es, en mi opinión, la gestión en web y redes sociales del Maratón. El site oficial es algo confuso y la gestión de los perfiles discutible, tanto en los previos como en los momentos posteriores. La confirmación de la inscripción previa a la carrera es complicada de encontrar, y casi imposible de localizar en iOS. No obstante, la dimensión de este Maratón y la búsqueda de información a través de Internet en estos días se ilustran en el espectacular dato de los casi dos millones y medio de páginas vistas en el site oficial durante el día de la prueba. No puedo opinar directamente de la aplicación móvil de seguimiento de corredores en directo, de la que me han comentado maravillas.

El “diez” que merece la organización compensa, en mi opinión, las dificultades logísticas intrínsecas a esta prueba. Es preciso asimilarlas, conocerlas e intentar adaptarse a ellas. Condicionan, a mi modo de ver, y junto a la dificultad del recorrido, la posibilidad de una buena marca. Esas dificultades logísticas son muchas:

  1. El “madrugón” del día de la carrera (04:00 – 04:30) para subir a los autobuses en Manhattan (a las 05:30) y la llegada a la base militar de Staten Island contigua a la salida antes de las 06:30. Es decir, más de tres horas antes del inicio de la carrera a las 09:40 (en mi caso).
  2. En esta edición, el intenso frío en dicha base en las horas previas a la salida. A pesar de prever la circunstancia y acudir con un buen número de camisetas y una sudadera superpuestas, para ir arrojando antes o tras la salida, se echó de menos algo más de abrigo. Algunos corredores más experimentados en esta prueba acuden a la salida con sacos de dormir, mantas, abrigos acolchados, pijamas (!), etc.
  3. El cambio de costumbre en el desayuno. Por experiencia, influye en estómagos “delicados”. El café y bagels previos a la salida son necesarios (desayuno previo precario, tres horas de espera, frío, etc.), pero alteran la dieta habitual previa a estas carreras.
  4. En el caso de los corredores extranjeros, un largo viaje en la mayoría. Desde mi salida de casa en Madrid hasta la llegada al hotel en 38th Street en Manhattan transcurrieron casi dieciséis horas y media (incluyendo una exótica e inesperada escala en Terranova, Canadá).
  5. El jet lag derivado del cambio horario y el escaso tiempo de adaptación (en mi caso, con la llegada a Nueva York el viernes por la tarde y la salida el lunes posterior al Maratón, también por la tarde).
  6. El largo trayecto desde la salida de Central Park tras la llegada (en la parte alta del Parque) hasta el metro (el más cercano, en 72th Street) o los hoteles de Manhattan.

Referencias

Para que los interesados puedan realizar comparativos si tienen intención de participar en el futuro.

Acabé la carrera con una marca exacta de 03:03:00, con una media de siete minutos exactos por milla. En un puesto en la clasificación entre los 1.000 primeros de la general de entre más de 50.000 “finishers” (mejor posición relativa en cualquier maratón en que he participado).

20131109-222450.jpg

También entre los 100 primeros de la categoría de edad de entre cerca de 5.000 “finishers” en la misma, hacia el puesto treinta en la clasificación de los cerca de novecientos españoles y cuarto en la de la categoría de edad de este grupo local.

Es la sexta mejor marca de mis veinte maratones y se sitúa exactamente en la media de los diez últimos. La mejoran los 02:57:22 de Londres, 02:58:49 de Berlín, 02:59:14 y 03:00:39 de Madrid y (por un segundo) los 03:02:59 de Barcelona. Dos de estas mejores marcas (la sub 3 de Madrid y la de Barcelona) durante este año 2013.

Entrené una media de 82 kilómetros semanales en el período de las últimas quince semanas previas (exceptuando la última semana del domingo de la prueba). A un ritmo medio, según Garmin, de 04:44 minutos el kilómetro. Dado este nivel de entrenamiento, según las estadísticas comparativas previas (maratones de Barcelona y de Madrid de este mismo año), la marca prevista se situaba entre 03:00 y 03:04, ligeramente por encima del objetivo inicial de 02:56, abandonado debido a las molestias en las última semanas que se describen más adelante.

Creo que el resultado final, cerca del extremo alto de la horquilla, refleja la dureza del perfil de la carrera, las condiciones físicas particulares y las dificultades logísticas antes indicadas.

Las cuatro semanas previas a la carrera experimenté unos importantes dolores derivados de mi lesión de hernia discal, acentuados durante el viernes y sábado previos al Maratón por las consecuencias del viaje desde Madrid. También destacar la aparición de un tirón o contractura en el gemelo derecho y de molestias estomacales durante los días previos y, en especial, en el transcurso de la segunda parte de la carrera. Todos estos síntomas, latentes desde el kilómetro ocho, se materializaron intensamente en las últimas tres o cuatro millas.

