Archivo de la etiqueta: World Major Marathons

Crónica de los 28 Kilómetros en el Maratón de Nueva York 2014

El pasado domingo 2 de noviembre participé por vez segunda en el Maratón de Nueva York, tras la experiencia del 2013. Se trataba del 23º maratón en que tomaba la salida, habiendo completado 21 de los anteriores.

De nuevo, tras el abandono por lesión en el pasado Maratón de Barcelona del mes de marzo, no pude completar la carrera, retirándome en el km 28, aproximadamente. El gráfico con el recorrido completado es el siguiente, junto con los tiempos, altimetría y otros datos correspondientes.

Screen Shot 2014-11-09 at 12.42.43

Parece que se ha convertido en una “tradición” en este blog el acompañar detalladas hojas de ruta de planes de entrenamiento con los desenlaces fallidos, ya que por segunda vez, la descripción detallada de un plan con un objetivo (Barcelona, antes, Nueva York, ahora) acaba no cumplimentando el mismo.

A pesar de ello, he intentado extraer conclusiones para que los seguidores que amablemente han seguido el plan puedan emplearle como referencia. También se obtienen correlaciones entre los entrenamientos y los resultados finales gracias a la experiencia positiva de hace unas semanas en el Maratón de Berlín.

Abandono en el Maratón de Nueva York

En esta ocasión, el principal motivo fueron las intensas molestias estomacales que experimenté durante la carrera.

Tras una semana previa en que sufrí este (habitual en mí) problema, los previos de la carrera (tres horas y media de espera en Fort Wadsworth, a la intemperie, junto con un desordenado desayuno en ese lugar) y el intenso frío (sensación térmica de unos 3 – 5 grados bajo cero y vientos de unos 50 km hora) acrecentaron las dolencias.

Las molestias comenzaron a manifestarse a partir del km 12, se hicieron muy patentes hacia los km 18 a 20 (en que tuve que detenerme en una ocasión) y fueron muy significativos a partir del km 22. De tal forma que, tras unos intentos de “entrada en carrera” desde ese punto, en el km 27,8 (1st Avenue con 81st Street) y tras 01:58:21 de carrera, decidí abandonar dadas las muy malas sensaciones: ausencia de fuerza en las piernas, dolor intenso de estómago, malestar general y preocupación por los indicios: sensación de frío en todo el cuerpo, ausencia casi completa de sudor (durante toda la carrera) y evidentes problemas de falta de hidratación, debido a la imposibilidad de ingerir líquido.

Screen Shot 2014-11-08 at 21.09.35

Aunque el principio de Murakami dice que que “el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional” y que la veteranía de haber participado en tantos maratones, en principio, “des-mitifica” este tipo de acontecimientos, supuso una frustración evidente, dada la ilusión en la preparación de la carrera y el escenario.

Un pequeño (y “tramposo”) consuelo es la experiencia de abandonar en una localización con tanto “glamour” y hacer una vuelta al hotel (en la calle 38) a través de unas aceras con tanto estilo como las de 3rd Avenue por el Upper East Side. Al fin y al cabo, tal como comenté en la entrevista que me hizo Luis Blanco en el informativo del mediodía de Radio Capital el miércoles anterior a la carrera, sea cual sea el resultado, me siento un privilegiado por poder correr y, por supuesto, acudir a este tipo d experiencias.

En este post resumo los principales datos de la carrera, para concluir la serie de narración de los entrenamientos y permitir la deducción de algunas conclusiones (que, a pesar de todo, son relevantes). También incluyo, dado el desenlace, una descripción de sensaciones, sentimientos, pensamientos y experiencias colaterales a la prueba.

Datos de la Carrera y Comparación con el Plan y el Maratón de 2013

No obstante el abandono, hay algunas conclusiones interesantes del análisis de tiempos de paso, que aparece en la siguiente fotografía.

Screen Shot 2014-11-08 at 21.10.45

Las previsiones del plan de entrenamiento indicaban un escenario similar al del año pasado (03:03:00) con un intervalo estimado de 03:01:30 a 03:04:00. A pesar de las molestias, el desempeño hasta el km 25 era prácticamente el esperado, matizado por el tiempo desperdiciado en la “parada técnica” realizada entre los km 19 y 20 (de 1 minuto y 20 segundos, aproximadamente).

Los datos de paso, y su comparación con los 2013 (entre paréntesis), fueron los siguientes:

  1. Km 05: 00:20:37 (20:39). +2″.
  2. Km 10: 00:41:03 (41:26). -23″.
  3. Km 15: 01:01:47 (01:02:11). -24″.
  4. Km 20: 01:23:01 (01:24:26). +85″.
  5. Km 25: 01:46:13 (01:44:30). +103″.

La secuencia indica:

  1. Una ligera mejora respecto a 2013 hasta la aparición de las molestias importantes. Los -24″ en el km 15 se extrapolarían a una mejora de algo más de 1 minuto al final, para un entorno de 03:02:00, en línea con la estimación previa.
  2. Un empeoramiento de 109″ segundos entre ese km 15 y el km 20 que equivalente, casi exactamente, al tiempo de la parada (104″, para ser concretos, según las métricas del Garmin). O sea que, hasta ahí, y a pesar de las malas sensaciones, un desempeño razonable.
  3. Un deterioro más intenso de los ritmos a partir del km 20, tal como he indicado, que ya en esos 5 km hasta el km 25 demuestran una pérdida de entre 3 y 4 segundos por km respecto al año pasado.

En efecto, tal como indica el punto 1, el inicio hasta el km 15 fue, incluso, algo mejor que la secuencia de tiempos en el maratón de 2013, lo cual parece indicar que el fondo de piernas y estado de forma general no era malo. Además, comentar que este tramo se penalizó con unos 15 – 20 segundos que paré a atarme una zapatilla (algo que tampoco me suele suceder) y que durante unos metros corrí charlando con el Youtuber local Casey Neistat, muy conocido por el público en esta zona de Brooklyn. Adjunto, como curiosidad, un vídeo en el que se aprecian parte de las condiciones climatológicas del día.

A pesar de lo anterior, como se aprecia en los puntos 2 y 3, el ritmo fue empeorando. Sobre todo, el impacto del punto 3 anterior es mucho más significativo si vemos los datos de los siguientes km. En particular, el promedio por km entre el 25 y el punto del abandono (km 27,8) es de 04:23 minutos por km, en una zona relativamente favorable, con un pequeño tramo de viento a favor y muy animada por el público, en la que en la carrera de 2013 el promedio fue de 04:09 minutos por km. O sea, un ritmo peor en el 14 segundos por km que, dada la regularidad en mis ritmos habituales, era ya una manifestación muy clara de los problemas físicos.

Comparando con el desempeño en la segunda parte de la carrera en 2013 (ritmo de 04:31 en la segunda dura media maratón), una extrapolación en el caso de haber mantenido ese desfase hasta el final de la carrera hubiera implicado una marca entre 03:08:00 y 03:09:00, alrededor de 5 ó 6 minutos por encima de la previsión (entre 3 y 4 si se descuenta el tiempo de la parada). Un desfase razonable habida cuenta de las extremas condiciones climatológicas.

Pero, no fue siquiera posible dicha continuación. La falta de fuerzas a partir del final del puente de Queensborough e inicios de 1st Avenue era muy significativa, así como las muy malas sensaciones físicas. Una “pájara” en todo su esplendor que, llegando al km 28 y manifestándose en un estado de sufrimiento e incapacidad de avanzar, me hizo abandonar.

Como referencias, tal como indiqué anteriormente, prácticamente no sudé durante la carrera (el frío más las dificultades de hidratación debido a los problemas estomacales). Asimismo, fui incapaz, debido a la ausencia de fuerzas, de, al menos, trotar de vuelta al hotel por la 3rd Avenue esas más de 40 calles de diferencia entre el punto de abandono y mi hotel.

Contexto

A diferencia del entorno propicio experimentado 5 semanas antes en Berlín, en este caso las condiciones eran malas:

  1. Temperaturas nominales escasamente por encima de los 0 grados, con sensaciones térmicas de entre 3 y 6 grados inferiores debido al viento.
  2. Vientos de, aproximadamente, 50 km por hora. De dirección Norte – Noroeste, además. O sea, en contra o laterales durante casi toda la primera parte de la carrera por Brooklyn, Queens y primeras calles de Manhattan.
  3. Espera de 3 horas y media en las instalaciones a la intemperie de Fort Wadsworth, con césped, además, húmedo debido a las lluvias del día anterior. La mayoría de los participantes tiritábamos, a pesar de las ropas de abrigo (en mi caso: dos camisetas de manga corta, tres camisetas de manga larga y un forro polar superpuestos, junto con mallas largas por encima del pantalón corto).

La sensación común que comentábamos entre nosotros, los participantes, fue la de “no haber pasado tanto frío en la vida”. Probablemente no sea el caso tan exagerado, pero, con toda certeza, se trata de la carrera, de entre las 104 en que participado (102 terminadas), en que la sensación climatológica era peor.

Durante los 28 km de carrera no llegué a rodar redondo en ningún momento. En el calentamiento y en los primeros tramos las piernas y pies estaban completamente entumecidos. Me fue prácticamente imposible calentar, debido a esas sensaciones, en los minutos previos en el cajón de salida (durante más de una hora en este espacio). A diferencia de la práctica del año anterior, no me despojé de la última ropa de abrigo (forro polar y mallas) hasta un par de minutos antes de la salida, ya en las inmediaciones del puente y de las tribunas de autoridades.

La presencia de los vientos merece espacio aparte. De todas las condiciones climatológicas es, con diferencia, la peor con la que convivo, a diferencia, por ejemplo, de las buenas sensaciones de una carrera bajo la lluvia, débil, media o, incluso, intensa. Hubo tramos (Queens) en que el viento de contra impedía, prácticamente, avanzar. Peor eran las experiencias en puntos desguarnecidos y con vientos laterales (Puente de Verrazano), en que las ráfagas nos desplazaban hacia la derecha, provocaban colisiones entre corredores y, en ocasiones, producía tropezones al desplazar la zancada de la pierna izquierda hasta hacerla chocar con la derecha. A pesar de mis experiencias de entrenamientos en Cádiz con viento de Levante en La Barrosa, no había sufrido estas situaciones anteriormente.

IMG_4439

Otras Sensaciones Personales

Además de los aspectos relacionados con las condiciones físicas y contexto de la carrera, a continuación relaciono algunas sensaciones adicionales de diversa índole; en una especie de relación cronológica según el devenir de los acontecimientos.

En primer lugar, mi impresión acerca del ligero empobrecimiento de algunos temas relacionados con la logística y entorno este maravilloso maratón. Se trata de pequeños detalles que, probablemente, están moldeados por el peor ambiente climatológico de este año y las malas impresiones generales en mi participación. Entre ellos:

  1. Un cierto caos en la recogida de dorsales en el Jacob Javits Convention Center, así como la ausencia de algunos fabricantes y marcas que sí estaban presentes en 2013 (por ejemplo, Mizuno, seguramente incompatible con Asics, uno de los principales sponsors de la carrera).
  2. La reducción de señalizaciones antes y durante la carrera y de ciertos complementos logísticos, debido a los fuertes vientos, que, entre otras cosas, afectaron a la colocación de los toldos en la zona de salida de Fort Wadsworth, complicando aún más las condiciones de espera.
  3. La presencia de menor numero de espectadores en la parte del recorrido completada, especialmente en las largas avenidas de Brooklyn. También me parecieron llamativos los cruces de numerosos espectadores, especialmente entre los km 15 y 18, en contraste con la edición anterior en que esta situación no recuerdo que se produjera.
  4. La sustitución tras el disparo de salida en Staten Island del tradicional “New York, New York”, de Frank Sinatra, por el “Safe in New York City”, de AC/DC (buen tema, pero no tan tradicional); asimismo, una sustancial disminución de las bandas musicales de animación en el recorrido en, al menos, la parte completada.

Tampoco en los días previos, y asimismo, a diferencia del año pasado, la iluminación del Empire State Building se decoró con los colores del Maratón (quizá debido al cambio de patrocinador principal). En todo caso, los previos de homenaje a la noche de Halloween sí fueron espectaculares.

IMG_4409

No obstante lo anterior, sigo considerando que este maratón se encuentra, por muchas de sus características organizativas, animación popular y logística general, en un escalón superior al de sus comparables.

IMG_4406

Otra de las sensaciones llamativas, en este caso positiva, fue el trato de los ciudadanos. Si bien en la edición de 2013 ya aprecié como los habitantes de Nueva York y los turistas se vuelcan con la carrera y muestran permanentemente su respeto a los corredores, en este caso también experimenté, desde la situación de la retirada, la atención y amabilidad de muchos de ellos. En el tramo de las 40 y tantas calles de vuelta desde el punto de abandono hasta el hotel fueron alrededor de una docena las personas que me detuvieron para preguntarme, animarme y, a pesar de la decepción, felicitarme. Es un hecho muy diferente a lo habitual en nuestro país, por ejemplo.

Cronológicamente, el siguiente punto de emociones se produjo, lógicamente, en la gran cantidad de mensajes de familia y amigos, tanto presentes en Nueva York como, en su mayoría, desde España, que me animaron tras la retirada. A través de las llamadas telefónicas desde casa, los divertidos mensajes de Whatsapp de mi hija Almudena, y los del grupo del Maratón de Boston y otros amigos y compañeros, así como numerosos mensajes y menciones desde Twitter de amigos y conocidos, física o virtualmente. Traté de responder a todos, que fueron de mucho ánimo y generosidad, al estar pendientes de esta carrera a través de la aplicación de tiempos o de las noticias.

Por su parte, comentar que la secuencia de sensaciones tras el abandono fue, al revés de lo que esperaba, de mejor a peor. En el momento de la retirada, al no tener dudas sobre su conveniencia y dadas las molestias, no tuve una noción clara de decepción. Ni tras la llegada al hotel y las horas siguientes, con los mensajes y llamadas de ánimo antes indicadas. Tampoco fueron malas el día siguiente, con una forma física buena (no me había desgastado muscularmente) y una magnífica mañana en Manhattan (15 grados y sol, que se echaron de menos, desgraciadamente, el día anterior) que permitió, antes de la vuelta, un breve pero entretenido paseo por esta magnífica ciudad. Sin embargo, la vuelta a primera hora de la tarde desde el JFK, con multitud de corredores con los que había coincidido y compartido experiencia, con sus objetivos cumplidos; y, especialmente, los dos días siguientes en Madrid (además, con persistencia de las molestias estomacales) fueron “de bajón”.