Como he comentado, atravesé la primera media en poco más de 1:27, para luego completar la segunda parte en casi 1:36. Creo que es la mayor diferencia entre medias que he marcado en, como mínimo, los últimos diez maratones. Las consecuencias de la lesión y las molestias estomacales, pero, también, la dureza final del recorrido, son factores a considerar.

Algunos otros comentarios que pueden servir de recomendación son los siguientes:

  1. Viajé a Nueva York el viernes a primera hora de la mañana y regresé el lunes en un vuelo con salida a media tarde. Si se tiene la oportunidad, es recomendable realizar el viaje de ida, al menos, un día antes, para una mejor adaptación al cambio horario y disponer de más tiempo de recuperación.
  2. Estuve alojado en un hotel en la esquina de 38th Street con Madison Avenue (Jolly Towers, asociado a NH Hoteles). La localización es perfecta para el viaje al Maratón, dado que los autobuses a la salida desde el centro de Manhattan salen a un par de manzanas de este lugar. Además, es una zona céntrica de Manhattan, que permite la visita a la parte alta y baja de la ciudad sin apenas acudir al transporte público.

Otros

Una relación de algunos aspectos que me resultaron especialmente llamativos, novedades tras mi experiencia previa de diecinueve maratones en España y Europa, y algunas curiosidades:

  1. El abundante número de corredores que acuden a la salida con sacos de dormir, mantas, abrigos, ropa de calle, etc., y que dedican buena parte del tiempo a dormir en el suelo a la intemperie.
  2. El jaleo que se organiza en la salida con la ropa que los corredores tiran en los últimos segundos previos a la salida y durante los primeros metros. A pesar de la recomendación de su depósito en los contenedores de los corrales (destinados a ONGs), bastantes corredores esperan al último momento y la arrojan a su pies. En algunos casos que presencié (como el de una corredora japonesa, a mi lado), con prendas como abrigos acolchados y pantalones de pijama.
  3. La cada vez mayor proliferación de corredores con zapatillas minimalistas tipo “guante”.
  4. A pesar de las indicaciones previas, los corredores que paran a orinar en los lados del puente de Verrazano, hacia el río. Si se corre en una ola por la parte de abajo, es recomendable circular por el centro y evitar los lados para no resultar salpicado.
  5. Como he indicado, no se presencia ni un solo intento de cruce de calle de espectadores durante todo el recorrido. Ni, por supuesto, tráfico rodado. Debería ser lo normal, pero haber participado en doce ocasiones en el Maratón de Madrid, que se caracteriza por lo contrario, hace que este acto de respeto parezca muy llamativo.
  6. El elevado porcentaje de mujeres que corren la prueba (aproximadamente el 40% del total) y el alto nivel de muchas ellas. Una gran noticia y, asimismo, un punto de contraste importante respecto a los maratones españoles.
  7. El increíble abanico de nacionalidades de los corredores que participan (más de cien). En el caso de los corredores españoles, su importante número (casi novecientos).
  8. El contraste de animación entre barrios.

Ocio

Un breve comentario sobre algunos lugares recomendables, nuevos descubrimientos, complementarios a los ya descritos acerca de Nueva York en otros artículos de este Blog.

En primer lugar, el espectacular mercado – restaurante italiano “Eatily”. Un amplio espacio, en Union Square, enfrente del Flatiron Building, que combina mercado de producto italiano fresco de primera calidad (carne, pescado, verdura, fruta, pasta, etc.), diversas zonas temáticas de restauración, tienda de artículos y libros de cocina, etc. Es preciso cierto tiempo de espera, pero merece la pena.

20131109-211616.jpg

20131109-210903.jpg

El precioso restaurante del Mondrian Hotel, en el Soho, al que acudí gracias a una recomendación de @brendamarting. Excepcional entorno, decoración y comida, con precios razonables. Y, sobre todo, poco concurrido, evitando las listas de espera (un par de horas) habituales en otros locales conocidos de la zona, como el magnífico Baltazhar de Spring Street.

20131109-210730.jpg

20131109-210536.jpg

En el apartado de las habituales adquisiciones de libros editados recientemente en Estados Unidos, reseñar las siguientes:

  1. “At Night we Walk in Circles”, de Daniel Alarcon (Ficción). Uno de los nuevos escritores americanos a seguir.
  2. “Floating City”, de Sudhir Venkatesh (Sociología del Comportamiento). Lo último del colaborador de Steven Dubner en “A Rogue Economist…”, con una original temática sobre los modelos de negocio marginales y la economía sumergida en Nueva York
  3. “David and Golliath”, de Malcolm Gladwell (Ciencias Sociales). Top de ventas en NY en estos días y en el outdoor de la mitad de los autobuses de la ciudad.
  4. “Youtube for Business”, de Jason A. Rich (Internet Business). Por motivos profesionales.

20131109-211016.jpg

Libros que se unen a la recomendación de la magistral “Dinero. Carta de un Suicida”, de Martin Amis, lectura para las largas horas del trayecto de ida y vuelta en avión.

20131109-211130.jpg

Con fragmentos como este. El miedo…

20131110-141822.jpg

Menciones

La primera, el placer de compartir la experiencia del accidentado viaje, las jornadas por NY y el Maratón, con su gélido preámbulo, con David. Y la enhorabuena por su excelente marca de 3:26. Toda una gran experiencia compartida para recordar. Tenemos que repetir.

También la enhorabuena al resto de los corredores con los que compartí momentos de viaje o carrera, como Diego y Jesús (y su familia), que también disfrutaron una gran Maratón y realizaron estupendas marcas. Igualmente, felicitaciones por su carrera y agradecimiento por sus amables mensajes de la tarde del domingo a Óscar / @oscarvazquez (con su MMP de 3:28) y Rafa / @rafavega_ (gran vídeo de la carrera, compartido en redes).

Si acaso llegan a leer hasta aquí, un agradecimiento muy especial a familia y amigos que en las horas del domingo siguientes al Maratón se interesaron por mis andanzas, algunos desde la distancia y otros desde la propia ciudad. Por supuesto, Ruth, Daniel, Almu, Guille y Celia. También Juan, desde Ourense (recordé mucho a Paco, que se hubiera alegrado y emocionado). Especiales en ese domingo, también, los mensajes de Bea, Raquel y Brenda @brendamarting (en NY también, en un intermedio entre los. 3:32 de Frankfurt y los 3:30 de Valencia, en tres semanas : increíble). Y también muy amables y motivadores los cariñosos mensajes de Marta @martachavero, Paloma @PalomaUgarte60, Miguel @delucio111, Lola @Lola_Garlochi, Lidia @Lhernansaiz, María, Fernando y Rubén, durante esas tarde y noche del tres de Noviembre en Nueva York. También a los muchos que los días anteriores y posteriores se preocuparon, como los amigos runners y el grupo CQTP de la Dehesa de la Villa, los compañeros y jefe del trabajo y el resto de amigos y conocidos que han estado amablemente pendientes e interesados.

Y, por último, acabar con un homenaje que no puede faltar al hablar de Nueva York, en estos días.

Carrera Popular de Tetuán 2012

El 30 de Septiembre se celebra, en su 5ª edición, la Carrera Popular de Tetuán. Es una prueba popular aún joven. Pero, gracias al buen trabajo de sus Organizadores, entre ellos la AD Marathon, se está empezando a consolidar a nivel popular local. Y, por supuesto, como una de las más entrañables para muchos corredores de la zona.

La carrera cuenta con el atractivo de su recorrido, que discurre por zonas de gran tradición en el running popular de Madrid. Por cercanía, es habitual para muchos de los runners que entrenan en la Dehesa de la Villa, en el Parque Norte y en el Parque Rodríguez Sahagún.

El volumen de corredores es de unos 1.000 inscritos y entre 600 y 700 la completan (suele fallar gente a última hora). Hay un buen número de populares de nivel y buenas marcas medias, a pesar de su dureza.

He participado en dos ocasiones. La primera en su edición inaugural en 2008, con una marca de 37’59”. La segunda, el año pasado, con una marca de 37’03” y un sorprendente 2º puesto en la categoría de Veteranos A (17 en la general). Una anécdota que recuerdo con cariño. He vivido en el barrio de Tetuán más de 30 años.

Las marcas son altas, ya que el recorrido de las 4 primeras ediciones ha sido muy duro. Como referencia, mis tiempos en la siguiente carrera tras aquellas dos ediciones (CSIC, también dura) fueron 30″ y 45″ inferiores, respectivamente.

Tras la edición del año pasado edité una breve entrada, centrada en la anécdota de la presencia / ausencia de Arnold Swartzenegger en la salida. En esta, aún no pudiendo correr la prueba por lesión, describo con un poco más de detalle el recorrido, como ayuda para los populares que no conocen la zona. Asimismo, dados los cambios en el trazado, también puede ser una pequeña orientación para algunos habituales de la carrera.

Este año se cambia la tradicional salida en Marqués de Viana por la calle Bravo Murillo a la altura del Triángulo del Oro, prácticamente en la Plaza de Castilla.