Por último, una reflexión merece el hecho de que, de forma opuesta al caso del Maratón de Berlín de septiembre, en el que la semana de la carrera comenzó, a nivel personal y profesional francamente mal para ir mejorando significativamente a lo largo de la misma hasta el viernes, en este caso sucedió justo lo contrario. No tengo claro si esto influyó o no, y, en su caso, en qué medida.

Otras Experiencias

Relato a continuación otras experiencias anecdóticas del viaje que poco tienen que ver con la carrera.

Aunque el escaso tiempo en la ciudad y estas sensaciones descritas dejaron escaso espacio para disfrutar de Nueva York, del conjunto de buenas recomendaciones turísticas que figuran en algunos otros post sobre este maratón o sobre zonas para correr en este lugar, en esta visita selecciono:

  1. Las comidas y cenas en algunos de los “clásicos” de la ciudad, como el encantador y elegante “Baltazhar”, del SoHo, el moderno restaurante del Hotel Mondrian y el tradicional restaurante de Pershing Square frente a la salida de Central Station.
  2. Las (escasas) oportunidades de echar un vistazo por alguna de los tradicionales comercios imprescindibles de esta ciudad, como la gran tienda de deportes Paragon, de Union Square, o las grandes librerías Strand de Broadway y Barnes and Noble de la Quinta.
  3. La ruta post – maratón del lunes por la mañana que dibujo a continuación por si es de interés para disfrutar de una visita rápida a algunos de los lugares, barrios y comercios más atractivos de Manhattan.

Screen Shot 2014-11-09 at 20.40.05

Es un paseo de unos 12 km que permite deambular por las calles de Midtown Manhattan, Flatiron District, University, Village, TriBeCa, SoHo, Little Italy, NoLIta y Financial District. Recomendable para una visita rápida a los barrios más interesantes de la ciudad y algunos de los comercios, restaurantes y librerías que se comentan anteriormente.

IMG_4472

IMG_4454

Como curiosidad, en el trayecto hacia el JFK para tomar el vuelo de vuelta, dado el gran atasco en las autopistas habituales de acceso, el conductor del coche que contraté en el hotel realizó un muy hábil (aunque largo) rodeo que nos llevó por una gran parte del barrio de Queens, llegando, prácticamente, hasta Rockaway Beach. Aprender rutas por las ciudades es otra de mis habilidades, y, en este caso, completado con un pequeño homenaje a los Ramones.

Otra anécdota fue la coincidencia en el vuelo de vuelta, en el embarque y en la zona de asientos de la aeronave, con uno de los mejores músicos y compositores de este país, Javier Ruibal, que regresaba de ofrecer un concierto en la ciudad.

La letra de esta canción hace merecer la pena escucharla unas cuántas veces.

En el vuelo de ida leí “de un tirón” la nueva novela de Sergio del Molino, “Lo que a Nadie le Importa”.

Siendo consciente de que ha recogido críticas diversas (tanto positivas como negativas) y que, probablemente, sea una novela que quizá no “aguante” demasiado bien una segunda lectura, mi opinión sobre la misma es excelente. Muy bien escrita, con un estilo elegante, una narración absorbente, llena de emotividad y, a ratos, humor inteligente. Pero, sobre todo, con una historia y un maravilloso personaje central (José Molina, estoico y perdedor) que enganchan y con los que, tengo que reconocer, una cierta empatía, a pesar de la diferencia de perfil y época. De esta lectura (no sé si de una siguiente), la califico como casi obra maestra y, por supuesto, de recomendación absoluta.

lo-que-a-nadie-le-importa

Tras esta, en el vuelo de vuelta inicié la lectura (ahora por la mitad) de “Los Muertos”, la primera novela de la trilogía de Fernando Carrión que tan buenas críticas está recibiendo.

Vuelta a los Entrenamientos y Siguientes Planes

La saturación de entrenamientos y el cansancio acumulado tras la participación en Berlín, me ha hecho descansar prácticamente toda la semana posterior a esta participación fallida en Nueva York.

El descanso ha surtido efecto, dado que la reincorporación el sábado con 14 km a un ritmo cómodo muy razonable (04:39) y las series del domingo a un ritmo incluso mejor que en los previos del Maratón de Berlín (6×1000 a 03:46 medios, con 4×1000 de calentamiento y recuperación a 04:13 medios); son una buena señal.

Descarto la participación en algún próximo maratón como “desquite”. A pesar de tener la oportunidad de participar en Valencia gracias a la amabilidad de los compañeros y amigos del Grupo de Boston, o, incluso, la perspectiva de acudir a la preciosa ciudad de San Sebastián, obligaciones familiares y, ciertamente, ese cansancio acumulado, me indican parar y descansar de maratones por un tiempo.

Tampoco tengo previstas participaciones en las “clásicas” de esta época en Madrid (Trofeo Jose Cano de Canillejas, Akiles de la Casa de Campo, Cross de Invierno de los Poetas de la Dehesa de la Villa, etc.) e, incluso, estoy dudando correr la San Silvestre Internacional del 31 de diciembre (por cierto, cuyas inscripciones se abren el próximo martes 11 a  las 11 horas). Tan solo intervendré a la Carrera Ponle Freno a finales de este mes.

En estas semanas, intentaré acudir al programa “A tu Ritmo” para hablar, tal como me han propuesto, del post de este blog acerca de las estadísticas de evolución de participantes en maratones, que tanta acogida ha tenido en estos días (por ejemplo, también a través de la mención de Luis Arribas, a quién se lo agradezco, en su artículo portada de elmundo.es precisamente el día anterior al Maratón de Nueva York).

Para terminar, un vídeo con una de las mejores canciones del rock español, que no dejo de escuchar estos días; aunque no tiene que ver con esta carrera, pero sí con otra de las clásicas que se celebrará el próximo domingo: la Carreira Popular Pedestre do San Martiño, en Ourense, tierra de “Los Suaves”, uno de los mejores (o el mejor) grupo de rock de este país.

Entrenamientos para el Maratón de Nueva York 2014: 3. Fase Final y Estimaciones de Marcas

Este artículo resume la fase final de los entrenamientos para el Maratón de Nueva York de 2014 y es la parte final de la serie de 3 entradas (Fase Inicial del verano en La Barrosa, Fase Intermedia y actual período) en las que se describen los datos de rodajes, ritmos y sensaciones de las 16 semanas previas a la participación en dicha carrera.

tcs-logo-2

Esta última semana, la organización del Maratón de Nueva York ha difundido a través de las redes sociales la aplicación para móviles de la carrera, de notables características; entre ellas, además de una información detallada sobre la logística de la prueba, figura la posibilidad de seguir la evolución (“tracking”) de hasta 10 participantes.

También hace un par de días, se ha entregado formalmente al Maratón de Nueva York el galardón adjudicado hace unos cuántos meses del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes.

PANY

La última parte de los entrenamientos ha estado condicionada por la participación en el Maratón de Berlín del pasado 28 de septiembre. En el post enlazado en la frase anterior se describen los entrenamientos previos y en este artículo la resolución (muy positiva) de dicha carrera.

Este artículo refleja los entrenamientos posteriores al citado evento (4 últimas semanas), su comparación con las fases previas en esta preparación, las diferencias con los entrenamientos en el mismo periodo del 2013 previo al Maratón de Nueva York de este año pasado y los datos globales de las últimas 17 semanas del 2014 comparados con los del 2013.

También se incluye una estimación o previsión de una marca probable. No obstante, dado que en las dos ocasiones en que he volcado al blog cálculos de este tipo (Maratones de Barcelona y de Berlín de este año), los resultados han sido muy erróneos (abandono en Barcelona y marca final en Berlín de casi 9 minutos mejor de lo estimado), solo se deben considerar como referencias que emplearé, si todo se desarrolla con normalidad, para la planificación táctica de la carrera.

Entrenamientos de las 4 últimas semanas

  1. Promedio de 69,5 km semanales, en comparación de los 80,5 km de los entrenamientos previos en 2013 y los 84 km de la preparación en 2014 previa al Maratón de Berlín. La diferencia de, respectivamente, 11 y 13,5 km semanales viene justificada por el descenso de la preparación en 2014 en la semana siguiente tras la participación en el Maratón de Berlín (38,5 km en comparación con los 90,5 de la misma semana en 2013: un efecto promedio en el período de 13 km semanales).
  2. Ritmo medio de 04:47 minutos por km, 8 segundos peor que el de 2013 y 4 segundos peor que el de 2014 hasta el Maratón de Berlín. Medida afectada por las dos semanas siguientes a dicha carrera, en que los ritmos fueron muy cercanos a los 5 minutos por km, 14 por encima de los ritmos del año 2013 en las misma fechas y algo más en relación a los del periodo de 11 semanas anterior al Maratón de Berlín.

Además de los anteriores efectos, es preciso destacar que en este periodo periodo el porcentaje de días en que se ha entrenado ha descendido considerablemente (21 sobre 28), como consecuencia de la recuperación necesaria tras la carrera en Alemania y los viajes de trabajo efectuados (Bruselas y Barcelona en dos ocasiones).

En este intervalo, he podido disfrutar de un rodaje de reconocimiento, por vez primera, de un entorno excepcional para el running, como es la Carretera des Aigües, en Barcelona.

Screen Shot 2014-10-19 at 20.05.04

Lógicamente, el ritmo de preparación se ha visto distorsionado como consecuencia de la participación en el Maratón de Berlín (concretamente, la semana de descenso de entrenamientos previa a la carrera y la posterior de descanso) y es preciso acudir a otras referencias para rematar la descripción del plan de entrenamientos que se desglosa en esta serie de artículos.

Datos Globales del Plan de Entrenamientos

Últimas 16 Semanas

NY_Plan

  1. Media de 79,1 km semanales (en total, 1.265 km), frente a los 82,5 km promedio (1.329 km). del mismo periodo del año anterior. La diferencia (-3,4 km semanales de media) es debida a las semanas anterior y posterior al Maratón de Berlín, en las que la distancia de entrenamientos fue de 100 km, aproximadamente, en contraste con los algo más de 160 km que se hubieran producido en condiciones normales (impacto en el promedio de las 16 semanas de casi 4 km para cada una de ellas).
  2. Ritmo promedio en el periodo de 04:42 minutos por km frente a los 04:44 del mismo periodo del año anterior. Al igual que en el punto anterior, la media de la semana del Maratón de Berlín (04:19 minutos por km, más de 20 segundos por debajo del promedio habitual), es la responsable de la mejora respecto a la preparación del Maratón de Nueva York 2013.

Gráficos Comparativos con Preparación para NY 2013 (Ritmo en m/km y Distancias en km semanales)-

NY_Gráficos

Otros Periodos de Referencia

  1. Últimas 12 semanas: Media de 77,6 km semanales frente a 84,0 km del año anterior, junto con un ritmo promedio prácticamente similar (04:40 minutos por kilómetro en ambos casos).
  2. Últimas 8 semanas: 73,8 km por semana frente a 86,0 km y 04:38 minutos por km frente a 04:39.
  3. 2 últimas semanas: 73,7 km semanales frente a 68,2 km y 04:36 minutos por km frente a 04:34.

Otras Referencias

Tras la participación en el Maratón de Berlín y el cansancio acumulado, en las últimas semanas las sensaciones no han sido óptimas. Aunque la recuperación ha sido razonablemente buena, se nota una cierta fatiga acumulada.

Además de la mencionada Carretera des Aigües, alguna otra interesante ruta ha sido, de nuevo, recuperada y calibrada, como esta del Corredor Ambiental del Manzanares, cuya entrada actualicé con métricas y perfiles más detallados gracias al nuevo Garmin 620.

Screen Shot 2014-10-12 at 17.47.15

No he realizado, prácticamente, trabajo de series. Los ritmos rápidos se encuentran un escalón por debajo de los previos al citado maratón. No obstante, los últimos entrenamientos han sido positivos (dos sesiones consecutivas estos dos últimos días sábado y domingo de 14 km a un promedio de 04:10 – 04:09 minutos por km, respectivamente, con 8 series de 400 m adicionales, el primero de ellos, a un equivalente en torno a los 03:50 minutos por km).

Asimismo, he renunciado a participar, por el cansancio acumulado y por el riesgo de lesión, en la Carrera del CSIC, una de las más tradicionales carreras populares madrileñas. Esta renuncia sirvió, al menos, para iniciar una categoría de “microposts” en este blog, que espero sean frecuentes y de alguna utilidad.

Conclusiones

Dada la diferencia en la preparación como consecuencia del hecho relevante de la participación en el Maratón de Berlín, no es posible una comparación homogénea.

No obstante, de los anteriores datos se deduce lo siguiente:

  1. Una preparación en kilómetros similar, prácticamente idéntica, una vez ajustado el efecto de los entrenamientos de las dos semanas anterior y posterior a dicha carrera.
  2. Unos ritmos promedio también prácticamente iguales ajustado dicho efecto, tanto en el global del período de las 16 semanas, como en periodos más cortos.

Otras sensaciones de los entrenamientos comparados son las siguientes:

  1. Respecto a los datos previos al Maratón de Berlín se aprecia, lógicamente, un empeoramiento en el promedio de la distancia media semanal de entrenamiento de casi 5 km semanales, por el efecto de dichas semanas anterior y posterior. Asimismo, el ritmo medio mejora en unos 2 segundos por km.
  2. Respeto al comparable de entrenamientos del último caso de participación en dos maratones sucesivos (Maratón de Barcelona y, después, Maratón de Madrid Mapoma 2013, con 6 semanas de intervalo), también la distancia media de entrenamiento es menor en unos 7 km semanales, con unos ritmos solo 1 segundo por km peores. En aquel caso, las marcas respectivas fueron de 03:02:59 y 02:59:14.

Marca Prevista

Habida cuenta de lo anterior, y tomando como referencia el tiempo del Maratón de Nueva York de 2013 (03:03:00), el intervalo estimado oscila entre 03:01:45 y 03:04:00. Es decir, una previsión similar al tiempo del año pasado. Por lo tanto, el objetivo será, simplemente, mejorar en unos segundos dicha marca, si las condiciones son favorables.

A efectos tácticos, planificaré un paso por la media maratón en torno a 01:29:30 (más de 2 minutos por encima del paso del 2013), para intentar una segunda parte con un desfase de unos 3 ó 4 minutos respecto a la primera (01:32:30 – 01:33:30).

Por supuesto, en estas previsiones tendrán un efecto sustancial las sensaciones previas y durante la carrera, el estado físico, la moral el día y previos de la prueba, la climatología, la complicada logística del Maratón de Nueva York, etc.