Se pierde el atractivo del calentamiento y salida en la calle que era sede del antiguo Rastro de Tetuán y de iconos del barrio, como el antiguo cine Savoy, delante del que, hace muchos años, los domingos por la mañana se cambiaban cromos de fútbol.

Para los aficionados a los libros, en esta calle Marques de Viana se encuentra una de las pocas librerías de compra venta de usados y nuevos de Madrid, Alcaná.

La nueva salida en Bravo Murillo favorece la carrera, ya que se sustituye el tramo inicial en subida (duro al entrar “en frío”), por una cómoda bajada en esta ancha y larga calle.

Con esto, probablemente, las marcas mejoraran. La salida en el Triángulo del Oro se encuentra a un nivel ligeramente superior que la meta en La Remonta. A diferencia de lo que ocurría con la zona baja de Marqués de Viana y dicho final.

Los 2,5 primeros kilómetros bajan, por tanto, por Bravo Murillo. Todo este tramo se hace en ligera bajada, siendo los puntos de descenso más pronunciados los que se encuentran a la altura de los Cines Lido y en el trayecto entre La Remonta y el cruce de Marqués de Viana con Sor Ángela de la Cruz.

Se agradece este recorrido de bajada en Bravo Murillo, inverso al muy tradicional en subida hasta el kilómetro 7 de la Media Villa de Madrid, y cuya bajada se perdió desde el cambio de la llegada de dicha Media a Vallehermoso por la actual de El Retiro.

La calle Bravo Murillo disponía, hace años, de una de las principales concentraciones de salas cinematográficas de Madrid. De ellas, actualmente permanecen los cines Lido y, en la zona de Cuatro Caminos, las salas Renoir. Poco a poco fueron desapareciendo los cines (Versalles, Tetuán, Savoy, Murillo, Europa, etc.), sustituidos por Bingos y salones de máquinas “tragaperras”, tiendas de saneamientos, salones de bodas, etc.

Otras curiosidades en este tramo de Bravo Murillo es la presencia, en sus márgenes, de algunos de los mejores restaurantes de Madrid (Diverxo, Combarro, O’Pazo, Txistu, Asador Donostiarra, etc.), así como la de algunos otros establecimientos, más humildes, pero recomendables, como El Rubí y sus perritos calientes o el El Horno de San Onofre y sus roscones de Reyes, ambos en la zona más cercana a Cuatro Caminos.

En el 2,5 se gira a la derecha en Cuatro Caminos para entrar en Reina Victoria, todavía en bajada y emprender entre el 3 y el 5 un camino de permanentes “toboganes”. Muy duros. Por eso, y por el probable fresco de la mañana, es conveniente bajar hasta Cuatro Caminos reservando fuerzas.

Al final de esta calle se encontraba, hace mucho tiempo, otro de las señas del bario, el Estadio Metropolitano, campo del Atlético de Madrid hace años, antes de su traslado al Manzanares. Una historia que, entre otras, cuenta Julio Ruiz en el pequeño libro “Me Voy al Manzanares” de la editorial Libros del K.O. Emocionará a los atléticos. Recomendables las pequeñas piezas de esta joven editorial, con otros títulos como “Grupo Salvaje”, de Manuel Jabois, dedicado al Real Madrid.

Los libros de esta editorial y los de otros pequeños sellos de nicho (Impedimenta, Alpha Decay, Acantilado, etc.), no son fáciles de encontrar. Es muy recomendable para los amantes de los libros en Madrid acercarse a la nueva librería de La Central en la plaza del Callao. Esta es mi primera selección para el Otoño de 2012 que comienza:

Irán apareciendo opiniones.

Tras una primera zona llana y con una bajada pronunciada en el inicio de Federico Rubio y Galí nos encontramos con una subida muy dura en el tramo que enlaza la calle desde Jerónima Llorente hasta Pablo Iglesias, por detrás del Acueducto de Amaniel que se muestra en la siguiente fotografía. Muy empinado, sobre todo al final.

A continuación, un tramo llano y fuerte bajada en Pablo Iglesias hasta coger Ofelia Nieto, que comienza con una cuesta hasta la plaza de la fuente en el cruce con Francos Rodríguez (Plaza de Rocío Durcal, que vivía allí), conocida por los habituales como la “plaza de Artimueble” (por el histórico y horrible almacén que tenía allí).

Y tras la plaza, otra bajada fuerte por Ofelia Nieto hasta la gasolinera frente al Parque Rodríguez Sahagún, desde donde se vuelve a subir y bajar hasta la zona baja de Marqués de Viana (antigua salida). Y volver a subir de nuevo para callejear por el Paseo de la Dirección que se hace entre los kilómetros 5 y 7.

Subidas y bajadas permanentes, que cortan el ritmo. Si en la primera parte hasta Cuatro Caminos no se ha ido a tope, aquí es donde hay que apretar. En esta edición, con más motivo, dado que se evita la parte más dura de la carrera: la cuesta de Sinesio Delgado.

En efecto, en los años anteriores se giraba a la izquierda en el cruce del Paseo de la Dirección con Capitán Blanco Argibay, hasta Sinesio Delgado, que se subía desde ese punto hasta la Castellana, con las Torres de la Castellana al fondo (vistas en el orden de la siguiente fotografía). Una cuesta larga y muy empinada que, en los comienzos de la temporada de running, imponía una dureza muy significativa a esta carrera. Las marcas, por término medio entre 1 y 2 minutos superiores a las habituales (en los entornos de 35 – 40 minutos), así lo indicaban.

En este año, se sigue callejeando por el virado Paseo de la Dirección hasta la Avenida de Asturias. Es una zona menos atractiva, pero se evita la dura subida. Que se sustituye por el tramo, más corto y menos duro, de la citada Avenida entre el Paseo de la Dirección y, de nuevo, Sinesio Delgado, a la altura de la gasolinera de Galp.

Para mi gusto, la carrera pierde atractivo. Esa subida de Sinesio Delgado es uno de los muros que se recuerdan de las carreras populares de Madrid, junto con, entre otros, los 3,5 kilómetros de subida de la antigua carretera de Fuencarral al Pardo en la Media del mismo nombre, la Cuesta de San Vicente en el Trofeo San Lorenzo, o la famosa Alfonso XII en tantas carreras que acaban en El Retiro. La subida de Sinesio Delgado es un termómetro excelente del estado de forma.

Por cierto, curiosidad: Sinesio Delgado fue el fundador de la SGAE.

Una vez en Sinesio Delgado, aproximadamente en el 7,5, el tramo hasta La Castellana, de un kilómetro, es llevadero, aunque, al principio, en subida.

Ya en La Castellana, a la altura de la primera de las Torres, enfrente de las oficinas de Repsol, se gira a la derecha para bajar hacia la Plaza de Castilla, ya casi en el kilómetro 9,5. Tramo rápido y cómodo, aunque tradicionalmente con poco público animando.

La ausencia de público es una característica de esta carrera y otras muchas populares. En el caso de Tetúan, únicamente en la salida, meta y algún tramo puntual (Ofelia Nieto con Francos Rodríguez, por ejemplo), hay cierta afluencia de gente animando.

Lógicamente, en esta parte final de La Castellana, Plaza Castilla y primeros tramos de Bravo Murillo, hasta La Remonta, donde se encuentra la meta, hay que correr al máximo de fuerzas. No obstante, es importante guardar un poco de energía para un tramo en subida, inesperado, al comienzo de Bravo Murillo, entre la Plaza Castilla y el Triángulo de Oro.

Ya en zona de bajada, nos encontramos, a la derecha, con el bonito edificio de las antiguas Junta Municipal de Distrito y Casa de Socorro del barrio.

Por fin, entrada en La Remonta por la esquina inferior, a la altura de las oficinas de Cajamadrid. Giro de 90 grados, que hay que hacer con prudencia. Recuerdo problemas con las vallas y pérdida de ritmo. Y en el tramo de la Plaza, cuidado con la superficie del suelo. El paso del asfalto a las baldosas es extraño y, si el suelo está mojado, algo peligroso.

La Remonta es el lugar habitual, ahora y en el pasado, de celebración de conciertos en el seno de las Fiestas de Tetuán, a inicios de cada Julio. Algunos buenos grupos y cantantes han tocado allí. De mi época, recordando esas calles mojadas:

Para terminar, algunos consejos “logísticos”:

– Hay que llegar con tiempo para aparcar. Aunque es más cómodo tener el coche en la meta, las inmediaciones de la Plaza de la Remonta son complicadas para dejar el coche. Probablemente haya que circular hasta pasado Marqués de Viana. Aunque al final de la carrera se tenga que hacer el camino de vuelta, es más fácil aparcar por la zona de la salida, a la izquierda del Triángulo de Oro (Capitán Haya, Infanta Mercedes y aledaños).

– Las dos veces que he participado he pasado frío. Es una de las primeras populares, después del verano, y comienza muy pronto (9.00 de la mañana). Hay que calentar bien.

– No hay excesivas aglomeraciones en la salida. La calzada, tanto en la salida tradicional como en la nueva, es bastante ancha. Además, los corredores suelen situarse adecuadamente.