Otros

En esta última fase de entrenamientos he completado la lectura de una muy interesante obra: la última novela de Javier Marías, “Así Empieza lo Malo”. Recomendable obra, de la que se comenta con más detalle en este artículo.

Asimismo, en estos momentos se encuentra a la mitad la lectura de la última novela de Haruki Murakami publicada en España (como las anteriores, por Tusquets): “Underground”.

IJDdCLS

Es un trabajo casi periodístico de entrevistas a una serie de víctimas y profesionales que sufrieron y participaron en las tareas de ayuda en los ataques con gas sarín en el metro de Tokyo hace unos años. Interesante y entretenida lectura, en la que se perciben, en algunos casos con cierta sorpresa, algunos rasgos de la organización y sociológica japonesa en aquellos momentos; a saber: una clara desorganización entre los equipos de apoyo y cuerpos de seguridad, cierta indiferencia y falta de ayuda de algunos testigos, el rechazo social, en algunos casos, a víctimas de atentados o personas que han estado cerca de la muerte, etc. Así como algunas de las características del trabajo y del transporte en Tokyo (las largos trayectos de hasta dos horas desde el hogar al trabajo, la costumbre de llegar al puesto de trabajo con mucha antelación respecto al horario establecido, etc.).

Por cierto, en estas semanas, una vez más, el escritor japonés, que partía como favorito, no ha sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura (en mi opinión, más que merecido).

image1-4

Por el contrario, un justo galardón, una semana antes, para Rafael Chirbes; Premio Nacional de Narrativa, por la mejor obra española del año, “En la Orilla”.

Libros

En la lista de libros adquiridos recientemente y pendientes de leer, un buen número de interesantes propuestas: “La Muerte del Padre” (Karl Ove Knausgärd), “Los Muertos” (Jorge Carrión), “Lo que a Nadie le Importa” (Sergio del Molino”) y “Una Semana en la Nieve” y “El Bigote” (Emmanuel Carrère). Y a la espera de encontrar y adquirir la trilogia del recientemente fallecido Ramiro Pinilla, “Verdes Valles, Colinas Rojas”.

Y para concluir, una gran escena de una magnífica película, que acaba de cumplir, en estos días, ¡20 años! (para sorpresa de los que la vimos en su estreno en los cines).

Maratón de Berlín 2014

El pasado domingo 28 de septiembre participé por tercera vez en el Maratón de Berlín, completándolo con un tiempo de 02:55:56.

IMG_4280

Es la mejor marca de los 21 maratones en que he participado, reduciendo en casi 1 minuto y medio el anterior mejor registro de 02:57:22 del Maratón de Londres de 2011.

Con esta marca, la media de los 6 últimos maratones que he terminado se sitúa en un tiempo de 02:59:32, con tres casos por debajo de las 3 horas, uno en ese tiempo exacto y dos en 3 horas y 3 minutos. El único borrón es el abandono, por lesión, en el Maratón de Barcelona de este año.

Asimismo, es también el 6º de los World Majors Marathons en que participo (3 en Berlín, 2 en Londres y 1 en Nueva York), con el resultado de 3 marcas por debajo de las 3 horas y otras 3 en el intervalo entre 3 y 9 minutos por encima de dicho hito.

Asimismo, este cronómetro mejoró en 8 minutos y medio la previsión previa a la carrera en función de los ritmos de entrenamiento previos y el enfoque planificado.

En este artículo describiré algunos datos y sensaciones de esta carrera, junto con un breve análisis del porqué de la importante (y positiva) desviación respecto a la estimación previa.

Tiempos Parciales

Berlin_MarcaLos ritmos por kilómetro medios en los sucesivos bloques de 5 kilómetros del recorrido fueron los siguientes:

  1. Kilómetros 00 a 05: 04’07”.
  2. Kilómetros 05 a 10: 04’11”.
  3. Kilómetros 10 a 15: 04’03”.
  4. Kilómetros 15 a 20: 04’06”.
  5. Kilómetros 20 a 25: 04’07”.
  6. Kilómetros 25 a 30: 04’09”.
  7. Kilómetros 30 a 35: 04’16”.
  8. Kilómetros 35 a 40: 04’21”.
  9. Kilómetros 40 a 42,195: 04’18”.

El paso por la media maratón fue de 01:26:38, completando la segunda parte del maratón en 01:29:16.

Los ritmos representan:

  1. Una salida muy rápida, aprovechando el desnivel favorable de los primeros kilómetros de salida del Tiergarten.
  2. Un tramo más conservador a partir del kilómetro 5, en el que también tiene efecto una de las únicas cuestas del recorrido (entre los kilómetros 6 y 7, paralelos al Spree y a la altura, aproximadamente, del Reichstag).
  3. Una parte central de la carrera, entre los kilómetros 10 y 27, a tope y con una gran regularidad de ritmos muy cercanos a los 4 minutos el kilómetro, con cierta comodidad.
  4. Un momento de bajada voluntaria del ritmo, a partir del kilómetro 28, a un entorno de entre 04’15 y 04’20” por kilómetro, coincidiendo con la aparición, en ese momento, de unas ligeras molestias o pinchazos en el gemelo lesionado en Barcelona, que prácticamente desaparecieron a partir del kilómetro 30.
  5. El mantenimiento de ese entorno de ritmos, sin excesivos sufrimientos, hasta la meta en la Avenida 17 de Junio.

Motivos de la Mejora de la Marca

Se pueden resumir en los siguientes puntos, que se describen en los apartados que se detallan a continuación:

  1. Una previsión excesivamente conservadora de la marca estimada, debido a la comparación con pruebas de recorridos más duros y la materialización de un enfoque de carrera más conservador que el que se llevó a cabo.
  2. Unas excelentes sensaciones físicas, sin las molestias habituales (ciática, dolor de fibras en el gemelo, molestias estomacales, etc.).
  3. Un recorrido, logística y condiciones climatológicas de la carrera muy favorables.
  4. Una buena motivación derivada de diversos factores.

Considero que la mitad de la mejora respecto a la previsión se debe a lo indicado en el punto 1. y la otra mitad al conjunto de los puntos 2., 3. y 4., junto con algunos otros aspectos adicionales.

Previsión Conservadora

El tiempo previsto (03:04:30) se estimó comparando los ritmos y distancias de entrenamiento con los previos en los maratones de Madrid y Nueva York 2013 y Barcelona 2014 (no concluido). El cuadro de ritmos y distancias recorridas comparativas empleado respecto al Maratón de Nueva York fue el siguiente:

BCN

En el caso de los dos primeros, el perfil es significativamente más duro que el de Berlín. Estimo que el handicap puede situarse, en este nivel de marcas, entre los 3 y 5 minutos, dependiendo de las condiciones climatológicas.

En el caso de la comparación con el Maratón de Barcelona 2014, tomé como referencia el tiempo previamente previsto (03:02:30) que, previsiblemente, se podría haber mejorado en el caso de no haber sufrido la lesión.

También consideré la referencia del tiempo en la Media Maratón de Valladolid del 15 de septiembre (01:22:40), multiplicada por 2 e incrementada en un 11% (media de las últimas referencias similares). La realidad fue de un tiempo multiplicado por 2 e incrementado solo en un 6,5%, muy por debajo de lo habitual y razonable. Es posible que el enfoque en Valladolid fuera demasiado conservador, de cara a evitar posibles esfuerzos excesivos o lesiones. Lógicamente, el perfil del Maratón de Berlín también influye en esta extrapolación, aún no siendo el de la Media Maratón de Valladolid excesivamente duro (sí con algunas curvas y reiteraciones de tramos).

Ese margen de mejora lo mantuve como colchón de cara a un enfoque conservador en la carrera, que, tras las buenas sensaciones de la primera parte del maratón, descarté (salvo el tramo con molestias entre los kilómetros 28 y 30), afrontando la segunda parte de la carrera de manera más agresiva al apreciar posibilidades de mejora de marca.

En concreto, tras el paso de la media maratón, manejaba un objetivo de bajada de las 3 horas, hacia el kilómetro 32 el de mejora de la mejor marca anterior en Berlín (02:58:49) y, ya en los 3 – 4 últimos kilómetros, la posible mejora del mejor tiempo anterior de Londres 2011 (02:57:22).

Sensaciones Físicas

Fueron excelentes.

Con toda probabilidad influyó el descanso de la noche anterior, en el que (creo que por vez primera antes de un maratón y, con seguridad, en muchos meses) dormí más de 9 horas seguidas.

Una recuperación lógica, tras el cansancio de la semana, con un viaje a París de dos días para acudir a un evento organizado por Google, y dos jornadas “maratonianas” impartiendo un Master en la EAE en Madrid.

Berlin_Eiffiel

Screen Shot 2014-09-20 at 14.59.26

El cansancio del viaje del viernes por la tarde de Madrid a Berlín, junto con la gran jornada de turismo familiar (con mi mujer y mis dos hijos mayores) del sábado también influyeron en el descanso de la noche del sábado al domingo, que considero clave en la consecución de la buena marca.

También fue muy positiva la sensación de piernas, sin molestias (salvo las indicadas) y la ausencia de dolores de ciática y hernia de disco. Tampoco influyeron excesivamente el resfriado y dolor de garganta de días previos. Paradójicamente, el único inconveniente fue inesperado: la aparición de una ligera afección alérgica (desconozco en relación a que tipo de plantas) a partir del kilómetro 30.

Con estas sensaciones positivas, no fue complicado mantener los ritmos citados en el apartado anterior.

Asimismo, considero que influyó en la mejora el estado de peso óptimo tras las últimas semanas de entrenamientos (casi 2 kilogramos menos, de media, respecto a las semanas previas a los recientes maratones).

Como otro de los factores positivos, creo que el uso del nuevo modelo de zapatilla Mizuno Sayonara, muy ligeras, influyó en la marca final. No obstante, reconocer el error de estrenar el par con el que hice la carrera, dado que el habitual de entrenamientos se encontraba ya muy deteriorado.

El único aspecto negativo, al margen de los ligeros pinchazos en el gemelo en el tramo del 28 al 30 y la alergia indicada en el párrafo anterior, fue una cierta sensación de sed en los últimos kilómetros. Al margen del calor en esos momentos (en torno a 20 grados centígrados), creo que no me hidraté de forma óptima durante la carrera, debido a la precaución habitual para evitar molestias estomacales y a la dificultad en los avituallamientos: pequeños vasos de plástico, de los que en movimiento se vertía la mayor parte del agua.

Logística, Condiciones y Organización de la Carrera

Una cómoda logística es un factor que favorece la marca y que no siempre se tiene en cuenta. Poder acudir a la salida del maratón caminando unos cientos de metros, calentar en condiciones y entrar en los cajones de salida tan solo 15 minutos antes de la salida, para llegar a tiempo de escuchar desde los cajones el emocionante “welcome speech” en numerosos idiomas sobre los sones del Bolero de Ravel, es un lujo en comparación con las 3 horas y media de espera previas en el Maratón de Nueva York o los muchos minutos antes que uno debe situarse en la caótica salida del Maratón de Madrid.

Desde el lugar del hotel (HN  Friedrischtrasse) hasta el punto de la salida en el Tiergarten la distancia no llega a los 1.000 metros y se realiza caminando cómodamente.

Berlin_Estacion

Otros de los aspectos organizativos están también bien resueltos, como, por ejemplo, la rápida entrega y recogida de las bolsas en el guardarropa y la cómoda recogida de dorsales en el pintoresco y atractivo aeropuerto abandonado de Templehof.

Berlin_Templehof

Berlin_Dorsal

En general, la información relacionada con la carrera en las redes sociales e Internet es excelente, incluyendo algunas interesantes iniciativas como el #MyBMJourney de envío de fotografía del Blue Line durante viernes y sábado. En la fotografía adjunta, la línea azul del trayecto en la curva de entrada en Friedischtrasse del kilómetro 8,

Berlin_BlueLine

El recorrido transita por calles y avenidas anchas en las que no se producen aglomeraciones. Tras los primeros 500 metros de salida desde el Tiergarten (prácticamente desde la rotonda que rodea la estatua), se corre al ritmo deseado con mucha facilidad.

Aunque en este post se describe con detalle el recorrido de este Maratón de Berlín, relaciono a continuación los tramos más llamativos de esta muy agradable carrera:

  1. La salida en ligero descenso, con miles de corredores alrededor, en la Avenida 17 de Junio en el interior del Tiergarten.
  2. El tramo entre los kilómetros 5 y 8 paralelo al Spree, por la parte superior, de modernos edificios gubernamentales y oficinas, extraordinariamente animados por el público en esa zona céntrica.
  3. La curva del kilómetro 8 en que se entra en la calle Friedrischtrasse, una de las principales de la ciudad, también abarrotada de público animando.
  4. Los kilómetros por la zona de Alexanderplatz, dejando a la derecha la torre de telecomunicaciones, con el contraste de edificios y con unas avenidas muy anchas.
  5. El paso por el extraordinariamente animado barrio turco, con multitud de restaurantes y comercios con un elegante toque kitsch.
  6. Todo el tramo previo a la media maratón, por una larga y cómoda avenida arbolada y con numerosas sombras (necesarias en el soleado día de la carrera).
  7. La comodidad de los llanos kilómetros entre la media maratón y la zona del kilómetro 30, que permiten mantener un alto ritmo sin excesivos esfuerzos.
  8. La favorable bajada entre el kilómetro 31 y el 32, óptima en un momento complicado de todo maratón.
  9. El regreso al centro de la ciudad a través de las bellas edificaciones y comercios de los alrededores de la Postdamer Platz y el, por supuesto, muy animado Mitte.
  10. Los sucesivos pasos por tramos adoquinados recuerdo del Muro de Berlín, algunos de ellos claramente apreciables en esa parte final del recorrido.
  11. Y, claro, los cientos de metros finales por el Unter den Linden, con la Puerta de Brandenburgo al fundo y el paso por sus arcos. Sin duda, uno de los más emotivos momentos que se pueden disfrutar no ya en un maratón, sino en cualquier carrera.

Berlin_Brandenburgo

Berlin_Muro

El ritmo de los corredores en este maratón, de gran nivel medio, ayuda también a mantener una secuencia muy estable y rápida, por encima de lo previsto.