– A pesar del cambio de recorrido, limitando la dureza, no hay que confiarse. Es un barrio con muchas cuestas y las que permanecen en la carrera, aunque más cortas que antes, son bastante duras. El corte de ritmo es permanente.

– La bolsa del corredor es “humilde”. El pasado año mejoró ligeramente.

– La atención de los voluntarios y colaboradores de la Organización es excelente. Y el avituallamiento, más que correcto.

– Para los que no conocen la zona, recordar que, además de los citados restaurantes de la zona, en las zonas aledañas al Triángulo de Oro hay buenos bares para el aperitivo post – carrera: Santa Bárbara, El Molino, La Dorada, Portobello, etc.

Que aproveche la carrera y suerte.

Carrera Liberty 2012

El próximo 20 de Mayo se celebra la Carrera Liberty 2012, que es una de las mejores carreras de 10.000 metros de Madrid en los meses previos al verano, junto con el Trofeo San Lorenzo de las fiestas de Lavapiés.

Esta es una buena oportunidad para hacer una buena marca, aprovechando el fondo adquirido en los entrenamientos para los maratones de la primavera. Aunque este año la proximidad (el pasado Mapoma del 22 de Abril, por ejemplo) juega en contra. Se ha adelantado una semana. Las dos últimas ediciones se celebraron el último domingo de Mayo.

Quedan solo tres semanas. Por cierto, con buenos eventos musicales en Madrid.

Aunque algo desapercibida, una de las escasas visitas de James Taylor a Madrid. El próximo día 7 en La Riviera. Un clásico. Como curiosidad, una canción de las menos conocida de su repertorio. Homenaje a esta carrera:

Y al segundo mejor western de la historia del cine. Ese era mi filete, Valance…

Y unos días más tarde, en Universimad, la presentación en Madrid de Atlántico, el último disco del gallego – argentino Xoel López. Uno de los mejores músicos españoles en la actualidad. Un adelanto.

También una obra maestra, su dúo con IF.

Organización de la carrera

Buena organización. Una muestra, el número de corredores: 7.100 en meta en las dos últimas ediciones.

Se encargan, de manera solvente, el Comité Paralímpico Español y Sportlife. El lema de la carrera es el apoyo a los atletas paralímpicos, algunos de los cuales participan en la carrera (salen unos minutos antes). Y cuenta con la colaboración de patrocinadores relevantes, como El Corte Inglés y la RFEA, entre otros.

Los aspectos logísticos están bien cuidados: fácil inscripción, recogida rápida y cómoda de dorsales (en ECI de Nuevos Ministerios), buena camiseta técnica, etc. Y un cuidado corte de calles, céntricas, el día de la carrera, a diferencia del lamentable espectáculo de este año en el Mapoma, con los coches circulando a escasos centímetros de los corredores en tramos tan “desahogados” como los del kilómetro 39 al final.

Se celebra una carrera de niños simultánea. Recomendable apuntarlos, aunque luego no la corran: reciben una camiseta técnica idéntica, y un dorsal.

Y en las últimas ediciones, la presencia y apoyo (y victoria) del gran atleta madrileño Chema Martínez. Al que se le envían ánimos tras las decepción, de la que se recuperará pronto, en su participación en el Maratón de Hamburgo, tras la que ha perdido las opciones de acudir a los Juegos de Londres. En cualquier caso, grande Chema, deportiva y (me dicen) personalmente. Un auténtico símbolo del atletismo madrileño y volcado con las carreras populares.

Recorrido

El recorrido es, en mi opinión, rápido. Paso a describirlo en detalle, como de costumbre adornado con música y literatura.

Como introducción, comentar que su trazado es similar al del CSIC. No obstante, hay matices que le hacen más cómodo. Especialmente la ausencia de un par de toboganes duros de esta última (Serrano / María de Molina al inicio y Príncipe con Serrano al final).

Como referencia, marqué 36’13” en 2011 (me suena que con un buen puesto en general y en veteranos), mientras que en el CSIC 2010 previo fueron 36’40”. Momentos distintos de forma, aunque en ambos casos tras Maratones (Londres 2011 y Berlín 2010) con marcas similares (2.57 – 2.58).

La carrera empieza en la calle Goya a la altura de El Corte Inglés. Punto también de final de carrera. Salida ancha y cómoda. No hay cajones, por lo que es recomendable colocarse con tiempo. El año pasado me despisté y me tuve que “colar” (una de las escasas veces en que lo he hecho).