En los aspectos logísticos, el único inconveniente lo supone el método de avituallamiento (los pequeños vasos de plástico citados) y el comportamiento de algunos corredores: muchos de los participantes se cruzaban o, incluso, detenían en los avituallamientos. Extraño comportamiento, sobre todo en un contexto de corredores de marcas en el entorno de las 3 horas. Creo que la dificultad derivada de los vasos de plástico y el calor hacia la segunda parte de la carrera influían en este comportamiento.

Por supuesto, la climatología del día favoreció la marca. Con una temperatura de unos 10 grados en la salida, ambiente seco y ausencia de viento. En los kilómetros finales el termómetro subió hasta casi los 20 grados, pero, en general, la climatología fue excelente para las buenas marcas.

Después de la carrera, el soleado domingo en Berlín permitía disfrutar de una excelente tarde en las terrazas de los bares de la ribera del Spree.

Berlin_Spree

Motivación

Como he indicado anteriormente, las buenas sensaciones físicas y los tiempos de paso retro – alimentaron los buenos ritmos de carrera.

Asimismo, otros factores clave en la mejora del tiempo fueron los ánimos de mi mujer y dos hijos mayores, acompañantes durante un excelente fin de semana de turismo y presentes en los kilómetros 8, 20 y 32, así como en el final de la carrera.

Berlin_NotaAlmu

También fueron clave los mensajes de ánimo y apoyo de amigos, en especial los del grupo de la Media de Valladolid y Boston 2015, con motivadoras y emotivas palabras durante la tarde del viernes del sábado, así como los de David de la Dehesa, con quien compartí el fallido intento en Barcelona el pasado mes de marzo. También, muy agradable fue volver a compartir momentos de Maratón, al igual que en Nueva York el pasado noviembre, con mi compañero y amigo David, que completó, también, una excelente carrera en Berlín.

En esta misma motivación, existía también una sensación adicional de “desquite” en relación con los acontecimientos vividos en los recientes maratones: abandono en Barcelona, cancelación de la participación en Boston y muy malos últimos kilómetros en Nueva York.

Entrenamientos de la Semana Anterior y Posterior al Maratón

Para completar el registro de entrenamientos previos descrito en el anterior post relacionado con este Maratón, comentar que durante la semana de la carrera entrené el lunes, miércoles y jueves un total de unos 20 kilómetros, a un ritmo medio de 04’38” por kilómetro. Un registro por debajo de lo habitual, como consecuencia del viaje a París antes citado. No obstante, las sensaciones de los 3 días fueron buenas; en especial las del jueves previo, con unos ritmos de 04’06” el kilómetro con relativa comodidad.

Durante la semana presente posterior al maratón, los entrenamientos han sido también limitados como consecuencia de un nuevo desplazamiento laboral (en este caso, a Bruselas) y, de nuevo, dos sesiones del antes mencionado Master de la EAE. En total, 38,5 kilómetros recorridos, a una media de 04’58”, lejos de lo deseable. No obstante, considero que el descanso puede ser positivo de cara a las próximas semanas de preparación previa al Maratón de Nueva York.

Otros Comentarios

Al igual que en las anteriores ocasiones, y tal como se indicaba en el anterior post al respecto de este Maratón de Berlín, es preciso destacar las excelentes condiciones de la ciudad en cuánto a logística y restauración. Frecuentado el excelente restaurante Nolle, enfrente de nuestro hotel (NH Friedichstrasse, “tomado” por corredores holandeses).

Berlin_Nolle

Xxxx

Berlin_NotaPumu

Las referencias literarias de este viaje se resumen en dos.

Por una parte, el abandono, hacia la mitad, de la novela fantástica de Álvaro Cortina, “Deshielo y Ascensión”, a la que, tras paseos por Amsterdam, París y Berlín sin avanzar significativamente, he decidido apartarla para una nueva oportunidad.

Por otra, el inicio de la nueva novela de Javier Marías, “Así Empieza lo Malo”. Cada novela de este escritor es un acontecimiento; más aún tras la excepcional “Los Enamoramientos”, sin duda una de las mejores novelas de los últimos dos años. A mitad de lectura, comentar que las 150 primeras páginas de esta nueva obra son excelentes, a la altura de los mejores libros de Marías. La crítica se divide en torno a la continuación de la novela, entre la decepción y la consideración de obra maestra. Opinaré en futuros posts.

Berlin_MariasY para concluir, destacar algo que se me pasó desapercibido en otras anteriores visitas a Berlín: los rótulos de frases famosas en los pilares de las tuberías exteriores de la zona de Kupfergraben, a las orillas del Spree. Entre ellas, Proust, Woody Allen y otros muchos pensadores. Pero me pareció apropiada la de la siguiente fotografía: “Ich Suche Nicht, Ich Finde” (“No Busco, Encuentro), de Pablo Picasso. Una pequeña referencia a cómo, en este caso, sin buscar un objetivo concreto en esta carrera, conseguí completar el mejor maratón de los 21 en que he participado y, probablemente, una de las 3 mejores carreras de las 102 populares que se acumulan ya en mis piernas.

Berlin_Picasso

 

Estadísticas de la Participación en Maratones en España 2008 – 2013

Hace unos días, la web www.sportsonesource.com publicó algunos datos sobre la participación de corredores en los maratones estadounidenses y su evolución en las últimas décadas.

Las principales conclusiones de ese estudio eran las siguientes:

  1. En 2013 unos 541.000 corredores concluyeron maratones en Estados Unidos.
  2. Es el dato histórico más alto, que, prácticamente, duplica el del año 1995.
  3. En los últimos 5 años el crecimiento acumulado ha sido del 27%.
  4. Un 43% de los corredores son mujeres.
  5. Un 47% del total son mayores de 40 años.
  6. El tiempo medio (mediana de la clasificación) es de 04:16:24 en el caso de los hombres y de 04:41:38 en el caso de las mujeres.

Análisis para el Caso de España. Metodología

Como complemento del pequeño estudio descrito en otro artículo de este blog en relación con el aumento de la afición a correr en España, y para comparación con las cifras del citado publicado en Estados Unidos, he recopilado información estadística sobre la participación en los maratones españoles.

La metodología seguida se resume así:

  1. Se ha seleccionado el periodo 2008 – 2013 como objeto de análisis de evolución. La elección del año 2008 como punto inicial de referencia se debe, en primer lugar, a la dificultad de recopilar datos de periodos anteriores y, en segundo lugar, a la homogeneización con los datos del anterior estudio en este blog, en el que una de las conclusiones era la consideración de 2008 como el punto de inflexión en el crecimiento reciente de esta afición en España.
  2. Se han identificado, a través de varias fuentes, los principales maratones de ruta celebrados en España en los años 2008 y 2013, hasta un total de 32. No se han incluido maratones alpinos o de montaña. Tampoco se ha incluido un pequeño número de pruebas menores de las que no ha sido posible obtener datos de resultados. Su ausencia, estimo, que no afecta a las conclusiones del análisis.
  3. Se han recopilado los datos de corredores que han finalizado en 2008 y 2013 para la comparación global de la evolución en el número total de participantes.
  4. Se han incluido los datos de género masculino y femenino y la marca mediana de la clasificación general para los maratones celebrados en 2013 para la identificación del perfil específico de estas características en la actualidad.
  5. Se ha seleccionado una muestra que engloba, aproximadamente, el 50% del total de corredores de los maratones analizados, para estimar el porcentaje de participación de veteranos por encima de los 40 años. El trabajo sobre la muestra, y no sobre el total, se debe a la heterogeneidad en la definición de las categorías en las diferentes pruebas (por ejemplo, el caso de Barcelona no ha sido seleccionado debido a la existencia de categorías de corredores +35 y +45 pero no intermedia +40). Asimismo, es poco probable que el resto de las pruebas arrojen conclusiones distintas a las extraídas en la citada muestra.
  6. Los datos no se han deduplicado (es decir, no se han restado de los datos totales los corredores que hayan podido participar en más de un maratón en el mismo año). No obstante, este impacto, a efectos de las principales conclusiones, se estima poco significativo.

Las fuentes de los datos han sido, fundamentalmente, las webs de las carreras, portales digitales especializados y algunos blogs particulares. En algunos casos puntuales, de menor relevancia, debido a la ausencia de la información, se han realizado estimaciones, cuyo impacto en las conclusiones del estudio no son importantes.

No obstante, en el caso de que los lectores identifiquen cualquier error (significativo o no) u omisión, agradecería sus comentarios para llevar a cabo las oportunas correcciones.

Cuadro de Datos

Los maratones analizados y los datos recopilados se resumen en el siguiente cuadro:

Cuadro_Maratones_España

Las dos primeras columnas reflejan la participación, respectivamente, en 2008 y 2013, siendo la tercera y la cuarta las diferencias absolutas y porcentuales entre ambas. La quinta columna registra la aportación de cada maratón al crecimiento total entre 2008 y 2013.

Las columnas sexta a novena incluyen los datos de participantes masculinos y femeninos y el porcentaje de ambos en el total de corredores.

Las tres últimas columnas reflejan la hora, minutos y segundos de la marca “mediana” en la clasificación (marca del corredor clasificado en el puesto correspondiente a la media aritmética de la clasificación de la carrera).

No se desglosan algunos otros cálculos secundarios, como el detalle de participantes de categorías de edades superiores a los 40 años en los maratones seleccionados como prueba o los comparativos de penetración del número de corredores en maratones de ciudades en comparación con el total habitantes de las correspondientes comunidades autónomas.

Este cuadro se completa con algunos gráficos en el siguiente análisis.

Principales Conclusiones

Las principales conclusiones de este análisis estadístico son las siguientes:

  1. Entre 2008 y 2013 el número total de participantes que terminaron maratones en España se ha duplicado, pasando de poco más de 28.000 en 2008 a cerca de 57.000 en 2013.
  2. El 68% de este importante crecimiento se debe a los maratones de Barcelona, Valencia y Sevilla, que han pasado de suponer el 46% de los corredores en 2008 al 57% en 2013.
  3. También destaca la aportación de un 17% del crecimiento a los maratones que se comenzaron a organizar después de 2008 en las ciudades de Murcia, Castellón y Málaga, en las que previamente, según la información disponible, se corrían medias maratones con buena afluencia de corredores.
  4. El numero de corredores de maratones en 2013 dividido por el total de la población española asciende, aproximadamente, al 0,12%. Es una referencia general y sujeta a matices, dado que un (pequeño) porcentaje de los corredores en maratones en España son extranjeros.
  5. Si se repasa la penetración por Comunidades Autónomas, las que mayores participaciones relativas aglutinan son, por este orden, Valencia, Cataluña, Andalucía, País Vasco y Madrid. En cambio, los principales déficit relativos en comunidades de más de un millón de habitantes se encuentran en Asturias, las dos Castillas, Canarias, Galicia, Extremadura y Aragón.
  6. El 90% de los corredores han sido hombres y solo el 10% mujeres. Destaca la mayor participación de mujeres (entre el 14% y el 25%) en los maratones con más marcado carácter internacional, como los de Palma de Mallorca, Lanzarote y Barcelona.
  7. Se estima que el 53% de los participantes en los maratones es mayor de 40 años a partir de la muestra realizada para esta caracterización del perfil de edades (maratones de Madrid, Valencia y Sevilla). Aunque no es un dato exacto, en función del desglose de categorías, es probable que la edad media de los participantes se sitúe entre 41 y 42 años.
  8. La marca mediana de la clasificación general de los maratones es de 03:46:00. Las medianas de la clasificación más rápidas son las de A Coruña y San Sebastián (03:27 – 03:29) y las más lentas las de Lanzarote, Palma y Madrid (03:57 – 04:00).

Los gráficos que resumen la participación comparativa de corredores en los principales maratones en 2008 y 2013, así como la aportación relativa de cada uno de ellos al crecimiento son los siguientes:

Gráficos_Incremento

En estos gráficos se aprecia el aumento del peso de los maratones de Valencia y Sevilla y la consolidación del Maratón de Barcelona como el principal de este país. Asimismo, destaca la aportación del “Resto” que, en un 80%, aproximadamente, se debe al nacimiento y crecimiento de los maratones de Murcia, Castellón y Málaga.

En resumen, el perfil medio o mayoritario del corredor de maratones en España sería el de un hombre ligeramente por encima de los 40 años, que vive, o se desplaza en alguna ocasión a correr a una de estas pruebas, en alguna de las ciudades de la costa mediterránea (Barcelona, Valencia, Castellón, etc.) y que completa una marca entre las tres horas y media y las cuatro horas.

Comparación con los Datos en Estados Unidos

En cuanto a la comparación con los datos correspondientes a los maratones en Estados Unidos, destacar lo siguiente:

  1. El crecimiento reciente 2008 – 2013 ha sido muy superior en España (+101%) que en Estados Unidos (+27%). Ello se debe, probablemente, al mayor grado de madurez de la afición al running en ese país, a la consolidación, desde hace muchos años, de los grandes maratones, como Nueva York, Chicago y Boston y, como se comenta más adelante, a la mayor incorporación de mujeres a la práctica del maratón en Estados Unidos.
  2. En el caso de Estados Unidos, la penetración medida en corredores respecto al total de la población es del 0,17%, con el mismo matiz indicado en el punto 3 del apartado anterior (acentuado en este caso por la mayor participación relativa de corredores extranjeros en los maratones en Estados Unidos). Como referencia, el porcentaje de penetración resultante en España (0,12%) se producía en Estados Unidos entre los años 2007 y 2008, aproximadamente. Esta podría ser una indicación del retraso en la penetración de la afición en España respecto a Estados Unidos que, evidentemente, se ha acortado en este último lustro, pero que, aparentemente, aún existe.
  3. En términos absolutos, esta diferencia de penetración supondría para el caso de España y teniendo en cuenta nuestra población, aproximadamente, la posible incorporación de entre 20.000 y 25.000 corredores adicionales hasta llegar al entorno de los 80.000 totales.
  4. Es significativa la diferencia en el porcentaje del 43% de mujeres entre los corredores que terminan los maratones en Estados Unidos frente al 10% de España: más de 232.000 en Estados Unidos en comparación con 5.500 en España. En términos comparativos, un peso similar de la participación de mujeres en España supondría la incorporación de cerca de 30.000 corredoras adicionales.
  5. El porcentaje de participantes por encima de los 40 años es superior en España (53%) que en Estados Unidos (47%) debido, probablemente, al menor peso porcentual de mujeres en nuestras carreras. En Estados Unidos, la edad media de las mujeres participantes es 5 años inferior a la de los hombres.
  6. La marca mediana es muy inferior en España (03:46:00, unos 40 minutos por debajo de la americana) debido a la menor participación de mujeres (aproximadamente 25 minutos superior su marca mediana en el estudio en Estados Unidos) y al menor volumen de participantes de los grandes maratones españoles en contraste con los norteamericanos.