El primer tramo, por Goya – Alcalá, hasta la Plaza de la Independencia, es cómodo, en bajada. Al ser un diezmil sugiero que, si se va en buen estado de forma, no se reserven fuerzas, salvo en el arranque. A partir del Teatro Nuevo Alcalá ya se puede empezar a correr a buen ritmo.

Por esta zona se pasa en primer lugar por una de los mejores bares de Madrid, Santa Bárbara. Dicen que es donde mejor se tira la cerveza en Madrid. En cualquier caso, lugares clásicos en Madrid cualquiera de sus sucursales. Cerveza, gambas y patatas fritas. En un edificio representativo y original.

Lo siguiente es el citado Teatro Nuevo Alcalá, en una calle ancha y cómoda. Un escenario histórico de la capital, en el que tras su nueva apertura hace unos años, la obra de referencia, ha sido Cabaret.

También recordar, no muchos lo saben, que en este tramo, antes de Príncipe de Vergara, se encuentra la mejor horchata de Madrid, en Alboraya. No soy fan de esta bebida, pero es una forma de recordar esta fusión musical Madrid – Valencia (aunque Soledad Jiménez es murciana). Una de las mejores canciones dedicadas a una ciudad. Valencia. Avenidas de gigantes.

Tras el paso por las Antiguas Escuelas Aguirre el subterráneo, donde hay que frenar un poco en la bajada para acelerar en la subida que lleva a la Puerta de Alcalá.

En ese paso por el lateral de El Retiro, un par de menciones, a tono con el nombre de la carrera.

La muy buena, aunque quizá algo sobrevalorada, Freedom de Jonathan Franzen. En este tramo se encuentra la sede en Madrid del Club de Roma, parte relevante en la trama de la novela.

Y la excelente, no sobrevalorada, Chimes of Freedom, homenaje a las campanas de una de las más famosas Iglesias de Madrid, San Manuel y San Benito. Que marca el kilómetro 1 de esta carrera.

Tras el paso por la Puerta de Alcalá, una pronunciada bajada hasta Cibeles – Recoletos. De nuevo zona cómoda y ancha. Cerca, en Salustiano Olózaga, se encuentra una de las mejores librerías de Madrid, Hiperión. Poesía.

Último libro comprado allí, Ecuador, del poeta madrileño Benjamín Prado. Recopilación para tener una visión general de la obra del autor a lo largo de varios años.

Poeta que también ha escrito estupendas canciones. Colaboraciones con algunos de los mejores cantantes y grupos madrileños. Como las siguientes, con Sabina. Esta Noche Contigo (resolución mala pero merece la pena) y Tiramisú de Limón (Oficial, y con los Pereza, que parecen talmente hermanos de Sabina). Versos.

Y bajando, a la derecha, el Pub James Joyce. Cita obvia, quizá la mejor obra del siglo XX, Ulises. Leopoldo Bloom, otro que “pateaba” bien Dublín. Dentro de poco se rememora esta cita anual, el 15 de Junio. Hablando de dublineses:

A partir de aquí, cuatro kilómetros de subida hasta la Plaza de Lima.

Muy conocidos, tramo común con Mapoma, CSIC, Ponle Freno, etc. No hay zonas excesivamente empinadas, pero si una subida constante que se suele hacer “larga”. Mejor ir de menos a más. Las piernas se cargan, especialmente en el tramo entre el Paseo de la Habana y el Santiago Bernabeu, llegando al kilómetro 5. Ahí hay que llegar con fuerzas para apretar hasta la Plaza de Lima.

En esta zona se pasa por una zona de edificios clásicos, sede de bancos y de grandes empresas. Al comienzo, a la derecha, se encuentra la sede en Madrid del Grupo Planeta. Estos días de actualidad, tras la entrada en Tusquets. Sello de grandes autores y catálogo. El runner Haruki Murakami, Almudena Grandes, Carlos Marzal, Javier Cercas, etc.

A la izquierda, la Fundación Mapfre, lugar de magníficas exposiciones (ahora, Odilon Redón). Y un poco más adelante, el Hard Rock Café de Madrid.  Entre su memorabilia, destacar una chaqueta de Little Richard. Quizá el objeto de más valor. El R&R nació con esta canción.

Siguiendo por La Castellana, de nuevo ancha y elegante para correr, paso por zonas de interés arquitectónico, llegando al Puente de Eduardo Dato. Lo más destacado, en mi opinión, el edificio de Bankinter, de Moneo, en el número 29.

Y un poco más adelante, el museo de arte contemporáneo al aire libre, debajo del Puente de Eduardo Dato. Obras, entre otros, de Chillida.