Comparación con los Datos del Anterior Análisis

En cuánto a la comparación con los datos del anterior análisis incluido en este blog, lo más destacable sería la diferencia estimada en el crecimiento en el último lustro (+101% en el caso de los maratones analizados en este artículo frente al +55% de la muestra analizada en el anterior post). Los principales motivos serían:

  1. El importante peso del crecimiento concentrado en las tres pruebas antes indicadas (maratones de Barcelona, Valencia y Sevilla), de la que solo la primera de ellas estaba incluida en dicho análisis, así como la importante aportación de los nuevos maratones mencionados.
  2. El carácter local (madrileño) de la muestra efectuada en el anterior estudio que no refleja la evolución en otras provincias y, sobre todo, la presencia de corredores internacionales en algunas pruebas como los maratones indicados en el punto anterior.
  3. La mayor consolidación histórica de algunas de las pruebas, con peso estadístico, de dicha selección, fundamentalmente, la San Silvestre Vallecana, la Media Maratón Villa de Madrid y la Carrera del CSIC.
  4. La escasa evolución del Maratón de Madrid en comparación con algunos de los otros maratones españoles (entre ellos, los citados) e, incluso, en comparación con otras carreras madrileñas.

Por el contrario, el dato del crecimiento en estos últimos cinco años en corredores de maratones coincide, exactamente, con el indicado en aquel artículo en referencia a la venta de material deportivo.

Por su parte, la segunda conclusión de aquel análisis, que fue la ausencia de mejora en las marcas medias en las carreras a pesar del aumento de participación del 55%, parece contrastar que a mayor participación, peor marca mediana, como se aprecia en la comparación entre las de Estados Unidos y España.

Previsiones y Tendencias

Por lo tanto, algunas previsiones de futuro en torno a la participación de corredores en los maratones en España podrían ser las siguientes:

  1. El crecimiento de la participación en los próximos 3 – 5 años en unos 20.000 – 25.000 corredores.
  2. El aumento de la participación de las mujeres, que, como mínimo, debería ser la mitad de las anteriores cifras de crecimiento y superar el 20% del total de corredores de maratones.
  3. Los más que probables y lógicos aumentos de la marca mediana y disminución de la edad media de los participantes, como consecuencia de los dos anteriores factores.
  4. La evidente progresión futura de pruebas bien organizadas y con atractivo internacional (Barcelona, Valencia y Sevilla).
  5. El hueco de oportunidad en la organización de maratones en comunidades autónomas con escasa o nula presencia actual y atractivos turísticos adicionales, como, por ejemplo, Canarias (¿Tenerife?), Castilla León (¿Salamanca, Valladolid, etc.?), Galicia (¿Santiago,  Vigo, etc.?), etc..
  6. La posible mejora del actual, a través de una nueva organización, o la celebración de un segundo maratón en la Comunidad de Madrid, donde, siguiendo los datos de Andalucía, Cataluña o Valencia, “cabrían”, como mínimo y en el peor de los casos, unos 4.000 corredores adicionales a los poco más de 10.000 actuales.
  7. El posible negocio futuro en las actividades relacionadas con la organización de carreras, material deportivo y actividades relacionadas (gimnasios, entrenadores, etc.).

Por último, para concluir el artículo, las habituales referencias.

Por una parte, recomendar el excelente libro, a mitad de lectura, “Crónicas de La Mafia”, de Iñigo Domínguez, editado por Libros del KO. Una entretenida recopilación de historias de La Mafia, desde su creación a los tiempos actuales. Con una excelente documentación y prolijo en referencias. Abarca todos los aspectos relacionados con este tema, desde la creación de la organización, su evolución, los principales protagonistas, los vínculos con la política y la iglesia, etc. Narrado en un lenguaje ágil y cercano.

image-2

Por otra parte, recordar la efemérides del día: el cuarenta aniversario del primer concierto de Ramones en Nueva York. Una de las bandas referencia del punk rock.

Por último, comentar que desde hoy, este blog va a testar la tecnología de Adman Media para la integración de campañas no intrusivas.

Únicamente se incorporarán recomendaciones que puedan ser de valor para los usuarios y, por supuesto, no interfieran en el contenido y sean afines al mismo.

El Crecimiento de la Afición a Correr. Algunos Datos

El diario digital elmundo.es publica hoy un interesante artículo acerca del crecimiento de la afición a correr, centrado en el auge del negocio relacionado con el running (venta de zapatillas y equipo, carreras populares, touroperadores, etc.).

Las conclusiones más importantes de dicho artículo se resumen en lo siguiente:

  1. Entre 2009 y 2013, la venta de zapatillas de running se ha duplicado, pasando de 1,1 a 2,2 millones de unidades anuales. El precio medio de las mismas también se ha incrementado en casi un 20% en los últimos años.
  2. La industria relacionada con el running mueve en España cerca de 300 millones de euros anuales, de los que, aproximadamente, la mitad corresponde a la adquisición de zapatillas. Nike, Adidas y Asics copan más del 70% de este mercado.
  3. Desde 2008, el número de carreras populares ha aumentado en, aproximadamente, un 50%, hasta cerca de las 3.000 anuales.
  4. Se estima en 2,5 millones el número de personas que practican el running en España de forma más o menos recurrente.

También se aportan opiniones relacionadas, como la tendencia a la participación de cada vez más corredores en los maratones internacionales y la moda del running como una de las nuevas formas de establecer relaciones sociales y profesionales, con opiniones (tan inquietantes) como la de que “el running es el nuevo golf”.

Como principales motivos de este crecimiento se apuntan la crisis económica (correr es barato en comparación con otros deportes), la disponibilidad de mayor tiempo libre de un amplio porcentaje de la población (como consecuencia, entre otros factores y desgraciadamente, del aumento del paro), la mayor facilidad logística y de horarios en comparación con los deportes de equipo y la aparición de una cierta “moda social” relacionada con la práctica de la carrera.

Se apunta 2005 como el punto de inflexión para el despeje del running, aunque se incide en la crisis económica iniciada en 2008 como el momento clave para la adopción masiva de esta afición.

Aprovechando que anoto los datos de las carreras populares en que participo desde 2001 (un total de 99 hasta la fecha), he completado un análisis ya apuntado en un antiguo artículo de este blog para contrastar, a nivel particular, estos datos. A continuación se describen la metodología y principales conclusiones.

Metodología

He seleccionado las diez carreras populares en que he participado al menos en tres ocasiones en el periodo comprendido entre 2001 y 2003 (Maratones de Madrid y Barcelona, Medias Maratones Villa de Madrid y de Fuencarral – El Pardo y carreras de diez mil San Silvestre Vallecana Internacional, Liberty, Ponle Freno, CSIC, San Lorenzo de Lavapiés, Canillejas y Tetuán).

En total, los datos incluidos en el análisis comprenden 74 participaciones de las 99 carreras populares en que he intervenido hasta el momento.

He compilado y analizado los siguientes datos:

  1. Participantes totales que han completado dichas carreras.
  2. Puesto de la clasificación en que he terminado.
  3. Ritmo en minutos por kilómetro que he completado en cada una de ellas.

Conclusiones

Participación total de corredores

  1. Mientras que entre 2004 y 2007 no se aprecia ningún incremento, entre 2008 y 2013 el crecimiento promedio anual se sitúa en el 12% (desde carreras que crecen a un promedio del 6% anual hasta otras que lo hacen hasta en un 20% anual).
  2. El número de participantes promedio en 2013 es un 55% superior al de 2008, con una horquilla que varía, según las carreras, entre el 40% y el 100%.
  3. Parece evidente que 2008 es el año de inflexión en el crecimiento de la participación. Coincide con el inicio de la crisis económica, por lo que es verosímil la consideración de la misma como uno de los principales motivos del crecimiento en la afición.
  4. Dentro del entorno de incremento de participación en el periodo, parece que este último año 2013 es el de mayores tasas de crecimiento (cerca del 25% superior al promedio anterior). En esta reciente intensidad en la práctica de las carreras populares pueden influir, además del motivo citado en el punto anterior, la adopción social del running como una moda y, quizá, los efectos de la ley anti – tabaco del 2011.

Puestos y marcas promedio

  1. Mientras mi posición media en la clasificación en el periodo 2008 – 2013 ha mejorado en un promedio del 8% anual, el ritmo medio en las correspondientes carreras ha permanecido prácticamente constante. Se deduce que la mayor participación no ha implicado una mejora en las marcas promedio, al menos en los niveles superiores de las clasificaciones.
  2. Es significativa la evolución de participantes en la San Silvestre Internacional (para la que es necesaria la acreditación de una marca mínima). Mientras que el periodo 2004 – 2007 crece a un ritmo anual promedio del 12%, en el periodo 2008 – 2013, a diferencia de la tendencia general, solo aumenta en un promedio del 2% anual. Es otro indicador de que el aumento de la participación no ha repercutido en la mejora de las marcas medias.

Otros

Comentar que en ese año 2008 en que la afición se incrementa, participé en 9 carreras populares (los maratones de Madrid y Barcelona, las medias de Fuencarral y Villa de Madrid y cinco carreras de diez mil), sin marcas especialmente relevantes (la mejor, los 36:07 de la San Silvestre Internacional, curiosamente repetidos en esta última edición de 2013) y con un ranking medio en las clasificaciones del 5% respecto al total (que en los años posteriores se ha mejorado al entorno del 3%).

Siendo 2008, al parecer, el año de la inflexión en el crecimiento de las carreras populares, recordar la bella canción que obtuvo el Oscar en aquel año. “Falling Slowly”, de “Once”, Glen Hansard y Marketa Irglova.

Y la recomendación del segundo libro de este 2014. Una excelente novela negra: “El Complot Mongol”, de Rafael Bernal, editada por Libros del Asteroide. La obra que inaugura este género en México.

20140119-212914.jpg

Maratón de Nueva York 2013

El pasado domingo tres de Noviembre se celebró una nueva edición del Maratón de Nueva York, tras la cancelación de la de 2012. Tomaron la salida 50.740 corredores y terminaron la carrera 50.304 (un 99%).

El resumen de mis sensaciones como participante se encuentra en el tuit que escribí a primera hora de la tarde, tras la carrera: “Con el primer #INGNYCM, ya son veinte. Pero este es EL Maratón. Espectacular”.

20131109-205911.jpg

Tras correr varios maratones en Madrid, Barcelona, Londres y Berlín, mi impresión es que el de Nueva York es especial, y su calidad y atractivo muy superiores. Objetivamente es mejor en muchos aspectos (ambiente y organización, principalmente), y también complicado en otros (recorrido y logística). Pero, en su conjunto, implica una experiencia superior a la de cualquier otra carrera de las noventa y siete en que he participado.

La ciudad se vuelca con su Maratón y ofrece espectaculares sensaciones e imágenes antes, durante y después de la carrera. Hasta el Empire State homenajea al Maratón la noche anterior, con sus colores.

20131109-210048.jpg

En este post describiré las principales características del recorrido, el ambiente, la organización y logística de la carrera y otros aspectos relacionados con este Maratón en su edición de 2013. Se incluyen unas cuántas fotografías que, salvo mención en contrario, son producto de elaboración propia.

Recorrido

El perfil de la carrera es complicado en comparación con, por ejemplo, los maratones de Berlín y Londres. Entre los que puedo comparar es también más difícil que el de Barcelona y se encuentra cerca de la dureza del Maratón de Madrid.

20131110-113748.jpg

Comienza con casi cuatro kilómetros en el Puente de Verrazano, en Staten Island (la zona más afectada en 2012 por el huracán Sandy), de los que la primera mitad es una subida bastante pronunciada. Con la emoción de los largos momentos previos, el fondo físico de los muchos kilómetros entrenados y el ambiente alrededor (corredores, panorámica del skyline de Nueva York a la izquierda, helicópteros, barcos, etc.) se tiende a correr rápido. No estando acostumbrados a este tipo de puentes, de gran longitud y pendientes, creo que se puede no valorar adecuadamente su dureza. Estimo que del recorrido total, casi un veinte por ciento transcurre por puentes y similares.

20131110-111155.jpg

Fotografía de @NYonAir

Hasta casi la mitad del Maratón, la carrera discurre por el barrio de Brooklyn. Se caracteriza por sus largas rectas (sobre todo, Bay Ridge Avenue), con ligeras pendientes de subida y bajada y bonitas perspectivas. Un tramo más empinado se encuentra a partir del kilómetro doce, transcurriendo por la animada Lafayette Avenue.

Fotografía de http://www.nyrr.org

En esta parte del recorrido prácticamente no hay giros, siendo el más relevante el que lleva de la citada Lafayette a la larguísima Bedford Avenue.

Fotografía de http://www.nyrr.org

La milla trece se encuentra casi en la frontera entre este barrio y el de Queens, por el que discurre una pequeña parte de la carrera.

Es una parte del recorrido sin demasiadas cuestas hasta la llegada, aproximadamente en el kilómetro veinticuatro, del puente de Queensboro sobre el East River, que marca el paso desde este barrio a Manhattan. Es uno de los puntos de más dureza de la carrera, dado que nos volvemos a encontrar con un largo puente y, de nuevo, una considerable pendiente, tanto de entrada desde Queens, como de salida, en una cuesta abajo importante, hasta enlazar con First Avenue, ya en Manhattan. Este es el puente de una de las escenas más conocidas de la película “Manhattan”, de Woody Allen.

El siguiente tramo, por dicha Primera Avenida, es una larga recta que atraviesa todo el barrio de Manhattan hasta el Bronx. Combina fragmentos llanos con subidas tendidas y alguna ligera bajada, que sirve de recuperación. Es una parte de la carrera que se hace dura, dada la acumulación de kilómetros en las piernas. Se compensa por el fenomenal ambiente en las calles, que, como en otros tramos, anima a intentar correr a ritmos rápidos.

La parte final de la avenida, y enlace con el quinto barrio, el Bronx, es un corto pero muy empinado puente (Willis Bridge). El recorrido por el Bronx es reducido, se callejea un poco y no incorpora subidas y bajadas importantes.

Fotografía de http://www.nyrr.org

Por último, en la vuelta a Manhattan por Fifth Avenue aparecen unas inesperadas cuestas de “última hora”. Especialmente una larga recta de más de un kilómetro previa a la entrada a Central Park. A su vez, el final en el parque, junto con el tramo por 59th Street previo a los últimos quinientos metros, es una sucesión de subidas y bajadas que confieren al recorrido un grado adicional de dificultad.

Fotografía de http://www.nyrr.org

La referencia de mis tiempos de paso de cada parte es de poco más de 1.27 en la primera media y casi 1.36 en la segunda, con unos cinco últimos kilómetros en ritmos de casi cinco minutos el kilómetro, muy por encima de la media de cuatro minutos y veinte segundos cada kilómetro del total del Maratón. Es un ritmo no habitual. Al no estar seguro de poder terminar la carrera debido a la lesión, corrí más rápido de lo razonable la primera parte, para disfrutar ante un posible abandono (el punto seleccionado para ello, afortunadamente no utilizado, era la entrada a Manhattan por First Avenue en, aproximadamente, el kilómetro veintiséis).

Para un mejor balance, es conveniente reservar fuerzas en la primera mitad. En el entorno de la marca en tres horas, pienso que lo razonable es atravesar la media, como mucho, entre 1.28 y 1.29 para reservar fuerzas e intentar una segunda media entre 1.31 y 1.32. Los tramos en que creo que corrí más rápido de lo aconsejable fueron el puente de Verrazano, Lafayette Avenue, la primera parte del puente de Queensboro y el tramo intermedio de First Avenue.

Como resumen de los puntos fuertes del recorrido, los siguientes:

  1. Anchas avenidas.
  2. Escasas curvas (la más pronunciada, la de entrada desde Queensboro Bridge a First Avenue).
  3. Buen porcentaje de tramos llanos largos (Queens, Bronx, parte de First Avenue, etc.).
  4. Gran visibilidad de perspectivas de kilómetros de carrera (Bay Ridge Avenue, First Avenue, etc.).
  5. Pavimento en, relativamente, buen estado, aunque con las lógicas inclinaciones en los lados de las aceras. Unos días después del Maratón coincidí con el gran atleta Chema Martínez, que, en la agradable conversación que mantuvimos, me comentó sus percepciones acerca de la diferencia de tacto de pisada del asfalto de Nueva York en comparación con el de otras ciudades.
  6. Presencia de numerosa animación de público en las zonas más duras (con excepción de los puentes).

Y la relación de sus principales dificultades:

  1. Largos puentes con pronunciadas pendientes (Verrazano y Queensboro, principalmente).
  2. Duras cuestas en tramos clave de la carrera: entrada en Queens (media maratón), entrada en el Bronx (cerca del kilómetro treinta) y, sobre todo, en el tramo final de Fifth Avenue antes de la entrada en Central Park, interior de este y fragmento previo al final por 59th Street.
  3. Alguna bajada muy pronunciada, con impacto muscular (salida del puente de Queensboro y algún tramo en Central Park).
  4. Los (inevitables) charcos de agua y bebidas isotónicas en los avituallamientos.

Ambiente

Es el principal activo de este maratón. Extraordinario e impactante; a veces, emotivo. Prácticamente todo el recorrido está repleto de gente animando en las aceras. En algunos tramos de Brooklyn y, sobre todo, en First Avenue y Central Park en Manhattan, pude contar cuatro y cinco filas de público animando en un mismo espacio tras las vallas. Sin comparación con otros maratones.

Las zonas en las que percibí una mayor animación de público fueron, por este orden, las siguientes:

  1. Entrada en Manhattan desde Queensboro Bridge y primeros tramos de First Avenue. En esta zona, desde la rampa de salida del puente ya se combina el ruido de las zapatillas de los corredores, amplificadas por la acústica de la construcción (se corre por el carril inferior), junto con el de la muchedumbre que ya está animando en Manhattan.
  2. Lafayette Avenue, en Brooklyn. Precioso barrio, con muchos de sus residentes animando. Allí se encontraba, en manos de una joven, la mejor pancarta del recorrido: “Pain is Temporary, Pride is Forever”. Y fue curioso el contraste con la entrada en Bedford Avenue y el recorrido por el barrio judío de Brooklyn.
  3. Central Park y último tramo de Fifth Avenue. Por la dureza de la carrera, no se llega a disfrutar pero, sin duda, es un importante apoyo final.
  4. Bay Ridge Avenue y algunos otros tramos de Brooklyn. Es el barrio en que más kilómetros se corre y, en general, la presencia de público es abrumadora.

Por su parte, las zonas con menor afluencia relativa de público fueron la mayor parte de los barrios de Queens y el Bronx. Asimismo, es llamativa la obligada ausencia de público en los puentes, dada la afluencia en el resto del recorrido.

Numerosas pancartas durante el recorrido. Además de la ya citada, algunas otras originales:

(Fuente: http://www.buzzfeed.com/mrloganrhoades/the-35-best-signs-from-the-nyc-marathon?s=mobile)

20131113-080816.jpg

20131113-081524.jpg

20131113-081331.jpg

20131113-081841.jpg

20131113-082029.jpg

Junto con la animación del público, la de las bandas de música. Por una parte, las oficiales, aproximadamente cada cinco kilómetros, patrocinadas por United Airlines. Todas excelentes.

Y, algunas aún mejores, las espontáneas de aficionados en muchas partes del recorrido. Especialmente importantes, de nuevo, en Brooklyn. De todo tipo de géneros: rock, heavy, rap, salsa, latinas, irlandesas, militares, coros militares y civiles, jazz, etc. No recuerdo muchas de las canciones que sonaron en el recorrido, pero incluyo una pequeña selección de las que me llamaron la atención.

“New York, New York”, de Frank Sinatra. En la salida, en el Puente de Verrazano. Momento espectacular y muy emotivo.

“Eye of the Tiger”, Survivor. Una de las muchas canciones motivadoras en Brooklyn.

“One”, de U2. En el inicio de First Avenue. Una de las varias excelentes canciones de este grupo que amenizaron el recorrido.

“Don’t Stop Believing”, de Journey. En la frontera entre Manhattan y el Bronx, ya que no se corre por New Jersey.

“Can’t Hold Us”, de Macklemore y Ryan Lewis. En el Bronx. Una de las mejores canciones de este año 2013 y perfecta para animar esos duros kilómetros.

Y, claro, la que no puede faltar. Sonó “Born to Run”, de Springsteen.

Fuera del perfil musical de este blog quedan canciones latinas, coros, bandas de música irlandesa, etc., que aportaron mucho colorido y animación. Y, sobre todo, con unos niveles de ejecución excepcional por parte de grupos e interpretes aficionados.

Como curiosidad, un vídeo del artista local y “Youtuber” @caseyneistat recogiendo escenas de la carrera y del evento musical Youtube Music Awards, que se celebraba también en Nueva York ese mismo día. Casualidad que el tiempo de este corredor coincide casi con el mío y que aparezco entrando en meta en el minuto 02:35 del clip.

Otra mención a otro de los grandes activos del ambiente de este Maratón: las vistas y panorámicas durante la carrera. Las más espectaculares, son, en mi opinión, las siguientes:

  1. El skyline de la zona baja de Manhattan a la izquierda desde el puente de Queensboro.
  2. La vista lateral de dicho puente desde First Avenue tras el giro a su salida.
  3. El río y el skyline a la izquierda desde los primeros kilómetros del puente de Verrazano, con el espectáculo de helicópteros (policía, televisión, etc.) y barcos alrededor.
  4. La perspectiva, durante varios kilómetros de subida, del Williamsburgh Savings Bank Building en Boerum Hill, al final de la larga cuesta de Bay Ridge de Brooklyn..
  5. Las casas bajas de todo el trayecto por Lafayette Street, con tanto público animando, casi salidos de las novelas de Jonathan Lethem.
  6. La larga perspectiva de First Avenue desde sus primeros metros.
  7. El lateral de Fifth Avenue, entrada e interior de Central Park (a pesar de los “agónicos” últimos kilómetros).
  8. En general, las perspectivas de corredores delante y detrás en las largas rectas del recorrido y en sus dos principales puentes.

Organización y Logística

La organización de la carrera es otra de las grandes diferencias de este Maratón.

Tras el gran nivel de los organizadores de los maratones de Londres y Berlín (e, incluso, Barcelona), el listón es alto. Pero, comparativamente, el Maratón de Nueva York se encuentra también en un estadio superior en este aspecto. Las excelencias de la organización son muchas:

  1. Magnífica feria del corredor, con una recogida de dorsales rápida y eficaz, a pesar de las lógicas medidas de seguridad (reforzadas tras los desgraciados acontecimientos del Maratón de Boston de este año).
  2. Muy buena bolsa del corredor, con una excelente y bonita camiseta técnica conmemorativa.
  3. Instrucciones claras y precisas sobre todos los aspectos logísticos (recogida en autobuses, zonas de salida, horarios, etc.). Solo faltan algunos planos más detallados del recorrido en papel (con kilometraje, en lugar de millas, y altimetría) que, entiendo, no están disponibles principalmente por motivos de seguridad.
  4. Eficiente trasporte desde la ciudad a Staten Island la mañana (madrugada) del Maratón. Con una flota casi infinita de autobuses.
  5. Rápidas medidas de seguridad en la entrada en Staten Island (inspección de bolsas y cacheos). Y gran amabilidad de las fuerzas de seguridad (otro de los denominadores comunes de todo el desarrollo de este Maratón).
  6. Clara indicación de las entradas y horarios de los numerosos corrales de salida y olas.
  7. Interesante ceremonia de apertura y pistoletazo de salida, con la presencia de la directora del Maratón, el alcalde de Nueva York y algunas otras autoridades. Junto a una banda militar, que interpreta el himno nacional, y una retransmisión notable de la entrada de los corredores de élite, a algunos de los cuales se entrevista en directo.
  8. Abrumadora cantidad de urinarios portátiles, bien equipados (como anécdota, se recuerda periódicamente por megafonía el derecho de la organización a descalificar a los corredores que orinen fuera de dichas instalaciones).
  9. Megafonía casi permanente, en varios idiomas (entre ellos, el castellano), en la zona de salida en los momentos previos.
  10. Abundante catering previo a la salida: café, té, leche caliente, agua, bollos, frutos secos, bagels (excelentes), rosquillas, etc. Un único inconveniente, la mala calidad del café.
  11. Perfecta indicación de los puntos de paso (kilómetros y, sobre todo, millas).
  12. Adecuado control del público durante el recorrido, en las zonas habilitadas (facilitado por el respeto general de los espectadores hacia los corredores y una clara urbanidad).
  13. Avituallamientos abundantes y bien organizados. Sucesivamente, bebidas isotónicas y agua mineral (en vasos de cartón).
  14. Tal como se ha indicado, excelente animación musical oficial.
  15. Protección de todo el recorrido: ni un solo espectador se cruzó en el camino, no se vislumbró ni de lejos ningún vehículo no oficial de la organización.
  16. Perfectas indicaciones tras la llegada, con un abundante número de personas repartiendo bolsas, medallas y prestando atención a los corredores. La mayoría, repartiendo felicitaciones a todos los corredores, en algunos casos en sus idiomas.
  17. Buena bolsa de avituallamiento posterior, junto con una perfecta atención post-carrera: plástico en los primeros metros tras la llegada y un magnífico poncho forrado (re-utilizable) en los últimos metros de la salida.
  18. Listado de resultados rápido, detallado y claro, accesible por Internet de forma inmediata y con información relevante (tiempos de paso, filtro por nacionalidades, etc.).

El único aspecto notable pero mejorable es, en mi opinión, la gestión en web y redes sociales del Maratón. El site oficial es algo confuso y la gestión de los perfiles discutible, tanto en los previos como en los momentos posteriores. La confirmación de la inscripción previa a la carrera es complicada de encontrar, y casi imposible de localizar en iOS. No obstante, la dimensión de este Maratón y la búsqueda de información a través de Internet en estos días se ilustran en el espectacular dato de los casi dos millones y medio de páginas vistas en el site oficial durante el día de la prueba. No puedo opinar directamente de la aplicación móvil de seguimiento de corredores en directo, de la que me han comentado maravillas.

El “diez” que merece la organización compensa, en mi opinión, las dificultades logísticas intrínsecas a esta prueba. Es preciso asimilarlas, conocerlas e intentar adaptarse a ellas. Condicionan, a mi modo de ver, y junto a la dificultad del recorrido, la posibilidad de una buena marca. Esas dificultades logísticas son muchas:

  1. El “madrugón” del día de la carrera (04:00 – 04:30) para subir a los autobuses en Manhattan (a las 05:30) y la llegada a la base militar de Staten Island contigua a la salida antes de las 06:30. Es decir, más de tres horas antes del inicio de la carrera a las 09:40 (en mi caso).
  2. En esta edición, el intenso frío en dicha base en las horas previas a la salida. A pesar de prever la circunstancia y acudir con un buen número de camisetas y una sudadera superpuestas, para ir arrojando antes o tras la salida, se echó de menos algo más de abrigo. Algunos corredores más experimentados en esta prueba acuden a la salida con sacos de dormir, mantas, abrigos acolchados, pijamas (!), etc.
  3. El cambio de costumbre en el desayuno. Por experiencia, influye en estómagos “delicados”. El café y bagels previos a la salida son necesarios (desayuno previo precario, tres horas de espera, frío, etc.), pero alteran la dieta habitual previa a estas carreras.
  4. En el caso de los corredores extranjeros, un largo viaje en la mayoría. Desde mi salida de casa en Madrid hasta la llegada al hotel en 38th Street en Manhattan transcurrieron casi dieciséis horas y media (incluyendo una exótica e inesperada escala en Terranova, Canadá).
  5. El jet lag derivado del cambio horario y el escaso tiempo de adaptación (en mi caso, con la llegada a Nueva York el viernes por la tarde y la salida el lunes posterior al Maratón, también por la tarde).
  6. El largo trayecto desde la salida de Central Park tras la llegada (en la parte alta del Parque) hasta el metro (el más cercano, en 72th Street) o los hoteles de Manhattan.

Referencias

Para que los interesados puedan realizar comparativos si tienen intención de participar en el futuro.

Acabé la carrera con una marca exacta de 03:03:00, con una media de siete minutos exactos por milla. En un puesto en la clasificación entre los 1.000 primeros de la general de entre más de 50.000 “finishers” (mejor posición relativa en cualquier maratón en que he participado).

20131109-222450.jpg

También entre los 100 primeros de la categoría de edad de entre cerca de 5.000 “finishers” en la misma, hacia el puesto treinta en la clasificación de los cerca de novecientos españoles y cuarto en la de la categoría de edad de este grupo local.