Y donde comienzan los atropellados percances de Emilio Mostaza, en la novela Sed de Champán, de Montero Glez. Un reciente descubrimiento. Estupenda, muy recomendable. Primera novela del autor, hay que ir buscando las siguientes (alguna no es fácil de encontrar). Como dice la crítica, mezcla de Valle Inclán, Lorca, Tarantino. Excelente.

Tras el puente, el trazado sigue subiendo, cruzando la Plaza de Emilio Castelar y dirigiéndose a Nuevos Ministerios. Aquí se obtiene una de las mejores perspectivas de la carrera. La Castellana hacia la Plaza de Castilla, rascacielos de Azca a la izquierda, esa torre del BBVA de Saénz de Oiza (el mejor edificio de Madrid, es posible que de España).

Y zona de embajadas. Por aquí se dejan, a la derecha, y casi colindantes con la de US, las de Irlanda y Portugal.

La zona de Madrid con mejores restaurantes por metro cuadrado: Zalacaín, El Bodegón, Santceloni.

El trayecto entre los kilómetros 3 y 4 (lateral de los Nuevos Ministerios hasta el Bernabeu) se hace duro. Hay que intentar mantener el ritmo constante. Juega a favor la comodidad de la calzada, ancha, bien asfaltada. Y con buenas perspectivas visuales. Tramo muy comentado en este blog, algunas referencias.

Pasado el kilómetro 4 se llega a la Plaza de Lima y se gira a la derecha, para entrar en Concha Espina, en paralelo al fondo sur del Bernabeu. Primera parte, para arrancar en el cruce con el Paseo de la Habana la última cuesta significativa de la carrera. De lo más duro del recorrido, otro clásico de las populares madrileñas (salida de la San Silvestre, por ejemplo). Aunque mi percepción es que se afronta bien, no demasiado larga. Quizá sea subjetivo. Y, sobre todo, con un falso llano (o ligera bajada) hacia el final, una vez pasado el Hospital de San Rafael, en el kilómetro 6, y dejando a la derecha las grandes instalaciones del Colegio Alemán.

Grandes músicos los alemanes. Los clásicos, por supuesto. Gran interpretación.

Y, salvando las distancias, los contemporáneos. Otra dimensión, repetir: salvando las distancias. Pero buenos músicos algunos de ellos, también. Bandas sonoras de nuestras vidas.

A continuación, el giro a la derecha para entrar en Príncipe de Vergara, que lleva recto al final en Goya. Algunos detalles. Por ejemplo, recordar a los runners que justo en ese giro se encuentra la mejor floristería de Madrid, Bourguignon. Con otro establecimiento en la calle Almagro. Por si acaso es necesario comprar flores, plantas.

La primera parte de Príncipe de Vergara entre los kilómetros 7 y 8 es muy favorable. Especialmente el tramo pasado la Plaza de Cataluña (y La Ancha ;-), por delante del Auditorio Nacional. En bajada.

Estos días el ciclo musical del Auditorio representa clásicos de la zarzuela y la canción popular. No domino el tema. Pero veo que en el repertorio se encuentra la siguiente canción. No interpretada por ellos, claro. Pero merece la pena. El primero, una sorprendente curiosidad. El segundo, un genio.

Al final de la bajada de la zona del auditorio, hay que fijarse en un curioso edificio a la derecha. Los lápices – columnas de Vitruvio Leo Burnett. Agencia con creatividades originales. Y valientes, como esta, de hace unos años.

Del kilómetro 8 al 9,5 en Goya hay ligeros toboganes, aunque, en general, en bajada. Especialmente el tramo tras la Plaza del Marqués de Salamanca. Es una zona muy propicia para apretar en busca de una buena marca. Nos ahorramos la subida de la Media Villa de Madrid hacia El Retiro, aunque hay que recordar que el giro a la izquierda por Goya se inicia con una subida para afrontar los últimos 500 metros.

Zona dura. Ir a tope el resto de la carrera significa sufrir aquí. La subida es de unos 200 – 300 metros y acaba, ya en el cruce con Narváez en otro similar en ligera bajada hacia la meta, en el lateral de ECI.

Aquí es donde vemos las “Liberty Heights”. En la banda sonora de la película del mismo nombre. Otro genio, Tom Waits.

Y para terminar, un par de recomendaciones para los que se queden por la zona después de la carrera.

Gastronómicas, al margen del aperitivo en Santa Barbara. Dos clásicos de Madrid. El Buey de General Diez Porlier. El mejor de la cadena, en ubicación y en servicio.

Y, por supuesto, El Barril (el tradicional mejor que el nuevo), a unos escasos metros de la meta.

Y musicales. Por supuesto, apuntarse la cita del 5 de Octubre en el Palacio de los Deportes, también a dos pasos de la meta. Sin falta.