Es la sexta mejor marca de mis veinte maratones y se sitúa exactamente en la media de los diez últimos. La mejoran los 02:57:22 de Londres, 02:58:49 de Berlín, 02:59:14 y 03:00:39 de Madrid y (por un segundo) los 03:02:59 de Barcelona. Dos de estas mejores marcas (la sub 3 de Madrid y la de Barcelona) durante este año 2013.

Entrené una media de 82 kilómetros semanales en el período de las últimas quince semanas previas (exceptuando la última semana del domingo de la prueba). A un ritmo medio, según Garmin, de 04:44 minutos el kilómetro. Dado este nivel de entrenamiento, según las estadísticas comparativas previas (maratones de Barcelona y de Madrid de este mismo año), la marca prevista se situaba entre 03:00 y 03:04, ligeramente por encima del objetivo inicial de 02:56, abandonado debido a las molestias en las última semanas que se describen más adelante.

Creo que el resultado final, cerca del extremo alto de la horquilla, refleja la dureza del perfil de la carrera, las condiciones físicas particulares y las dificultades logísticas antes indicadas.

Las cuatro semanas previas a la carrera experimenté unos importantes dolores derivados de mi lesión de hernia discal, acentuados durante el viernes y sábado previos al Maratón por las consecuencias del viaje desde Madrid. También destacar la aparición de un tirón o contractura en el gemelo derecho y de molestias estomacales durante los días previos y, en especial, en el transcurso de la segunda parte de la carrera. Todos estos síntomas, latentes desde el kilómetro ocho, se materializaron intensamente en las últimas tres o cuatro millas.

Como he comentado, atravesé la primera media en poco más de 1:27, para luego completar la segunda parte en casi 1:36. Creo que es la mayor diferencia entre medias que he marcado en, como mínimo, los últimos diez maratones. Las consecuencias de la lesión y las molestias estomacales, pero, también, la dureza final del recorrido, son factores a considerar.

Algunos otros comentarios que pueden servir de recomendación son los siguientes:

  1. Viajé a Nueva York el viernes a primera hora de la mañana y regresé el lunes en un vuelo con salida a media tarde. Si se tiene la oportunidad, es recomendable realizar el viaje de ida, al menos, un día antes, para una mejor adaptación al cambio horario y disponer de más tiempo de recuperación.
  2. Estuve alojado en un hotel en la esquina de 38th Street con Madison Avenue (Jolly Towers, asociado a NH Hoteles). La localización es perfecta para el viaje al Maratón, dado que los autobuses a la salida desde el centro de Manhattan salen a un par de manzanas de este lugar. Además, es una zona céntrica de Manhattan, que permite la visita a la parte alta y baja de la ciudad sin apenas acudir al transporte público.

Otros

Una relación de algunos aspectos que me resultaron especialmente llamativos, novedades tras mi experiencia previa de diecinueve maratones en España y Europa, y algunas curiosidades:

  1. El abundante número de corredores que acuden a la salida con sacos de dormir, mantas, abrigos, ropa de calle, etc., y que dedican buena parte del tiempo a dormir en el suelo a la intemperie.
  2. El jaleo que se organiza en la salida con la ropa que los corredores tiran en los últimos segundos previos a la salida y durante los primeros metros. A pesar de la recomendación de su depósito en los contenedores de los corrales (destinados a ONGs), bastantes corredores esperan al último momento y la arrojan a su pies. En algunos casos que presencié (como el de una corredora japonesa, a mi lado), con prendas como abrigos acolchados y pantalones de pijama.
  3. La cada vez mayor proliferación de corredores con zapatillas minimalistas tipo “guante”.
  4. A pesar de las indicaciones previas, los corredores que paran a orinar en los lados del puente de Verrazano, hacia el río. Si se corre en una ola por la parte de abajo, es recomendable circular por el centro y evitar los lados para no resultar salpicado.
  5. Como he indicado, no se presencia ni un solo intento de cruce de calle de espectadores durante todo el recorrido. Ni, por supuesto, tráfico rodado. Debería ser lo normal, pero haber participado en doce ocasiones en el Maratón de Madrid, que se caracteriza por lo contrario, hace que este acto de respeto parezca muy llamativo.
  6. El elevado porcentaje de mujeres que corren la prueba (aproximadamente el 40% del total) y el alto nivel de muchas ellas. Una gran noticia y, asimismo, un punto de contraste importante respecto a los maratones españoles.
  7. El increíble abanico de nacionalidades de los corredores que participan (más de cien). En el caso de los corredores españoles, su importante número (casi novecientos).
  8. El contraste de animación entre barrios.

Ocio

Un breve comentario sobre algunos lugares recomendables, nuevos descubrimientos, complementarios a los ya descritos acerca de Nueva York en otros artículos de este Blog.

En primer lugar, el espectacular mercado – restaurante italiano “Eatily”. Un amplio espacio, en Union Square, enfrente del Flatiron Building, que combina mercado de producto italiano fresco de primera calidad (carne, pescado, verdura, fruta, pasta, etc.), diversas zonas temáticas de restauración, tienda de artículos y libros de cocina, etc. Es preciso cierto tiempo de espera, pero merece la pena.

20131109-211616.jpg

20131109-210903.jpg

El precioso restaurante del Mondrian Hotel, en el Soho, al que acudí gracias a una recomendación de @brendamarting. Excepcional entorno, decoración y comida, con precios razonables. Y, sobre todo, poco concurrido, evitando las listas de espera (un par de horas) habituales en otros locales conocidos de la zona, como el magnífico Baltazhar de Spring Street.

20131109-210730.jpg

20131109-210536.jpg

En el apartado de las habituales adquisiciones de libros editados recientemente en Estados Unidos, reseñar las siguientes:

  1. “At Night we Walk in Circles”, de Daniel Alarcon (Ficción). Uno de los nuevos escritores americanos a seguir.
  2. “Floating City”, de Sudhir Venkatesh (Sociología del Comportamiento). Lo último del colaborador de Steven Dubner en “A Rogue Economist…”, con una original temática sobre los modelos de negocio marginales y la economía sumergida en Nueva York
  3. “David and Golliath”, de Malcolm Gladwell (Ciencias Sociales). Top de ventas en NY en estos días y en el outdoor de la mitad de los autobuses de la ciudad.
  4. “Youtube for Business”, de Jason A. Rich (Internet Business). Por motivos profesionales.

20131109-211016.jpg

Libros que se unen a la recomendación de la magistral “Dinero. Carta de un Suicida”, de Martin Amis, lectura para las largas horas del trayecto de ida y vuelta en avión.

20131109-211130.jpg

Con fragmentos como este. El miedo…

20131110-141822.jpg

Menciones

La primera, el placer de compartir la experiencia del accidentado viaje, las jornadas por NY y el Maratón, con su gélido preámbulo, con David. Y la enhorabuena por su excelente marca de 3:26. Toda una gran experiencia compartida para recordar. Tenemos que repetir.

También la enhorabuena al resto de los corredores con los que compartí momentos de viaje o carrera, como Diego y Jesús (y su familia), que también disfrutaron una gran Maratón y realizaron estupendas marcas. Igualmente, felicitaciones por su carrera y agradecimiento por sus amables mensajes de la tarde del domingo a Óscar / @oscarvazquez (con su MMP de 3:28) y Rafa / @rafavega_ (gran vídeo de la carrera, compartido en redes).

Si acaso llegan a leer hasta aquí, un agradecimiento muy especial a familia y amigos que en las horas del domingo siguientes al Maratón se interesaron por mis andanzas, algunos desde la distancia y otros desde la propia ciudad. Por supuesto, Ruth, Daniel, Almu, Guille y Celia. También Juan, desde Ourense (recordé mucho a Paco, que se hubiera alegrado y emocionado). Especiales en ese domingo, también, los mensajes de Bea, Raquel y Brenda @brendamarting (en NY también, en un intermedio entre los. 3:32 de Frankfurt y los 3:30 de Valencia, en tres semanas : increíble). Y también muy amables y motivadores los cariñosos mensajes de Marta @martachavero, Paloma @PalomaUgarte60, Miguel @delucio111, Lola @Lola_Garlochi, Lidia @Lhernansaiz, María, Fernando y Rubén, durante esas tarde y noche del tres de Noviembre en Nueva York. También a los muchos que los días anteriores y posteriores se preocuparon, como los amigos runners y el grupo CQTP de la Dehesa de la Villa, los compañeros y jefe del trabajo y el resto de amigos y conocidos que han estado amablemente pendientes e interesados.

Y, por último, acabar con un homenaje que no puede faltar al hablar de Nueva York, en estos días.

Maratón de Madrid 2013

Una crónica de la jornada del pasado domingo en el Maratón de Madrid. Una combinación de comentarios marginales sobre el recorrido (ver descripción más detallada en post del 2012), sensaciones personales, anécdotas y algunos comentarios sobre la organización de la carrera.

Y, sobre todo, un agradecimiento a compañeros de carrera y entrenamientos y a los conocidos con los que compartí algunos momentos el domingo y los días siguientes. Se cita a algunos, probablemente no todos. Disculpas por los olvidos, fruto de la rapidez en la edición del post.

Días Previos

Viernes y sábado con malas previsiones del tiempo. Bajas temperaturas, alta probabilidad de lluvia y viento. Las peores condiciones para correr un Maratón, en el que la temperatura óptima se sitúa entre 7 y 10 grados, frente a los 3 – 4 previstos.

Presencia del Maratón en los medios superior a la habitual. Como consecuencia, exclusivamente, del impacto del atentado en el Maratón de Boston. Un cierto toque sensacionalista. Un evento popular de la entidad de un Maratón en una gran capital merecería, per se, una amplia cobertura informativa independientemente de este tipo de acontecimientos.

Sensaciones y motivación regulares. 41 días desde el Maratón de Barcelona (03:02:59), periodo de recuperación intermedio, entrenamientos de mantenimiento, sin rodajes largos. Los tiempos de la semana anterior indican una horquilla probable de 03:04 – 03:07. Lejos de la mejor marca de los 10 anteriores Mapoma en que he participado, los 03:00:39 de la edición de 2012.

Domingo – Momentos Previos a la Carrera

Las previsiones se confirman a medias: frío (2 – 3 grados a las 08:00), pero, afortunadamente, no hay indicios de lluvia. Con la presencia de viento (permanente, con rachas de hasta 40 – 50 km), la combinación de lluvia y frío hubiera provocado una “escabechina”. No obstante, malas condiciones. El frío afectará al rendimiento muscular.

Y, sobre todo, el viento perjudicará; su dirección es Nordeste, en contra durante los primeros 7 kilómetros y, especialmente, en la diagonal final desde la salida de la Casa de Campo (kilómetro 30, aproximadamente) y la meta en el Retiro. Comento esto con todo el que me encuentro.

Más presencia policial de la habitual, como consecuencia del atentado de Boston.

Mucha más afluencia de corredores. Se aprecia el aumento de participantes debido a la combinación del Maratón con una novedosa prueba de Media Maratón y otra, como en la edición anterior, de diez kilómetros.

Con todo el respecto a los miles de compañeros valientes que, con el frío y viento, corrieron esas dos carreras complementarias, combinar las carreras es una aberración. Dirigida a “maquillar” las estadísticas e, indirectamente, a devaluar la prueba de los 42 kilómetros. La realidad es que el Maratón de Madrid lo concluyen poco más de 10.000 personas, frente a los más de 18.000 que completan el Maratón de Barcelona y los casi 40.000 que terminan los de Berlín o Londres, por ejemplo. La incorporación simultánea de una Media Maratón es especialmente asombrosa y superflua, habida cuenta de la tradición y, en general, buena organización de la tradicional Media Maratón Villa de Madrid, de AD Maratón, tres semanas antes y test perfecto para esta carrera.

Decido no utilizar el guardarropas y dejar la mochila en el coche, aparcado en Goya con Claudio Coello. El paseo desde el final en El Retiro compensa, visto el desorden final en el ropero. Probablemente todavía estaría buscando mi bolsa:

Sin comentarios.

La mochila, en el asiento del coche, junto con los libros allí tirados, para ratos sueltos, semáforos, etc. En esta ocasión, las recomendaciones, últimos descubrimientos, Yuri Herrera y Lars Iyer.

Salida organizada en zonas, cajones. Si ya resulta absurdo combinar ritmos de las tres pruebas, la sorpresa aparece en el control de entrada de los cajones. Mejor dicho, en la ausencia de control, sin vigilantes ni organización. Lógicamente, unos minutos más tarde, la subida por La Castellana adelantando decenas de corredores de ritmos más lentos. Coincido con África, Paco y Juanjo, amigos de la Dehesa de la Villa. Juanjo y yo hablamos de ir juntos, pensamos en hacer un tiempo similar. No está por allí Carlos, que quiere correr en torno a tres horas y media (casi lo consigue).

Se guarda un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del atentado de Boston. Resulta espectacular no escuchar un ruido, ni un murmullo, durante ese minuto. Silencio absoluto.

Tras la ovación que cierra el homenaje, introducción del speaker del pistoletazo de salida, a cargo de Ana Botella. El abucheo, pitos e improperios son tan significativos como el silencio del minuto previo. Se está impulsando la candidatura de Madrid 2020 con eventos de este tipo. Viene a la memoria la anécdota en una de las primeras ediciones del Maratón, en el que, al encontrarse las calles aledañas cortadas por la policía, el alcalde Tierno Galván decide no acudir a la salida y quedarse, como un espectador más, en un punto del recorrido para animar a los participantes (“Antes que alcalde, soy un vecino más. Podría haber causado un problema”). Maratón popular.

Carrera

Salida atropellada como consecuencia del desorden de cajones y pruebas indicado. Sorteando corredores más lentos.

Bastante gente (familiares, amigos de corredores) en Colón. Escasa en los siguientes kilómetros de La Castellana. Transcurre más de un kilómetro hasta que encuentro al primer niño (niña) para cumplir la tradición de regalarle la camiseta vieja de calentamiento (la de la Carrera de Tetuán 2012).

Juanjo me lleva “con el gancho”, a un ritmo de 4:10 – 4:15. Frío, piernas agarrotadas, pies dormidos, malas sensaciones. Veo a Manolo en el kilómetro 2, animando. Me ayudó en la entrada de El Retiro en el final de la Media Villa de Madrid. Ha corrido Mapoma en menos de 02:40. Un crack, y buena gente como todos los de la Dehesa que aquí aparecen.

Unos metros más adelante nos fijamos en un corredor, de apariencia extranjera, con unas zapatillas ligeras de tipo guante. Está de moda, especialmente en Estados Unidos. Una tendencia, arrastrada en parte por la divulgación de las técnicas naturales de carrera en libros como “Nacidos para Correr”, de Christopher Mc Dougall He evolucionado desde las Mizuno Wave Raider (290 gramos) de los primeros maratones a las ligeras Aero (naranjas) de competición (260 gramos) con las que corrí en Barcelona el mes pasado y que también estoy utilizando aquí. Con las “guante”, no me atrevo.

Por cierto, corriendo con la camiseta de la Ponle Freno 2011. La de la suerte: Mapoma 2012 (03:00), Media Villa de Madrid 2013 (01:20), Barcelona 2013 (03:03).

En los siguientes tramos de La Castellana, poca gente animando. Frío y brumas.

En el Bernabeu, bifurcación de desvío para los participantes de la carrera de diez kilómetros. Ánimos de algunos de ellos. Gran detalle.

Se me atraganta, mucho, la subida por Padre Damián. Piernas agarrotadas.

Llegada a la Plaza de Castilla, ex – barrio, bastante público concentrado allí. Veo a mis padres antes que ellos me vean a mí, como de costumbre.

Hasta el Paseo de la Habana, prácticamente vacío. Fernando corre unos 30 – 40 metros por delante, pero no intento alcanzarle, quiere hacer 02:46, con Bernabé. Imposible seguirlos.

Empiezo a pensar en parar para hacer pis. No lo he hecho en ninguno de los 18 anteriores maratones que he corrido, a pesar de las ganas, en la mayoría. De hecho, no he parado de correr nunca en un maratón, no he caminado, solo corrido. Pero con el frío, y las malas sensaciones, no aguanto más. Le comento a Juanjo que tire a su ritmo, que no baje, que ya le alcanzaré, y paro 40 segundos en el Paseo de la Habana. Me adelantan, veo luego en la clasificación, unos 150 corredores.

Sigo con malas sensaciones un par de kilómetros.

De repente, en la entrada por Pío XII empiezo a calentar los músculos y recuperar el tono muscular. Un buen paso por la cuesta del kilómetro 10, con un tiempo de 42:44. Y empiezo a ver como los avituallamientos, con el excelente trabajo de los voluntarios, son completos y ordenados. Botellas con tapón, agua templada, etc. Y buena sostenibilidad: cubos segmentados, buen número de personal de limpieza, etc.

Al pasar por delante de el Hospital de San Rafael me acuerdo de la hernia discal. Allí la diagnosticaron y dieron cita para la operación, que evité, el pasado verano. Me parece increíble estar corriendo por aquí ahora. Por esta zona, las sensaciones son buenas y los ritmos, cómodos, de 04:00. Cerca, los globos que creo son del 03:00 del Maratón pero que, en realidad, veo más tarde que son del 01:30 de la Media.

Sale un poco el sol. La curva de Serrano con Joaquín Costa es la foto de la carrera: la perspectiva del puente de Raimundo Fernández Villaverde y esta calles hasta Cuatro Caminos. Mucha gente animando en ese puente. Alcanzo a los del globo de 01:30 y les aviso que llevan un ritmo algo rápido. Suele ser habitual. Es difícil controlar ritmos significativamente más bajos de los habituales.

También en el comienzo de Joaquín Costa está, en mi opinión, la mejor banda de las distribuidas por el recorrido. Creo que, en general, menos nivel que en 2012. Pero los corredores muy agradecidos del esfuerzo y pasión de los grupos. Un buen punto a favor de esta carrera.

Busco a algún niño al que le puedan quedar bien los guantes verdes, viejos, que llevo. Me sobran. Los regalo también.

En Cuatro Caminos mucha gente animando. Por allí, Juan, la entrenadora de mi hijo del club de atletismo Ciudad de los Poetas y otros conocidos, de vista, de la Dehesa de la Villa. Nunca faltan. Una pena que algunos más no se hayan animado a correr hoy.

Desde ahí hasta Alberto Aguilera en bajada. Siguen los ritmos de 04:00 dejándome llevar. En la entrada de Guzmán El Bueno veo a Paloma animando, me reconoce. Luego me la encuentro en El Retiro, con sus dos niños.

En la Glorieta de Bilbao, los participantes de la Media siguen hacia Génova y nosotros giramos a Fuencarral, peatonal. Una pena que no compartan este tramo hasta Gran Vía, uno de los mejores de la carrera. Por allí se cruza la pequeña plazuela de Antonio Vega, un bonito recuerdo, para los que la vivimos, de la movida de los 80 en esta zona.

Aunque estos últimos años en Fuencarral se echa de menos el Carros de Fuego, tradicional desde los balcones.

También se recuerdan las caceroladas de la ribera del Manzanares, en un tramo por el que ya no se transita. Tradiciones que, desgraciadamente, se pierden.

Gran Vía, espectacular. También están por allí mis padres. Ritmos altísimos. La entrada en Callao – Princesa, rápida, pasando al lado de La Central. Precisamente allí, cuatro abuelas cruzando por delante, frenazo y a esquivarlas. Alucinante.

Sol. No se comenta. Se vive.

Luego, el Día de la Marmota. Igual que el año pasado, alcanzando a los del globo de 03:00 al final de la calle Mayor. Tapón en la entrada en Bailén (estrechamiento por el subterráneo) y a la salida (ídem.). Multitud de corredores, frenazos, choques. Hay que salir de aquí. Cambio de ritmo absurdo en la cuesta que inicia Ferraz y 50 – 100 metros de ventaja, para correr con comodidad. A costa de forzar demasiado.

Tramo charlando con otro corredor que está rodando, “sobrado”, Mapoma para preparar el Maratón de Vitoria (!). Pasamos la Media en 01:28:19. Casi un minuto menos que en 2012 y con buenas sensaciones.

La bajada por el Parque del Oeste hasta la Avenida de Valladolid, reservando. Muy cómodo por delante de Casa Mingo.

Entrada en la Casa de Campo. Empieza el baile.

Primera parte dura, en subida. Alcanzo en el 27 a Juanjo y corremos un rato juntos. Paso con él por la derecha del avituallamiento de Powergel del 27,5 y no puedo saludar a Brenda, metido en un bloque excesivamente numeroso, para esas alturas de la carrera y ritmos. Paso, por el lado de sus hijas, con Juanjo, que corre fastidiado, con dolores. Le molesta la espalda. Está operado de hernia discal. Todos tenemos la misma lesión. Le propongo bajar mi ritmo y tirar de él hasta la meta, pero prefiere ir a su ritmo. Acaba en 03:04, sensacional.

Paréntesis: lo mejor del Maratón de Madrid, los voluntarios. Un diez. Y un gesto que, efectivamente, me comprometo a hacer, con mis hijos. No en este Maratón (hasta que no cambie la organización), pero sí seguramente en otras pruebas que gestionan amigos y conocidos (Media Villa de Madrid, Media de Fuencarral, Cross de los Poetas).

Inmediatamente me veo con David, que viene de correr en Boston en 02:49, y que está ayudando a un amigo. Les dejo tras un rato. La verdad es que voy cómodo. Luego veo en el Garmin que el ritmo medio del 25 al 33 ha sido de 04:11. En la clasificación final, una buena progresión, del puesto 557 del kilómetro 10 al 330 del kilómetro 30.

También noto, en esta zona, que las abundantes asistencias sanitarias, reflex, masajes de otros años, en este brillan por su ausencia. Este tramo de la Casa de Campo te permite pensar en todo.

Salida de la Casa de Campo por el “muro” que conduce desde la estación de metro de Lago hasta la Avenida de Portugal. Regulando y con los ánimos de numeroso público congregado en esa zona.

Buen ritmo en Marqués de Monistrol y, a diferencia de lo habitual, fenomenal por la Ermita del Santo. Donde siempre recuerdo que aquí tuve la suerte de ver en concierto al cantautor de Boston, en una de sus escasas visitas a Madrid.

Hasta que en el giro por el puente del Calderón, nos llega el viento de contra. Recordando, en las proximidades del estadio, un precioso vídeo que había compartido el día anterior. Entre la Señora Rushmore y Mou, me voy a acabar pasando al Atleti.

Por el siguiente “muro”, calle Segovia, recordando como el año pasado me adelantaba en ese punto el globo de las tres horas. En esta ocasión, esperándolo en cualquier momento. Últimos 6 kilómetros en cuesta y con el viento en contra. A sufrir, como de costumbre, en Madrid. Cuenta inversa. En el peor de los casos, si cada kilómetro mantengo un ritmo de 05:00, llego con 03:02 – 03:03. Buena táctica para los finales.

En el 39 me doy cuenta de que, así, llegaría con 03:01 y decido que los del globo no me pueden alcanzar. Creo que va a ser la única ocasión en que pueda bajar de 03:00 en Madrid. Apretar. Pienso en que hay que entregar hasta los penúltimos 21 gramos. También me llega la duda acerca de si la parada “técnica” del Paseo de la Habana me va a impedir bajar de ese tiempo. Sería gracioso.

También me vuelvo a dar cuenta, como el año anterior, de que en la Ronda de Atocha solo se corta al tráfico un carril y que los coches pasan a toda velocidad a escasos metros. A estas alturas, ya casi carece de sentido pensar en la falta de respecto hacia los corredores por parte de la organización de la carrera y del Ayuntamiento de Madrid en aspectos clave como este.

En la cuesta de Alfonso XII tengo a los del famoso globo de las tres horas prácticamente pegados. Decido aguantar. Al llegar a la pancarta del 41 en O’Donnell veo que bajo de las 3 horas con seguridad. Me anima África, que había concluido la de 10 y estaba esperando a Paco, que llegaría alrededor media hora después, me cuentan que algo “tocado”.

La entrada en El Retiro es, simplemente, para disfrutar. Marta Chavero, de los informativos de Antena 3, me anima con el megáfono. Me deslizo hasta la meta, a ritmo de 03:56 (!) los últimos 700 metros. En la meta, 02:59:14, puesto 31o en la clasificación general y 35 en la categoría. Tercera mejor personal de 19 maratones y mejor marca en Mapoma.

Me encuentro con Fernando, que ha terminado en 02:47, parece que un poco decepcionado (dice solo haber mejorado 10 segundos la del año pasado) y muy cansado. Volvemos juntos hacia la zona donde habíamos aparcado.

Ya en el coche, las llamadas de rigor a casa. Y los mensajes en el chat de la gente de Antena 3 que corría en Media y Maratón. A Paloma (amabilidad infinita al recogernos las bolsas en la Feria), Pilar, Santi (excelente tiempo en el Maratón), etc. Buenas sensaciones todos. Por la tarde, también contacto con Fernando, que ha acabado contento en la Media.

Tiempos

Por si puede servir de utilidad, como referencia de carrera o plan de entrenamiento. A efectos ilustrativos.

Kilómetros y ritmos de entrenamiento en las últimas 14 semanas:

  1. 81 km. 04:40 minutos / km. ritmo medio.
  2. 84 km. 04:41 minutos / km. ritmo medio.
  3. 85 km. 04:38 minutos / km. ritmo medio.
  4. 82 km. 04:41 minutos / km. ritmo medio.
  5. 84 km. 04:47 minutos / km. ritmo medio.
  6. 35 km. 05:03 minutos / km. ritmo medio (gripe).
  7. 27 km. 05:06 minutos / km. ritmo medio (gripe).
  8. 85 km. 04:46 minutos / km. ritmo medio.
  9. 68 km. 04:26 minutos / km. ritmo medio (Maratón de Barcelona; 03:02:59).
  10. 45 km. 04:58 minutos / km. ritmo medio (Post – Maratón).
  11. 85 km. 04:42 minutos / km. ritmo medio.
  12. 82 km. 04:35 minutos / km. ritmo medio (Media Villa de Madrid; 01:20:46).
  13. 80 km. 04:53 minutos / km. ritmo medio.
  14. 72 km. 04:43 minutos / km. ritmo medio (Penúltima previa).

Como referencia, y debido a las incidencias y particularidades marcadas en rojo, el plan de entrenamiento incorporó, en comparación con el del año anterior, aproximadamente un 15% menos de kilómetros medios semanales y un ritmo más lento en, aproximadamente, 10 segundos el kilómetro.

Eso, junto con el resultado del Maratón de Barcelona del 17 de Marzo tras las dos semanas de carga con un entrenamiento mínimo por la gripe, parece indicar que la relación directa entre el entrenamiento y los resultados es dudosa. En cualquier caso, regularidad: los últimos 9 Maratones entre 02:57 y 03:09. Tibia regularidad, dado que los maratones con mejor preparación (Berlín 1 y Londres 2) solo he bajado a 02:57 – 02:58.

Ritmos (minutos por kilómetro) en el Maratón (ver mapa al comienzo del post):

  1. 04:19
  2. 04:19
  3. 04:17
  4. 04:11
  5. 04:19
  6. 03:59 (Plaza de Castilla – Mateo Inurria).
  7. 04:41 (Parada “técnica”).
  8. 04:01
  9. 04:07
  10. 04:07
  11. 04:02
  12. 03:55 (Joaquín Costa).
  13. 04:10 (Raimundo Fernández – Villaverde a Cuatro Caminos).
  14. 04:02
  15. 03:59 (Guzmán El Bueno).
  16. 04:11
  17. 04:01 (Fuencarral).
  18. 04:08
  19. 03:54 (Mayor).
  20. 03:59
  21. 04:13 (Ferraz).
  22. 04:02
  23. 03:56 (Parque del Oeste).
  24. 04:00
  25. 04:09
  26. 04:12
  27. 04:17 (Paseo de los Plátanos – Casa de Campo ida).
  28. 04:13
  29. 04:19 (Lago – Avenida de Portugal).
  30. 04:05
  31. 04:07
  32. 04:17
  33. 03:55
  34. 04:11 (Ermita del Santo).
  35. 04:17
  36. 04:27 (Calle Segovia).
  37. 04:29
  38. 04:23
  39. 04:26
  40. 04:37
  41. 04:38
  42. 04:25
  43. 02:36 (últimos 0,657 metros).

Siguientes Días

Tras una tarde del domingo francamente mala, lunes y martes siguientes razonablemente buenos. Miércoles 1 de Mayo vuelta a trotar 7 kilómetros a un ritmo ligeramente inferior a los 5 minutos por kilómetro.

Felicitaciones por parte de algunos amigos, la mayoría de ellos corredores.

Y, en el entorno, críticas generalizadas a la organización de la carrera.

Objetivos

Descansar – ¿Tercer Berlín? – ¿Primer NY?. 34 días de intervalo entre ambos.

Y en 2014, sin duda, Boston.